Mi via­je a Ja­pón en ver­sión "low cost"

Con un pre­su­pues­to de mil eu­ros re­gre­so de Ja­pón ha­bien­do acu­mu­la­do ri­que­za vi­tal en for­ma de emo­cio­nes úni­cas y re­cuer­dos inol­vi­da­bles

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FOTOS RICCARDO LAM­BER­TO FE­CHA DEL VIA­JE NO­VIEM­BRE 2016

Via­jar es lo que más me gus­ta ha­cer. En cuan­to ten­go un po­co de tiem­po li­bre, ya ten­go la ma­le­ta lis­ta. Ha­blan­do con ami­gos y co­no­ci­dos y con­tan­do mis via­jes, muy a me­nu­do es­cu­cho fra­ses co­mo “¡Qué en­vi­dia! ¡Allí sí que me en­can­ta­ría ir!” y al pre­gun­tar :“¿Y por qué no vas?”, las mo­ti­va­cio­nes son nor­mal­men­te dos: por un la­do hay al­gu­nas personas a las que le da mie­do via­jar so­los o pien­san que pue­de ser abu­rri­do, mien­tras que otras que opi­nan que via­jar es de­ma­sia­do ca­ro. Con res­pec­to a es­ta se­gun­da mo­ti­va­ción, sue­lo res­pon­der con la si­guien­te ci­ta en la que creo mu­chí­si­mo: «Via­jar es la úni­ca co­sa que com­pras que te ha­ce más ri­co».

Pa­ra mi úl­ti­mo via­je no te­nía un des­tino pla­nea­do, so­lo sa­bía qué te­nía unos diez días de va­ca­cio­nes y un bud­get al­re­de­dor de los mil eu­ros. Or­ga­ni­zan­do el via­je, es­ta­ba pen­san­do ini­cial­men­te ir a Fin­lan­dia, sin em­bar­go mi­ran­do los vue­los, vi que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ir a To­kio me cos­ta­ba lo mis­mo. De­ci­dí en­ton­ces com­prar los vue­los, ya que siem­pre me ha fas­ci­na­do mu­cho Ja­pón y la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. Ha si­do mi primer via­je tan le­jos y tam­bién el primer via­je lar­go que de­ci­do ha­cer so­lo. Ya ha­bía via­ja­do so­lo a al­gu­nas ciu­da­des eu­ro­peas, pe­ro úni­ca­men­te pa­ra un par de días. Des­pués de es­ta aven­tu­ra aún es­toy más con­ven­ci­do de que ca­da via­je es úni­co y la ex­pe­rien­cia va­ría to­tal­men­te si se ha­ce so­lo, en pa­re­ja o en gru­po y en ca­da ca­so es al­go ma­ra­vi­llo­so que nos re­ga­la re­cuer­dos que nos du­ra­rán pa­ra to­da la vi­da.

Con­si­de­ran­do que tu­ve que ha­cer tres es­ca­las, mi via­je du­ró ca­si 24 ho­ras pe­ro, con­tra--

ria­men­te a mis ex­pec­ta­ti­vas, el tiem­po pa­só muy rá­pi­do. Lle­gué a To­kio cuan­do ya ha­bía ano­che­ci­do. Mi alo­ja­mien­to se en­con­tra­ba al la­do de una de las es­ta­cio­nes más gran­des de To­kio - en el ba­rrio de Shin­ju­ku – y me preo­cu­pa­ba un po­co el caos con el que me hu­bie­ra po­di­do enfrentar. Sí que es ver­dad que ha­bía mu­chí­si­mas personas – aun­que las es­ta­cio­nes allí son tan gran­des que se pa­re­cen a pequeñas ciu­da­des - pe­ro cuan­do lle­gué es­ta­ba to­tal­men­te fas­ci­na­do del or­den y la cal­ma de los ja­po­ne­ses: en To­kio has­ta una es­ta­ción es al­go es­pec­ta­cu­lar y to­tal­men­te di­fe­ren­te de lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en el mun­do oc­ci­den­tal. Al sa­lir de la es­ta­ción, con las mi­les de lu­ces de los tí­pi­cos pa­ne­les de la me­tró­po­lis ni­po­na, las enor­mes ca­rre­te­ras y la mú­si­ca, em­pe­zó real­men­te mi via­je y des­de el primer mo­men­to per­ci­bí un sen­ti­do de paz in­te­rior que en nin­gún via­je an­te­rior con­se­guí sen­tir y que nin­gu­na fo­to pue­de real­men­te trans­mi­tir.

Sin di­fi­cul­tad al­gu­na lle­gué al ho­tel e in­ter­ac­tué con las pri­me­ras personas allí: la ama­bi­li­dad de los ja­po­ne­ses es una de las co­sas por las cua­les quie­ro volver ape­nas pue­da, des­de el primer mo­men­to te sien­tes bien­ve­ni­do, co­mo si hu­bie­ras lle­ga­do a ca­sa.

Cuan­do via­jo, lo que más me gus­ta es su­mer­gir­me cuan­to más pue­da en la cul­tu­ra del des­tino, por es­ta ra­zón me apren­dí al­gu­nas fra­ses en ja­po­nés – que me fue­ron muy úti­les con­si­de­ra­do que, con­tra­ria­men­te a lo que se sue­le es­cu­char, son muy po­cos los ja­po­ne­ses que ha­blan in­glés, in­clu­so en la cos­mo­po­li­ta ca­pi­tal- y de­ci­dí alo­jar­me en uno de los ce­le­bres ho­te­les cáp­su­la: es­tos ho­te­les per­mi­ten alo­jar­se de for­ma muy ba­ra­ta en el cen­tro de la ciu­dad y vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca y tí­pi­ca del des­tino. Hay in­fi­ni­tas ti­po­lo­gías, des­de los super ba­ra­tos (don­de la ca­li­dad no es, di­ga­mos, ex­ce­len­te, y las cáp­su­las son real­men­te muy pequeñas y un po­co cu­tres) has­ta los más ori­gi­na­les (exis­te uno per­fec­to pa­ra los aman­tes de la lec­tu­ra que es co­mo una enor­me bi­blio­te­ca, y de­trás de los es­tan­te­rías se si­túan las cáp­su­las). El que ele­gí yo, era de ca­te­go­ría me­dio-al­ta y la ex­pe­rien­cia

fue real­men­te pa­re­ci­da a la de un ho­tel de lu­jo: cáp­su­las bas­tan­te am­plias con te­le­vi­sión, ta­blet e in­ter­net, un buen on­sen con to­do ti­po de ame­ni­ties (des­de el ce­pi­llo de dien­tes, al me­jor acon­di­cio­na­dor, real­men­te no ha­ce fal­ta fal­ta lle­var na­da de ca­sa), desa­yuno in­clui­do, ma­qui­nas de ven­ding de uso ili­mi­ta­do a cual­quier ho­ra del día y de la no­che y, pa­ra los apa­sio­na­dos, na­tu­ral­men­te, cien­tos de re­vis­tas de man­ga. Re­co­mien­do es­tas ti­po­lo­gías de alo­ja­mien­to a cual­quier per­so­na que quie­ra ver co­mo vi­ve la gen­te allí, de he­cho los ex­tran­je­ros éra­mos muy po­cos; to­dos los de­más eran ja­po­ne­ses que, se­gu­ra­men­te, ter­mi­na­ban de tra­ba­jar cuan­do los me­dios de trans­por­te pú­bli­co ya no fun­cio­na­ban y,

co­mo los ta­xis son muy ca­ros, les sa­le más ba­ra­to que­dar­se una no­che en uno de es­tos ho­te­les y se lo pa­san re­la­ján­do­se en la on­sen y le­yen­do man­ga.

Nor­mal­men­te no sue­lo pla­near de­ma­sia­do los via­jes, por­que si no creo que se pier­de la es­pon­ta­nei­dad y la aven­tu­ra que tan­to me gus­ta, por eso so­lo ha­bía de­ci­di­do que ba­rrios vi­si­tar sin fal­ta y me ha­bía que­da­do un par de días li­bres pa­ra po­der de­ci­dir en des­tino, y la es­tra­te­gia me fun­cio­nó muy bien.

El primer día de­ci­dí ir a Asa­ku­sa, un ba­rrio ca­rac­te­rís­ti­co don­de se pue­de res­pi­rar un po­co la at­mós­fe­ra del Ja­pón tra­di­cio­nal. Des­pués de un lar­go re­co­rri­do en­tre quios­cos con pro­duc­tos tí­pi­cos muy, muy con­cu­rri­do, vi­si­té el mag­ní­fi­co tem­plo Sen­sō-ji: el pe­ne­tran­te per­fu­me a in­cien­so, los fie­les re­zan­do, el si­len­cio, me per­mi­tie­ron dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia ca­si mís­ti­ca y me que­dé allí ob­ser­van­do bas­tan­te ra­to. No tu­ve la suer­te de po­der ver la fa­mo­sa pa­go­da de cin­co plan­tas que se en­cuen­tra jus­to al la­do, la se­gun­da más al­ta de Ja­pón, por­que la es­ta­ban re­for­man­do: no es gra­ve, ¡una ra­zón más pa­ra volver!

Lo que más me im­pre­sio­nó de To­kio es la in­creí­ble y ar­mó­ni­ca al­ter­nan­cia en­tre tra­di­ción y mo­der­ni­dad, de he­cho, a muy po­ca dis­tan­cia de Asa­ku­sa se en­cuen­tra el Tok­yo Sky Tree que tie­ne 634 me­tros de al­tu­ra y es el se­gun­do edi­fi­cio más al­to del mun­do. A mí me en­can­tan los ras­ca­cie­los y es­tas obras tan

im­po­nen­tes, por eso su­bir pa­ra mi era obli­ga­do. Co­mo ya es­ta­ba ano­che­cien­do, de­ci­dí re­gre­sar uno de los úl­ti­mos días y fue mag­ni­fi­co, me­re­ció has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo. Se pue­de su­bir has­ta 451 me­tros de al­tu­ra, lo que me per­mi­tió dis­fru­tar del pa­no­ra­ma de to­dos los ba­rrios don­de fui y del océano, y me co­men­ta­ron ade­más que, en los días más lím­pi­dos, has­ta es po­si­ble ver el mon­te Fu­ji.

Otro ba­rrio muy pe­cu­liar es el de Shi­bu­ya, no le­jos de Shin­ju­ku: se tra­ta de un ba­rrio con mu­chí­si­ma vi­da noc­tur­na, maids ca­fés, lu­ces y mú­si­ca en ca­da rin­cón y don­de se en­cuen­tra el ce­le­bé­rri­mo, con­cu­rri­dí­si­mo cru­ce, ines­pe­ra­da­men­te im­pre­sio­nan­te aun­que no ap­to pa­ra quien pa­dez­ca de­mo­fo­bia (pá­ni­co a las mul­ti­tu­des). Es in­creí­ble co­mo has­ta al­go nor­mal­men­te tan abu­rri­do co­mo un cru­ce pue­da ser tan in­tere­san­te, y así fue más o me­nos to­da mi ex­pe­rien­cia en Ja­pón: to­do es di­fe­ren­te y mu­chas co­sas, a ojos del

mun­do oc­ci­den­tal, pa­re­cen a ve­ces has­ta un po­co lo­cas (en el me­jor sen­ti­do del tér­mino).

En es­te sen­ti­do fue in­tere­san­te una ex­pe­rien­cia en el me­tro de To­kio. Nor­mal­men­te in­ten­ta­ba evi­tar las ho­ras pun­tas y los me­tros y tre­nes pa­re­cían muy tran­qui­los, ca­si siem­pre via­ja­ba sen­ta­do y me pre­gun­ta­ba si los fa­mo­sos vi­deos de tre­nes lle­nos has­ta lo inima­gi­na­ble fue­ran men­ti­ra. Un día, a las ocho de la ma­ña­na, de­ci­dí ir des­de la es­ta­ción de Shin­ju­ku has­ta la de To­kio cen­tro y me di cuen­ta que sí, que es to­do real. Me pu­se en la or­de­na­da co­la de dos, es­pe­ran­do al si­guien­te tren con to­dos los de­más, tran­qui­lo y sin preo­cu­pa­cio­nes co­mo siem­pre aque­llos días. Cuan­do lle­gó el tren, es­ta­ba lleno, me­jor di­cho sa­tu­ra­do. Pen­sé que era im­po­si­ble su­bir, pe­ro las personas de­lan­te mío subie­ron... y subie­ron has­ta que me to­có a mí. Un po­co pre­sa del pá­ni­co, es­qui­vé la en­tra­da y de­ci­dí es­pe­rar al tren si­guien­te, las personas de­trás mío en la co­la me miraron un po­co sor­pren­di­dos y a la vez di­ver­ti­dos y subie­ron... ¡to­dos!. No ha­ce fal­ta de­cir que el tren si­guien­te es­ta­ba igual de lleno, así que hi­ce co­mo los de­más y su­bí, tal y co­mo mu­cha otra gen­te des­pués de mí. No pue­do de­cir que fue una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da, pe­ro tam­po­co tan ho­rro­ro­sa co­mo se pue­de ima­gi­nar. No hay po­si­bi­li­dad de aga­rrar­se, pe­ro de to­das for­mas, co­mo no hay es­pa­cio, lo úni­co que pue­des ha­cer es re­la­jar­te y de­jar que tu cuer­po in­mo­vi­li­za­do se apo­ye en las de­más personas es­pe­ran­do que el tren pa­re a la si­guien­te es­ta­ción. Al lle­gar, ca­si to­do el mun­do ba­ja y se vuel­ve a su­bir has­ta la si­guien­te es­ta­ción. En las ex­pre­sio­nes de la gen­te era evi­den­te que es­to es to­tal­men­te nor­mal pa­ra ellos, es lo co­ti­diano. ¡Des­de en­ton­ces nun­ca más me he que­ja­do de lo lleno que es­tá siem­pre el me­tro de Bar­ce­lo­na!

No me que­dé to­da mi es­tan­cia en To­kio, un día hi­ce una es­ca­pa­da a una ciu­dad a una ho­ra de tren de la ca­pi­tal y creo que fue la par­te más in­tere­san­te de to­do el via­je: Ka­ma­ku­ra.

En Ka­ma­ku­ra pu­de res­pi­rar el ver­da­de­ro Ja­pón tra­di­cio­nal, es una ciu­dad con mu­chí­si­mos tem­plos, ca­da uno di­fe­ren­te del otro. Vi co­mo unos 15 tem­plos en to­tal y fue fas­ci­nan­te, es­ta­ba tan en­can­ta­do que me pa­só al­go ra­ro y di­ver­ti­do: una an­cia­na señora ja­po­ne­sa se me acer­có ha­blán­do­me en ja­po­nés. Lo pri­me­ro que pen­sé era que ha­bía he­cho al­go mal, que ha­bía fal­ta­do de res­pe­to en al­gu­na for­ma, pe­ro más allá de go­me­na­sai, wa­ka­ri­ma­sen, es de­cir “lo siento, no en­tien­do”, no pu­de de­cir­le, no obs­tan­te la señora se­guía ha­blan­do con­mi­go. Por suer­te, no tar­dó en lle­gar su hi­ja que des­pués de ha­ber­se dis­cul­pa­do por “la mo­les­tia”, hi­zo de in­ter­pre­te en­tre su ma­dre y yo. La señora sim­ple­men­te te­nía cu­rio­si­dad en sa­ber por­que es­ta­ba allí, si me gus­ta­ban los tem­plos y me agra­de­ció que apre­cia­ra la his­to­ria de su país. Es­tu­vi­mos ha­blan­do bas­tan­te ra­to y me sen­tí muy bien­ve­ni­do: se­rá un pe­que­ño recuerdo que lle­va­ré con­mi­go. Cuan­do ha­blo de Ka­ma­ku­ra creo que se me ilu­mi­nan los ojos, no obs­tan­te es muy com­pli­ca­do ex­pli­car por­que me gus­tó tan­to. La at­mós­fe­ra que se res­pi­ra en aquel lu­gar má­gi­co no se pue­de ex­pre­sar con pa­la­bras, ni en­se­ñar en fo­to: hay que ir. Lo re­co­mien­do a to­do el mun­do, es un lu­gar que te cam­bia pro­fun­da­men­te.

Me im­pre­sio­nó de ma­ne­ra especial una es­ta­tua de Budd­ha (tan gran­de que se pue­de en­trar den­tro) en el tem­plo de Kō­to­ku-in: la es­ta­tua, de una al­tu­ra de 13 me­tros, pe­sa ca­si 100 to­ne­la­das y se cons­tru­yó en 1252. El tem­plo en el que es­ta­ba ubi­ca­da ini­cial­men­te fue des­trui­do por un tsu­na­mi, pe­ro la es­ta­tua no se da­ñó y des­de en­ton­ces permanece al ai­re li­bre.

Pa­ra ter­mi­nar aquel mag­ní­fi­co día, com­pré sus­hi pa­ra lle­var (que no sue­le ser tan ca­ro co­mo aquí), y me lo co­mí en la pla­ya con vis­ta al océano: no ha­ce fal­ta de­cir que fue el me­jor que he pro­ba­do nun­ca y que me re­ga­ló un mo­men­to inol­vi­da­ble.

La co­mi­da ja­po­ne­sa por lo ge­ne­ral es ri­quí­si­ma, muy va­ria­da y nor­mal­men­te tam­bién muy ase­qui­ble: con tan so­lo 500 yen (aprox. 5 eu­ros) se pue­de co­mer un ri­quí­si­mo ra­men en el res­tau­ran­te y ca­si siem­pre el té ver­de y el agua es­tán in­clui­dos. Lo que hay que te­ner en cuen­ta al ir al

res­tau­ran­te son los rui­dos de los ve­ci­nos de me­sa, que pue­den re­sul­tar mo­les­tos a un oc­ci­den­tal: pe­ro la cul­tu­ra es cul­tu­ra y hay que res­pe­tar­la, ¡el mun­do es be­llo por­que es va­ria­do!

Cuan­do se ha­cen via­jes co­mo es­te, el can­san­cio se pue­de no­tar, con­si­de­ra­do que se re­co­rren de­ce­nas de ki­ló­me­tros ca­da día. Por es­ta ra­zón al fi­nal del via­je de­ci­dí re­ga­lar­me otra ex­pe­rien­cia en mi opi­nión to­tal­men­te re­co­men­da­ble. En Odai­ba, la is­la ar­ti­fi­cial en la bahía de To­kio, hay un enor­me on­sen y un par­que te­má­ti­co muy ori­gi­nal. Al en­trar se pue­de ele­gir un ki­mono en­tre va­rios mo­de­los y des­pués de ha­ber­se cam­bia­do con la ro­pa tra­di­cio­nal, se ac­ce­de al cen­tro que con­tie­ne una va­rie­dad de tien­das de ob­je­tos y co­mi­da tra­di­cio­na­les ja­po­ne­ses, va­rios res­tau­ran­tes y una enor­me zo­na de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a la on­sen, una par­te en el ex­te­rior y una en el in­te­rior, con aguas ter­ma­les ex­traí­das de 1400 me­tros de pro­fun­di­dad de la bahía de To­kio. ¡Sen­ci­lla­men­te ex­cep­cio­nal! Con res­pec­to a los on­sen, una in­for­ma­ción útil pa­ra al­gu­nos via­je­ros es que quien lle­va tatuajes, des­afor­tu­na­da­men­te no po­drá dis­fru­tar de nin­guno de ellos ya que es­tá ri­gu­ro­sa­men­te prohi­bi­do el ac­ce­so a personas con tatuajes.

Ha­bría mu­cho más que con­tar, pe­ro de mo­men­to me pa­ro aquí. Ja­pón es un país má­gi­co, que re­co­mien­do a to­do el mun­do. Es uno de es­tos via­jes que cam­bia pro­fun­da­men­te y un des­tino al que des­de el mo­men­to del des­pe­gue del vue­lo de vuel­ta ha­cia ca­sa ya echas de me­nos. ¡Sa­yō­na­ra!

To­kio

El ho­tel “cáp­su­la¨

Tem­plo Sen­sō-ji

Vis­tas des­de el Tok­yo Sky Tree

Ka­ma­ku­ra

Ka­ma­ku­ra

Es­ta­tua de Budd­ha en el TEM­PLO DE Kō­TO­Ku-IN

Área co­mer­cial del par­que te­má­ti­co en Odai­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.