La is­la de los vie­jos mis­te­rios

Mal­ta es­con­de ves­ti­gios de una ci­vi­li­za­ción des­co­no­ci­da y fas­ci­nan­te que des­apa­re­ció sin de­jar ras­tro

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FOTOS CRIS­TI­NA IBAÑEZ FE­CHA DEL VIA­JE NO­VIEM­BRE 2015

In­da­ga­mos los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de Mal­ta: an­ti­guos ves­ti­gios fru­to de la fu­sión de culturas me­di­te­rrá­neas.

Di­cen que 2.000 años an­tes de que se cons­tru­ye­ran las pi­rá­mi­des de Egip­to ya exis­tían en Mal­ta tem­plos tan so­fis­ti­ca­dos que de­ja­rían pas­ma­do al me­jor de los ar­qui­tec­tos. Tem­plos de­di­ca­dos a la dio­sa de la fer­ti­li­dad, cons­trui­dos con tal pre­ci­sión que du­ran­te los sols­ti­cios y equi­noc­cios los ra­yos del sol en­tra­ban por unos ori­fi­cios e ilu­mi­na­ban una par­te muy con­cre­ta del tem­plo…¿Sim­ple ca­sua­li­dad o unos co­no­ci­mien­tos asom­bro­sos pa­ra la épo­ca?

Por­que es­ta­mos ha­blan­do de tem­plos de 6.000 años de an­ti­güe­dad, Sto­nehen­ge a su la­do se­ría arquitectura mo­der­nis­ta. Pe­ro es que los mis­te­rios no aca­ban aquí. Ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res se rom­pen la ca­be­za pa­ra in­ten­tar ave­ri­guar có­mo una so­cie­dad tan “pri­mi­ti­va” po­día le­van­tar pie­dras de 20 to­ne­la­das y lo más im­por­tan­te: por qué des­apa­re­cie­ron sin de­jar ras­tro en el si­glo 25 an­tes

de Cris­to… Hoy en día po­co que­da de esos es­pec­ta­cu­la­res tem­plos. El pa­so del tiem­po los ha re­du­ci­do a un con­jun­to de pie­dras a los que hay que echar más ima­gi­na­ción que otra co­sa, pe­ro aún así, de ellos ema­na una ener­gía muy es­pe­cial. Es sor­pren­den­te la can­ti­dad de tem­plos me­ga­lí­ti­cos que hay en Mal­ta, pe­ro lo que más nos lla­mó la aten­ción es que sean tan des­co­no­ci­dos. Es cier­to que no son ni la mi­tad de es­pec­ta­cu­la­res que las pi­rá­mi­des, pe­ro es­con­den más mis­te­rios de los que po­de­mos ima­gi­nar...

Por Mal­ta han pa­sa­do fe­ni­cios, ára­bes y ro­ma­nos en­tre otros. Es lo que tie­ne ser una is­la en mi­tad del Me­di­te­rrá­neo. Y es­ta mez­cla de culturas nos ha de­ja­do ciu­da­des tan pin­to­res­cas co­mo Ra­bat, Mdi­na e in­clu­so La Va­le­ta.

Pre­ci­sa­men­te en Ra­bat des­cu­bri­mos el que en nues­tra opi­nión es uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes de Mal­ta: las ca­ta­cum­bas de San Pa­blo y San­ta Ága­ta. Aun­que son di­fe­ren­tes ju­ra­ría que se tie­nen que co­mu­ni­car por

al­gún si­tio, y es que es­ta enor­me red de pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos aún no se ha des­cu­bier­to en su to­ta­li­dad. Las ca­ta­cum­bas no só­lo eran un lu­gar de en­te­rra­mien­to, sino que los cris­tia­nos las uti­li­za­ban pa­ra es­con­der­se de los ro­ma­nos en una épo­ca en la que el cris­tia­nis­mo no es­ta­ba muy bien vis­to. In­clu­so se di­ce que el após­tol San Pa­blo tras so­bre­vi­vir a un nau­fra­gio lle­gó a Mal­ta y se re­fu­gió en es­tas ca­ta­cum­bas ¡Así que han aco­gi­do a vi­si­tan­tes ilus­tres y to­do!

Pe­ro si vi­si­tar unas ca­ta­cum­bas es una ex­pe­rien­cia so­bre­co­ge­do­ra, lo que nos hi­zo dis­fru­tar­las al 100% es que es­tá­ba­mos com­ple­ta­men­te so­los…lo que nos ha­ce con­fir­mar la teo­ría de que Mal­ta es una gran des­co­no­ci­da.

Otro de los ico­nos de Mal­ta, re­fle­jo de esa mez­cla de culturas, son las tra­di­cio­na­les bar­cas de pes­ca lla­ma­das luz­zi. Fue­ron traí­das por los fe­ni­cios ha­ce 3.000 años, y no só­lo des­ta­can por esos vi­vos co­lo­res que las ha­cen tan fo­to­gé­ni­cas, sino que tie­nen dos

ojos pin­ta­dos en la par­te fron­tal. Son los ojos de Osi­ris, que ya exis­tían en las em­bar­ca­cio­nes de grie­gos y fe­ni­cios pa­ra ase­gu­rar una bue­na pes­ca y ale­jar a los ma­los es­pí­ri­tus. La bahía de Mar­sax­lokk es el me­jor lu­gar pa­ra ver­las.

La me­jor ma­ne­ra de des­cu­brir Mal­ta es al­qui­lar un co­che y re­co­rrér­se­la de arri­ba aba­jo. In­clu­so apren­der a con­du­cir por la iz­quier­da pue­de ser un ali­cien­te. Co­mo las dis­tan­cias son tan cor­tas que se pue­den ver mu­chas co­sas en un día. In­clu­so co­ger el ferry que te lle­va a las otras dos is­las que con­for­man el ar­chi­pié­la­go de Mal­ta: Go­zo y Co­mino.

En el is­lo­te de Co­mino se en­cuen­tra una de las pla­yas más fa­mo­sas y pa­ra­di­sía­cas de Mal­ta: la Blue La­goon. Lo que no es­pe­rá­ba­mos es en­con­trar­la lle­na de cha­va­les con la mú­si­ca a to­pe y ar­ma­dos con pe­rri­tos ca­lien­tes y pi­ñas co­la­das, al­go que qui­ta­ba bas­tan­te en­can­to a es­ta pla­ya de aguas tur­que­sa. Por­que real­men­te el pai­sa­je es es­pec­ta­cu­lar y la pla­ya dig­na de to­dos los elogios…pe­ro cuan­do es­tá va­cía.

Pe­ro pa­ra mo­men­to su­rrea­lis­ta el que vi­vi­mos en la is­la de Go­zo. Des­pués de des­em­bar­car co­gi­mos nues­tro co­che de al­qui­ler pa­ra po­ner rum­bo ha­cia el tem­plo me­ga­lí­ti­co más fa­mo­so de la is­la: Ggan­ti­ja. Aquel que

se­gún las le­yen­das fue cons­trui­do por gi­gan­tes ca­pa­ces de le­van­tar des­co­mu­na­les blo­ques de pie­dra. Pe­ro pa­ra nues­tra de­cep­ción, y aun­que el re­loj no mar­ca­ba ni las 5 de la tar­de, el tem­plo es­ta­ba ce­rra­do. En los via­jes co­mo en la vi­da los pla­nes no siem­pre sa­len co­mo que­re­mos, así que pu­si­mos

rum­bo ha­cia nues­tro si­guien­te des­tino: el In­land Sea y la Azu­re Win­dow, o lo que es lo mis­mo, el Mar In­te­rior y la Ven­ta­na Azul. Al me­nos es­tá­ba­mos se­gu­ros de que eso no lo po­dían ce­rrar.

El In­land Sea es una cu­rio­sa la­gu­na for­ma­da por el mar que se cue­la por un tú­nel de 60 me­tros ba­jo la ro­ca ca­li­za. Un lu­gar cu­rio­so cuan­to me­nos y más a esas ho­ras de la tar­de. De­li­be­ra­da­men­te ha­bía­mos de­ja­do pa­ra el fi­nal uno de los ico­nos de Mal­ta, y la ima­gen que sa­le en to­das las guías de via­je: la Ven­ta­na Azul. Em­pe­za­mos a acer­car­nos al acan­ti­la­do con la ilu­sión de ver la Ven­ta­na Azul, un im­po­nen­te ar­co de pie­dra de 28 me­tros de al­to. Pe­ro la Ven­ta­na Azul no es­ta­ba.

“Bueno, des­de aquí no se ve­rá” pen­sé yo. Pe­ro es que no se veía ni des­de aquí ni des­de allí, ni des­de arri­ba ni des­de aba­jo. Des­pués de pa­sar un buen ra­to tro­tan­do por los acan­ti­la­dos en bus­ca de la Ven­ta­na Azul, una idea fu­gaz cru­zó mi men­te. Era tan im­po­si­ble y tan su­rrea­lis­ta que la deseché de in­me­dia­to, pe­ro con el pa­so de los mi­nu­tos la idea fue co­bran­do fuer­za has­ta con­ver­tir­se en la úni­ca ex­pli­ca­ción po­si­ble.

Pa­ra con­fir­mar mis más te­rri­bles sos­pe­chas de­ci­dí pre­gun­tar a un se­ñor que ven­día he­la­dos y él me lo con­fir­mó to­do: “Ha­ce jus­to un mes que el mar se tra­gó pa­ra siem­pre a la Ven­ta­na Azul…la tor­men­ta fue te­rri­ble”

Aho­ra ya es­ta­ba to­do cla­ro. Y sen­tí pe­na. Pe­na por la des­apa­ri­ción de una de las cons­truc­cio­nes na­tu­ra­les más im­po­nen­tes de Mal­ta, y pe­na por los mal­te­ses. Por­que te­ner que de­cir adiós a uno de los em­ble­mas de Mal­ta, y so­bre to­do de la is­la de Go­zo, va a afec­tar muy ne­ga­ti­va­men­te al tu­ris­mo. Pe­ro así es la vi­da, y lo que la na­tu­ra­le­za nos da, la na­tu­ra­le­za nos lo qui­ta…¡Des­can­se en paz Azu­re Win­dow!

Nues­tros días en Mal­ta to­ca­ban a su fin, pe­ro no la sen­sa­ción de ha­ber re­ci­bi­do mu­cho de la is­la. An­tes de via­jar a Mal­ta só­lo sa­bía­mos que es­ta pe­que­ña is­la me­di­te­rrá­nea era fa­mo­sa por sus pla­yas, dis­co­te­cas y aca­de­mias de in­glés. Pe­ro es­tá­ba­mos de­ci­di­dos a com­pro­bar que ha­bía al­go más de­trás de esa fa­cha­da tan su­per­fi­cial, y nues­tra sor­pre­sa fue des­cu­brir que Mal­ta es mu­cho más. Só­lo el tiem­po di­rá si al­gún día co­no­ce­re­mos to­dos los se­cre­tos que es­con­de la is­la de los vie­jos mis­te­rios…

La Va­le­ta

Mdi­na, la Ciu­dad del Si­len­cio

Ca­ta­cum­bas de San Pa­blo y San­ta Ága­ta

Luz­zu, bar­ca de pes­ca tra­di­cio­nal

Blue La­goon, is­la de Co­mino

Tem­plo me­ga­lí­ti­co de Mnaj­dra

In­land Sea

Aquí es­ta­ba la fa­mo­sa Ven­ta­na Azul

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.