Las úl­ti­mas re­des de Fort Kochi

Con­tem­plan­do un an­ti­guo ri­tual de pes­ca en una pe­que­ña e his­tó­ri­ca lo­ca­li­dad al sur de la In­dia

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FOTOS JOR­DI CA­NAL-SOLER FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2015

Su­raj Ara­vin­dan es­cru­tó el agua gri­sá­cea del es­tre­cho que co­nec­ta el La­go de Vem­ba­nad y el Mar de Ara­bia y, cuan­do ele­vó su mano ca­llo­sa al ai­re, él y sus cin­co com­pa­ñe­ros ti­ra­ron de las cuer­das de fi­bra de co­co. El con­tra­pe­so de pie­dras trans­mi­tió la fuer­za por los dos tron­cos que ac­tua­ban de vi­gas que, ba­lan­cea­dos so­bre una bi­sa­gra, ele­vó en su otro ex­tre­mo la red cua­dra­da que col­ga­ba de un bra­zo de me­tal.

Ca­da día, in­elu­di­ble­men­te, los pes­ca­do­res echan sus re­des al agua pa­ra in­ten­tar cap­tu­rar los pe­ces hui­di­zos, pe­ro aquí, en Fort Kochi lo ha­cen con un sis­te­ma úni­co en In­dia. No se sa­be quién las lle­vó aquí, pe­ro el nom­bre da una pis­ta: las re­des chi­nas de Kochi qui­zá fue­ron in­tro­du­ci­das por em­ba­ja­do­res del em­pe­ra­dor Ku­blai Khan o por los ma­ri­ne­ros que acom­pa­ña­ron al gran na­ve­gan­te chino Zheng He. O tal vez por los por­tu­gue­ses ve­ni­dos des­de Ma­cao rum­bo a Áfri­ca, pe­ro des­de ha­ce más de cin­co si­glos las in­ge­nio­sas re­des chi­nas de pes­ca o de ba­lan­cín, lla­ma­das Chee­na Va­la en ma­la­ya­lam, la len­gua de Ke­ra­la, son un icono de la cos­ta de Fort Kochi, en el sur de In­dia. Pe­ro son un icono en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Con una al­tu­ra de más de diez me­tros, lar­gos bra­zos en equi­li­brio pa­ra ex­ten­der una red de más de cuarenta me­tros cua­dra­dos y un com­ple­jo sis­te­ma de con­tra­pe­sos pa­ra mo­ver arri­ba y aba­jo lo que pa­re­ce una in­men­sa ha­ma­ca, pa­ra ba­jar­las al agua o pa­ra ele­var­las lle­nas de pe­ces, es im­pres­cin­di­ble la fuer­za bru­ta de me­dia do­ce­na de hom­bres. Y hay que ha­cer­lo va­rias ve­ces al día.

Era pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y el sol, aun­que bri­lla­ba en los re­fle­jos del li­ge­ro olea­je y en las al­tas grúas me­tá­li­cas de la ter­mi­nal de con­te­ne­do­res al otro la­do del es­tre­cho, aún no cal­ci­na­ba el am­bien­te co­mo a me­dio­día. Era, jun­to con el atar­de­cer, el me­jor mo­men­to pa­ra ba­jar las re­des y cru­zar los de­dos.

Los seis pes­ca­do­res le­van­ta­ron la red y no pu­die­ron evi­tar mos­trar su cla­ra con­tra­rie­dad y en­fa­do. Otra vez, la red vol­vía a su­bir va­cía. An­tes, so­lo ha­bían con­se­gui­do sa­car un par de pe­ces pe­que­ños, que hin­cha­ban sus aga­llas y sal­ta­ban con es­pas­mos en el fon­do de un cu­bo de plás­ti­co en el mue­lle de ma­de­ra so­bre la que se asen­ta­ba la es­truc­tu­ra de la red.

–Y eso que aho­ra es el me­jor mo­men­to –me di­jo Su­raj–. El agua dul­ce de las back­wa­ters

flu­ye sin de­ma­sia­da in­ten­si­dad al mar. La do­ce­na de re­des que ha­bía en la pla­ya, a la­do y la­do de la de Su­raj y su equi­po, pa­re­cían te­ner to­das el mis­mo re­sul­ta­do. Vi co­mo le­van­ta­ban unas cuan­tas con igual ren­di­mien­to: los pe­ces no ha­cían ac­to de pre­sen­cia.

Esa ma­ña­na el equi­po de Ja­mes lo vol­vió a in­ten­tar un par de ve­ces. En la pri­me­ra no con­si­guie­ron sa­car más que un par de al­gas fi­la­men­to­sas que que­da­ron pe­ga­das en la ma­lla de la red. Bi­nu, uno de los pes­ca­do­res más vie­jos del gru­po, se en­ca­ra­mó por una de las vi­gas de so­por­te pa­ra lle­gar cer­ca de la red. De es­pe­sa bar­ba y pe­lam­bre­ra blan­ca, ata­via­do so­lo con una cin­ta en la ca­be­za y un mun­do de te­la li­la al­re­de­dor de la cin­tu­ra, iba con el tor­so des­cu­bier­to y mos­tran­do unos bra­zos y es­pal­da que, aun­que en­clen­ques por la fal­ta de co­mi­da, se veían fuer­tes por el con­ti­nuo tra­ba­jo. Bi­nu lim­pió la red y el equi­po la vol­vió a ba­jar.

–Nan­na­le bhag­yam ne­run­nu. De­séa­nos suer­te –me di­jo Su­raj en ma­la­ya­lam e in­glés. No hu­bo suer­te. Le­van­ta­ron la red al ca­bo de cua­tro mi­nu­tos y mien­tras su tra­ma es­cu­rría el ex­ce­so de agua, en el cen­tro apa­re­cie­ron so­lo tres pe­que­ños pe­ces, que ape­nas po­drían ser­vir de desa­yuno. Se agi­ta­ban in­quie­tos.

Uno de los hom­bres gri­tó al­go que no en­ten­dí pe­ro so­nó a mal­di­ción. Bi­nu vol­vió a ha­cer equi­li­brios por las vi­gas de ace­ro pa­ra re­cu­pe­rar el pe­que­ño bo­tín an­tes que uno de los cuer­vos que ob­ser­va­ba la es­ce­na des­de lo al­to de la red no se le avan­za­ra. Re­co­gió los pe­ces con una pe­que­ña red al ex­tre­mo de un pa­lo y los pu­so en el cu­bo con los otros pe­ces. Los lle­va­rían al pe­que­ño mer­ca­do im­pro­vi­sa­do en la par­te pos­te­rior de las re­des y, si te­nían suer­te, qui­zá los ven­de­rían a buen pre­cio. Pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra les al­can­za­ría pa­ra al­go.

–An­tes del gran tsu­na­mi del 2004 lle­ná­ba­mos las re­des en ca­da ba­ja­da –me di­jo Su­raj–. Aho­ra, ape­nas hay días me­jo­res que es­tos. So­lo nos da pa­ra al­gu­nas ru­pias.

En­tre los seis pes­ca­do­res de la red chi­na tie­nen que re­par­tir­se las dos ter­ce­ras par­tes de las ga­nan­cias. El res­to es pa­ra el pro­pie­ta­rio del apa­ra­to, que se lo pres­ta. Mu­chos días vuel­ven a ca­sa sin nin­gu­na mo­ne­da en el bol­si­llo. –No de­seo que mis hi­jos si­gan con el ofi­cio –me con­fe­só Ja­mes–. Es de­ma­sia­do du­ro. Ni a mí mis­mo me gus­ta. Ten­go un her­mano que tra­ba­ja co­mo con­duc­tor de ricks­haw y ga­na mu­cho más lle­van­do a tu­ris­tas de aquí pa­ra allá.

Su­raj lle­va­ba trein­ta años pes­can­do con las re­des chi­nas de Kochi. Pe­ro sa­bía que es un ofi­cio en ex­tin­ción. La so­bre­ex­plo­ta­ción pes­que­ra en la cos­ta Ma­la­bar, el au­men­to de con­ta­mi­na­ción en las aguas del ca­nal por el trá­fi­co de bar­cos ha­cia el puer­to de Er­na­ku­lam y las obras de dra­ga­do pa­ra el pa­so de es­tos bar­cos han he­cho que po­co a po­co la pes­ca dis­mi­nu­ye­ra pro­gre­si­va­men­te.

Aho­ra, ca­si se man­tie­nen so­lo gra­cias a las pro­pi­nas de los tu­ris­tas que vie­nen a fo­to­gra­fiar­las. Las re­des chi­nas son el icono de Kochi y apa­re­cen en las por­ta­das de las guías de via­je de Ke­ra­la, en las postales de las tien­das de sou­ve­nirs y en los fo­lle­tos de las agen­cias que or­ga­ni­zan re­co­rri­dos en bo­te por las back­wa­ters cer­ca­nas. Pe­ro po­co a po­co las es­truc­tu­ras van sien­do aban­do­na­das.

Ha­ce diez años en la cos­ta de Fort Kochi y la cer­ca­na Vy­peen ha­bía al me­nos trein­ta re­des. Hoy so­lo son diez. Pa­ra K.J. Sohan, exal­cal­de de Kochi y coor­di­na­dor de la INTACH (In­dian Na­tio­nal Trust for Art and

Cul­tu­ral He­ri­ta­ge) en Ke­ra­la, son ma­las no­ti­cias. Son un re­cla­mo tu­rís­ti­co sin igual, pe­ro el go­bierno lo­cal no ha­ce na­da pa­ra pro­te­ger­las. Cues­ta unas 500.000 ru­pias (unos 7.000 eu­ros) ins­ta­lar una red nue­va. Y no hay quien quie­ra in­ver­tir en ellas. Las com­pa­ñías de se­gu­ros no es­tán in­tere­sa­das en ase­gu­rar­las, co­mo sí lo es­tán con los bar­cos de los pes­ca­do­res. El bam­bú y la te­ka con los que se fa­bri­can a ve­ces se rompe, o las vi­gas de hie­rro se aca­ban oxi­dan­do y ha ha­bi­do ca­sos de ac­ci­den­tes mor­ta­les en­tre los pes­ca­do­res.

–No te­ne­mos se­gu­ro mé­di­co –me di­jo Su­raj–. Y si que­re­mos ha­cer el co­rrec­to man­te­ni­mien­to hay que cam­biar co­mo mí­ni­mo la red un par de ve­ces al año.

So­lo eso ya cos­ta­ba 30.000 ru­pias, me di­jo. Y ellos no te­nían ese di­ne­ro. Im­po­si­ble con una pes­ca tan po­bre. Te­nían que pe­dir di­ne­ro a los pres­ta­mis­tas y es­tos les aho­ga­ban con los al­tos in­tere­ses a de­vol­ver.

Un ai­re de de­ca­den­cia per­mea­ba en Fort Kochi. Pe­ro eso pa­re­cía ser lo que atraía a los tu­ris­tas. A so­lo po­cos me­tros de las re­des se en­con­tra­ba la Igle­sia de San Fran­cis­co, la igle­sia eu­ro­pea más an­ti­gua de In­dia. Los por­tu­gue­ses la ha­bían em­pe­za­do a cons­truir en 1503, so­lo tres años des­pués de ha­ber­se

es­ta­ble­ci­do en Kochi co­mo pues­to avan­za­do del co­mer­cio de las es­pe­cias que les ha­bían lle­va­do a dar la vuel­ta al Ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za has­ta asen­tar­se en In­dia. El ai­re de­ca­den­te de la igle­sia se no­ta­ba so­bre to­do en su in­te­rior, don­de las pa­re­des de pie­dra es­ta­ban en­mohe­ci­das y ne­gras por la hu­me­dad en los rin­co­nes más ló­bre­gos. En­tré pa­ra ver la vie­ja lá­pi­da que ha­bía ser­vi­do co­mo lo­sa de la tum­ba de Vas­co da Ga­ma. El na­ve­gan­te por­tu­gués mu­rió aquí en 1524, du­ran­te su ter­ce­ra vi­si­ta a la In­dia, pe­ro des­pués de ca­tor­ce años en la igle­sia su cuer­po fue trans­por­ta­do a Lis­boa pa­ra ser en­te­rra­do en el Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos.

Los ho­lan­de­ses, ávi­dos de las ri­que­zas que ge­ne­ra­ba el co­mer­cio de es­pe­cias, se alia­ron con el Za­mo­rín de la ve­ci­na Ca­li­cut y ven­cie­ron a los por­tu­gue­ses de Kochi en 1663. Que­dan res­tos tam­bién de la pre­sen­cia ho­lan­de­sa en la ciu­dad: al­gu­nas ca­sas pa­la­cie­gas man­tie­nen los fron­ta­les con sus or­na­men­ta­das fa­cha­das al es­ti­lo de las de Ams­ter­dam, y de­lan­te de la gran pla­za de Pa­ra­de Ground, don­de el ejér­ci­to ha­cía sus ma­nio­bras, vi los res­tos de un mu­ro con la ins­crip­ción VOC en el din­tel de su puer­ta. Las ini­cia­les in­di­ca­ban que ha­bía per­te­ne­ci­do a la Ve­ree­nig­de Oos­tin­dis­che Com­pag­nie, la Com­pa­ñía Ho­lan­de­sa de las In­dias Orien­ta­les, que sus­ti­tu­yó a los por­tu­gue­ses en el co­mer­cio de las es­pe­cias. No le­jos, el ce­men­te­rio ho­lan­dés pre­sen­ta­ba el mis­mo as­pec­to des­cui­da­do del res­to de la ciu­dad: las vie­jas tum­bas, del si­glo XVII, es­ta­ban lle­nas de mus­go y plan­tas tre­pa­do­ras. Ape­nas pu­de leer los ape­lli­dos en las lá­pi­das gra­ba­das.

Tes­ti­go del pa­so de los ho­lan­de­ses tam­bién lo es el Pa­la­cio del Ra­já de Kochi, en el ba­rrio mer­ca­der de Mat­tan­cherry. Lo cons­tru­ye­ron los por­tu­gue­ses co­mo re­ga­lo pa­ra el rey lo­cal en 1555, pe­ro los ho­lan­de­ses lo re­no­va­ron to­tal­men­te y pa­ga­ron los mag­ní­fi­cos fres­cos pin­ta­dos con es­ce­nas del Ra­ma­ya­na y el Mahab­ha­ra­ta, las gran­des le­yen­das hin­dúes. Por ello se le lla­ma to­da­vía el Pa­la­cio Ho­lan­dés. Y co­mo ca­si to­do lo re­la­cio­na­do con los vie­jos tiem­pos, se ha de­ja­do un po­co al ol­vi­do y su fa­cha­da no per­mi­te ima­gi­nar­se las ri­que­zas ar­tís­ti­cas que guar­da en su in­te­rior.

Tam­bién es de la épo­ca de la ocu­pa­ción ho­lan­de­sa la si­na­go­ga Pa­ra­de­si, de ori­gen se­far­dí y con un sue­lo de­co­ra­do con bal­do­sas

traí­das de Chi­na y candelabros de Bél­gi­ca. La co­mu­ni­dad ju­día de en­ton­ces vi­vía en la opu­len­cia que le da­ban los enor­mes be­ne­fi­cios del co­mer­cio de las es­pe­cias con el be­ne­plá­ci­to del ra­já. Pe­ro hoy en día la vie­ja si­na­go­ga ya no es un lu­gar de cul­to sino un mu­seo de lo que fue­ran otros tiem­pos. No lle­gan a me­dia do­ce­na los ju­díos que que­dan en Kochi, y mal­vi­ven en las vie­jas man­sio­nes que en otro tiem­po sus an­te­pa­sa­dos cui­da­ron con ele­gan­cia. Por las ca­lle­jue­las pró­xi­mas a la si­na­go­ga vi tam­bién las vie­jas tien­das y co­mer­cios de es­pe­cias, en cu­yos pa­tios to­da­vía se se­ca­ban al sol tro­pi­cal las raí­ces de jen­gi­bre y otras es­pe­cias. Las vi ex­pues­tas en los apa­ra­do­res en ple­na ca­lle, ex­hi­bi­das co­mo los más pre­cia­dos te­so­ros cu­li­na­rios: la ne­gra pi­mien­ta, la cla­ra ca­ne­la, el ama­ri­llo jen­gi­bre y la os­cu­ra nuez mos­ca­da, oro pu­ro pa­ra los man­ja­res del mun­do en­te­ro que tu­vie­ron aquí, en Kochi, su ma­yor em­po­rio.

Los ro­ma­nos ya co­no­cían las ri­que­zas de Kochi y el sur de la In­dia, y es­tas es­pe­cias se­rán qui­zás el úni­co pa­tri­mo­nio que nun­ca des­pa­rez­ca en Kochi. Las re­des de pes­ca tal vez de­ja­rán de fun­cio­nar y du­ran­te los ama­ne­ce­res y las pues­tas de sol en las pla­yas de Kochi no se es­cu­cha­rá ya el chi­rri­do de las ma­de­ras al su­bir o ba­jar las re­des, el cha­po­teo del agua al le­van­tar­se con su exi­gua cap­tu­ra o los gritos de áni­mo de los pes­ca­do­res al ti­rar de las cuer­das de co­co. Pe­ro aún así, los pes­ca­do­res se­gui­rán bus­can­do sus cap­tu­ras en bar­co. Y cuan­do lle­guen a tie­rra sus mu­je­res se­gui­rán co­ci­nan­do los pes­ca­dos que trai­gan con una abun­dan­te sa­zón de es­pe­cias...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.