El Pue­blo Dogón

Aven­tu­ra in­elu­di­ble en tie­rras afri­ca­nas, des­de un acan­ti­la­do de tres­cien­tos me­tros de al­tu­ra via­ja­mos atrás en el tiem­po

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS JOR­DI CA­NAL-SOLER FE­CHA DEL VIA­JE DI­CIEM­BRE 2010

Aven­tu­ra en tie­rras afri­ca­nas,des­de lo al­to de un acan­ti­la­do de 300 mts. de al­tu­ra en Malí va­mos de via­je en el tiem­po.

En­tre las fér­ti­les aguas de la cur­va del río Ní­ger y las lla­nu­ras se­mi­de­sér­ti­cas de Bur­ki­na Fas­so, en el su­r­es­te de Malí, se ex­tien­de la fa­lla de Ban­dia­ga­ra, un acan­ti­la­do de tres­cien­tos me­tros de al­tu­ra y cien­to cin­cuen­ta ki­ló­me­tros de lar­go. Des­de 1989 es­ta for­ma­ción ro­co­sa es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO, no so­lo por lo es­pec­ta­cu­lar del pai­sa­je, sino so­bre to­do por ser el há­bi­tat de una cul­tu­ra que, vi­vien­do cer­ca de la pro­tec­ción del es­car­pe, ha con­se­gui­do man­te­ner ahí sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les: el Pue­blo Dogón.

Cuan­do en el si­glo XV d.C. los Mos­si de Bur­ki­na Fas­so em­pe­za­ron a per­se­guir las et­nias más cer­ca­nas pa­ra es­cla­vi­zar­las e is­la­mi­zar­las, los Dogón re­tro­ce­die­ron has­ta lle­gar a Ban­dia­ga­ra. Allí se en­con­tra­ron con los Te­lem, un pue­blo que ha­bía mo­ra­do en el acan­ti­la­do

des­de el 3000 a.C. No se sa­be muy bien si los Dogón se mez­cla­ron con los Te­lem ab­sor­bién­do­los o si los echa­ron de Ban­dia­ga­ra, pe­ro des­de en­ton­ces la cul­tu­ra Dogón sus­ti­tu­yó la de los Te­lem y ba­jo la pro­tec­ción del acan­ti­la­do pu­die­ron de­fen­der­se de los ata­ques de otras tri­bus. Has­ta la ac­tua­li­dad, los Dogón han per­ma­ne­ci­do ca­si inal­te­ra­dos, y aun­que el is­la­mis­mo y el cris­tia­nis­mo han em­pe­za­do a crear fie­les en­tre sus pue­blos, en mu­chos de los pue­blos a lo lar­go del acan­ti­la­do to­da­vía sub­sis­ten las creen­cias ani­mis­tas de ha­ce cien­tos de años.

Una red de ca­mi­nos une los dis­tin­tos pue­blos de la par­te su­pe­rior de la fa­lla con los de la ba­se y la lla­nu­ra, y en ca­da pue­blo exis­te un al­ber­gue acon­di­cio­na­do pa­ra la res­tau­ra­ción y aco­mo­da­mien­to de vi­si­tan­tes, con lo que un trekking por el País Dogón de Malí se ha con­ver­ti­do, des­de ha­ce unos años, en una de las aven­tu­ras in­elu­di­bles en tie­rras afri­ca­nas.

Exis­ten va­rios pun­tos de ac­ce­so y sa­li­da al País Dogón, por lo que la du­ra­ción del via­je y el tra­mo re­co­rri­do de­pen­den más de la dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po y di­ne­ro que de otros fac­to­res. Un trekking por el País Dogón pue­de con­sis­tir en una ex­cur­sión de un so­lo día o en una lar­ga ex­pe­di­ción de dos se­ma­nas. Sin em­bar­go, un re­co­rri­do de cua­tro días y tres no­ches sue­le ser la me­dia de un trekking y es tiem­po y dis­tan­cia más que su­fi­cien­te pa­ra ob­te­ner una vi­sión del mun­do Dogón en sus va­rios am­bien­tes.

To­dos los trek­kings sue­len em­pe­zar en la ciu­dad de Ban­dia­ga­ra, la más gran­de de la re­gión y ac­ce­si­ble por pis­ta as­fal­ta­da des­de Mop­ti, jun­to al río Ní­ger. En Ban­dia­ga­ra es don­de pue­de con­tra­tar­se al guía obli­ga­to­rio pa­ra aden­trar­se al País Dogón. En vez de acep­tar cual­quie­ra de los mu­chos que se ofre­ce­rán en ho­te­les y res­tau­ran­tes, lo me­jor es di­ri­gir­se a la As­so­cia­tion des Gui­des et Ac­com­pag­na­teurs Tou­ris­ti­ques au Pays Do­gon pa­ra te­ner la se­gu­ri­dad de con­tra­tar un guía re­co­no­ci­do. Él se en­car­ga­rá de con­tra­tar el al­ber­gue y la co­mi­da, así co­mo el trans­por­te has­ta el pun­to de ini­cio y re­gre­so del trekking.

El pri­mer pue­blo pro­pia­men­te Dogón que se sue­le vi­si­tar es Dji­gui­bom­bo, en la par­te su­pe­rior del acan­ti­la­do. Aquí se ob­ser­va ya la ar­qui­tec­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­ca Dogón en la gin­na, la es­tan­cia fa­mi­liar cen­tra­da al­re­de­dor de un pa­tio. La ca­sa prin­ci­pal es de ado­be, con te­chos lla­nos. Al la­do, las cons­truc­cio­nes más sor­pren­den­tes son los gra­ne­ros, ele­va­dos, de plan­ta cua­dra­da y ter­mi­na­dos en su par­te su­pe­rior con un te­ja­do có­ni­co de hier­bas que re­cuer­da va­ga­men­te el som­bre­ro pun­tia­gu­do de un ma­go. Las pe­que­ñas por­te­zue­las que per­mi­ten ac­ce­der a su in­te­rior sue­len es­tar muy ri­ca­men­te es­cul­pi­das y es­tán ase­gu­ra­das por com­ple­jas ce­rra­du­ras con lla­ve. Hom­bres y mu­je­res po­seen ca­da uno un gra­ne­ro dis­tin­to. El del hom­bre sir­ve so­lo pa­ra al­ma­ce­nar ali­men­to (prin­ci­pal­men­te el grano de mi­jo, el más co­mún de los cul­ti­vos en la zo­na), mien­tras que el gra­ne­ro de la mu­jer sir­ve

pa­ra al­ma­ce­nar, so­bre to­do, cuen­cos con cer­ve­za de mi­jo. Son las mu­je­res las que pro­du­cen es­ta be­bi­da fer­men­ta­da que so­lo pue­den be­ber los hom­bres, y con el di­ne­ro que ellas sa­can de su ven­ta en los mer­ca­dos es con lo que com­pran sus ro­pas y jo­yas, que guar­dan tam­bién en el gra­ne­ro.

Ba­jan­do de Dji­gui­bom­bo ha­cia la par­te in­fe­rior del acan­ti­la­do se pa­sa por unos cuan­tos cam­pos de ce­bo­lla, uno de los cul­ti­vos más im­por­tan­tes, jun­to con el mi­jo, que for­ma par­te de la die­ta bá­si­ca de los dogón. El ca­mino, en­tre ro­ca des­gas­ta­da por cen­te­na­res de años y mi­les de pa­sos, trans­cu­rre por la ro­ca cal­cá­rea, ári­da y ro­ji­za, de las pri­me­ras es­tri­ba­cio­nes del acan­ti­la­do. A me­nu­do, en al­gún re­co­ve­co del ca­mino, aflo­ra el agua fil­tra­da por la pie­dra y que se acu­mu­la en pe­que­ños po­zos que lle­nan de vi­da es­ta par­te de­sér­ti­ca del re­co­rri­do. El agua es es­ca­sa le­jos de la ro­ca, y la ve­ge­ta­ción que cre­ce tie­ne sus pro­pios sis­te­mas pa­ra guar­dar­la. La en­ra­ma­da si­lue­ta de los bao­babs, el ár­bol afri­cano por an­to­no­ma­sia, acom­pa­ña en el País Dogón la ma­yor par­te del ca­mino. Su tron­co an­chí­si­mo es una bue­na re­ser­va de agua. Sus fru­tos son co­mes­ti­bles, con una pul­pa ha­ri­no­sa en­tre las se­mi­llas que re­ci­be el nom­bre de pan de si­mio, y de la cor­te­za se ex­traen las fi­bras pa­ra fa­bri­car cuer­das.

En la ba­se del acan­ti­la­do se en­cuen­tra el pue­blo de Ka­ni Kom­bo­lé. Los jue­ves hay mer­ca­do y gen­te de to­dos los pue­blos cer­ca­nos (es­pe­cial­men­te mu­je­res) vie­nen a ven­der aquí sus pro­duc­tos: se­mi­llas, arroz, ce­bo­llas, cer­ve­za de mi­jo, le­che de ca­bra, ña­mes, pa­ta­tas, pes­ca­dos se­cos, te­las de ri­cos co­lo­res, ba­na­nas, to­ma­tes,… la di­ver­si­dad y co­lo­ri­do de mer­can­cías y ves­ti­dos de las clien­tas es enor­me y una gran opor­tu­ni­dad fo­to­grá­fi­ca pa­ra los vi­si­tan­tes.

En la ma­yo­ría de pue­blos exis­te un al­ber­gue des­ti­na­do a ali­men­tar o aco­ger a los tu­ris­tas que vi­si­tan el País Dogón. Con el nom­bre de Cam­pe­ments, son gran­des es­tan­cias don­de po­der dis­fru­tar de una co­mi­da bá­si­ca (nor­mal­men­te un pla­to de pas­ta o arroz y fru­ta) y por la no­che, una ha­bi­ta­ción con ca­mas y mos­qui­te­ras. Exis­te la po­si­bi­li­dad, en la

es­ta­ción se­ca, de po­der dor­mir vi­va­quean­do en el te­cho de al­gu­nos cam­pe­ments, ba­jo las es­tre­llas. La ma­yo­ría de es­tos al­ber­gues in­clu­ye tam­bién una pe­que­ña mues­tra de ar­te­sa­nías del Pue­blo Dogón, es­pe­cial­men­te más­ca­ras. Unos 350.000 Dogón vi­ven en las in­me­dia­cio­nes de Ban­dia­ga­ra, y la di­ver­si­dad de cons­truc­cio­nes en­tre los dis­tin­tos pue­blos, la va­rie­dad de sus dan­zas y has­ta di­fe­ren­cias en su idio­ma ha­cen que sea di­fí­cil ha­blar de un

so­lo Pue­blo Dogón. Es­to se no­ta par­ti­cu­lar­men­te en la can­ti­dad de más­ca­ras usa­das pa­ra el bai­le. Exis­ten has­ta ochen­ta ti­pos de más­ca­ra, que re­pro­du­cen la va­rie­dad del mun­do y la di­ver­si­dad cul­tu­ral de los Dogón. Las más­ca­ras, puer­tas, ven­ta­nas y has­ta es­ca­le­ras son ob­je­tos muy apre­cia­dos por los co­lec­cio­nis­tas de ar­te afri­cano, y co­no­ce­do­res de es­te in­te­rés, los Dogón rea­li­zan ac­tual­men­te gran par­te de sus ar­te­sa­nías ex­clu­si­va­men­te pa­ra ser ven­di­das a los tu­ris­tas. Hay que ir con cui­da­do por­que mu­chos de los ob­je­tos han si­do en­ve­je­ci­dos ex pro­fe­so pa­ra po­der ven­der­los co­mo an­ti­güe­dad a un pre­cio más ele­va­do.

Uno de los atrac­ti­vos de Ka­ni Kom­bo­lé es la Mai­son des Fem­mes, un re­cin­to ri­tual cer­ca del acan­ti­la­do des­ti­na­do a aco­ger a las mu­je­res du­ran­te el pe­río­do de mens­trua­ción. Pa­ra los Dogón du­ran­te el pe­rio­do la mu­jer es im­pu­ra y en la an­ti­güe­dad pa­sa­ban esos días en­ce­rra­das en ca­sas es­pe­cia­les. Sus pa­re­des es­tán pin­ta­das con vi­vos co­lo­res y hay re­pre­sen­ta­cio­nes es­cul­pi­das de hom­bres y mu­je­res do­ta­dos de gran­des ge­ni­ta­les.

La in­fluen­cia del is­lam es­tá cam­bian­do es­tas tra­di­cio­nes y la gran mez­qui­ta de Ka­ni Kom­bo­lé es el signo más evi­den­te de co­mo las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas es­tán sus­ti­tu­yen­do po­co a po­co las creen­cias ani­mis­tas del Pue­blo Dogón. Con sus co­lum­nas pun­tia­gu­das, el al­to mi­na­re­te eri­za­do de vi­gas de ma­de­ra y el co­lor anaran­ja­do del ba­rro con el que es­tá cons­trui­da re­cuer­dan mu­chí­si­mo a la Gran Mez­qui­ta de ba­rro de Djen­né, a me­nos de tres ho­ras en co­che. Aun­que la pre­sen­cia del Is­lam es ca­da vez ma­yor, to­da­vía se pue­de

apre­ciar al­gu­nas de las an­ti­guas creen­cias en el acan­ti­la­do. Aún se dis­tin­guen las oque­da­des y cue­vas ex­ca­va­das en la pa­red, que sir­vie­ron ini­cial­men­te a los Te­lem pa­ra vi­vir y que aho­ra sir­ven a los Dogón pa­ra en­te­rrar a sus muer­tos. Di­cen que si se en­tie­rra un Dogón en el sue­lo, la tum­ba ex­plo­ta. Qui­zá es por eso que los muer­tos, en el País Dogón, se co­lo­can en esas cue­vas ex­ca­va­das por los Te­lem en la pa­red del acan­ti­la­do. Col­ga­dos de cuer­das he­chas con cor­te­za de bao­bab, los Dogón se en­ca­ra­man en la ro­ca pa­ra si­tuar a sus muer­tos en las al­tu­ras.

A cua­tro ki­ló­me­tros de Ka­ni Kom­bo­lé se en­cuen­tra Té­li, don­de hay el cam­pa­men­to pa­ra pa­sar la pri­me­ra no­che. Jus­to al pie del acan­ti­la­do se ven las an­ti­guas ca­sas de los Te­lem: al­tas, es­tre­chas y aban­do­na­das. Des­de que los leo­nes y hie­nas o los agre­so­res hu­ma­nos ya no son un pro­ble­ma, los ha­bi­tan­tes de Té­li pre­fie­ren vi­vir en la lla­nu­ra, a po­cos cen­te­na­res de me­tros del acan­ti­la­do

pe­ro más cer­ca de sus co­se­chas. En Té­li hay una mez­qui­ta, una igle­sia y unas cuan­tas fa­mi­lias que to­da­vía man­tie­nen el ani­mis­mo co­mo re­li­gión. Por el cam­pa­men­to don­de se per­noc­ta a ve­ces apa­re­ce uno de es­tos ani­mis­tas con un pu­ña­do de con­chas de cau­rí. Por una pe­que­ña pro­pi­na el vie­jo he­chi­ce­ro lee la for­tu­na del via­je­ro a tra­vés de la po­si­ción de es­tas con­chas lan­za­das so­bre la me­sa. El pro­nós­ti­co es tan­to más fa­vo­ra­ble cuan­to ma­yor sea la pro­pi­na.

El can­to de unos cuan­tos ga­llos re­par­ti­dos por el pue­blo sue­len des­per­tar a aque­llos que la luz tem­pra­na to­da­vía no ha he­cho le­van­tar por la ma­ña­na. Las ca­lle­jue­las pol­vo­rien­tas se lle­nan de vi­da con el ir y ve­nir de las mu­je­res tra­ji­nan­do agua en­ci­ma de sus ca­be­zas y no tar­da mu­cho a em­pe­zar a so­nar el gol­pe­teo rít­mi­co del ma­zo de ma­de­ra pa­ra des­gra­nar el mi­jo de­lan­te de ca­da cho­za. Al­gu­nas ca­bras y as­nos aña­den su voz a la ca­co­fo­nía ma­tu­ti­na.

En­dé es el si­guien­te pue­blo de la ru­ta, y sus ha­bi­tan­tes es­tán es­pe­cia­li­za­dos en la crea­ción del bo­go­lán, te­las rús­ti­cas te­ñi­das con co­lo­res na­tu­ra­les pro­ce­den­tes de tie­rras y plan­tas y pin­ta­dos con es­ce­nas do­més­ti­cas de la vi­da de

los Dogón o con di­bu­jos geo­mé­tri­cos. Tam­bién aquí se ti­ñen al­gu­nas pren­das con azul de ín­di­go, otro co­lo­ran­te cu­yo pro­ce­so que­da bien ex­pli­ca­do por sus ar­te­sa­nos en los ta­lle­res que se pue­den vi­si­tar.

Cer­ca de En­dé se en­cuen­tra En­dé Tou­se­re­lé, una for­ma­ción ro­co­sa de si­lue­ta per­fec­ta­men­te dis­tin­gui­ble, co­mo un ci­lin­dro sus­ten­ta­do por una es­tre­cha ba­se. Su nom­bre sig­ni­fi­ca la Ro­ca de Se­re­lé. Cuen­ta la le­yen­da que Se­re­lé, una ni­ña de do­ce años que vi­vió en la re­gión ha­ce tres si­glos, re­gre­sa­ba a su ca­sa cuan­do se sin­tió fa­ti­ga­da. Des­can­só a la som­bra de un bao­bab y cuan­do des­per­tó ése bao­bab se ha­bía con­ver­ti­do en lo que es hoy la gran ro­ca que do­mi­na el pai­sa­je de es­ta re­gión.

En Ya­ba­tou­lu, don­de se pa­sa la se­gun­da no­che, el ca­mino pue­de re­gre­sar ha­cia la par­te al­ta del acan­ti­la­do o se­guir por la lla­nu­ra a sus pies. Se es­co­ge la pri­me­ra op­ción pa­ra re­mon­tar las ro­cas y ob­te­ner, al fi­nal de la tar­de, una vi­sión úni­ca de la pla­ni­cie que se ex­tien­de has­ta Bur­ki­na Fas­so. Es zo­na de sa­ba­na, se­ca y de co­lor anaran­ja­do sal­pi­ca­da de ver­de don­de los bao­babs y las acacias en­cuen­tran agua ba­jo sus raí­ces. Des­de aquí se ob­ser­va tam­bién la lon­gi­tud del acan­ti­la­do, que se pro­lon­ga has­ta el ho­ri­zon­te co­mo un es­ca­lón de ro­ca.

El pue­blo de In­de­lou, en­ca­ra­ma­do en un pro­mon­to­rio de la zo­na al­ta del acan­ti­la­do pro­por­cio­na unas be­llas vis­tas de su ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal muy bien con­ser­va­da. En In­de­lou so­bre­vi­ve la ma­yor co­mu­ni­dad ani­mis­ta del País Dogón, y gran par­te de sus edi­fi­cios son sa­gra­dos. Son aquí muy co­mu­nes las dan­zas, re­crea­das con co­lo­ri­dos ves­ti­dos he­chos con cor­te­za de bao­bab y más­ca­ras de­li­nea­das con con­chas de cau­rí. Tam­bién es don­de aún

que­dan vie­jos ca­za­do­res ar­ma­dos con es­co­pe­tas de pe­der­nal que sue­len ca­zar pro­te­gi­dos con amu­le­tos cor­po­ra­les pa­ra atraer la suer­te.

Un ca­mino ro­co­so por lo al­to del acan­ti­la­do lle­va al pue­blo de Beg­ni­ma­to, pre­pa­ra­do pa­ra el tu­ris­mo (con ba­ños y du­chas, aun­que rús­ti­cas) y una ex­ce­len­te co­ci­na pa­ra po­der re­po­ner las fuer­zas du­ran­te la ce­na. Aquí se pa­sa la ter­ce­ra no­che, y sue­le ofre­cér­se­le al via­je­ro una be­bi­da es­pe­cial: al­gu­nas de las fa­mi­lias del lu­gar pro­du­cen el do­lo, la cer­ve­za tra­di­cio­nal de mi­jo, que se sir­ve siem­pre en un cuen­co de ca­la­ba­za. Su sa­bor es bas­tan­te agrio pe­ro re­fres­can­te. An­tes de be­ber del cuen­co es tra­di­ción ver­ter un po­co en el sue­lo: es la ofren­da en re­cuer­do a los an­ces­tros.

A la ma­ña­na si­guien­te em­pie­za el re­gre­so con un ca­mino que, si­guien­do un ria­chue­lo y sor­tean­do unas cuan­tas es­tri­ba­cio­nes mon­ta­ño­sas con­du­ce has­ta el pue­blo de Kon­se­gu­lé, más mo­derno y con al­gu­nas ca­sas con elec­tri­ci­dad. Po­co a po­co el ca­mino se ale­ja de la fa­lla y el pai­sa­je se vuel­ve más ver­de, con más ár­bo­les que dan som­bra al ca­mino has­ta Dou­rou, el úl­ti­mo pue­blo del iti­ne­ra­rio. Des­de aquí se pue­de re­gre­sar a la ciu­dad de Ban­dia­ga­ra en co­che.

Sea cual sea la dis­tan­cia re­co­rri­da en el trekking a lo lar­go del gran acan­ti­la­do que de­fi­ne el País Dogón, la im­pre­sión de es­tar an­dan­do por un te­rreno aún po­co ho­lla­do por la ci­vi­li­za­ción es cons­tan­te y abru­ma­do­ra, y qui­zá es so­lo al re­gre­sar al as­fal­to de la ciu­dad cuan­do uno to­ma cons­cien­cia de que el re­co­rri­do, más que en la dis­tan­cia, fue en el tiem­po.

Po­bla­do Dogón

Acan­ti­la­dos de Ban­dia­ga­ra

Gra­ne­ros Dogón en el pue­blo de Dji­gui­bom­bo

To­gu­na de Dji­gui­bom­bo

Rui­nas de ca­sas an­ti­guas en Ka­ni Kom­bo­lé

La Mai­son des Fem­mes en Ka­ni Kom­bo­lé

Mez­qui­ta en Ka­ni Kom­bo­lé

Mer­ca­do afri­cano en Ka­ni Kom­bo­lé

Cam­pe­ment en En­dé

Te­la Dogón

Cha­mán Dogón

Dan­zan­te Dogón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.