Tenerife, do­ble equi­pa­je

Un via­je muy per­so­nal por Tenerife pa­ra vol­ver a en­con­trar el sen­de­ro per­fec­to

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS FRANCESC HARO GON­ZÁ­LEZ FE­CHA DEL VIA­JE MA­YO 2016

Un via­je muy per­so­nal a la be­lla tie­rra volcánica pa­ra vol­ver a en­con­trar el sen­de­ro per­fec­to.

Al­go má­gi­co de­bía te­ner ese la­gar­to. Apa­ren­te­men­te sen­ci­llo pe­ro con una gran be­lle­za en to­dos y ca­da uno de los sur­cos de su du­ra piel. Tu­vo que ser él. Lle­va­ba se­ma­nas de­ses­pe­ra­do. No en­con­tra­ba tra­ba­jo des­pués de aca­bar una lar­ga ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra, lo ha­bía­mos de­ja­do con Ana des­pués de una lar­ga re­la­ción y pa­ra re­ma­tar­lo mi pa­dre es­ta­ba en­fer­mo, te­nía cán­cer. Es­ta­ba hun­di­do en el más pro­fun­do, os­cu­ro y fé­ti­do de los po­zos. No ha­bía pi­sa­do una mier­da, me ha­bía me­ti­do en­te­ro den­tro de ella, ¿por qué to­dos los desas­tres se di­ri­gían a mí co­mo si yo tu­vie­ra el cen­tro de gra­ve­dad pa­ra to­das las des­gra­cias?

Un ami­go, una ma­le­ta y unos bi­lle­tes ha­cia la is­la de la eter­na pri­ma­ve­ra. Ne­ce­si­ta­ba un pa­rén­te­sis en la vi­da. De­te­ner­me pa­ra po­der con­ti­nuar con fuer­zas an­tes de que me des­va­ne­cie­ra co­mo plu­ma en la llu­via.

Bar­ce­lo­na – Tenerife. En el avión subí dos ma­le­tas; la de mano y la men­tal. So­lo una de ellas lle­ga­ría al Ae­ro­puer­to del Nor­te. En la de mano lle­va­ba po­ca co­sa; la ro­pa, un bo­ca­di­llo, el car­ga­dor del mó­vil… La men­tal es­ta­ba lle­na de to­das mis ca­la­mi­da­des. És­ta úl­ti­ma la de­bía va­ciar an­tes de po­ner un pie en la is­la. A me­di­da que el avión re­co­rría el cie­lo, abría el equi­pa­je de las preo­cu­pa­cio­nes, co­gía una, la mi­ra­ba, me des­pe­día de ella, la lan­za­ba por la ven­ta­ni­lla y mi­ra­ba co­mo se es­pa­chu­rra­ba en el sue­lo o se hun­día en el mar, de­pen­dien­do por dón­de íba­mos. Lle­gué mu­cho más li­ge­ro. Al sa­lir del avión, el cie­lo es­ta­ba cu­bier­to con un te­cho de nu­bes que los vien­tos Ali­sios

ha­bían acom­pa­ña­do por el Atlán­ti­co pa­ra que las mon­ta­ñas del Tei­de las abra­za­ra. Aun­que no llo­vía, tam­po­co ha­bía ni un so­lo ra­yo de sol que me die­ra la bien­ve­ni­da a la is­la. En ese mo­men­to ya du­da­ba si Tenerife era el me­jor si­tio pa­ra en­con­trar el sen­de­ro per­fec­to, aquél en­tre to­dos los ca­mi­nos que lle­va al mis­mo si­tio pe­ro tie­ne los me­jo­res pai­sa­jes, las me­jo­res com­pa­ñías y las me­jo­res ex­pe­rien­cias; don­de las pie­dras son di­fí­ci­les de brin­car y al­gu­nas de ellas son ca­pa­ces de aba­tir­te du­ran­te unos ins­tan­tes, pe­ro ter­mi­nas al­zán­do­te y apren­dien­do la lec­ción, y aña­dien­do ex­pe­rien­cia pa­ra que en la pró­xi­ma la­de­ra nin­gún pe­drus­co co­mo el an­te­rior sea ca­paz de des­plo­mar­te.

Pron­to apa­re­ce la luz, a me­di­da que nos apro­xi­má­ba­mos a San­ta Cruz la ca­po­ta ce­les­te se des­ha­cía en mil pe­da­zos, y con ella las tem­pe­ra­tu­ras em­pe­za­ban a fes­te­jar. Ya se ve la cos­ta, el olor a Atlán­ti­co, so­mos una in­sig­ni­fi­can­cia en me­dio de un océano. Pe­ro no nos de­te­ne­mos, el sur nos atrae. Ne­ce­si­ta­mos pla­yas so­lea­das, are­na ca­lien­te, so­la­men­te es­pe­ro que no apa­rez­ca la Ca­li­ma y nos arrui­ne el día.

Se­gún des­cu­bro la is­la me doy cuen­ta de que ten­go mu­cho en co­mún con ella. Mi vi­da es­tá he­cha pe­da­zos y a pun­to de ex­plo­tar; Tenerife tam­bién es­tá lle­na de los re­cor­tes que a Dios le so­bró el ter­cer día y bueno, el vol­cán es­tá ac­ti­vo. La úni­ca di­fe­ren­cia es que

el to­do­po­de­ro­so es­co­gió los tro­zos con los pai­sa­jes más be­llos pa­ra el ho­gar de los guan­ches, en cam­bio yo ten­go los más re­pul­si­vos.

Los acan­ti­la­dos de los Gi­gan­tes, el va­lle de Mas­ca, surf en Po­ris de Abo­na, el Dra­go en Icod, la Ana­ga, las Te­re­si­tas, los pu­che­ros ca­na­rios, las pa­pas arru­ga­das con mo­jo… Es­ta­ba ma­ra­vi­lla­do y aún me que­da­ba por ver el Tei­de en úl­ti­mo día.

Una lla­ma­da esa mis­ma no­che. Mi pa­dre em­peo­ra­ba. A 2.500 ki­lo­me­tros de ca­sa tam­po­co po­día ha­cer na­da. Dis­fru­tar de mis úl­ti­mos mo­men­tos pa­ra vol­ver con fuer­zas.

En una ho­ra subimos con co­che des del ni­vel del mar de Cos­ta de Ade­je a los 2.300

me­tros del te­le­fé­ri­co del Tei­de. Los cam­bios en el pai­sa­je y el cli­ma en to­do el re­co­rri­do son abis­ma­les; cos­tas tro­pi­ca­les, bos­ques dor­sa­les hú­me­dos, en­torno mar­ciano con gran­des ta­ji­nas­tes.

La gran Cal­de­ra de las Ca­ña­das ya se ob­ser­va de ma­ra­vi­lla des­de los 3.500 me­tros, allí nos ha de­ja­do el te­le­fé­ri­co. A par­tir de aquí va­mos a su­bir a pie has­ta el pi­co.

Em­pie­za una lu­cha per­so­nal. As­cen­der ha­cia lo más al­to, pe­se a las di­fi­cul­ta­des del oxí­geno. El día so­lea­do me acom­pa­ña, una sua­ve bri­sa fría ras­ga la ca­ra, y en al­gu­nos ins­tan­tes el olor de hue­vos po­dri­dos que sa­le de las chi­me­neas del vol­cán ha­ce re­cor­dar­te el lu­gar in­hós­pi­to y hos­til en el que te en­cuen­tras.

Mi si­tua­ción per­so­nal se ve re­fle­ja­da en ca­da pa­so, ba­ta­llar con­tra los apu­ros pa­ra se­guir ade­lan­te. Mi pa­dre en­fer­mo, mi re­la­ción con Ana, sin em­pleo. Cuan­do vol­vie­ra a ca­sa to­do aque­llo se­gui­ría allí, pe­ro de­bía ven­cer las cir­cuns­tan­cias, na­die lo iba a ha­cer por mí. Pe­ro tam­bién hay que al­zar la ca­be­za y ver a tu al­re­de­dor to­das las co­sas po­si­ti­vas que es­tán jun­to a ti, el par­que na­cio­nal del Tei­de, la fa­mi­lia, los ami­gos…

Nos apro­xi­má­ba­mos al crá­ter. Im­pre­sio­nan­tes vis­tas que te ha­cen sen­tir vi­vo, te ha­cen pre­sen­ciar un es­pec­tácu­lo na­tu­ral úni­co. Po­drías pa­sar ho­ras con­tem­plan­do los fas­ci­nan­tes pa­ra­jes vol­cá­ni­cos. Úl­ti­mos pa­sos pa­ra co­ro­nar los 3.718 me­tros so­bre el ni­vel

del mar. Nos da­mos un abra­zo con mi ami­go por ha­ber lle­ga­do a la ci­ma. Hip­no­ti­za­dos por el es­plen­dor del Tei­de, pa­sa­mos un buen ra­to pre­sen­cian­do se­me­jan­te mag­ni­fi­cen­cia an­tes de vol­ver­nos, es lo más cer­ca que he­mos es­ta­do de to­car el cie­lo. Es in­creí­ble.

Des­pués de pa­sar unos mo­men­tos cer­ca de los dio­ses, re­gre­sa­mos ha­cia el te­le­fé­ri­co pa­ra que nos de­vuel­va al co­che. A par­tir de allí ya nos di­ri­gi­re­mos ha­cia la Oro­ta­va y Puer­to de la Cruz, úl­ti­mas pa­ra­das an­tes de vol­ver a ca­sa.

Fue en ese ins­tan­te cuan­do ocu­rrió. Apar­ca­mos el co­che en la cu­ne­ta y nos de­tu­vi­mos en una lla­nu­ra ba­jo el Tei­de, en me­dio de la Cal­de­ra, con­tem­plan­do las ro­cas y la

ma­jes­tuo­si­dad del vol­cán. Es­tá­ba­mos so­los, mi ami­go y yo, de re­pen­te apa­re­ció. Una co­la lar­ga, man­chas azu­les en los cos­ta­dos y mo­tas ma­rrón cla­ras en el dor­so. El la­gar­to ti­zón.

Ha­bía de­ja­do la bo­te­lla de agua so­bre una pie­dra, el la­gar­to se apro­xi­mó has­ta ella y la to­có con la na­riz, pa­re­cía te­ner sed. Allí se que­dó in­ten­tan­do des­cu­brir có­mo po­día ex­traer el lí­qui­do de aquel en­va­se. Me acer­qué a él, co­gí la bo­te­lla pa­ra po­ner­le agua en­ci­ma de la pie­dra pe­ro se mar­chó co­rrien­do. Vol­ví a de­jar la bo­te­lla don­de es­ta­ba y al ca­bo de unos se­gun­dos re­apa­re­ció pa­ra reanu­dar su ta­rea de có­mo abrir un re­ci­pien­te con la na­riz.

Es­ta vez me arri­mé po­co a po­co pa­ra no asus­tar­lo. Con­se­guí co­ger la bo­te­lla sin que se mar­cha­ra, la abrí y allí per­ma­ne­cía el la­gar­to. El si­len­cio, la ex­pec­ta­ción, el cui­da­do y la ma­gia del mo­men­to se en­con­tra­ban en el agua ca­yen­do len­ta­men­te so­bre una ro­ca en me­dio de aquel es­ce­na­rio mar­ciano.

El agua lle­gó a sus pa­tas, en­ton­ces sa­có la len­gua y se pu­so a be­ber. Po­co a po­co el agua se fil­tra­ba por los po­ros de la ro­ca, se eva­po­ra­ba con el ca­lor y se con­su­mía mien­tras el rep­til be­bía. Vol­ví a echar­le agua y re­pi­tió su ges­to. Sa­can­do y en­tran­do la len­gua rá­pi­da­men­te sa­cia­ba su sed en aquel char­co ar­ti­fi­cial. En­ton­ces se de­tu­vo, gi­ró la ca­be­za y me di­ri­gió la mi­ra­da con su vi­sión mo­no­cu­lar. Ese mo­men­to hi­zo de­te­ner el tiem­po y el mun­do, no sé cuan­to du­ró ese ins­tan­te pe­ro

me de­jó pe­tri­fi­ca­do, pa­re­ció eterno. No me pa­sa­ba otra co­sa por la ca­be­za que la im­po­nen­te mi­ra­da que es­ta­ba cru­zan­do con aquel la­gar­to, ¿me es­ta­ba dan­do las gra­cias? Un ani­mal an­ces­tral que vi­vía en un her­mo­so en­torno, a los pies del Tei­de, me es­ta­ba pres­tan­do to­da la aten­ción a mí. En un pes­ta­ñear des­apa­re­ció en­tre las ro­cas co­mo quien ve pa­sar una ve­loz es­tre­lla fu­gaz.

Lo que aca­ba­ba de pa­sar me de­jó he­la­do. Ha­bía en­tra­do den­tro de mi cuer­po y me ha­bía da­do una sa­cu­di­da, re­mo­vien­do mi cons­cien­cia y mi vi­da.

Subimos en el co­che y con­ti­nua­mos con el tra­yec­to. A los po­cos mi­nu­tos lla­mó mi ma­dre. Mi pa­dre vol­vía a me­jo­rar. Avan­zá­ba­mos en el ca­mino.

Más tar­de vol­vió a so­nar el te­lé­fono, me so­li­ci­ta­ban pa­ra una entrevista de tra­ba­jo. Pa­re­cía que al­go es­ta­ba cam­bian­do.

Esa mis­ma no­che fui­mos a ver el fi­nal de la co­pa del rey del FC Bar­ce­lo­na a la pe­ña bar­ce­lo­nis­ta de Te­gues­te. El Bar­ce­lo­na ga­nó 2 a 0 con­tra el Se­vi­lla.

Me des­pe­dí de la is­la, agra­de­cien­do la ex­pe­rien­cia y pen­san­do en el la­gar­to. Nun­ca lo ol­vi­da­ría. Vol­vía a su­bir al avión con dos ma­le­tas, pe­ro es­ta vez cam­bia­ba la de las preo­cu­pa­cio­nes por la de las ilu­sio­nes.

Esa mis­ma se­ma­na con­se­guí el tra­ba­jo pa­ra el que me hi­cie­ron entrevista, mi pa­dre se re­cu­pe­ró y sa­lió ade­lan­te, tam­bién co­no­cí la chi­ca que me acom­pa­ña hoy en día mi ca­mino.

Acan­ti­la­dos de Los Gi­gan­tes

León de pie­dra de Ana­ga

La Cal­de­ra del Tei­de

Ca­sa de los Bal­co­nes en La Oro­ta­va

La­gar­to mi­ran­do des­pués de be­ber agua en el Tei­de

Tei­de, pai­sa­je mar­ciano

Pi­co del Tei­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.