Des­de Biella, ha­cia el ter­cer pa­raí­so

Re­co­rri­do lleno de sor­pre­sas por el fas­ci­nan­te Piamonte, his­to­ria , gas­tro­no­mía y na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FOTOS PE­RE TORRA PLA FE­CHA DEL VIA­JE 23/08/2015 A 30/08/2015

Aca­ba­ba de lle­gar a Biella, una ciu­dad pro­vin­cia­na del Piamonte, se­gún me ha­bía di­cho Eri­ca, mi com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo que ha­bía na­ci­do allí. Lo de pro­vin­cia­na iba en se­rio por­que la ca­ma­re­ra del primer bar don­de to­mé un ca­fé no da­ba cré­di­to a que na­die de Bar­ce­lo­na pu­die­ra ve­nir a su ciu­dad. La breve con­ver­sa­ción ha­bía ido más o me­nos así: –Buo­na se­ra. Che co­sa fa? –di­jo la ca­ma­re­ra. –Buo­na se­ra! Un caf­fè, gra­zie! –res­pon­dí yo. –Da do­ve vie­ne? –pre­gun­tó la ca­ma­re­ra al traer­me el ca­fé. –Da Bar­ce­llo­na. Sono ap­pe­na arri­va­to ora –di­je. –Bar­ce­llo­na? Ma che co­sa stai fa­cen­do qui a Biella? –sol­tó, con fran­que­za, la ca­ma­re­ra.

¿Pa­ra qué? ¿Qué ha­bía allí? La ciu­dad, con cer­ca de 50.000 ha­bi­tan­tes, era po­co atrac­ti­va, no te­nía los mo­nu­men­tos de otras ciu­da­des de Ita­lia, mu­chas fá­bri­cas es­ta­ban ce­rra­das (en su buen mo­men­to se la co­no­ció co­mo la “Man­ches­ter de Ita­lia”, pe­ro ya no). In­clu­so Eri­ca me ha­bía re­co­men­da­do que no me que­da­ra en la ciu­dad y que so­bre to­do vi­si­ta­ra su en­torno na­tu­ral, las mon­ta­ñas, al­gún la­go, que –eso sí– te­nía al­go de in­te­rés. Más tar­de otros bie­le­ses con­clui­rían que si yo ha­bía ve­ni­do de­bía es­tar de pa­so ha­cia Mi­lán, don­de ha­bía la Ex­po. Pe­ro yo no te­nía nin­gún in­te­rés en una ano­di­na ex­po­si­ción uni­ver­sal y tam­po­co que­ría com­prar na­da, que es lo que la gen­te ha­ce en Mi­lán. Ha­bía ve­ni­do a Biella.

¿Qué ha­cía allí?

ES­TA­MOS EN ITA­LIA ¡VA­YA­MOS A CE­NAR!

Al atar­de­cer de­bía en­con­trar­me con Lu­cia, una bie­le­sa muy ami­ga de Eri­ca que es­ta­ba dis­pues­ta a mos­trar­me los en­can­tos de la ciu­dad y el te­rri­to­rio. Nos en­con­tra­mos en la di­rec­ción del apar­ta­men­to que ella me ha­bía re­ser­va­do. Lu­cia me pro­pu­so ir a ce­nar con unos ami­gos su­yos. “Al fin y al ca­bo –me di­jo– Biella es una ciu­dad ita­lia­na y ya sa­bes que a los ita­lia­nos nos gus­ta co­mer.”

En Biella, co­mo en Bér­ga­mo, la ciu­dad an­ti­gua –fun­da­da en el si­glo XII– se en­cuen­tra en un ni­vel más ele­va­do, el “Piaz­zo”, don­de fui­mos tras su­bir con un en­tra­ña­ble “fu­ni­co­la­re” (un car­te­li­to in­for­ma que al­can­za­mos 485,97 me­tros so­bre el ni­vel del mar). A pe­sar de que la subida es muy breve, me pa­re­ció que

me tras­la­da­ba a otro mun­do. Ce­na­mos en la Ci­vet­ta, un en­can­ta­dor res­tau­ran­te li­bre­ría. Des­pués de ce­nar, di­mos un pa­seo y re­co­rri­mos la piaz­za Cis­ter­na, una bella pla­za por­ti­ca­da, an­ti­gua ágo­ra de la ciu­dad ba­jo una te­nue llu­via que ha­cía bri­llar los ado­qui­nes. La ce­na ha­bía si­do mag­ní­fi­ca, el vino ex­ce­len­te, la com­pa­ñía di­ver­ti­da. To­da­vía con la eu­fo­ria del buen co­mer, en­tra­mos en el fu­ni­cu­lar ha­cia “Biella piano”, la ciu­dad de aba­jo, que nos de­vol­vió al mun­do co­ti­diano. Yo es­ta­ba can­sa­do. Dor­mí bien.

RI­CET­TO DE CAN­DE­LO: PA­SEAR POR LAS CA­LLES DE UN AU­TÉN­TI­CO PUE­BLO ME­DIE­VAL

Por la ma­ña­na a las nue­ve en pun­to, Lu­cia me es­pe­ra­ba con su co­che. “Ire­mos al Ri­cet­to de Can­de­lo y lue­go po­de­mos ir al la­go Vi­ve­ro­ne”, me di­jo. El Ri­cet­to de Can­de­lo es un si­tio in­tere­san­tí­si­mo no só­lo pa­ra el Piamonte sino pa­ra Ita­lia en­te­ra. Ri­cet­to es un tér­mino ita­liano que no tie­ne tra­duc­ción; más o me­nos co­rres­pon­de a “re­fu­gio”. Se tra­ta de un re­cin­to amu­ra­lla­do don­de se guar­da la co­se­cha, en­se­res agrí­co­las, que, even­tual­men­te, po­día te­ner uso de­fen­si­vo. El de Can­de­lo es el me­jor con­ser­va­do del país y tan­to las mu­ra­llas y los to­rreo­nes co­mo el pa­vi­men­to fue­ron cons­trui­dos con gui­ja­rros usan­do la vie­ja téc­ni­ca del opus spi­ca­tum; per­mi­te pi­sar las ca­lles ori­gi­na­les de un bur­go me­die­val del si­glo XIV.

CIS­NES EN EL LA­GO VI­VE­RO­NE Y FAN­TAS­MAS DE CA­BA­LLE­ROS EN EL CAS­TI­LLO DE ROP­PO­LO

Por la tar­de, nos di­ri­gi­mos más al sur, ha­cia el la­go Vi­ve­ro­ne. El lu­gar ya era ha­bi­ta­do en la Edad de bron­ce. Es un la­go ro­dea­do de co­li­nas que se ali­men­ta ca­si ex­clu­si­va­men­te de

agua sub­te­rrá­nea. Cuan­do lo vi, sin per­ca­tar­me de Lu­cia, di­je: «Ah, vien­do tan­ta agua, sin ser del mar, me doy cuen­ta que en mi país no te­ne­mos na­da». Lu­cia no pro­nun­ció pa­la­bra, pe­ro es­bo­zó me­dia son­ri­sa mien­tras cer­ca de la ori­lla don­de es­tá­ba­mos un cis­ne me­tió la ca­be­za ba­jo el agua tran­qui­la­men­te.

Des­pués, subimos al cas­ti­llo de Rop­po­lo, pa­ra con­tem­plar el pai­sa­je des­de un pun­to ele­va­do. Se­gún la le­yen­da, allí vi­ve el fan­tas­ma de un ca­ba­lle­ro con ar­ma­du­ra y to­do. Al pa­re­cer su com­pa­ñe­ro de ar­mas, ri­val por el amor de una mu­jer, lo em­pa­re­dó en el cas­ti­llo. Al ca­bo de 400 años, al ti­rar un mu­ro, en­con­tra­ron una ar­ma­du­ra con res­tos hu­ma­nos den­tro.

EN LA BUR­CI­NA IN­CLU­SO LAS RAÍ­CES DE LOS ÁR­BO­LES QUIE­REN TO­CAR EL CIE­LO

En el Piamonte siem­pre lle­ga un mo­men­to en el que hay que ci­tar al poeta Car­duc­ci: Biella tra’l mon­te e il ver­deg­giar de’ pia­ni lie­ta guar­dan­te l’ube­re con­va­lle, ch’ar­mi ed ara­tri e a l’ope­ra fu­man­ti ca­mi­ni os­ten­ta.”

¡Car­duc­ci tie­ne ra­zón, cla­ro! So­bre to­do si, co­mo hi­ce yo con Lu­cia, se vi­si­ta el Par­que de la Bur­ci­na. Se tra­ta de una re­ser­va na­tu­ral de 57 hec­tá­reas, que se ha con­ver­ti­do en un ma­cro-par­que ur­bano de Biella. Qui­zás el ve­rano no es el me­jor mo­men­to, pues­to que los ro­do­den­dros y las aza­leas no tie­nen flor.

Lu­cia in­sis­te que ten­dré que volver en pri­ma­ve­ra. Sin em­bar­go, en­tre mag­ní­fi­cos ár­bo­les y un ver­de pai­sa­je, lle­ga­mos a un pun­to don­de las cu­rio­sas raí­ces de un ár­bol sa­len a la su­per­fi­cie y toman una ver­ti­ca­li­dad sor­pren­den­te. En es­te par­que in­clu­so las raí­ces quie­ren to­car el cie­lo. Se tra­ta de neu­ma­tó­fo­ros, un ti­po de raí­ces que sa­len al ex­te­rior pa­ra ob­te­ner oxí­geno.

Cuan­do lle­gó la ho­ra de co­mer, afor­tu­na­da­men­te, en el cen­tro del par­que hay una “ca­ri­na” trat­to­ria fa­mi­liar. La va­rie­dad y abun­dan­cia de los an­ti­pas­ti me pu­so en di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a la pas­ta. ¡Có­mo dis­fru­to co­mien­do en Ita­lia!

ORO­PA CON SU MADONA NE­GRA Y EL MON­TE MU­CRO­NE CON UN PLA­TO DE PO­LEN­TA CON­CIA

“Si vas al Piamonte, de­bes vi­si­tar el san­tua­rio de Oro­pa”. No só­lo me lo di­jo mi bue­na ami­ga Eri­ca, sino cual­quier guía bá­si­ca del nor­te de Ita­lia. Oro­pa es un san­tua­rio ma­riano si­tua­do a los pies de los Al­pes bie­le­ses (1.180 m). Cuan­do en­tré en la Ba­si­li­ca an­ti­ca don­de es­tá la ima­gen de la vir­gen, me sa­lió del co­ra­zón una fra­se en ita­liano: “Mam­ma mia! La ma­don­na è ne­ra co­me la nos­tra ma­don­na di Mon­tse­rrat!”. Efec­ti­va­men­te, la ima­gen de ma­de­ra de la vir­gen con el ni­ño (s. XIII) re­cuer­da la ima­gen ca­ta­la­na. Des­de Oro­pa subimos al la­go Mu­cro­ne en el mon­te del mis­mo nom­bre (2.335 m) con un te­le­fé­ri­co (aquí le lla­man fu­ni­via), que fue su­bien­do con di­li­gen­cia, in­di­fe­ren­te a la nie­bla que lo ro­dea­ba. Co­mo se di­ce en pia­mon­tés: “Quan c’al Mu­crun a l’ha al ca­pel, o ca fa brut o ca fa bel”. Yo soy un po­co más pro­sai­co y le apli­ca­ría una va­rian­te de la Ley de Murphy, que di­ce que, da­do un te­le­fé­ri­co con un pa­no­ra­ma es­pec­ta­cu­lar, ha­brá nie­bla. En cual­quier ca­so, al­gu­na fo­to pu­de to­mar de la im­pre­sio­nan­te cú­pu­la del san­tua­rio. Arri­ba ape­nas pu­di­mos

ver el la­go, pe­ro sí apro­ve­cha­mos el fres­co que la nie­bla tra­jo con­si­go pa­ra to­mar una re­con­for­tan­te po­len­ta con­cia en el re­fu­gio ve­cino.

LA FAN­TA­SÍA ME­DIE­VAL DE RO­SAZ­ZA EN EL VA­LLE DEL CER­VO

Co­mo pa­re­ce que lle­vá­ba­mos buen rit­mo y mi adap­ta­ción a la vi­da piamontesa era acep­ta­ble, Lu­cia me pro­pu­so re­co­rrer el to­rren­te Cer­vo. Lo hi­ci­mos en co­che y pu­di­mos lle­gar has­ta Pie­di­ca­va­llo, el úl­ti­mo pue­blo an­tes de la Val de Aos­ta. Por el tra­yec­to fui­mos pa­san­do al la­do de vie­jas fá­bri­cas tex­ti­les –la ma­yo­ría aban­do­na­das. En el cen­tro se en­cuen­tra Ro­saz­za, una ab­so­lu­ta sor­pre­sa que nin­gún via­je­ro pue­de ima­gi­nar en una zo­na de mon­ta­ña. Es­te pue­ble­ci­to de­be ca­si to­do –in­clu­so su nom­bre– a Fe­de­ri­co Ro­saz­za, quien a fi­na­les del si­glo XIX fi­nan­ció palacios, ca­sas, jar­di­nes, obras pú­bli­cas, in­clu­so el ce­men­te­rio. Des­ta­ca el ro­mán­ti­co cas­ti­llo fal­so-me­die­val con rui­nas de­li­be­ra­das y una es­bel­ta to­rre. Tam­bién tie­ne una bo­ni­ta to­rre el ayun­ta­mien­to, pe­ro a pe­sar de que Lu­cia in­sis­tió en ello, nun­ca recuerdo cuál es la to­rre güel­fa y cuál la gui­be­li­na.

MÚ­SI­CA PA­RA AL­CAN­ZAR LA LU­NA EN MAGNANO

Por la no­che, Lu­cia me pro­pu­so ir a Magnano don­de hay una be­llí­si­ma igle­sia ro­má­ni­ca. “Pe­ro va­mos a ir de no­che?” –le pre­gun­té in­tri­ga­do. Al pa­re­cer des­de ha­ce unos años se ce­le­bra un fes­ti­val de mú­si­ca an­ti­gua con luz de ve­las que apro­ve­cha la be­lle­za de la igle­sia de San Se­con­do (s. XI) y su en­torno. Cuan­do es­tu­vi­mos no­so­tros, el sui­zo Ber­nard Brau­chli in­ter­pre­tó mú­si­ca re­na­cen­tis­ta y ba­rro­ca con

ins­tru­men­tos ori­gi­na­les. Sin em­bar­go, a mi la­do se sen­tó un hom­bre que no pa­ra­ba de de­cir­le a su es­po­sa: “Tu sen­ti qual­co­sa? Non si sen­te nien­te!”. Cier­ta­men­te, es­tos an­ti­guos ins­tru­men­tos son tan su­ti­les que ca­si re­sul­tan inau­di­bles. El maes­tro sui­zo, con su mú­si­ca su­bli­me en la agra­da­ble no­che de agos­to a la luz de las ve­las, in­ten­ta­ba que la au­dien­cia pu­die­ra al­can­zar la lu­na.

HA­CIA DEL TER­CER PA­RAÍ­SO DE LA MANO DE MI­CHE­LAN­GE­LO PIS­TO­LET­TO

Cuan­do uno va Ita­lia, ya sa­be que al­gún día ha­brá que de­jar­se caer a un mu­seo. Tam­bién pu­de ha­cer­lo en Biella, ya que re­sul­ta que aquí na­ció Mi­che­lan­ge­lo Pis­to­let­to, el cé­le­bre

re­pre­sen­tan­te del “Ar­te po­ve­ra”. Por ello ha im­pul­sa­do la Cit­tà­de­llar­te en el edi­fi­cio de una an­ti­gua fábrica tex­til con ma­ra­vi­llo­sas vis­tas so­bre el To­rren­te Cer­vo. En una de las plan­tas se mues­tran al­gu­nas obras del ar­tis­ta de va­rias eta­pas (la cé­le­bre “Co­la del Ar­te po­ve­ra”, la “Ve­nus de los tra­pos”, etc.). Pis­to­let­to tie­ne to­da una fi­lo­so­fía vi­tal y pro­po­ne es­ta­ble­cer un “ter­cer pa­raí­so”, es de­cir, una fór­mu­la que ha­ga com­pa­ti­ble la na­tu­ra­le­za y el mun­do ar­ti­fi­cial crea­do por la mano del hom­bre. Se tra­ta de al­can­zar “un nue­vo equi­li­brio en to­dos los ni­ve­les y ám­bi­tos de la so­cie­dad”. En cual­quier ca­so, mien­tras no al­can­za­mos al ter­cer pa­raí­so, en la plan­ta ba­ja de la Fun­da­ción Pis­to­let­to, Lu­cia y yo to­ma­mos un su­cu­len­to brunch regado con la ex­ce­len­te cer­ve­za Me­na­brea, pro­du­ci­da en Biella.

¿PE­RO HE ES­TA­DO REAL­MEN­TE EN BIELLA?

El via­je lle­ga a su fin y creo que me ha su­ce­di­do co­mo me di­jo Eri­ca. He da­do mu­chas vuel­tas, he subido mon­ta­ñas, he re­co­rri­do ca­mi­nos y bos­ques, he ad­mi­ra­do la­gos, he vi­si­ta­do pue­blos y pai­sa­jes, y ¿Biella? Creo que al la­do de Lu­cia la ciu­dad siem­pre ha ido con­mi­go, pe­ro pa­ra des­pe­dir­me de Biella vuel­vo a su­bir al Piaz­zo. Es­ta vez voy a pie, yo só­lo, pa­seo por las vie­jas ca­lles de la ciu­dad me­die­val. Mi­ran­do ha­cia arri­ba me fi­jo en que hay lu­na lle­na. Es la mis­ma lu­na que me ha acom­pa­ña­do ca­si to­do el via­je. En­ton­ces me doy cuen­ta de que vol­ve­ré a Biella.

Il Piaz­zo di Biella

Ri­cet­to de Can­de­lo, mu­ra­lla

El san­tua­rio de Oro­pa

Oro­pa, Fu­ni­via

El cas­ti­llo de Ro­saz­za

La Ve­nus de los tra­pos de Mi­che­lan­ge­lo Pis­to­let­to

Il Piaz­zo di Biella

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.