21 días de via­je por Pe­rú

Un via­je so­ña­do en el que los lu­ga­res ima­gi­na­dos una y mil ve­ces su­pe­ran con cre­ces to­das las ex­pec­ta­ti­vas

Magellan - - App De Viajes - TEX­TO Y FOTOS JU­LIA MANERO FE­CHA DEL VIA­JE MA­YO 2016

¡ Por fin! Des­pués de mu­chos años desean­do co­no­cer es­te pre­cio­so país, en ma­yo em­pren­di­mos nues­tro ma­ra­vi­llo­so via­je de 21 días. Con el cam­bio de ho­ra­rio, ate­rri­za­mos la ma­dru­ga­da del día 21 en Li­ma, des­car­ga­mos el equi­pa­je en el ho­tel Me­liaLi­ma­don­dep asa­ría­mos 5 no­ches; ya alas 9 de la ma­ña­na, nos en­con­trá­ba­mos en el cen­tro de la ciu­dad dis­pues­tos a des­cu­brir la ca­pi­tal.

¡Tan­tas co­sas por vi­si­tar! La Qo­ri­kan­cha, el Mu­seo Lar­co, la ce­na con el show es­pec­tácu­lo en “La Da­ma Jua­na”, la ba­sí­li­ca Catedral de Li­ma, la ca­sa de Fran­cis­co Pi­za­rro, la de Die­go de Al­ma­gro y la ma­ra­vi­llo­sa Ca­sa de Osam­be­la Oquen­do(sú­per re­co­men­da­da), tam­bién la Se­de del Cen­tro Cul­tu­ral In­ca de Gar­ci­la­so de la Ve­ga, que a día de hoy, es un mo­nu­men­to his­tó­ri­co y ac­tual­men­te es la se­de de la Aca­de­mia Pe­rua­na de la Len­gua, aquí en es­te pre­cio­so lu­gar, tu­ve el ho­nor de sen­tar­me en la bu­ta­ca que ac­tual­men­te ocu­pa y usa don Mario Var­gas Llo­sa. Des­de aquí, se pue­do ob­ser­var el Ba­rran­co, Mi­ra­flo­res, San Isi­dro, vi­mos des­de ahí tam­bién sus ma­ra­vi­llo­sas vis­tas al Océano Pa­cí­fi­co.

Em­pe­za­mos nues­tro cir­cui­to de 15 días con la lí­nea de au­to­bu­ses Pull­man de la Cruz del Sur; pri­me­ra pa­ra­da, Pa­ra­cas, vi­si­ta de la Re­ser­va Na­cio­nal de Pa­ra­cas re­fu­gio de lo­bos ma­ri­nos, pin­güi­nos, fla­men­cos y otras aves. Pre­cio­so lu­gar.

Al día si­guien­te tour a las Is­las Ba­lles­tas, se­rían co­mo “Las is­las Ga­lá­pa­gos” de Pe­rú, aquí pu­di­mos con­tem­plar, her­mo­sos pa­ra­jes con mu­chas (di­cen que mi­llo­nes) aves

ma­ri­nas y lo­bos ma­ri­nos y co­mo no, sus es­pec­ta­cu­la­res pla­yas.

Sa­li­mos pa­ra Naz­ca, emo­cio­na­dos, em­pe­zá­ba­mos a te­ner ner­vios, y en un “plis” nos en­con­tra­mos subidos en una avio­ne­ta, so­bre­vo­lan­do por en­ci­ma de las fa­mo­sas lí­neas de Naz­ca; pu­di­mos com­pro­bar nu­me­ro­sas lí­neas ca­va­das en el pé­treo de­sier­to di­bu­jan­do for­mas co­mo un pe­rro, un mono, un ave, una ara­ña y al­gu­na fi­gu­ra más. Una ex­pe­rien­cia re­co­men­da­ble.

Van pa­san­do los días y es­ta­mos en­can­ta­dos con es­te via­je.

Muy ilu­sio­na­dos, par­ti­mos pa­ra Are­qui­pa, sú­per in­tere­san­te es­ta ciu­dad Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO co­no­ci­da co­mo “La Ciu­dad Blan­ca”, no­so­tros hi­ci­mos un City Tour por la ciu­dad, vi­si­ta­mos

el Con­ven­to de San­ta Ca­ta­li­na, así co­mo los Mi­ra­do­res del Car­men y el de la Ya­nahua­ra, pa­sea­mos por el ba­rrio de San Lá­za­ro, vi­si­tan­do el Mo­nas­te­rio San­ta Ca­ta­li­na y su Pla­za de Ar­mas, sin de­jar de con­tem­plar la fan­tás­ti­ca Catedral con sus claus­tros y la cú­pu­la de San Ig­na­cio,bueno, bueno, pa­ra que­dar­te allí a vi­vir.

Pa­san los días y em­pe­za­mos a no­tar el can­san­cio, los días son in­ten­sos pe­ro es­ta­mos con­ten­tos ya que ma­ña­na lle­ga­re­mos a Ca­ñón del Col­ca, (es­toy un po­co ner­vio­sa por­que su­pe­raré la prue­ba del mal de al­tu­ra, ya que su­bire­mos a 5.000 Mts.)

De ca­mino al Ca­ñón, pa­sa­mos por Pam­pa Ca­ñahuas, re­ser­va Na­cio­nal de Agua­da Blan­ca; dis­fru­tan­do de los es­tre­chos ca­mi­nos que ofre­ce la ca­rre­te­ra , aun­que es­tre­cha, se­gu­ra; tam­bién nos di­ver­ti­mos mu­cho en el tra­yec­to ha­cien­do fotografías y dis­fru­tan­do de las ca­ri­tas de asom­bro de vi­cu­ñas y al­pa­cas a nues­tro pa­so.

Y al fin lle­ga­mos al Mi­ra­dor de la Cruz, don­de pu­di­mos dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble al ver a los cón­do­res en su há­bi­tat, ver­les vo­lar fue ma­ra­vi­llo­so, y ade­más nos re­ga­la­ron va­rias pi­rue­tas.

Por la tar­de lle­ga­mos a Chi­vay, re­co­men­da­ble y re­con­for­tan­te por sus aguas ter­ma­les. Un ba­ñi­to y a des­can­sar.

En el ecua­dor de nues­tro cir­cui­to, lle­ga­mos a Puno. Des­de allí, na­ve­ga­mos por el La­go Ti­tica­ca y des­pués de una tra­ve­sía de ca­si una ho­ra con ma­ra­vi­llo­sos pai­sa­jes a am­bos la­dos del la­go, lle­ga­mos a la Is­la de Uros. In­des­crip­ti­ble, tie­nes que es­tar allí y vi­vir de cer­ca a sus po­bla­do­res y na­ti­vos, muy bien or­ga­ni­za­dos,

ellos nos mos­tra­ron sus ver­da­de­ras ac­ti­vi­da­des an­ces­tra­les, nos mos­tra­ron el in­te­rior de sus ca­sas, ju­ga­mos con sus ni­ños y es­cu­cha­mos con aten­ción los re­la­tos de su día a día.

Buff tan­tas co­sas por ver, tan­to por des­cu­brir, me de­jo tan­to que ex­pli­car, co­mo por ejem­plo sa­ber que es muy in­tere­san­te vi­si­tar la Is­la de Ta­qui­le. Tie­nes que ir a Pe­rú pa­ra vi­vir ca­da rin­cón que es­con­de.

Día ago­ta­dor, va­mos a des­can­sar, ma­ña­na de nue­vo en el Pull­man de La Cruz del Sur, ha­cia Cus­co, emo­cio­na­da y ner­vio­sa pe­ro me si­go en­con­tran­do bien, no ten­go sín­to­mas del mal de al­tu­ra, de to­dos mo­dos ha­ce tres días em­pe­cé a to­mar las pas­ti­llas que allí re­co­mien­dan y que se en­cuen­tran en to­das las far­ma­cias, se lla­man se­ro­che (pa­la­bra que­chua). Idio­ma que ha­bla al­gu­na de las per­so­nas que nos va­mos en­con­tran­do por el ca­mino, aun­que el es­pa­ñol es el idio­ma por ex­ce­len­cia.

A la lle­ga­da vi­si­ta­mos la her­mo­sa Cus­co, su pla­za de ar­mas, Tem­plo de Ko­ri­kan­cha, Tam­bo­ma­chay, Pu­ca­pu­ca­ra y Sac­say­hua­man.

Des­can­sa­mos y des­pués de desa­yu­nar em­pren­de­mos ca­mino al Va­lle Sa­gra­do de los In­cas, ubi­ca­do en el Va­lle Uru­bam­ba en­tre los pue­blos de Pí­sac y Ollan­tay­tam­bo, en to­do el país pu­di­mos dis­fru­tar de su gran gas­tro­no­mía, pe­ro muy en es­pe­cial en to­da es­ta zo­na, con sus ri­quí­si­mas com­bi­na­cio­nes de verduras, car­nes y su fa­mo­so ce­vi­che ( pla­to tí­pi­co de la zo­na), ade­más de sus pre­cio­sos y au­tén­ti­cos res­tau­ran­tes.

Si es sa­bi­do que Pe­rú es má­gi­co, enig­má­ti­co y fan­tás­ti­co, yo pu­de com­pro­bar­lo a la lle­ga­da a Ollan­tay­tam­bo, lo re­cuer­do con mu­cha emo­ción.

Ha­ced la prue­ba, si te­néis la suer­te de vi­si­tar­lo, de­ja­ros lle­var, se res­pi­ra mu­cho amor, mu­cha fan­ta­sía y vais a per­ci­bir mu­cha ma­gia.

Ya pa­ra el atar­de­cer, nos di­ri­gi­mos en un fa­bu­lo­so tren, el ex­pe­di­tion con ven­ta­nas en el te­cho pa­ra no per­der­nos ni el más pe­que­ño de los de­ta­lles du­ran­te nues­tro tra­yec­to ca­mino a Aguas Ca­lien­tes, aquí es des­de don­de,(y des­pués de un ma­dru­gón) subimos a un mi­ni­bus pa­ra lle­gar al tan es­pe­ra­do Ma­chu Pic­chu.

¡Im­pre­sio­nan­te! No hay pa­la­bras pa­ra ex­pli­car­lo. Hay que vi­vir allí la esen­cia de lo que se ve y se sien­te.

Pa­ra­mos pa­ra con­tem­plar el re­loj so­lar, el tem­plo de las tres ven­ta­nas, el to­rreón cir­cu­lar que es sú­per in­tere­san­te. To­do es­to es­ta cir­cun­da­do por el tan be­llí­si­mo e im­pre­sio­nan­te pai­sa­je de mon­ta­ñas y bos­ques.

Des­can­sa­mos y al día si­guien­te vol­ve­mos a Li­ma, un par de días en el ho­tel, de re­lax y des­can­so y em­pren­de­mos re­gre­so a Es­pa­ña.

Re­gre­sar re­gre­sa­mos, pe­ro un tro­ci­to de mí se que­dó en Pe­rú, y es­toy se­gu­ra de que al­gún día vol­ve­ré...

Pla­za Ar­mas

Re­ser­va Na­tu­ral de Pa­ra­cas

Pla­za Li­ma

Vis­tas al Océano Pa­cí­fi­co des­de Mi­ra­flo­res

Pas­to­res de Vi­vu­ñas con al­pa­cas y lla­mas

Mu­jer In­ca con Al­pa­ca

Ma­chu­pi­chu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.