Lyon, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad

De pa­seo por una ver­da­de­ra jo­ya del país ga­lo pa­ra dar­se un ba­ño de his­to­ria en una ciu­dad que enamo­ra al via­je­ro

Magellan - - La Mejor Foto De Mi Viaje - TEX­TO Y FOTOS MI­GUEL GALMÉS BONDÍA FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2016

An­ti­gua ca­pi­tal de la Ga­lia du­ran­te el Im­pe­rio Ro­mano, ciu­dad co­mer­cial du­ran­te la Edad Me­dia e im­por­tan­te pla­za co­mer­cial y ban­ca­ria du­ran­te el si­glo XIX, Lyon es hoy la ter­ce­ra ciu­dad de Fran­cia y la se­gun­da área más po­bla­da del país, ade­más de ser Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por su cas­co his­tó­ri­co.

Lyon es ac­tual­men­te una ciu­dad cos­mo­po­li­ta, ri­ca en cul­tu­ra y en ocio, y fá­cil de vi­si­tar. La gran ma­yo­ría de mo­nu­men­tos se en­cuen­tran en su cas­co an­ti­guo, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, de­li­mi­ta­do por la pe­cu­liar to­po­gra­fía de la ciu­dad de co­li­nas y rios.

Sin du­da la zo­na con más en­can­to es el vie­jo Lyon, don­de se en­cuen­tran nu­me­ro­sos edi­fi­cios del período me­die­val y re­na­cen­tis­ta. Pa­tear­lo es sen­ci­llo, la zo­na es­tá pea­to­na­li­za­da y no es ex­ce­si­va­men­te ex­ten­sa. Por la ca­lle prin­ci­pal se en­cuen­tran nu­me­ro­sos tra­bou­les,

pa­sa­jes que atra­vie­san los pa­tios in­te­rio­res de los edi­fi­cios y que fue­ron usa­dos pa­ra ac­ce­der rá­pi­da­men­te a la rivera por ve­ci­nos y co­mer­cian­tes de se­da, y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial por la Re­sis­ten­cia.

En el cen­tro del vie­jo Lyon, re­ca­la­mos en la pla­za de Saint Jean con la ca­te­dral que lle­va el mis­mo nom­bre y que es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Se co­men­zó a cons­truir en el año 1180 so­bre los res­tos ro­ma­nos de otro edi­fi­cio y las obras no fi­na­li­za­ron has­ta 300 años más tar­de, mez­clan­do los es­ti­los ro­má­ni­co y gó­ti­co. El in­te­rior al­ber­ga un es­pec­ta­cu­lar re­loj as­tro­nó­mi­co del si­glo XIV cons­trui­do ba­jo la creen­cia de que el sol gi­ra­ba al­re­de­dor de la Tie­rra y cu­ya pró­xi­ma fe­cha exac­ta se­rá en 2019.

La ba­sí­li­ca de No­tre-Da­me de Four­viè­re co­ro­na la co­li­na que lle­va el mis­mo nom­bre,

a la que se pue­de ac­ce­der con el fu­ni­cu­lar, muy cer­ca de la Ca­te­dral. So­bre los te­rre­nos don­de en la an­ti­güe­dad se ubi­ca­ba un fo­ro ro­mano, en la an­ti­gua ciu­dad ro­ma­na en­ton­ces lla­ma­da Lug­du­num, y más tar­de una igle­sia, se le­van­tó en el si­glo XIX es­ta ba­sí­li­ca de cua­tro to­rres y un cam­pa­na­rio que es vi­si­ble des­de cual­quier pun­to de la ciu­dad y que se ha con­ver­ti­do en el mi­ra­dor por ex­ce­len­cia de la ciu­dad y en to­do un icono de Lyon.

Si el ex­te­rior re­sul­ta gran­dio­so, el in­te­rior de la ba­sí­li­ca es es­pec­ta­cu­lar y prác­ti­ca­men­te to­das sus pa­re­des es­tán cu­bier­tas de mo­sai­cos, co­sa que con­tras­ta con el pi­so in­fe­rior en el que se en­cuen­tra otro san­tua­rio mu­cho más aus­te­ro y os­cu­ro, por­que en reali­dad la ba­sí­li­ca lo for­man dos iglesias. Una en­ci­ma de la otra.

No muy le­jos de la Ba­sí­li­ca se en­cuen­tran los res­tos ro­ma­nos más vi­si­bles de la ciu­dad. Re­sul­ta in­tere­san­te la vi­si­ta a los dos tea­tros, res­tau­ra­dos y que a˙n se uti­li­zan pa­ra al­gu­nos es­pec­tácu­los. En es­ta co­li­na na­ció la ciu­dad ro­ma­na Lug­du­num en el año 43A.C so­bre una for­ti­fi­ca­ción cel­ta an­te­rior con­vir­tién­do­se

en la ca­pi­tal de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ro­ma­nas en Las Ga­lias.

Nos aden­tra­mos en la Pres­qu’île, una pe­que­ña pe­nín­su­la en­tre los ríos Sao­na y Ró­dano que an­ta­ño fue zo­na del desa­rro­llo in­dus­trial, de im­pre­so­res y li­bre­ros don­de ade­más se en­con­tra­ban nu­me­ro­sas iglesias y con­ven­tos que hoy to­da­vía si­guen en pie. Ac­tual­men­te es el au­tén­ti­co cen­tro de la ciu­dad y jun­to con el Vie­jo Lyon se re­par­ten los mo­nu­men­tos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

El ac­ce­so a la pe­nín­su­la se ha­ce por me­dio de puen­tes, des­de los cua­les se pue­de con­tem­plar el trá­fi­co na­ve­ga­ble de los dos ríos y

ac­ce­der fá­cil­men­te a las ri­ve­ras don­de, si ha­ce buen tiem­po, la gen­te apro­ve­cha pa­ra ha­cer de­por­te, ca­mi­nar o im­pro­vi­sar ro­mán­ti­cas ce­nas al atar­de­cer.

Pe­ro si se quie­re ha­cer ejer­ci­cio de pier­nas bas­ta con acer­car­se al ba­rrio de Croix-Rous­se ha­cia el nor­te, no muy le­jos de la pla­za del ayun­ta­mien­to, don­de las ca­lles que has­ta aho­ra eran pla­nas se con­vier­ten en em­pi­na­das cues­tas o lar­gas es­ca­le­ras y que en el si­glo XIX fue po­pu­lar por la in­dus­tria de la se­da. Aquí los ro­ma­nos tam­bién edi­fi­ca­ron y hoy se pue­de con­tem­plar los res­tos de un an­ti­guo an­fi­tea­tro del si­glo I.

To­do es­fuer­zo tie­ne su re­com­pen­sa, y lle­gar has­ta lo al­to de Croix-Rous­se me­re­ce la pe­na por las vis­tas.

Pe­ro no so­lo la pe­lí­cu­la de los Lu­mie­re ha­ce uni­ver­sal a es­ta ciu­dad. Lyon ha da­do per­so­na­jes cé­le­bres pa­ra la his­to­ria, co­mo los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos Clau­dio y Ca­ra­ca­lla o el fa­mo­so avia­dor y es­cri­tor An­toi­ne de Sain­tE­xu­péry, pa­dre de El Prin­ci­pi­to. En el mu­ral de los Lio­ne­ses se pue­de re­co­no­cer a los per­so­na­jes ilus­tres de la his­to­ria de Lyon.

Y es que Lyon ha re­sul­ta­do ser to­da una jo­ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.