Túnez, la puer­ta del Saha­ra

Re­co­rri­do por el de­sier­to en una ex­pe­rien­cia úni­ca e in­ten­sa en­tre pai­sa­jes que pa­re­cen for­mar par­te de una ga­la­xia muy le­ja­na

Magellan - - App De Viajes - TEX­TO Y FOTOS JOR­DI CA­NAL-SO­LER FE­CHA DEL VIA­JE 31/03/2017 A 05/04/2017

Son las cin­co y me­dia de la ma­dru­ga­da y ha­ce frío. Es­toy de pie so­bre la are­na, mi­ran­do al es­te. En po­cos mi­nu­tos sal­drá el sol y su luz em­pe­za­rá a ba­ñar de co­lor ro­jo las du­nas que ten­go a mi es­pal­da. El si­len­cio es abru­ma­dor. No se es­cu­cha ni el vien­to. Pa­re­ce­ría co­mo si aquí, en el de­sier­to de Túnez, a las puer­tas del gran Saha­ra, la vi­da no exis­te. Co­mo en un le­jano pla­ne­ta es­té­ril y ro­co­so. Pe­ro a mis pies veo unas minúsculas pi­sa­das: son de pe­que­ños es­ca­ra­ba­jos adap­ta­dos a la di­fí­cil vi­da del de­sier­to. Y un po­co más allá, dis­tin­go las hue­llas de un pe­que­ño pá­ja­ro. Lo veo des­pués, me­dio acu­rru­ca­do en­tre las ra­mas de un ar­bus­to cer­cano. Hay unos cuan­tos ma­to­jos, aquí y allá, cu­ya es­ca­sez mar­ca el trán­si­to en­tre la zo­na de ro­ca se­ca y el de­sier­to de are­na. Es aquí don­de es­tá ins­ta­la­do el cam­pa­men­to don­de he pa­sa­do la no­che: la úl­ti­ma avan­za­di­lla de la ci­vi­li­za­ción an­tes

de aden­trar­se en el in­hós­pi­to de­sier­to. Aquí las con­di­cio­nes no son lu­jo­sas, pe­ro lo que se bus­ca es la sen­ci­llez pa­ra po­der dis­fru­tar de una no­che en la are­na: un ca­mas­tro ba­jo una cur­ti­da tien­da, una hai­ma don­de co­mer y to­do el an­cho de­sier­to pa­ra dis­fru­tar­lo. El ali­men­to es igual­men­te sim­ple pe­ro sa­bro­so: un pan be­re­ber co­ci­na­do en bra­sas so­bre la are­na pa­ra acom­pa­ñar una so­pa chor­ba y ca­bri­to con arroz. Y des­pués un pa­seo noc­turno ba­jo el cie­lo es­tre­lla­do en el que la Vía Lác­tea trans­por­ta­ba mi mi­ra­da ha­cia los con­fi­nes del uni­ver­so. Hay al­go de su­bli­me, de eterno e in­abar­ca­ble en una no­che en el de­sier­to. Una es­pe­cie de ver­sión noc­tur­na de El Cie­lo

Pro­tec­tor de Paul Bow­les que a me­di­da que se trans­for­ma con las ho­ras pa­sa de un aco­ge­dor abra­zo es­te­lar (co­mo el que la dio­sa Nut da­ba en el an­ti­guo Egip­to) has­ta el im­pla­ca­ble horno del sol al me­dio­día.

Pe­ro ya lo di­jo el Prin­ci­pi­to en el li­bro de Saint-Exu­péry: “Lo que em­be­lle­ce el de­sier­to es que es­con­de un po­zo en al­gu­na par­te”. Y aquí, a las puer­tas del Saha­ra de Túnez, hay po­zos que mar­can el lí­mi­te de lo ha­bi­ta­ble. Cer­ca del cam­pa­men­to se en­cuen­tra el Oa­sis de Ksar Ghi­la­ne, la úl­ti­ma es­tri­ba­ción de la vi­da en el de­sier­to me­ri­dio­nal del país, ahí don­de em­pie­za el Gran Erg Orien­tal, un mar de du­nas que se ex­tien­de ha­cia la ve­ci­na Ar­ge­lia. Un ma­nan­tial de aguas sul­fu­ro­sas bro­ta de la are­na a ca­si cua­ren­ta gra­dos cen­tí­gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra. A me­di­da que se re­fres­ca el agua es con­du­ci­da por pe­que­ños con­duc­tos y ca­na­les ha­cia los cam­pos cer­ca­nos, don­de una cin­cuen­te­na de fa­mi­lias cul­ti­va pal­me­ras de dá­ti­les y vi­ve de los re­ba­ños de ove­jas.

An­tes de que los ata­ques in­te­gris­tas de El Bar­do, Túnez y Su­sa hi­cie­ran re­du­cir drás­ti­ca­men­te el tu­ris­mo del país, Ksar Ghi­la­ne re­ci­bía tam­bién la vi­si­ta de un nu­tri­do gru­po de vi­si­tan­tes con sed de aven­tu­ras de­sér­ti­cas. Aho­ra, a me­di­da que el mie­do em­pie­za a des­apa­re­cer y el país se em­pie­za a re­cu­pe­rar co­mo des­tino tu­rís­ti­co, las ofer­tas re­crea­ti­vas se mul­ti­pli­can. Un par de cam­pa­men­tos en me­dio del oa­sis per­mi­te sa­bo­rear la vi­da nó­ma­da con el fres­cor de la som­bra de las pal­me­ras y los ba­ños noc­tur­nos en el ma­nan­tial. Des­de aquí se ini­cian al­gu­nas tra­ve­sías del Gran Erg en ca­ra­va­nas de ca­me­llos con

des­tino a Touz o Do­zeur. Pe­ro el gran atrac­ti­vo de Ksar Ghi­la­ne es un pe­que­ño fuer­te de pie­dra, si­tua­do en lo al­to de una pe­que­ña co­li­na a ape­nas cua­tro ki­ló­me­tros del oa­sis que do­mi­na el mar de are­na. So­lo que­dan las pa­re­des y los ta­bi­ques que se­pa­ra­ban va­rias ha­bi­ta­cio­nes en su in­te­rior, y la are­na se amon­to­na en un par de sus cos­ta­dos. Uno se ima­gi­na a los sol­da­dos de la Le­gión Fran­ce­sa de­fen­dien­do el re­cin­to de los ata­ques tua­regs, pe­ro el fuer­te de Ti­sa­var tie­ne más de Quo Va­dis que de Beau Ges­te: se tra­ta de un fuer­te cons­trui­do por los ro­ma­nos en el si­glo II d.C. pa­ra con­tro­lar su fron­te­ra más me­ri­dio­nal. La im­por­tan­cia de las en­ton­ces ru­tas co­mer­cia­les en­tre las ciu­da­des ale­da­ñas al de­sier­to se ejem­pli­fi­ca con el des­ta­ca­men­to de un con­tin­gen­te de la Ter­ce­ra Le­gión Au­gus­ta, des­ti­na­da al Li­mes Tri­po­li­ta­nus pa­ra de­fen­der las ca­ra­va­nas que iban a Dhahar y, de pa­so, el Im­pe­rio. En el din­tel de la puer­ta de en­tra­da a una de las sa­las va­cías se lee una ins­crip­ción. Iov Opt Max Vic [Io­vi Op­ti­mo Ma­xi­mo Vic­to­ri]: Jú­pi­ter el me­jor, el más gran­de, el más vic­to­rio­so. En me­dio de la so­le­dad del de­sier­to, los sol­da­dos ro­ma­nos qui­sie­ron atraer a unos dio­ses que se­gu­ra­men­te no les ha­cían ni ca­so en un lu­gar tan ale­ja­do.

Tu­vie­ron que pa­sar ca­si dos mi­le­nios pa­ra que otras ins­crip­cio­nes fue­ran de­ja­das por mi­li­ta­res. A un ki­ló­me­tro del fuer­te, en un pi­lar de hor­mi­gón blan­quea­do que se re­cue­ce ba­jo el sol se en­cuen­tra una pla­ca que de­ta­lla el re­sul­ta­do de la ba­ta­lla de Ksar Ghi­la­ne

en­tre los fran­ce­ses y los ale­ma­nes de Rom­mel: “Aquí, del 23 de fe­bre­ro al 10 de mar­zo de 1943 el Ge­ne­ral Le­clerc y la Fuer­za L, ve­ni­dos del Chad, so­por­ta­ron vic­to­rio­sa­men­te el asal­to de las fuer­zas enemi­gas, a quie­nes in­fli­gie­ron gra­ves pér­di­das”.

Esa ba­ta­lla ter­mi­nó ha­ce más de me­dio si­glo, pe­ro hoy en día si­gue ha­bien­do ca­da día mil ba­ta­llas en el de­sier­to des­de ha­ce si­glos: la de los be­re­be­res y tua­reg que ca­da día so­bre­vi­ven en uno de los me­dios más hos­ti­les del pla­ne­ta. Mo­ver­se por aquí, en el ca­lor del me­dio­día, es ago­ta­dor. El sol ame­na­zan­te pen­de del cie­lo co­mo una es­pa­da de Da­mo­cles de fue­go. Y aun así, hay quien vi­ve aquí. No so­lo en los oa­sis, sino tam­bién en el mis­mo de­sier­to. Yen­do ha­cia el es­te, si­guien­do la ca­rre­te­ra ha­cia Ta­taoui­ne, se cru­za un yer­mo pe­dre­gal de ro­cas y are­na. Ape­nas se ven ar­bus­tos re­se­cos, y el ai­re acon­di­cio­na­do del to­do­te­rreno en el que via­jo ca­mu­fla en par­te el so­fo­can­te ca­lor del ex­te­rior. De pron­to, me pa­re­ce ver un es­pe­jis­mo. Una ove­ja que atra­vie­sa rá­pi­da la ca­rre­te­ra y se reúne con un pe­que­ño re­ba­ño. Lue­go veo un par de pe­rros, con la len­gua col­gan­te y el pe­lo an­dra­jo­so. Y fi­nal­men­te un pas­tor, ca­si cu­bier­to por com­ple­to con una lar­ga chi­la­ba azul y un tur­ban­te blan­co. Trae un pe­que­ño cor­de­ro en los bra­zos. No pue­do evi­tar pa­rar el co­che y ba­jar­me pa­ra sa­lu­dar­lo. Ten­drá unos trein­ta años, pe­ro el vien­to se­co, el ca­lor y el pol­vo lo han en­ve­je­ci­do has­ta pa­re­cer ca­si vein­te años más vie­jo. El tra­ba­jo de los pas­to­res del de­sier­to es du­ro. Pa­ra em­pe­zar, el re­ba­ño que con­du­cen no es su­yo, sino de un amo a quien tie­nen que dar cuen­tas tan­to de las ove­jas que

mue­ren co­mo de las que na­cen. En sus bra­zos trae a un pe­que­ño cor­de­ro de ape­nas tres días, al que to­da­vía le cuel­ga el cor­dón um­bi­li­cal re­se­co. Es du­ra la vi­da del pas­tor aquí: iti­ne­ran­te y nó­ma­da por fuer­za, re­co­rre con su re­ba­ño el pe­dre­gal bus­can­do los es­ca­sos ar­bus­tos de los que se ali­men­tan sus bes­tias. Trae con­si­go un po­co de ha­ri­na y ca­da día se cue­ce un pan con as­cuas y are­na. A pe­sar de pa­re­cer un lu­gar sin agua, el de­sier­to es­con­de

po­zos aquí y allá, y los pas­to­res sa­ben dón­de en­con­trar­los. Las ove­jas pue­den be­ber una vez ca­da dos días en ve­rano o in­clu­so dos ve­ces por se­ma­na en in­vierno, así que un re­ba­ño ham­brien­to pue­de re­co­rrer lar­gas dis­tan­cias en­tre po­zo y po­zo.

–Co­mo mí­ni­mo de al­go es­ta­rá se­gu­ro aquí en el de­sier­to –le co­men­to a tra­vés de mi in­tér­pre­te–, que no ha­brá ani­ma­les que se co­man a sus ove­jas, ¿no?

El pas­tor es­cu­cha la pre­gun­ta y en­se­gui­da res­pon­de, ges­ti­cu­lan­do co­mo quien dispara una es­co­pe­ta de fe­ria. –¿Qué ha di­cho? –le pre­gun­to al in­tér­pre­te. –Di­ce que aquí en el de­sier­to tam­bién hay ani­ma­les no­ci­vos. So­bre to­do el lo­bo, que ha re­gre­sa­do. Mu­chos de los pas­to­res lle­van tram­pas pa­ra ca­zar­los que dis­po­nen al­re­de­dor

del cam­pa­men­to en el que duer­men. Los más ri­cos, los que pue­den per­mi­tír­se­lo, in­clu­so traen una es­co­pe­ta pa­ra dis­pa­rar­les…

Vuel­vo azo­ra­do al co­che. El lo­bo se ha­bía ex­tin­gui­do ha­cía si­glos, pe­ro pa­re­ce que es­tá vol­vien­do. Ya lo hi­zo en Ma­rrue­cos y en Ar­ge­lia. Y aho­ra apa­re­ce en Túnez. El de­sier­to, po­co a po­co, ofre­ce más sor­pre­sas… Ya no me ex­tra­ña ver a un re­ba­ño de dro­me­da­rios sal­va­jes cru­zar la ca­rre­te­ra a pa­so ágil pa­ra des­apa­re­cer po­co des­pués tras el ho­ri­zon­te.

La vi­da hu­ma­na, co­mo la ani­mal, se adap­tó al me­dio. Los be­re­be­res, la po­bla­ción lo­cal del sur de Túnez lo hi­cie­ron gra­cias a su in­ven­ti­va. De re­gre­so al es­te, la ca­rre­te­ra se aden­tra en las mon­ta­ñas de Ta­taoui­ne. Pa­ra­mos en el pe­que­ño pue­blo de Che­ni­ni, un vi­llo­rrio be­re­ber con dos par­tes di­fe­ren­cia­das: en un va­lle la par­te mo­der­na, de ca­sas pe­que­ñas con an­te­na pa­ra­bó­li­ca. Y en la ci­ma de una pe­que­ña co­li­na que do­mi­na el va­lle se en­cuen­tra el pue­blo vie­jo, que da­ta del si­glo XII d.C. y es­tá me­dio aban­do­na­do. Sus es­truc­tu­ras se­mi­de­rrui­das son ma­yo­ri­ta­ria­men­te gra­ne­ros pro­tec­to­res uni­dos por una mu­ra­lla de­fen­si­va. Se tra­ta de una de las cons­truc­cio­nes más tí­pi­cas de la re­gión. Los se­mi-nó­ma­das be­re­be­res cul­ti­va­ban grano y lo te­nían que al­ma­ce­nar pa­ra que les du­ra­ra to­do el año, pe­ro tam­bién te­nían re­ba­ños de ca­bras y ove­jas que de­bían lle­var a pas­tar le­jos. La so­lu­ción la en­con­tra­ron cons­tru­yen­do unos gra­ne­ros for­ti­fi­ca­dos que pro­te­gían sus re­ser­vas de los ata­ques de tri­bus ve­ci­nas mien­tras se mar­cha­ban con sus re­ba­ños. Se ini­ció así la cons­truc­ción de los ksour (sin­gu­lar ksar), gra­ne­ros for­ti­fi­ca­dos. Hay mu­chos re­par­ti­dos por la re­gión. El de Che­ni­ni no es es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo, pe­ro sí lo es el pue­blo, so­bre to­do la vis­ta des­de la ci­ma, don­de

se dis­tin­guen las rui­nas del an­ti­guo ksour en lo al­to de la co­li­na y las ca­sas mo­der­nas en el va­lle, con la mez­qui­ta blan­ca y re­lu­cien­te flo­tan­do en la pie­dra ro­ji­za de la mon­ta­ña. Pa­seo por en­tre las rui­nas y sor­teo un par de tien­das de re­cuer­dos que ven­den prin­ci­pal­men­te man­tas be­re­be­res y ro­sas del de­sier­to. Al pa­sar jun­to a la mez­qui­ta los al­ta­vo­ces em­pie­zan a emi­tir a to­do vo­lu­men una las­ti­me­ra lla­ma­da del mue­cín que re­so­na­ba en to­do el va­lle. Es me­dio­día y lla­ma a los fie­les a re­zar. A mí me lla­ma la sed, así que me di­ri­jo a un pe­que­ño ca­fé jun­to al apar­ca­mien­to, don­de pi­do un té con men­ta. Es­tá ca­lien­te, ca­si que­ma, pe­ro me re­fres­ca es­tar ba­jo la som­bra de

un tol­do pro­vi­sio­nal ins­ta­la­do jun­to al ca­fé. En el in­te­rior del lo­cal veo la ban­de­ra Ama­zigh. Aquí to­dos son be­re­be­res, or­gu­llo­sos de sus orí­ge­nes le­ja­nos y su con­tac­to es­tre­cho con es­te te­rri­to­rio.

A la lar­go de la ca­rre­te­ra ha­cia la cos­ta se pa­sa por otros ksour que son más es­té­ti­cos que el de Che­ni­ni. Uno de ellos es el de Ksar Ha­llouf, una for­ti­fi­ca­ción del si­glo XVIII que pro­te­ge un cen­te­nar de ghor­fas, los gra­ne­ros par­ti­cu­la­res que per­te­ne­cían a las di­fe­ren­tes fa­mi­lias que se ha­bían uni­do pa­ra cons­truir­los. Aquí in­clu­so hay una pe­que­ña al­ma­za­ra (masr), un mo­lino de pie­dra pa­ra ob­te­ner el acei­te a par­tir de las oli­vas. En los cam­pos ale­da­ños ya no se cul­ti­van oli­vos, pe­ro a po­cos ki­ló­me­tros de aquí ya se en­cuen­tran los ex­ten­sos oli­va­res que pro­du­cen el ex­ce­len­te acei­te de Túnez. El país es el cuar­to pro­duc­tor mun­dial de acei­te de oli­va del mun­do, con un 60% de sus cam­pos de­di­ca­dos a es­te cul­ti­vo, y lo bueno del acei­te tu­ne­cino es que las du­ras con­di­cio­nes el am­bien­te au­men­tan su con­te­ni­do en an­ti­oxi­dan­tes.

Los pe­que­ños gra­ne­ros no son más que es­tre­chos al­ma­ce­nes de ac­ce­so por pe­que­ñas aperturas. Pa­ra eco­no­mi­zar el es­pa­cio se han cons­trui­do unos en­ci­ma de otros, has­ta una al­tu­ra de tres o cua­tro pi­sos al­can­za­bles con es­ca­le­ras de ma­de­ra o de obra. Uno de los más fa­mo­sos es el Ksar Had­da­da, en el nor­te de Ta­taoui­ne. Si a un ci­né­fi­lo le sue­na el lu­gar es nor­mal: los an­ti­guos gra­ne­ros de Had­da­da sa­lie­ron en Epi­so­dio I de la se­rie de la Gue­rra de las Ga­la­xias. Geor­ge Lu­cas, el di­rec­tor y crea­dor de la sa­ga de Star Wars co­no­ció Túnez en su ju­ven­tud y lo es­co­gió co­mo lu­gar pa­ra

ro­dar las es­ce­nas del pla­ne­ta don­de vi­ve el pro­ta­go­nis­ta, Lu­ke Sky­wal­ker. In­clu­so usó el nom­bre de la re­gión co­mo nom­bre del pla­ne­ta: Ta­tooi­ne. Fil­ma­da en Ma­ta­ma­ta (en va­rias ca­sas ex­ca­va­das en el sue­lo), en las mon­ta­ñas y en las du­nas, en la tri­lo­gía nue­va se usa­ron tam­bién las ghor­fas de Ksar Had­da­da co­mo una de las ca­sas don­de vi­ve la abue­la de Lu­ke. Res­tau­ra­das, en­ca­la­das y pin­ta­das pa­ra la pe­lí­cu­la, los pro­pie­ta­rios de­ci­die­ron apro­ve­char el ti­rón co­mer­cial de la pe­lí­cu­la pa­ra con­ver­tir­lo en un ho­tel don­de los fans de Star Wars o via­je­ros in­tere­sa­dos pue­den dor­mir en fres­cas ha­bi­ta­cio­nes que ha­bían si­do an­ti­guos gra­ne­ros. No son muy gran­des, pues­to que nun­ca fue­ron pen­sa­dos pa­ra dor­mir en ellos, pe­ro sin du­da son una bue­na ma­ne­ra de co­no­cer muy de cer­ca el in­ge­nio de un pue­blo que su­po adap­tar­se a su en­torno. Geor­ge Lu­cas lo re­co­no­ció y lo ho­me­na­jeó lla­man­do a una de las lu­nas del pla­ne­ta Ta­tooi­ne co­mo uno de los ksour más bo­ni­tos de Túnez: Che­ni­ni.

Pe­ro lo me­jor de to­do es que es­te de­sier­to be­llo y agres­te a par­tes igua­les, ama­ble y cruel en la mis­ma pro­por­ción, es­tá mu­cho más cer­ca de ca­sa que cual­quier pla­ne­ta “En una ga­la­xia muy muy le­ja­na”, así que so­lo ha­ce fal­ta co­ger un avión o un bar­co pa­ra ir a vi­si­tar­lo. Las na­ves es­pa­cia­les, de mo­men­to, no son ne­ce­sa­rias…

Par­te nue­va y vie­ja de Che­ni­ni

Oa­sis de Ksar Ghi­la­ne

Fuer­te de Ti­sa­var en Ksar Ghi­la­ne

Ins­crip­ción la­ti­na en el fuer­te de Ti­sa­var

Ju­gan­do con la are­na

Pas­tor de ove­jas del de­sier­to

Mez­qui­ta y Ksar de Che­ni­ni

Sir­vien­do té con men­ta

Ksar Ha­llouf

Ha­cien­do pan be­re­ber

Ksar Had­da­da

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.