Via­jar, re­cor­dar, es­cri­bir, re­vi­vir pa­ra se­guir via­jan­do

Magellan - - Editorial -

Des­de los ini­cios de Ma­ge­llan he­mos ido re­pi­tien­do cons­tan­te­men­te que cuan­do es­cri­bi­mos un via­je lo es­ta­mos re­cor­dan­do, lo es­ta­mos re­vi­vien­do, y de­ján­do­lo es­cri­to nos es­ta­mos ase­gu­ran­do de que nun­ca lo ol­vi­da­re­mos. En­tre los via­je­ros que en es­tos años han es­ta­do com­par­tien­do sus via­jes con no­so­tros, nos en­con­tra­mos con aque­llos que han he­cho del via­je una ma­ne­ra de vi­vir y ex­pli­can sus his­to­rias mo­vi­dos por el an­sia de con­tar sus aven­tu­ras, mien­tras que por otro la­do lee­mos tam­bién a los via­je­ros pa­ra los que pre­pa­rar las ma­le­tas es al­go más oca­sio­nal y que sin em­bar­go po­nen la mis­ma pa­sión y emo­ción re­cor­dan­do e hil­va­nan­do las pa­la­bras de su re­la­to via­je­ro.

Es­te mo­men­to del año en el que los re­cuer­dos de las úl­ti­mas va­ca­cio­nes per­ma­ne­cen vi­vos e inal­te­ra­dos en la me­mo­ria es un mo­men­to ideal en el que sen­tar­se al or­de­na­dor y en­fren­tán­do­nos al “sín­dro­me de la pan­ta­lla en blan­co” dar for­ma con pa­la­bras a ese via­je que ha he­cho de nues­tro ve­rano un mo­men­to muy es­pe­cial, con la cer­te­za de que esas emo­cio­nes que aho­ra sen­ti­mos tan ví­vi­das lo si­gan sien­do cuan­do den­tro de un tiem­po vol­va­mos a leer y a re­vi­vir to­das esas sen­sa­cio­nes via­je­ras que po­co a po­co se ha­brían ido di­lu­yen­do en la me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.