A la ca­za de la au­ro­ra bo­real

Via­je a Is­lan­dia con el ob­je­ti­vo cla­ro de dis­fru­tar del má­gi­co e in­des­crip­ti­ble es­pec­tácu­lo de lu­ces y for­mas de es­te fe­nó­meno na­tu­ral

Magellan - - App De Viajes - TEX­TO Y FOTOS TE­RE­SA OLI­VA­RES - NÚ­RIA OLI­VA­RES FE­CHA DEL VIA­JE DI­CIEM­BRE 2016

Is­lan­dia, tie­rra de vi­kin­gos, vol­ca­nes cu­bier­tos de hie­lo, gran­des gla­cia­res, pre­cio­sas cas­ca­das, fu­ma­ro­las, gey­se­res, cam­pos de la­va que se han con­ver­ti­do en su ma­yo­ría en pra­de­ras in­creí­bles, y una cos­ta abrup­ta y es­pec­ta­cu­lar. La is­la se pue­de vi­si­tar en cual­quier es­ta­ción del año pues ofre­ce una gran di­ver­si­dad tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, to­do de­pen­de de lo aven­tu­re­ros que seáis.

Tie­ne una su­per­fi­cie de unos 100.000 km2 y unos 300.000 ha­bi­tan­tes de los que 1/3 se con­cen­tran en la ca­pi­tal Rei­kia­vik y 1/3 más en su área me­tro­po­li­ta­na. El res­to ha­bi­ta en­tre las di­fe­ren­tes po­bla­cio­nes si­tua­das en las in­me­dia­cio­nes de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal que for­ma un círcu­lo al­re­de­dor de to­da la is­la y en las gran­jas dis­per­sas en­tre la cos­ta y las mon­ta­ñas.

No­so­tras vi­si­ta­mos Is­lan­dia en Di­ciem­bre cuan­do la luz so­lar dia­ria es más o me­nos de 5 a 6 ho­ras. A pe­sar de esas po­cas ho­ras de luz y de una llu­via fi­na con­ti­nua­da, el pai­sa­je es cau­ti­va­dor y es­pe­ro que lo veáis con nues­tros ojos.

Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo era ver el fe­nó­meno de las Au­ro­ras Bo­rea­les y así ini­cia­mos nues­tro re­co­rri­do de 6 días en au­to­car par­tien­do de Rei­kia­vik. Por cli­ma­to­lo­gía y tiem­po nues­tro via­je se cen­tró en la zo­na sur des­de el oes­te ha­cia el es­te.

Lle­ga­mos a Rei­kia­vik de ma­dru­ga­da y por la ma­ña­na nos di­ri­gi­mos ha­cía la pe­nín­su­la de Snae­fell­nes en la par­te oc­ci­den­tal de la is­la. Du­ran­te el re­co­rri­do vi­mos ama­ne­cer (a las 10 de la ma­ña­na) y ya en­con­tra­mos el pri­mer gla­ciar y un pa­ra­je pro­te­gi­do con una pla­ya de aguas he­la­das don­de las fo­cas

vi­ven en su há­bi­tat na­tu­ral. De­ja­mos tran­qui­las a las fo­cas y lle­ga­mos a Ar­nas­ta­pi, don­de con­tem­pla­mos el Océano Atlán­ti­co bravo e in­fi­ni­to y des­de allí ini­cia­mos un re­co­rri­do a pie has­ta He­lla por un ca­mino que bor­dea los impresionantes acan­ti­la­dos ob­ser­van­do ma­ra­vi­llo­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas.

Y em­pe­zó a os­cu­re­cer muy de­pri­sa, así que de ca­mino ha­cía nues­tro ho­tel en Bor­gar­nes, el guía muy ama­ble nos in­vi­tó a pa­rar y ba­jar a la pla­ya pa­ra ver­la de no­che. ¡Im­pre­sio­nan­te y mis­te­rio­sa con res­tos de nau­fra­gios!. De allí al ho­tel, ce­na ex­qui­si­ta y lue­go en­cuen­tro de gru­po pa­ra co­men­tar el día, pre­pa­rar el si­guien­te y po­ner­nos la ro­pa de abri­go, co­ger las lin­ter­nas y sa­lir del ho­tel ha­cía la par­te más os­cu­ra a es­pe­rar la ac­ti­vi­dad de las Au­ro­ras Bo­rea­les. Es­te día no hu­bo suer­te pe­ro a pe­sar de que du­ran­te el día es­tu­vo “chis­pean­do” por la no­che vi­mos el cie­lo des­pe­ja­do y es­tre­lla­do y fue pre­cio­so.

La se­gun­da jor­na­da se ini­ció de nue­vo so­bre las 10 de la ma­ña­na y re­co­rri­mos la zo­na de Bor­gar­nes, ha­cia el in­te­rior. Subimos a ver los crá­te­res de Grá­vrók, una in­tere­san­te ca­mi­na­ta en­tre hie­lo y tie­rra de la­va has­ta la ci­ma.

A con­ti­nua­ción nos di­ri­gi­mos a la zo­na de los her­vi­de­ros de Deil­dar­tun­guh­ver ma­nan­tial de aguas ter­ma­les con el ma­yor cau­dal de Is­lan­dia e in­clu­so de Europa don­de el agua emer­ge des­de el cen­tro de la tie­rra hir­vien­do a ca­si 100ºC. Es un gran es­pec­tácu­lo.

Se­gui­mos has­ta las be­llas cas­ca­das de Hraun­fos­sar y Bar­na­foss, con sus emo­ti­vas le­yen­das y caminando por las pa­sa­re­las pu­di­mos apre­ciar to­da su mag­ni­tud.

De ca­mino a nues­tro des­tino de per­noc­ta­ción en Hvols­vö­llur vol­vió a caer el sol y lle­ga­mos de no­che ce­rra­da. La rutina fue la mis­ma, ce­na y pos­te­rior reunión de gru­po. Da­do que es­ta zo­na que­da ais­la­da de lu­ces ar­ti­fi­cia­les pa­re­cía la idó­nea pa­ra “ca­zar” la Au­ro­ra Bo­real y a ello nos de­di­ca­mos to­do el gru­po, en­tran­do en zo­nas bos­co­sas, ca­mi­nos al­tos y es­pe­ran­do, es­pe­ran­do y es­pe­ran­do en la fría no­che. Y no pu­do ser, no se pro­du­jo el fe­nó­meno.

Al día si­guien­te via­ja­mos ha­cia la zo­na sur me­ri­dio­nal. En es­ta zo­na de va­lles nos en­con­tra­mos con la im­pre­sio­nan­te cas­ca­da de Sel­ja­land­foss (se pue­de pa­sar por de­trás de la cor­ti­na de agua) y caminando por el va­lle vi­mos en­tre ro­cas otras cas­ca­das real­men­te pre­cio­sas.

Ar­nas­ta­pi

Bor­gar­nes

Cas­ca­da de Bar­na­foss

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.