Oahu y Maui: via­je al pa­raí­so

Des­cu­brien­do dos de las más be­llas is­las del ar­chi­pié­la­go de Ha­wái, un via­je que uno sa­be que vol­ve­rá a em­pren­der in­clu­so an­tes de fi­na­li­zar­lo

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FOTOS CARLOS MAR­TÍ­NEZ FE­CHA DEL VIA­JE MAR­ZO 2017

Es­te via­je lo ti­tu­la­ría via­je al pa­raí­so por­que, sin du­da al­gu­na, eso es lo que te en­cuen­tras en las is­las de Ha­wái. Una in­fi­ni­ta co­rrien­te de ma­ra­vi­llas que se su­ce­den y no de­jan de su­pe­rar­se la una a la otra. Es­ta vez de­ci­di­mos vi­si­tar las is­las de Oahu, en la cual en­con­tra­mos la co­no­ci­da ciu­dad de Ho­no­lu­lu, y la is­la de Maui, un te­so­ro es­con­di­do. Y di­go es­ta vez por­que es­ta­mos se­gu­ros de que vol­ve­re­mos al ar­chi­pié­la­go, el cual ya se ha con­ver­ti­do en uno de nues­tros lu­ga­res fa­vo­ri­tos.

En­tran­do de lleno en el via­je ca­be de­cir que no­so­tros par­ti­mos des­de Van­cou­ver, Bri­tish Co­lum­bia, Ca­na­dá, don­de re­si­di­mos en la ac­tua­li­dad. Es­te es un vue­lo de unas 6 ho­ras, el cual lle­ga a pa­re­cer un día en­te­ro de la ilu­sión que tie­ne uno por lle­gar.

Na­da más ate­rri­zar en Ho­no­lu­lu (Oahu), un mar­tes ya en­tra­da la no­che, va­mos di­rec­ta­men­te a recoger el co­che de al­qui­ler pa­ra acer­car­nos al ho­tel. Muy re­co­men­da­ble el al­qui­ler de un co­che pa­ra dis­fru­tar de las is­las en to­do su es­plen­dor. Hay si­tios a los que un tour no te lle­va­rá, y el trans­por­te pú­bli­co

tam­po­co es el fuer­te de las is­las, al me­nos cuan­do sa­les de la ciu­dad de Ho­no­lu­lu. ¡El primer con­tac­to con la is­la es alu­ci­nan­te! So­mos re­ci­bi­dos con una tor­men­ta tro­pi­cal que re­sal­ta el olor de la yer­ba y la tie­rra ha­cién­do­te sen­tir en una jun­gla. Por más que la gen­te ha­ble de las pla­yas y el sol en Ha­wái la ma­jes­tuo­si­dad de la mon­ta­ña y la jun­gla ca­si su­pe­ran lo pre­cio­so de la are­na blan­ca y aguas cris­ta­li­nas.

¡Bue­nos días! Te­ne­mos por de­lan­te nues­tro primer día com­ple­to en Oahu, y he­mos pla­nea­do sa­car el má­xi­mo par­ti­do a la ciu­dad de Ho­no­lu­lu. Nos des­per­ta­mos aun con llu­via y no nos mo­les­ta. Es­ta­mos en Ho­no­lu­lu, na­da pue­de qui­tar­nos la son­ri­sa. La sen­sa­ción al sa­lir al bal­cón de la ha­bi­ta­ción y mo­jar­nos en la llu­via es aún más im­pre­sio­nan­te que la de nues­tra lle­ga­da al ae­ro­puer­to, es­te pa­raí­so nos co­mien­za a enamo­rar, de­jé­mo­nos em­pa­par.

Par­ti­mos ha­cia nues­tro primer des­tino, la ba­se mi­li­tar de Pearl Har­bour. Pa­ra el que tenga pen­sa­do vi­si­tar­la es muy re­co­men­da­ble ver la pe­lí­cu­la, así co­mo el do­cu­men­tal, pa­ra en­ten­der la vio­len­cia y te­rror que tra­jo a es­ta ba­se, a Ho­no­lu­lu y a to­da la is­la de Oahu el ata­que de los ja­po­ne­ses en 1941. Te ha­ce vi­si­tar es­ta ba­se con un pensamiento tris­te y con­cien­cia­do con la de­fen­sa de la paz en el mun­do. La bahía en la que se en­cuen­tra la ba­se es pre­cio­sa. Es di­fí­cil ima­gi­nar que es­tos he­chos se su­ce­die­ran en un pa­ra­je tan en­can­ta­dor. Des­pués de ca­mi­nar por la ba­se de­ci­di­mos vi­si­tar el mu­seo y el sub­ma­rino USS

BOWFIN (SS287) por den­tro. Po­dría­mos tam­bién ha­ber to­ma­do el bar­co que cru­za al otro la­do de la bahía pa­ra vi­si­tar el me­mo­rial ins­tau­ra­do a la na­ve de gue­rra Ari­zo­na, pe­ro nos iba a lle­var mu­cho tiem­po y por lo que en­ten­de­mos no hay mu­cho que ver, sino que es más el guar­dar un mo­men­to de re­fle­xión por las víc­ti­mas. Es­ta in­men­sa na­ve aún se en­cuen­tra ba­jo el agua y el me­mo­rial se ha cons­trui­do jus­to en­ci­ma de ella. Una de las ex­plo­sio­nes al­can­zo la na­ve hun­dién­do­la, lle­van­do con­si­go mi­les de personas que que­da­ron atra­pa­das ba­jo el agua. Los res­tos de es­tas personas to­da­vía es­tán allí y son re­cor­da­dos por mi­llo­nes de vi­si­tan­tes.

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da es el cen­tro de Ho­no­lu­lu. No so­mos mu­cho de ciu­dad sino más de ex­plo­rar pai­sa­jes con lo que no nos en­tre­ten­dre­mos de­ma­sia­do. Ha­ce­mos la ru­ta que nues­tro me­jor alia­do nos pro­po­ne y ese es sin lu­gar a du­das la apli­ca­ción mó­vil Poc­ke­tGui­de. La usa­mos en to­das las ciu­da­des de las que tie­nen ru­tas y nun­ca nos de­frau­da. La otra apli­ca­ción de la que no nos se­pa­ra­mos es Pres­sRea­der. Es­ta nos per­mi­te es­tar al co­rrien­te de las no­ti­cias que se su­ce­den en ca­sa, así co­mo las del lu­gar al que he­mos lle­ga­do, to­do en una so­la app y con ac­ce­so gra­tui­to des­de la ma­yo­ría de ho­te­les en los que so­le­mos hos­pe­dar­nos. Si­guien­do es­ta ru­ta vi­si­ta­mos las ca­lles prin­ci­pa­les, nos re­la­cio­na­mos con la gen­te lo­cal y lle­ga­mos a pun­tos con en­can­to tan­to en la cos­ta co­mo en par­ques in­te­rio­res. Des­ta­ca­ría la zo­na ver­de en la que se en­cuen­tran el edi­fi­cio Ha­waii Sta­te Ca­pi­tol, el pa­la­cio Io­la­ni y la Cor­te Su­pre­ma. Es­ta úl­ti­ma guar­da­da por la es­ta­tua del rey Ka­meha­meha. ¡Si es­te nom­bre os ha pa­re­ci­do di­fí­cil de pro­nun­ciar es­pe­rar a ver otros que os po­déis en­con­trar por el ca­mino!

Ya bas­ta de ciu­dad, ¡es ho­ra de pla­ya! Nos se­pa­ra­mos del cen­tro pa­ra mar­char a Wai­ki­ki Beach, don­de se en­cuen­tra nues­tro ho­tel. Las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res y po­de­mos con­tem­plar la tran­qui­li­dad de Wai­ki­ki con el crá­ter

Dia­mond Head al fon­do, siem­pre vi­gi­lan­te. Den­tro del agua cen­te­na­res de sur­fe­ros es­pe­ran a las olas subidos en sus ta­blas. Ha em­pe­za­do a llo­ver de nue­vo, pe­ro no nos im­por­ta. ¡Ba­ña­do­res y al agua! Es­tu­vi­mos dis­fru­tan­do del mar y la pis­ci­na ba­jo la llu­via du­ran­te un ra­to has­ta que os­cu­re­ció y nos en­tró sue­ño.

Nues­tro primer día en la is­la de Oahu ha­bía si­do lar­go, pe­ro el que nos es­pe­ra hoy es aún más in­ten­so. Hoy ha­re­mos el lla­ma­do Cir­cle Is­land Tour. Se tra­ta de dar la vuel­ta a la is­la con­du­cien­do por la cos­ta es­te y pa­ran­do en mu­chos lu­ga­res que qui­tan la res­pi­ra­ción.

La pri­me­ra pa­ra­da es el crá­ter Dia­mond Head al que an­te­rior­men­te ha­bía­mos nom­bra­do. Rea­li­za­mos un sen­de­ro de as­cen­so de unos 45 mi­nu­tos ida y vuel­ta. El co­che lo apar­ca­mos den­tro del crá­ter lo que ya es bas­tan­te in­tere­san­te y las vis­tas des­de la par­te de arri­ba del crá­ter de­fi­ni­ti­va­men­te me­re­cen la pe­na. Se­gui­mos nues­tra ru­ta y con­du­ci­mos a lo lar­go de Ha­nau­ma Bay, una bahía alu­ci­nan­te, has­ta lle­gar al Ha­lo­na Blow­ho­le. ¡Si

en es­te mo­men­to aún no te has enamo­ra­do no se pue­de en­ten­der! El Blow­ho­le se tra­ta de un agu­je­ro na­tu­ral cons­trui­do en­tre las ro­cas, es una pa­sa­da. El agua en­tra a acan­ti­la­do y es dis­pa­ra­da ha­cia arri­ba en mo­do as­per­sión cuan­do al­can­za el agu­je­ro. Des­de aquí pa­ra­mos en Sandy Beach pa­ra un cha­pu­zón rá­pi­do y se­gui­mos ha­cia Ma­ka­pu’u Point, un pun­to sa­lien­te en la cos­ta en el que se en­cuen­tran las Ti­de­pools. És­tas son pis­ci­nas na­tu­ra­les for­ma­das en la par­te ro­co­sa de la cos­ta. Ba­ña­ros y dis­fru­tar de los pe­ces que el agua trae, siem­pre con ga­fas y tu­bo en mano. Por otra par­te, te­ner cui­da­do ya que el agua vie­ne en oca­sio­nes con mu­cha fuer­za pu­dien­do em­pu­ja­ros o lle­var­se tus co­sas de­ján­do­las em­pa­pa­das (he aquí un tes­ti­go).

Nos ape­te­ce más pla­ya así que vol­ve­mos al ca­mino pa­ra con­du­cir has­ta La­ni­kai Beach en la re­gión de Kai­lua. En­cen­de­mos el mo­do ga­fas y tu­bo pa­ra su­mer­gir­nos en el agua y dis­fru­tar vi­si­tan­do a to­dos los se­res que nos en­con­tra­mos en el océano. Es­ta pla­ya qui­ta el sen­ti­do. Des­de la are­na se di­vi­san pe­que­ños

is­lo­tes muy cer­ca de la ori­lla, los lla­ma­dos san­tua­rios de pá­ja­ros. No que­re­mos per­der­nos la pues­ta de sol des­de el oes­te con lo que con­ti­nua­mos el ca­mino ha­cia el nor­te con una rá­pi­da pa­ra­da pa­ra ver el Laie Ha­waii Tem­ple, pre­cio­so tem­plo mor­món que se ha con­ver­ti­do en atrac­ción tu­rís­ti­ca con los años. Ter­mi­na­mos la cos­ta del es­te y lle­ga­mos al pun­to más al nor­te de la is­la pa­ra ba­jar por la cos­ta oes­te lle­gan­do a La­nia­kea Beach, tam­bién co­no­ci­da co­mo Turtle Beach por la fre­cuen­cia en la que se ven tor­tu­gas ver­des que lle­gan a la cos­ta a re­ci­bir sol. Des­de aquí con­tem­pla­mos la que fue pro­ba­ble­men­te la pues­ta de sol más es­pec­ta­cu­lar de nues­tras vi­das, com­pi­tien­do con la que ve­ría­mos unos días des­pués en la is­la de Maui. Co­mo pun­to ultimo del día nos en­con­tra­mos una tor­tu­ga na­da más ter­mi­nar el atar­de­cer. Qué más po­de­mos pe­dir, nues­tra fe­li­ci­dad re­bo­sa. Que día, es ho­ra de con­du­cir de vuel­ta a Ho­no­lu­lu y des­can­sar.

¡Es vier­nes en Oahu! No pa­sa­re­mos mu­cho más tiem­po aquí. Hoy nos re­la­ja­mos en la pla­ya de Wai­ki­ki y va­mos al ae­ro­puer­to pa­ra vo­lar a la is­la de Maui. Que­da lo me­jor

del via­je. Te­ne­mos mu­chas ga­nas de ex­plo­rar con lo que na­da más ate­rri­zar en Maui re­co­ge­mos el co­che de al­qui­ler y nos va­mos a ex­plo­rar la cos­ta y pla­yas de ca­mino a nues­tro ho­tel el cual se en­cuen­tra en Ka­na­pa­li Beach, cos­ta oes­te. El ca­mino has­ta allí re­ple­to de acan­ti­la­dos ver­des y pla­yas es en­ter­ne­ce­dor. Si te­nía­mos ex­pec­ta­ti­vas de Maui en me­nos de una ho­ra con­du­cien­do por la is­la to­das han que­da­do su­pe­ra­das.

Tras un par de ho­ras de con­duc­ción en ca­rre­te­ras un tan­to pe­lia­gu­das lle­ga­mos a la pla­ya que ha­ría uno de nues­tros sue­ños reali­dad. Lle­ga­mos a la are­na y una vez más nos pu­si­mos las ga­fas y el tu­bo dis­pues­tos a ex­plo­rar pe­ces, pe­ro es­ta vez se­ría al­go más que pe­ces. Que sor­pre­sa la mía cuan­do bu­cean­do me me­to en­tre un par de ro­cas y de re­pen­te en­cuen­tro una pa­re­ja de tor­tu­gas na­dan­do ha­cia mí. Una sen­sa­ción im­po­si­ble de des­cri­bir, hay que vi­vir­lo. Des­pués ter­mi­na­mos en­con­tran­do otras 2 o 3 más y pa­sa­mos un buen ra­to ro­dea­dos de nues­tra nue­va fa­mi­lia acuá­ti­ca.

¡Des­pués de es­to po­co más nos que­da­ba por ver hoy! Lle­ga­mos al ho­tel con una son­ri­sa de la­do a la­do, vuel­ta de re­co­no­ci­mien­to al re­sort y a des­can­sar en pre­pa­ra­ción pa­ra el que se­rá un día muy ac­ti­vo.

¡Nos va­mos a Ha­na! Hoy es sá­ba­do en Maui y nos des­per­ta­mos bien tem­prano pa­ra ha­cer la ru­ta que lla­man Road to Ha­na com­ple­ta. Se tra­ta de dar la vuel­ta a la is­la por la cos­ta es­te a tra­vés de la que es una ca­rre­te­ra bas­tan­te pe­li­gro­sa, se­gún la gen­te lo­cal, has­ta lle­gar a la pe­que­ña ciu­dad de Ha­na. Lue­go no re­sul­ta ser tan pe­li­gro­sa y es prác­ti­ca­men­te un pe­que­ño tra­mo de unos 10 ki­ló­me­tros el que es al­go más pun­ti­llo­so. ¡Di­go es­to pa­ra que na­die se echa atrás!

Una vez pa­sa­mos la ciu­dad de Kahu­lui cru­za­mos a tra­vés del que es uno de los pri­me­ros pun­tos de in­te­rés de la ru­ta, Paia town. Paia es una de las ciu­da­des más tran­qui­las don­de pue­des res­pi­rar el surf en ca­da es­qui­na. Pa­re­ce que vuel­vas va­rios años atrás al pa­sar tras ella. Na­da más sa­lir de la ciu­dad la pa­ra­da re­co­men­da­da es el Hoo­ki­pa Loo­kout, un pun­to des­de el cual se pue­de ver a los lo­ca­les sur­fear y ha­cer tra­ve­su­ras en las olas. Se­gui­mos con­du­cien­do por la ca­rre­te­ra de Ha­na pa­san­do por las Twin falls, unas pequeñas ca­ta­ra­tas que nos pre­pa­ran pa­ra las más es­pec­ta­cu­la­res que ve­re­mos al­go más ade­lan­te en nues­tro ca­mino. Se­gui­da­men­te te­ne­mos el Gar­den of Eden, un es­pec­ta­cu­lar ex­ten­so jar­dín bo­tá­ni­co cui­da­do por una fa­mi­lia con plan­tas de to­do ti­po, ani­ma­les y unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes de la den­sa jun­gla. La en­tra­da cues­ta 15 dó­la­res y me­re­ce la pe­na pa­gar ca­da uno de ellos. Hay que de­di­car­le al jar­dín al­re­de­dor de una ho­ra pa­ra po­der vi­si­tar­lo bien.

Del ma­jes­tuo­so jar­dín mar­cha­mos al primer pun­to en el que nos me­te­re­mos en el agua en es­ta ru­ta, las Up­per Wai­ki­ni Falls. Es­ta es una ca­ta­ra­ta con 3 caí­das de agua prác­ti­ca­men­te jun­tas que se ha­cen lla­mar los 3 osos. Ne­ce­si­ta­mos prac­ti­car al­go de es­ca­la­da pa­ra su­pe­rar un puen­te has­ta lle­gar a ellas, pe­ro eso no nos de­tie­ne. ¡Al agua pa­tos! Se pue­de nadar por de­trás de la caí­da del agua lo que ha­ce la ex­pe­rien­cia aún más di­ver­ti­da. Bien pa­sa­dos por agua es ho­ra de pro­se­guir en nues­tra ru­ta, la cual si­gue sor­pren­dién­do­nos con pa­ra­jes pa­ra en­mar­car. Es di­fí­cil de­jar la cá­ma­ra al la­do por un mo­men­to, no hay una cur­va que no me­rez­ca la pe­na in­mor­ta­li­zar. Des­de aquí bor­dea­re­mos dos ca­ta­ra­tas más y Pai­loa Beach, la pla­ya de are­na ne­gra, en nues­tro ca­mino ha­cia Ha­na. Ver Ha­na nos re­cuer­da que exis­te ci­vi­li­za­ción en es­ta par­te de la is­la y no es to­do jun­gla. ¡No es­ta­mos so­los! De­jan­do Ha­na town a nues­tra es­pal­da lle­ga­mos a Ko­ki Beach y Ha­moa Beach. La pri­me­ra es una pla­ya pa­ra los va­lien­tes sur­fe­ros, con olas de gran ta­ma­ño, y la se­gun­da

es de agua más tran­qui­la, apro­pia­da pa­ra ba­ñis­tas. ¡No­so­tros nos da­mos un cha­pu­zón en Ha­moa apro­ve­chan­do que ha sa­li­do el sol!

No que­da mu­cho tiem­po has­ta el atar­de­cer con lo que he­mos de dar­nos pri­sa, no que­re­mos te­ner que con­du­cir a os­cu­ras por el úl­ti­mo tra­mo de es­ta ca­rre­te­ra, que es el con­si­de­ra­do más pe­li­gro­so co­mo an­tes de­cía. El día no po­día ter­mi­nar me­jor. El tra­mo de vuel­ta por el sur de la is­la es pre­cio­so, y más aún cuan­do en­ca­ja con la pues­ta de sol. La ca­rre­te­ra va bor­dean­do con el crá­ter Ha­lea­ka­la a la de­re­cha y el océano a la iz­quier­da. El sol vie­ne de fren­te, lo va­mos si­guien­do co­mo si de la es­tre­lla de Be­lén se tra­ta­se. Maui, que her­mo­sa eres, hoy nos has sor­pren­di­do.

¡A le­van­tar­se! Ultimo día en Maui y pa­re no per­der la cos­tum­bre tam­bién to­ca des­per­tar­se pron­to. Va­mos a ha­cer un tour de Snor­ke­ling y es­tos sa­len bien tem­prano. Lle­ga­mos al puer­to de sa­li­da y par­ti­mos ha­cia el crá­ter Mo­lo­ki­ni, co­no­ci­do mun­dial­men­te por su fau­na acuá­ti­ca. El ca­mino ha­cia allí es es­pec­ta­cu­lar. ¡Nues­tro tour que en prin­ci­pio era de Snor­kel de re­pen­te se ha con­ver­ti­do en un tour de ver ba­lle­nas! Nos en­con­tra­mos al me­nos 3 ba­lle­nas lle­gan­do a Mo­lo­ki­ni. Al­gu­nas de ellas sim­ple­men­te des­can­san­do en la su­per­fi­cie y otras le­van­tan­do la ale­ta tra­se­ra. To­do el bar­co sus­pi­ra an­te es­ta pre­cio­si­dad de la na­tu­ra­le­za. Qué pe­na que por la di­rec­ción en la que lle­ga el vien­to es­ta ma­ña­na no va­mos a po­der sal­tar al agua en Mo­lo­ki­ni de­bi­do al fuer­te olea­je y la pe­li­gro­si­dad. De to­das for­mas, se­gui­re­mos un po­co más ha­cia ade­lan­te a un área que nues­tro ca­pi­tán

bien co­no­ce y don­de po­dre­mos dis­fru­tar de mu­cha fau­na igual­men­te. Des­pués de pa­sar un buen ra­to en el agua y co­mer una bar­ba­coa en el bar­co es ho­ra de volver al pun­to de par­ti­da. ¡Nos que­da lo me­jor! Re­sul­ta que nues­tras ami­gas las ba­lle­nas, así co­mo los del­fi­nes es­ta­ban guar­dan­do su me­jor show pa­ra el fi­nal. Se nos cru­za una fa­mi­lia de 8 del­fi­nes y al­gu­nos de ellos ju­gue­to­nes ha­cen pi­rue­tas an­te la vis­ta de to­dos los tu­ris­tas del bar­co. Se­gui­mos sus­pi­ran­do. Pen­sa­mos que ya na­da pue­de su­pe­rar a es­to. Sin em­bar­go, ya ca­si lle­gan­do a puer­to di­vi­sa­mos es­ta pe­que­ña ba­lle­na que co­mien­za a dar sal­tos. El bar­co se acer­ca y dis­fru­ta­mos de unos 2 o 3 sal­tos más. Pen­sa­mos que so­lo es­ta­ba ella, pe­ro que sor­pre­sa la nues­tra cuan­do de re­pen­te sal­ta una ba­lle­na gi­gan­te a su la­do. Tan so­lo a unos 100 me­tros de no­so­tros. El bar­co com­ple­to se que­da bo­quia­bier­to. Qué más po­de­mos pe­dir…

Hoy sin du­da lo he­mos te­ni­do to­do. So­lo que­da volver al ho­tel a ha­cer ma­le­tas y mar­char a ce­nar en la cos­ta cer­ca de Black Rock beach pa­ra dis­fru­tar del ultimo atar­de­cer, dar gra­cias por to­do lo vi­vi­do y con­du­cir ha­cia el ae­ro­puer­to.

Unas is­las in­creí­bles, un via­je me­jor que lo so­ña­do, cuan­to he­mos dis­fru­ta­do.

El sub­ma­rino USS BOWFIN

Wai­ki­ki Beach

Vis­tas des­de el crá­ter Dia­mond Head

La­ni­kai Beach

Las Ti­de­pools

Pues­ta de sol en Turtle Beach

Na­dan­do en­tre tor­tu­gas

Hoo­ki­pa Loo­kout

El jar­dín bo­tá­ni­co Gar­den of Eden

Ha­moa Beach

Atar­de­cer en Maui

Atar­de­cer en la cos­ta cer­ca de “Black Rock beach”

Avis­ta­mien­to de ba­lle­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.