Ta­murt n Ak­kuc, la per­la del Sur

Su en­vi­dia­ble si­tua­ción geo­grá­fi­ca, en­tre el Atlas y el de­sier­to del Saha­ra, ha­ce de Ma­rra­kech una de las ciu­da­des más sin­gu­la­res de Ma­rrue­cos

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FOTOS JO­SÉ GRE­GO­RIO FEI­JOO MAR­TÍ­NEZ

Nos per­de­mos por Ma­rra­kech, una de las ciu­da­des más vi­bran­tes y sin­gu­la­res de Ma­rrue­cos. ¿Lis­tos?

¿ Qué ha­ce del via­je a Ma­rra­kech una ex­pe­rien­cia im­bo­rra­ble?. La res­pues­ta se re­su­me en una idea sen­ci­lla de com­pren­der: El vue­lo en avión me tras­la­dó en 90 mi­nu­tos ha­cia la Ciu­dad Ro­ja y cuan­do lle­gué al co­ra­zón de la Me­di­na, ha­bía via­ja­do 900 años atrás en el tiem­po. Se­me­jan­te jet lag no se su­pera fá­cil­men­te.

Ate­rri­za­mos en una ma­ña­na llu­vio­sa y fría de di­ciem­bre. La apro­xi­ma­ción al ae­ro­puer­to de Me­na­ra nos de­jó ver cam­pos de cul­ti­vo y fin­cas de fru­ta­les muy or­de­na­das. Lla­ma la aten­ción el in­ten­so co­lor ocre de la tie­rra y las edi­fi­ca­cio­nes, mez­cla­do con el ver­de os­cu­ro de las ex­ten­sio­nes cul­ti­va­das. Al lle­gar a la ter­mi­nal, el len­to con­trol de pa­sa­por­te me sir­vió pa­ra ver que los aca­ba­dos de los ma­te­ria­les y sis­te­mas cons­truc­ti­vos del edi­fi­cio eran pro­pios de un tiem­po an­te­rior al nues­tro. Em­pe­za­mos a dar mar­cha atrás al re­loj…

El ta­xi, en su ca­mino ha­cia nues­tro ho­tel, si­tua­do en las afue­ras de la ciu­dad vie­ja, se en­con­tró brus­ca­men­te con un trá­fi­co in­ten­so y des­or­de­na­do, in­clu­so en do­min­go. Una mul­ti­tud iba por li­bre abrién­do­se pa­so en­tre las ca­lles, las ace­ras, ca­da es­qui­na, los so­la­res, los des­cam­pa­dos, la me­dia­na de las ca­rre­te­ras. To­do el es­pa­cio li­bre es­ta­ba sien­do tran­si­ta­do por cual­quier me­dio de trans­por­te, des­de la gen­te que ca­mi­na­ba car­ga­da de far­dos en me­dio del trá­fi­co ro­da­do has­ta bu­rros, ca­ba­llos ti­ran­do de carretas, ca­rri­co­ches, ta­xis, au­to­bu­ses y ca­mio­nes que se en­tre­cru­za­ban sin aten­der a los pa­sos de pea­to­nes ni a las lí­neas de la cal­za­da. La es­ce­na se

desa­rro­lla­ba en una at­mós­fe­ra gris y su­cia. A lo lar­go de las fa­cha­das de los edi­fi­cios se su­ce­dían lo­ca­les, ta­lle­res, pues­tos de co­mi­da, to­dos en un es­ta­do la­men­ta­ble. Lu­ga­res don­de las he­rra­mien­tas con­vi­ven con los ali­men­tos y los re­pues­tos con las si­llas, mos­tra­do­res, es­ca­le­ras de ca­ra­col y cual­quier co­sa que se pue­da ven­der, re­pa­rar o in­ter­cam­biar. To­do lo que veía­mos en el tra­yec­to al ho­tel era caó­ti­co y co­cham­bro­so. Nos pre­gun­ta­mos sin ha­blar, mi­rán­do­nos de reojo: ¿Dón­de nos he­mos me­ti­do?.

Lle­gan­do al ho­tel el pa­no­ra­ma cam­bió sú­bi­ta­men­te, dan­do pa­so, una vez su­pe­ra­da la ba­rre­ra de con­trol, a un oa­sis de paz, lim­pie­za y se­gu­ri­dad “a la eu­ro­pea”. El ho­tel tie­ne un am­plio hall con ai­re orien­tal, no so­lo por su de­co­ra­ción sino por los clien­tes que se hos­pe­dan en él. Vi­mos fa­mi­lias hin­dúes, via­je­ros ára­bes, fran­ce­ses, in­gle­ses, y ca­si nin­gún es­pa­ñol. Des­pués de alo­jar­nos nos subimos al mi­cro­bús del ho­tel pa­ra rea­li­zar una pri­me­ra vi­si­ta a la gran explanada de la Me­di­na, la mí­ti­ca Xe­máa-El-Fná.

Lle­ga­mos ca­si a la ho­ra de la úl­ti­ma ora­ción de la tar­de, ca­yen­do el Sol tras la Kou­tou­bia y su es­bel­to mi­na­re­te, que per­mi­te a los no cre­yen­tes tre­par úni­ca­men­te con la vis­ta has­ta su re­ma­te, des­de don­de la voz am­pli­fi­ca­da del imán anun­cia a

Xe­máa-El-Fná

Kou­tou­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.