Viet­nam, caó­ti­ca se­re­ni­dad

Dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da. Viet­nam ofre­ce al vi­si­tan­te una ri­que­za na­tu­ral y cul­tu­ral que in­vi­ta a re­co­rrer­lo de pun­ta a pun­ta

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FOTOS TONI MAR­TÍ­NEZ FE­CHA DEL VIA­JE JU­LIO 2016

Es el des­tino es­tre­lla, y no es pa­ra me­nos, el país asiá­ti­co tie­ne to­do lo que un via­je­ro pue­da desear. ¡Lo des­cu­bri­mos!

Via­jar te cam­bia. A mí, des­de lue­go, me cam­bió. Ha­ce más de 20 años que via­jo y cuan­do tu­ve a mis hi­jos no de­jé de ha­cer­lo. Al con­tra­rio, em­pe­cé in­ten­té in­cul­car­les el amor por des­cu­brir di­fe­ren­tes culturas y por apro­ve­char al má­xi­mo el tiem­po li­bre pa­ra co­no­cer qué hay en el mundo. El ve­rano pa­sa­do y vis­to que ellos ya se han he­cho ma­yo­res y que ya via­jan so­los de­ci­di­mos ha­cer, mi mu­jer y yo, el via­je que no ha­bía­mos po­di­do ha­cer nun­ca. Un via­je a Viet­nam. Y aho­ra que me he de­ci­di­do a es­cri­bir es­pe­ro que al­gún día po­dáis vi­vir las mis­mas ex­pe­rien­cias que mi Car­men, mi mu­jer, y yo vi­vi­mos.

Viet­nam es un país que, por su ex­ten­sión y dis­tri­bu­ción lo ha­cen un país per­fec­to pa­ra re­co­rrer de Nor­te a Sur o de Sur a Nor­te. No­so­tros de­ci­di­mos ha­cer­lo de nor­te a sur y el país no de­frau­dó. Pe­ro si hay al­go que nos ha mar­ca­do de es­te país con tan­ta his­to­ria ade­más de su ri­que­za na­tu­ral es su co­mi­da. Pa­ra no­so­tros, una de las más rica y sa­bro­sa de to­da Asia.

Par­ti­mos des­de Bar­ce­lo­na y tras 20 ho­ras de via­je, una lar­ga es­ca­la en Doha (Qa­tar) lle­ga­mos has­ta el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Noi Bai, en Ha­noi. Allí nos es­ta­ba es­pe­ran­do el que se­ría nues­tro guía du­ran­te to­do el re­co­rri­do por el país. Y de allí lle­ga­mos has­ta Ha­noi, una ca­pi­tal mo­der­na que to­da­vía con­ser­va el mis­te­rio y el en­can­to de an­ta­ño. Una ca­pi­tal a la que te­nía­mos mu­chas ga­nas de co­no­cer. Des­pués de un día de via­je que­ría­mos des­can­sar pe­ro es­ta ciu­dad nos lla­ma­ba a re­co­rrer sus ca­lles y pro­bar su co­mi­da. Nues­tro guía

nos acom­pa­ñó has­ta el Mer­ca­do Noc­turno de Long Bien pe­ro se nos hi­zo cor­to. El día si­guien­te que­ría­mos dis­fru­tar de la ciu­dad así que fui­mos al ho­tel pa­ra re­po­ner fuer­zas.

Al día si­guien­te nues­tro guía, del que to­da­vía no os he di­cho el nom­bre, Shok, nos re­co­gió en el ho­tel y co­men­zó nues­tro tour por la ca­pi­tal. Des­pués de desa­yu­nar Pho, un bol de cal­do de po­llo con ta­lla­ri­nes, ter­ne­ra y hier­bas aro­má­ti­cas, el tí­pi­co desa­yuno, co­men­za­mos nues­tra vi­si­ta en el Mau­so­leo de Ho Chi Minh y tras ella la Pa­go­da de un só­lo pi­lar, un ver­da­de­ro sím­bo­lo de la ciu­dad. A con­ti­nua­ción vi­si­ta­mos el Tem­plo de la Li­te­ra­tu­ra, la pri­me­ra uni­ver­si­dad de Viet­nam de la que Shok nos ha­bló con una pa­sión dig­na de un pue­blo tan or­gu­llo­so co­mo el viet­na­mi­ta. Nos con­tó que en sus ini­cios se es­tu­dia­ba la fi­lo­so­fía de Con­fu­cio pe­ro que ac­tual­men­te es un lu­gar muy con­cu­rri­do por es­tu­dian­tes al fi­na­li­zar sus es­tu­dios pa­ra ha­cer­se la foto de gra­dua­ción. Nues­tra vi­si­ta con­ti­nuó en el La­go Hoan Kiem, lu­gar que si se vi­si­ta bien tem­prano es­tá re­ple­to de viet­na­mi­tas ha­cien­do de­por­te. Nues­tro día fue non-stop pe­ro me­re­ció la pe­na. Y sí, no pa­ra­mos de co­mer en to­do el día. Viet­nam es el pa­raí­so de la co­mi­da ca­lle­je­ra y aun­que pue­da pa­re­cer pe­li­gro­so, es 100% re­co­men­da­ble. No­so­tros íba­mos acom­pa­ña­dos en to­do mo­men­to por nues­tro guía Shok y él nos re­co­men­dó va­rios pues­tos en los que co­mer.

El pri­mer día de nues­tra vi­si­ta nos en­can­tó y tan so­lo era nues­tro pri­mer día. En es­ta oca­sión de­ci­di­mos apos­tar por con­fiar la or­ga­ni­za­ción del via­je a una agencia lo­cal, la cual ha­bía­mos en­con­tra­do en Eva­neos, una pla­ta­for­ma web que po­ne en con­tac­to via­je­ros con agen­cias lo­ca­les en el lu­gar del des­tino que or­ga­ni­zan un via­je a me­di­da y to­do en es­pa­ñol. Por el mo­men­to, es­tá­ba­mos muy con­ten­tos ya que to­do ha­bía ido bien.

Al día si­guien­te nos le­van­ta­mos tem­prano pa­ra par­tir has­ta la Bahía de Ha­long, uno de los lu­ga­res Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO y tam­bién de­cla­ra­do una de las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mundo. Tras más de tres ho­ras por ca­rre­te­ra nos to­pa­mos con es­ta ma­ra­vi­lla, una bahía con cien­tos de is­lo­tes y que, a pe­sar, de la can­ti­dad de tu­ris­tas con los que com­par­ti­mos esa es­tam­pa me­re­ció la pe­na vi­si­tar. Aquí co­men­zó un cru­ce­ro que du­ró dos días en el que ex­plo­ra­mos cuevas en ka­yak, na­da­mos en las aguas del Gol­fo de Ton­kin y dor­mi­mos a bor­do, al­go que nun­ca ima­gi­na­mos que ha­ría­mos pe­ro que a pe­sar de la can­ti­dad de gen­te con la que com­par­ti­mos mar esa no­che, nos en­can­tó.

¡Y qué de­cir de ver ama­ne­cer des­de el bar­co ha­cien­do Tai Chi! Na­die nos di­jo que po­día ser tan exó­ti­co y ra­ro a la vez. Aun­que el desa­yuno a bor­do fue lo me­jor de la ma­ña­na, to­do lo bueno se aca­ba y tu­vi­mos que vol­ver a tie­rra pa­ra co­ger el avión que nos lle­va­ría has­ta el cen­tro del país, Da­nang. Aquí Shok y nos mos­tró es­ta bo­ni­ta ciu­dad, Hoi An. El en­can­to de es­ta ciu­dad, la Ve­ne­cia de Viet­nam, nos en­can­di­ló. Sur­ca­da por el río Thu bon y Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por su arquitectura con puen­tes ja­po­ne­ses y cons­truc­cio­nes viet­na­mi­tas atraen. Aquí des­cu­bri­mos el Mu­seo Sahuyn, la Pa­go­na Phuoc Kien, el puen­te cu­bier­to ja­po­nés, la ca­sa Tan Ky, con más de 200 años de an­ti­güe­dad y sus poe­mas chi­nos in­crus­ta­dos ade­más de las 844 ca­sas his­tó­ri­cas y tem­plos. Por la tar­de, Shok se fue a des­can­sar y tu­vi­mos tiem­po li­bre pa­ra pa­sear por el mer­ca­do de la ciu­dad jun­to al río. A no­so­tros se nos hi­zo muy cor­ta la es­tan­cia en es­ta tran­qui­la ciu­dad pe­ro ha­bía que con­ti­nuar el via­je.

Al día si­guien­te nos to­có ma­dru­gar y ya era el sex­to día de via­je pe­ro la ver­dad es que ca­da día era me­jor que el an­te­rior y to­do es­ta­ba sa­lien­do ro­da­do. Nues­tro guía jun­to con el chó­fer del co­che nos re­co­gie­ron en el ho­tel y par­ti­mos en di­rec­ción Hue don­de se en­cuen­tra Kinh Thanh Ci­ta­del, o tam­bién co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad Im­pe­rial. Aquí tam­bién vi­si­ta­mos la Ciu­dad Púr­pu­ra Prohi­bi­da

cons­trui­da ha­ce más de 200 años y ter­mi­na­mos el día em­bar­can­do en una bar­ca a lo lar­go del Río Per­fu­me des­de el que ob­ser­va­mos el am­bien­te tran­qui­lo de la ro­mán­ti­ca Hue y más tar­de vi­si­ta­mos la pa­go­da de Thien Mu, el sím­bo­lo de la ciu­dad. Por la tar­de, fui­mos has­ta el ae­ro­puer­to don­de nos di­ri­gi­mos has­ta Ho Chin Min pa­ra la pe­núl­ti­ma eta­pa de nues­tro via­je.

Al día si­guien­te Shok nos re­co­gió y nos di­ri­gi­mos has­ta los tú­ne­les de Cu Chi, una red de ga­le­rías sub­te­rrá­neas y es­tre­chas, ca­va­das a mano por los gue­rri­lle­ros pa­ra de­fen­der­se du­ran­te la gue­rra cruel que se li­bró en Viet­nam a me­dia­dos de si­glo XX. He de de­cir que es­te lu­gar es sor­pren­den­te y bas­tan­te es­tre­me­ce­dor pe­ro me­re­ce la pe­na. Tal y co­mo nos co­men­tó Shok, hoy en día es­tos tú­ne­les se han con­ver­ti­do en un im­por­tan­te re­cla­mo tu­rís­ti­co que pro­por­cio­nan al vi­si­tan­te una ex­pe­rien­cia úni­ca y que ayu­da a ima­gi­nar có­mo era la vi­da du­ran­te la gue­rra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Viet­nam.

Por la tar­de, fui­mos has­ta el Mu­seo de los Crí­me­nes de la Gue­rra y des­pués vi­si­ta­mos el Pa­la­cio de la Reu­ni­fi­ca­ción, el que una fue Pa­la­cio Pre­si­den­cial. Más tar­de co­no­ci­mos el prin­ci­pal asen­ta­mien­to co­lo­nial de la ciu­dad de Ho Chi Minh, la An­ti­gua Cen­tral de Co­rreos y el ayun­ta­mien­to. Aquí des­cu­bri­mos la gran in­fluen­cia fran­ce­sa que hay en In­do­chi­na. Y has­ta aquí lle­gó nues­tro pri­mer día en la ciu­dad más ha­bi­ta­da de Viet­nam, Ho Chi Minh, la an­ti­gua Sai­gón.

Y tras 10 días de via­je nos que­da­ba una de las ex­pe­rien­cias que más ga­nas te­nía­mos de vi­vir. Lo cier­to es que a es­ta al­tu­ra del via­je ca­da nue­va ex­pe­rien­cia y ca­da nue­va ciu­dad nos pa­re­cía ma­ra­vi­llo­sa. Viet­nam es un país que en­can­ta, con una po­bla­ción ama­ble y

ale­gre que se sien­te or­gu­llo­sa de sí mis­ma y que con­ser­va su his­to­ria re­cien­te con to­do de­ta­lle. Pe­ro más allá de su his­to­ria po­see un po­ten­cial na­tu­ral que tu­vi­mos la gran suer­te de co­no­cer. Al me­nos una par­te.

El día 11, jus­to des­pués de desa­yu­nar, nos tras­la­da­mos has­ta Ben Tre, un pe­que­ño pue­blo en el que co­gi­mos un bar­co pa­ra re­co­rrer el Río Ham Luong, uno de los afluen­tes del Me­kong. Sí, el Me­kong, el río que re­co­rre los 7 paí­ses (Tí­bet, Chi­na, Bir­ma­nia, Tai­lan­dia, Cam­bo­ya, Laos y Viet­nam) y cu­yo del­ta se en­cuen­tra al sur de Viet­nam.

Es­tar na­ve­gan­do en es­te río fue má­gi­co tam­bién por­que Shok se­guía acom­pa­ñán­do­nos y con­tán­do­nos to­do lo que co­no­cía de ca­da re­gión. Era un au­tén­ti­co ex­per­to y gran par­te de la sa­tis­fac­ción de nues­tro via­je se la de­be­mos a él. Pe­ro ade­más, es­ta ex­pe­rien­cia fue una de las más bo­ni­tas ya que los tu­ris­tas que nos ha­bía­mos ido en­con­tran­do a lo lar­go de to­do el re­co­rri­do des­apa­re­cie­ron. Es in­creí­ble có­mo a tra­vés del río pu­di­mos ver el día a día de la po­bla­ción, en qué tra­ba­jan y, al fin y al ca­bo, có­mo vi­ven. Ade­más, pa­ra­mos en un pue­blo tran­qui­lo en el que di­mos un pa­seo an­tes de mon­tar en un Xe Loi, que es co­mo una bi­ci pe­ro motorizada y gra­cias a ella pu­di­mos vi­si­tar los huer­tos de fru­tas. A me­dio­día se­gui­mos de­lei­tán­do­nos con la co­mi­da viet­na­mi­ta. En es­te ca­so, pro­ba­mos es­pe­cia­li­da­des lo­ca­les. Al ter­mi­nar, subimos a un sam­pán, una em­bar­ca­ción li­ge­ra que nos re­cor­da­ba a los Pi­ra­tas del Ca­ri­be. Con es­te bar­qui­to, mo­vi­do por re­mos, pa­sea­mos por los ca­na­les has­ta vol­ver a co­ger el bar­co que nos lle­va­ba de vuel­ta a Ben Tre, pa­ra sí vol­ver a Ho Chi Minh.

Al día si­guien­te lo que nos es­pe­ra­ba en otro día de vue­lo pa­ra lle­gar has­ta la úl­ti­ma eta­pa de nues­tro via­je, los tem­plos de Ang­kor en Cam­bo­ya. Des­per­ta­mos en Ho Chi Minh y es­tu­vi­mos pa­sean­do por la ciu­dad has­ta to­mar el avión di­rec­ción a Siem Reap, la se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te de Cam­bo­ya tras su ca­pi­tal Phom Phen.Cuan­do vi­si­ta­mos la ciu­dad no pu­di­mos co­no­cer la ca­te­dral así que fui­mos a ver­la y no de­frau­dó. En nin­gún mo­men­to nos ima­gi­na­mos lo que nos en­con­tra­mos al lle­gar a los tem­plos de Ang­kor. Ha­bía­mos leí­do mu­cho pe­ro nun­ca pen­sa­mos que fue­ran tan in­men­sos y tan im­pre­sio­nan­tes. Aquí vi­si­ta­mos la Puer­ta del Sur de Ang­kor Thom, el Tem­plo de Ba­yon y el Tem­plo de Bap­houn de­di­ca­do al Dios Hin­dú Shi­va, la Te­rra­za de los Ele­fan­tes, la Te­rra­za del Rey Le­pro­so y Phi­mea­na­kas.

Es­to era so­lo una in­tro­duc­ción pues el Ang­kor Wat era el si­guien­te mo­nu­men­to, el edi­fi­cio re­li­gio­so más gran­de del mundo. Es

muy di­fí­cil ex­pli­car con pa­la­bras lo que vi­mos aquí así que os in­vi­to a co­no­cer­lo. Lo que más nos ape­nó fue no po­der es­tar más tiem­po en Cam­bo­ya. Es un país que nos in­tere­sa mu­cho por su cruel his­to­ria re­cien­te y por la for­ma que tie­ne la po­bla­ción de vi­vir. Sin du­dar­lo, vol­ve­re­mos pron­to.

An­tes de vol­ver al ho­tel vi­si­ta­mos el Tem­plo Ta Prohm, cons­trui­do en el si­glo XII y del que se con­ser­va ca­si en su to­ta­li­dad des­de que fue­se re­des­cu­bier­to por ex­plo­ra­do­res fran­ce­ses. Su si­tua­ción, con la­be­rin­tos de pie­dra y ro­dea­dos de sel­va, raí­ces y ra­mas de hi­gue­ras enor­mes lo ha­cen un lu­gar es­pe­cial pa­ra sen­tir la his­to­ria del país. Qui­zá os pre­gun­téis por qué no he­mos vi­si­ta­do las fa­mo­sas te­rra­zas de arroz. Las más co­no­ci­das y las más bo­ni­tas se en­cuen­tran al no­res­te. En con­cre­to en la re­gión de Yen Bai. En es­te via­je no tu­vi­mos oca­sión de vi­si­tar­las pe­ro lo cier­to es que ya es­ta­mos pen­san­do en vol­ver al Sud­es­te Asiá­ti­co y en es­ta nue­va oca­sión co­no­cer Tai­lan­dia, Laos y el nor­te de Viet­nam y la re­gión de Sa­pa, una zo­na de la que nos han ha­bla­do ma­ra­vi­llas.

En es­te lu­gar tan mís­ti­co, sin dar­nos cuen­ta, ter­mi­na­ba nues­tro via­je aun­que to­da­vía nos que­da­ban dos días pa­ra vol­ver a ca­sa. A la ma­ña­na si­guien­te co­gi­mos un vue­lo has­ta Ha­noi y más tar­de, por la no­che, co­gi­mos el de vuel­ta a ca­sa. Un via­je muy lar­go pe­ro que nos sir­vió pa­ra ha­blar de to­do lo que ha­bía­mos vis­to, to­da la gen­te ma­ra­vi­llo­sa que ha­bía­mos co­no­ci­do, la co­mi­da tan rica que ha­bía­mos pro­ba­do, la suer­te que ha­bía­mos te­ni­do con te­ner a Shok co­mo guía y tam­bién con te­ner la opor­tu­ni­dad de ver có­mo vi­ve su po­bla­ción. En re­su­men, via­jar te cam­bia pe­ro siem­pre pa­ra me­jor.

La­go Hoan Kiem

Bahía de Ha­long

Mer­ca­do de Da Nang

El Río Ham Luong en Ben Tre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.