Mi pri­mer amor, mi ami­ga fiel

Ber­lín, una ciu­dad mul­ti­cul­tu­ral, or­de­na­da, lim­pia, res­pe­tuo­sa con la di­ver­si­dad, trans­gre­so­ra e igual de cuer­da que de loca

Magellan - - App De Viajes - TEX­TO MARTA VOL­PI FOTOS MI­CHE­LE CATANOSSI Y MARTA VOL­PI

Cuan­do hay al­go que sien­tes que for­ma par­te se ha­ce di­fí­cil in­ten­tar ex­pli­car­lo. Es co­mo un de­fec­to o una vir­tud que po­see­mos, los de­tec­ta­mos, sa­be­mos que exis­ten, pe­ro no acer­ta­mos a ex­pli­car­los del to­do. Es­to es pre­ci­sa­men­te lo que me su­ce­de en es­te mo­men­to en mi in­ten­to de des­cri­bi­ros una ciu­dad que por una par­te me ha he­cho cre­cer y que sin lu­gar a du­das me ha de­ja­do hue­lla. Mi pri­mer amor, mi pri­me­ra ami­ga fiel: Ber­lín.

Tu­ve la suer­te de co­no­cer es­ta ma­ra­vi­llo­sa com­pa­ñe­ra de vi­da a la edad de 15 años cuan­do me mu­dé du­ran­te unos cua­tros me­ses pa­ra es­tu­diar en un ins­ti­tu­to a las afue­ras de la ciu­dad jun­to al ba­rrio de Herms­dorf.

Lle­gué a Ber­lín nue­ve días des­pués de que Ita­lia ven­cie­ra el Cam­peo­na­to del Mun­do de Fút­bol pre­ci­sa­men­te en esa ca­pi­tal, y me zam­bu­llí de lleno en la vi­da fa­mi­liar del país. Mis com­pe­ten­cias lin­güís­ti­cas se li­mi­ta­ban a “das Mes­ser” (el cu­chi­llo) y “die Ga­bel” (el te­ne­dor).

Un idio­ma al que te­mes y que en cier­ta ma­ne­ra te ale­ja, pe­ro que se­gui­da­men­te te se­du­ce y te en­vuel­ve con su ló­gi­ca y su me­lo­día mu­si­cal, con sus pa­la­bras com­pues­tas y tre­men­da­men­te in­te­li­gen­tes y su vin­cu­la­ción a las es­truc­tu­ras del la­tín an­ti­guo. El se­gun­do mes ya era ca­paz de en­ten­der y de ha­cer­me en­ten­der muy bien, y en ese pun­to ya le ha­bía pro­me­ti­do a mi “com­pa­ñe­ra” que nun­ca nos de­ja­ría­mos.

Ber­lín es la ca­pi­tal de Ale­ma­nia, pe­ro tam­bién de Europa. He re­co­rri­do Ale­ma­nia e lo lar­go y an­cho de su ex­ten­sión y os pue­do ase­gu­rar que Ber­lín es una ciu­dad tre­men­da­men­te ale­ja­da de la tra­di­ción ger­ma­na y muy cer­ca­na en cam­bio a la de los jó­ve­nes eu­ro­peos.

En Ber­lín con­vi­ven jó­ve­nes y me­nos jó­ve­nes de mu­chí­si­mas na­cio­nes (sin te­ner en cuen­ta la co­mu­ni­dad tur­ca que por si so­la in­clu­ye a mi­llo­nes de per­so­nas per­fec­ta­men­te in­te­gra­das y res­pe­ta­das). Si se quie­re dis­fru­tar de una ce­na fue­ra el úni­co pro­ble­ma es de­ci­dir­se en­tre la mul­ti­tud de op­cio­nes: viet­na­mi­ta, ma­les, tai­lan­dés, grie­go, ita­liano, tur­co, ame­ri­cano, ar­gen­tino, li­ba­nés .... un res­tau­ran­te pa­ra ca­da gus­to.

El trans­por­te pú­bli­co fun­cio­na, es­tá lim­pio y es se­gu­ro a cual­quier ho­ra del día o la no­che. Se pue­de via­jar en S-Bahn (fe­rro­ca­rril-me­tro), U-Bahn (U por “Un­ter­grund” y por tan­to “un­der­ground”, así que se re­fie­re al me­tro), tran­vía o bi­ci­cle­ta. La bi­ci­cle­ta es un

ob­je­to de cul­to co­mo en mu­chos otros paí­ses del nor­te de Europa. En cual­quier par­te de la ciu­dad hay pis­tas ci­cla­bles. Los pa­dres acom­pa­ñan a los hi­jos en bi­ci­cle­ta a la es­cue­la y los hom­bres de ne­go­cios van al tra­ba­jo im­pe­ca­bles con su tra­je y cor­ba­ta pe­da­lean­do a las sie­te de la ma­ña­na.

Ber­lín no es ciu­dad pa­ra tu­ris­tas, Ber­lín es una ciu­dad pa­ra via­je­ros. Los tu­ris­tas, so­bre to­do si llue­ve, se mar­cha­rán bas­tan­te de­silu­sio­na­dos.

Ciu­dad sím­bo­lo del fi­nal de la gue­rra fría Ber­lín es­ta im­preg­na­da de his­to­ria por do­quier si bien no se de­ja des­cu­brir tan fá­cil­men­te. La se­gun­da gue­rra mun­dial la de­jó com­ple­ta­men­te a ras del sue­lo y el pro­ce­so de re­cons­truc­ción es pa­ten­te to­da­vía de­ce­nas de años des­pués. Lo que se per­ci­be con cla­ri­dad me­ri­dia­na es la di­fe­ren­cia en­tre es­te y oes­te, no só­lo por el pic­to­gra­ma del se­má­fo­ro que cam­bia de for­ma sino es­pe­cial­men­te por los edi­fi­cios y la or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios.

Hoy en día el oes­te aco­ge los gran­des pun­tos co­mer­cia­les con ca­sas y edi­fi­cios al más pu­ro es­ti­lo oc­ci­den­tal, mien­tras que la zo­na del es­te es aque­lla de los ar­tis­tas bohe­mios, de los pubs y dis­co­te­cas más al­ter­na­ti­vas y de los gran­des blo­ques de edi­fi­cios cons­trui­dos al más pu­ro es­ti­lo so­vié­ti­co.

Si que­re­mos ha­blar de atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas la torre de la te­le­vi­sión, la puer­ta de Bran­de­bur­go, los res­tos del mu­ro en Ost­kreuz con los mu­ra­les de la ac­tual East Si­de Ga­llery, la catedral, la iglesia so­bre­vi­vi­da a los bom­bar­deos de la se­gun­da gue­rra mun­dial en el Ku­damm y el Check Point Char­lie”re­pre­sen­tan qui­zás las más fa­mo­sas. Hay ob­via­men­te otros mu­chos pun­tos de in­te­rés co­mo la Potz­da­mer Platz o el re­loj de Ale­xan­der Platz. En cual­quier ca­so si que­réis co­no­cer Ber­lín ca­mi­nad. Per­de­ros en los barrios me­nos fa­mo­sos, en sus ba­res, en sus dis­co­te­cas. En­con­tra­réis dis­co­te­cas en ca­da pun­to, ba­jo una pis­ci­na mu­ni­ci­pal, en me­dio de un la­be­rin­to de tu­be­rías y ca­bles o en el in­te­rior de vie­jos cen­tros so­cia­les.

Ber­lín, jun­to a Lon­dres, es sin du­dar­lo ca­pi­tal tam­bién de la mú­si­ca tecno y de los dj’s emer­gen­tes. Cuen­ta con más de 310 dis­co­te­cas y pubs de los más va­ria­dos es­ti­los y gé­ne­ros pa­ra to­dos los gustos. La ciu­dad es tam­bién se­de del par­la­men­to y de las ofi­ci­nas na­cio­na­les y la atra­vie­sa el cur­so del se­reno rio Sprea.

De día es una co­sa, y de no­che otra bien di­fe­ren­te. En Ber­lín las pa­re­jas gays ca­mi­nan li­bres y de he­cho el gay pri­de más fa­mo­so de Europa tie­ne lu­gar en la Stras­se des 17 Ju­ni de­lan­te de la puer­ta de Bran­de­bur­go jus­to en el pun­to don­de il füh­rer que per­se­guía a los ho­mo­se­xua­les ama­ba di­ri­gir­se al pue­blo.

Po­dría es­cri­bir du­ran­te ho­ras de mi Ber­lín pe­ro quie­ro de­jar­lo aquí. Es su­fi­cien­te si os di­go que es­ta ciu­dad me ha cam­bia­do pa­ra siem­pre. Lle­ga­ba pro­ce­den­te de un pe­que­ño pue­blo ita­liano cuan­do ate­rri­cé por pri­me­ra vez en Schil­dow. Ber­lín me ha en­se­ña­do a acep­tar la di­ver­si­dad. La di­ver­si­dad en el mo­do de ves­tir y de ha­blar, la di­ver­si­dad de las ca­sas y del cli­ma, la di­ver­si­dad en el mo­do de ra­zo­nar a tra­vés de un idio­ma ex­tre­ma­men­te prác­ti­co. Mi gran com­pa­ñe­ra es ese lu­gar en el que los punks de las cres­tas de co­lo­res y los skin­head con­vi­ven (to­do hay que de­cir­lo, a ve­ces con di­fi­cul­ta­des), y es tam­bién ese lu­gar en el que te co­mes un ke­bab a las dos de la ma­ña­na y lue­go vuel­ves so­la a ca­sa pe­da­lean­do en tu bi­ci­cle­ta, es ese lu­gar en el que si no en­tien­des ale­mán te ha­blan in­glés.

Des­de mi pri­mer via­je en el 2006 he vuel­to mil ve­ces a esa ciu­dad a la que hoy en día lla­mo ca­sa, he vi­vi­do allí, me he per­di­do en sus ma­ra­vi­llo­sas li­bre­rías uni­ver­si­ta­rias, des­de las más fu­tu­ris­tas a las más tra­di­cio­na­les re­ple­tas de es­tan­te­rías de ma­de­ra, me he de­di­ca­do a ir

des­cu­brien­do los mu­ra­les más ex­pre­si­vos, los mer­ca­di­llos de se­gun­da mano tan arrai­ga­dos, he com­pra­do fru­ta y ver­du­ra en los mer­ca­dos tur­cos, he atra­ve­sa­do barrios ri­cos y barrios hu­mil­des, he rea­li­za­do mi­les de tra­yec­tos en la S-Bahn de­ján­do­me lle­var al rit­mo de la mú­si­ca, he pa­sa­do días en­te­ros es­ti­ra­da en la hier­ba del Tier­gar­ten, el in­men­so pul­món ver­de en el co­ra­zón de la ciu­dad, he subido has­ta la ci­ma de la Sie­ge­säu­le (la co­lum­na de la victoria fren­te a la puer­ta de Bran­de­bur­go), al par­la­men­to y a 9la torre de la te­le­vi­sión ad­mi­ran­do el Ber­lín del es­te y el Ber­lín del oes­te, he es­cri­to pá­gi­nas y pá­gi­nas de mi te­sis sen­ta­da en uno de los tan­tos ba­res con Wifi gra­tis, he vis­to ma­ra­vi­llo­sos atar­de­ce­res de to­dos los co­lo­res que lle­gan pa­sa­das las nue­ve de la no­che en ve­rano, he ad­mi­ra­do los co­lo­res del Sprea, el rio de la ciu­dad, cuan­do se re­fle­ja la es­cul­tu­ra del Mo­le­cu­le Man en los al­re­de­do­res del Trep­to­wer Park,

De Ber­lín he ama­do, amo y ama­ré siem­pre su lim­pie­za, su or­den y su res­pe­to per­fec­ta­men­te com­bi­na­dos con la trans­gre­sión y un le­ve to­que de lo­cu­ra.

Os re­co­mien­do ir a Ber­lín con la mo­chi­la a la es­pal­da y po­cas ex­pec­ta­ti­vas y cuan­do vol­váis sa­bréis de­cir­me si mi sen­ti­mien­to es un amor cie­go o si en reali­dad he vis­to me­jor que na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.