Umbría, el co­ra­zón ver­de de Ita­lia

Re­co­rrien­do Umbría, una de las zo­nas más be­llas del país. Un re­ga­lo pa­ra los aman­tes de la his­to­ria, la na­tu­ra­le­za y la bue­na co­ci­na

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS YOLANDA PERIS FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2017

Re­co­rrien­do la be­lla re­gión ita­lia­na. Un re­ga­lo pa­ra los aman­tes de la his­to­ria, la na­tu­ra­le­za y la bue­na co­ci­na.

Ha­ce una se­ma­nas en una ca­lu­ro­sa tar­de de ve­rano, con­tem­plan­do una se­mi­de­sier­ta pla­za fren­te a la ma­ra­vi­llo­sa ca­te­dral de Spo­le­to, re­fle­xio­na­ba so­bre el he­cho de que si Fran­ces Ma­yes (la au­to­ra de la ce­le­bé­rri­ma no­ve­la de “Ba­jo el sol de la Tos­ca­na”) hu­bie­ra re­ca­la­do en Umbría las co­sas se­gu­ra­men­te se­rían muy dis­tin­tas en es­ta re­gión a la que tan me­re­ci­da­men­te se co­no­ce co­mo “el co­ra­zón ver­de de Ita­lia”. De ha­ber si­do así y de ha­ber lle­ga­do la Ma­yes por ejem­plo a Spe­llo en lu­gar de a Cor­to­na, se­gu­ra­men­te hoy en día las hor­das de via­je­ros que lle­nan las ca­lles y pla­zas de cual­quier lo­ca­li­dad de la Tos­ca­na hu­bie­ran des­cu­bier­to ya es­ta pe­que­ña jo­ya del cen­tro de Ita­lia.

Cuan­do en pleno mes de agos­to pue­des des­cu­brir pe­que­ños pue­blos en los que pa­sear tran­qui­la­men­te sin nin­gún ti­po de

aglo­me­ra­ción, ac­ce­des a igle­sias en las que el si­len­cio y el ver­da­de­ro re­co­gi­mien­to te ro­dea y pue­des ir a dis­fru­tar en una ex­ce­len­te trat­to­ria de la me­jor co­mi­da ca­se­ra sin te­ner que es­pe­rar me­sa, sa­bes que se tra­ta de una si­tua­ción del to­do anó­ma­la y te pre­gun­tas por­que mo­ti­vo el via­je­ro no ha he­cho to­da­vía de Umbría una de esas me­tas tan ama­das co­mo lo pue­de ser su ve­ci­na Tos­ca­na. Yo que amo in­con­di­cio­nal­men­te la re­gión de los gi­ra­so­les y los vi­ñe­dos y que co­noz­co en pro­fun­di­dad la gran ma­yo­ría de los pue­blos tos­ca­nos, con­fie­so que me rin­do tam­bién in­con­di­cio­nal­men­te a la be­lle­za um­bra, a esos pai­sa­jes de un ver­de in­ten­so en los que la mi­ra­da se pue­de per­der du­ran­te ho­ras, a esos pue­blos cons­trui­dos en pie­dra a lo lar­go de ver­da­de­ros la­be­rin­tos de subidas y ba­ja­das, y me fas­ci­na esa gen­te hos­pi­ta­la­ria or­gu­llo­sa de una re­gión que tie­ne to­dos los ele­men­tos pa­ra se­du­cir y con­quis­tar a los aman­tes de la na­tu­ra­le­za, la his­to­ria, y la bue­na (la su­per­la­ti­va di­ría yo) gastronomía.

Umbría cuen­ta en su ha­ber con una ex­tra­or­di­na­ria con­cen­tra­ción de cen­tros me­die­va­les, y que van mu­cho más allá de los lu­ga­res tu­rís­ti­cos que más se co­no­cen de es­ta enig­má­ti­ca y pai­sa­jís­ti­ca re­gión ita­lia­na. Si pre­gun­to a mu­chos de mis ami­gos si han vi­si­ta­do Umbría la gran par­te de ellos me res­pon­de que han vi­si­ta­do Asis, al­gu­nos me res­pon­de­rán que co­no­cen Pe­ru­gia, y po­co más. Sin em­bar­go hay mu­cho más pa­ra des­cu­brir en Umbría, la de las mon­ta­ñas de la Val­ne­ri­na, la

del río Ne­ra, la de las ma­jes­tuo­sas ca­te­dra­les de Or­vie­to o de Spo­le­to, la de las trat­to­rias que hue­len a tar­tu­fo, la de los vi­nos pre­cia­dos y los me­jo­res acei­tes, la que nos lle­va a re­co­rrer los res­tos de las ci­vi­li­za­cio­nes etrus­cas y ro­ma­nas y la que nos re­ga­la ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de carreteras pa­no­rá­mi­cas de una be­lle­za in­com­pa­ra­ble.

He vi­si­ta­do Umbría en va­rias oca­sio­nes y de pri­mer mi via­je guar­do de un re­cuer­do im­bo­rra­ble de la pe­que­ña y ma­ra­vi­llo­sa lo­ca­li­dad de Gub­bio a la que es­pe­ro re­gre­sar en uno de mis pró­xi­mos via­jes y don­de dis­fru­té de unas va­ca­cio­nes inol­vi­da­bles, re­co­rrien­do sus ca­lle­jue­las em­pe­dra­das, disfrutando de su ma­jes­tuo­sa Piaz­za dei Con­so­li que re­ga­la uno de los pai­sa­jes um­bros más be­llos que yo

he vis­to nun­ca, y sin­tien­do la hos­pi­ta­li­dad de una gen­te a la que aún me unen gran­des la­zos de amis­tad.

En es­ta oca­sión mi re­co­rri­do um­bro ha ido por otros lu­ga­res que no ha­bía vi­si­ta­do an­tes, y cu­ya vi­si­ta me ha ayu­da­do a re­afir­mar­me en mi ado­ra­ción to­tal por es­ta re­gión.

El pri­mer lu­gar al que nos lle­va­ron las dos rue­das (na­da co­mo un re­co­rri­do mo­te­ro pa­ra des­cu­brir Ita­lia...) fue la be­lla lo­ca­li­dad de Spo­le­to, que es­tá si­tua­da en el co­ra­zón de la ver­dí­si­ma cam­pi­ña um­bra, y es una ciu­dad muy an­ti­gua en la que se han en­con­tra­do res­tos ar­queo­ló­gi­cos que da­tan del si­glo XII a.c.. La pri­me­ra to­ma de con­tac­to con la ciu­dad fue al atar­de­cer, cuan­do el sol em­pe­za­ba a per­der in­ten­si­dad, si bien el ca­lor era evi­den­te es un es­tío ita­liano en el que las tem­pe­ra­tu­ras han ba­ti­do to­dos los re­cords his­tó­ri­cos. Es ver­dad en cual­quier ca­so que las es­tre­chas ca­lle­jue­las ayu­dan a crear mu­chas zo­nas de som­bra y la tem­pe­ra­tu­ra fue agra­da­ble du­ran­te to­do el pa­seo, ade­más cuan­do uno lle­ga a la im­pac­tan­te Piaz­za del Duo­mo ya no se pien­sa ni en el ca­lor, o el can­san­cio de la subida, por­que la be­lle­za del lu­gar lo lle­na to­do. La her­mo­sa igle­sia ro­má­ni­ca mues­tra to­do su es­plen­dor gra­cias tam­bién a la am­plia pla­za que la ro­dea y que per­mi­te al via­je­ro con­tem­plar­la des­de to­dos los pun­tos de vis­ta po­si­ble,

con­fi­gu­ran­do un mar­co ideal pa­ra tan­ta ma­jes­tuo­si­dad.

Asi­mis­mo es­ta be­lla pla­za es el es­ce­na­rio prin­ci­pal del cé­le­bre “Fes­ti­val dei Due Mon­di”, un even­to cul­tu­ral que du­ran­te quin­ce días con­cen­tra es­pec­tácu­los de mú­si­ca, tea­tro o dan­za y que ha clau­su­ra­do la edi­ción de es­te año, su 60 aniver­sa­rio, con un ma­ra­vi­llo­so con­cier­to di­ri­gi­do por la ba­tu­ta úni­ca del gran maes­tro Ric­car­do Mu­ti. Un even­to que si­túa a Spo­le­to en el ma­pa de los even­tos cul­tu­ra­les más des­ta­ca­dos del ve­rano ita­liano y que ha­ce bu­llir a la lo­ca­li­dad du­ran­te los 15 días más in­ten­sos del año.

Otros de los lu­ga­res que no hay que per­der­se en Spo­le­to son la Roc­ca Al­bor­no­zia­na que do­mi­na la ciu­dad o el Pon­te de­lle To­rri que une la Roc­ca y Mon­te­lu­co, y que so­lo es ap­to pa­ra los aman­tes de las al­tu­ras. El puen­te es un lu­gar que ha fas­ci­na­do a los más ilus­tres via­je­ros de to­dos los tiem­pos y has­ta el mis­mo Goet­he lo des­cri­be en su cé­le­bre libro “Via­je a Ita­lia”.

Otro de los lu­ga­res que hay que vi­si­tar en Spo­le­to es el mag­ní­fi­co Tea­tro Ro­mano que hoy en día si­gue sien­do es­ce­na­rio de re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les y conciertos.

Con­ti­nuan­do el re­co­rri­do por las be­llas carreteras um­bras de­ci­di­mos ha­cer pa­ra­da en Nar­ni.

Una his­tó­ri­ca lo­ca­li­dad de la re­gión, cu­yo ori­gen se re­mon­ta a los tiem­pos del neo­lí­ti­co y que fue co­lo­nia ro­ma­na con el nom­bre de Nar­nia. Du­ran­te el re­na­ci­mien­to la ciu­dad fue pun­to de en­cuen­tro de ar­tis­tas de pri­mer ni­vel que de­ja­ron hue­lla de su pa­so por la lo­ca­li­dad

con gran­des obras. En­tre los prin­ci­pa­les mo­nu­men­tos de Nar­ni hay que ci­tar la ca­te­dral ro­má­ni­ca que reúne obras de gran­des ar­tis­tas, la igle­sia de San Fran­ces­co que con­ser­va en su in­te­rior al­gu­nos de los más be­llos fres­cos de la re­gión, el Pa­laz­zo dei Prio­ri, la igle­sia de San­ta Marg­he­ri­ta o la Ca­te­dral de San Gio­ve­na­le. Otros de los lu­ga­res que no hay que de­jar de vi­si­tar en un re­co­rri­do por Nar­ni se en­cuen­tra en los jar­di­nes de San Ber­nar­do, que re­ga­la una vis­ta pa­no­rá­mi­ca úni­ca so­bre el va­lle del río Ne­ra y des­de don­de se ac­ce­de a la zo­na sub­te­rrá­nea de San Do­me­ni­co.

Pa­ra dis­fru­tar de una ex­ce­len­te co­mi­da en Nar­ni acon­se­jo “La Bot­te­ga del Giu­lla­re”, un lu­gar de co­mi­da ca­se­ra en la que el pla­to es­tre­lla la pas­ta ca­cio e pe­pe os ten­drá be­bien­do to­da la tar­de pe­ro va­le la pe­na el “sa­cri­fi­cio”...

A es­ca­sos ki­ló­me­tros de Nar­ni se en­cuen­tra otro de los lu­ga­res que me re­cuer­da por­que Umbría ha­bría que re­co­rrer­la to­da de nor­te a sur y de es­te a oes­te. La su­ges­ti­va Cas­ca­ta de­lle Mar­mo­re con­si­de­ra­da una de las cas­ca­das más al­tas de Eu­ro­pa, que al­can­za un des­ni­vel de has­ta 165 m. y que se pue­de vi­si­tar des­de di­fe­ren­tes pun­tos; el bel­ve­de­re in­fe­rior y el su­pe­rior. No­so­tros op­ta­mos por vi­si­tar el su­pe­rior cu­ya ubi­ca­ción re­ga­la unas vis­tas in­creí­bles del pri­mer sal­to de la cas­ca­da. Co­mo siem­pre hay opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos, y hay via­je­ros que pre­fie­ren dis­fru­tar de la pers­pec­ti­va ba­ja del par­que pa­ra de­lei­tar­se des­de aba­jo de la ma­jes­tuo­sa caí­da del agua. Lo que sí es to­tal­men­te cier­to es que con las tem­pe­ra­tu­ras de las cua­tro de la tar­de en pleno mes de agos­to re­fres­car­se con la cer­ca­nía del

sal­to del agua fue un ver­da­de­ro re­ga­lo an­tes de vol­ver a su­bir “a lo­mos” de nues­tro ca­ba­llo de dos rue­das pa­ra pro­se­guir via­je.

La si­guien­te eta­pa de la ru­ta um­bra nos lle­va­ría a pa­rar en Spe­llo, ciu­dad que ya co­no­cía y a la que desea­ba fer­vien­te­men­te vol­ver ya que con­si­de­ro que se tra­ta de una de las ciu­da­des más be­llas de Ita­lia. Es­ta pe­que­ña jo­ya de la re­gión se ca­rac­te­ri­za por sus es­tre­chas ca­lle­jue­las que los ve­ci­nos se en­car­gan de man­te­ner en­ga­la­na­das con los bal­co­nes lle­nos de flo­res en unas com­po­si­cio­nes que com­pi­ten en be­lle­za unas con otras. La lo­ca­li­dad con­ser­va co­mo se­ñal de iden­ti­dad inequí­vo­ca los res­tos de su pa­sa­do his­tó­ri­co, su his­to­ria ro­ma­na y lom­bar­da, y man­tie­ne in­tac­to su as­pec­to me­die­val que atrae al via­je­ro des­de que atra­vie­sa las mu­ra­llas que ro­dean la ciu­dad. Spe­llo cuen­ta con una do­ce­na de igle­sias que con­tie­nen ver­da­de­ras obras de ar­te a ni­vel ar­qui­tec­tó­ni­co y por los fres­cos que de­co­ran sus in­te­rio­res. En una ru­ta al­go rá­pi­da por la ciu­dad tu­vi­mos tiem­po úni­ca­men­te de vi­si­tar la igle­sia de San­ta Ma­ria la Mag­gio­re que re­ga­la ma­ra­vi­llo­sos fres­cos de Pe­ru­gino y la Igle­sia de S. Andrea con un gran re­ta­blo obra de Pin­tu­ric­chio. Soy cons­cien­te de que la ciu­dad re­que­ría una vi­si­ta en pro­fun­di­dad pa­ra po­der se­guir des­cu­brien­do to­do su va­lor cul­tu­ral y pic­tó­ri­co. Por otro la­do y vol­vien­do al si­glo XXI a ni­vel ar­tís­ti­co fue to­do un pla­cer des­cu­brir la obra de Mas­si­mi­li­ano Bar­di que en su show room de la Via Ga­ri­bal­di de la ciu­dad re­ga­la­ba cua­dros be­llí­si­mos de los que cos­ta­ba apar­tar la mi­ra­da por la ale­gría y vi­da que en­cie­rran sus ori­gi­na­les obras.

Uno de los pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos de la ciu­dad por ex­ce­len­cia es su fa­bu­lo­so acei­te de oli­va, de he­cho se pue­de ob­ser­var que la ca­rre­te­ra que con­du­ce a la ciu­dad es­tá lle­na de oli­va­res y la ver­dad es que de­gus­tar es­te oro lí­qui­do de la zo­na es to­da una ex­pe­rien­cia sen­so­rial. No­so­tros op­ta­mos por co­mer en un pe­que­ño res­tau­ran­te en el que una úni­ca per­so­na ges­tio­na­ba, ser­vía y co­ci­na­ba, se tra­ta de la Eno­te­ca Pro­per­zio. Un an­ti­pas­to a la ita­lia­na a ba­se de brus­chet­ta y una ta­bla de que­so co­ro­na­dos por can­tuc­ci­ni de cho­co­la­te fue­ron un ver­da­de­ro man­jar de dio­ses en esa be­lla ciu­dad a la que hay que vol­ver unos cuan­tos días.

Des­pués de un pa­seo por la bo­ni­ta ciu­dad con aro­ma a flo­res de to­dos los co­lo­res y con una in­do­len­cia en­tre sus mu­ra­llas que da la im­pre­sión que el tre­pi­dan­te rit­mo de la vi­da ac­tual no ha afec­ta­do en na­da a sus ha­bi­tan­tes, se­gui­mos ru­ta has­ta Be­vag­na. Es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad ca­rac­te­ri­za­da por una su­ges­ti­va y en­can­ta­do­ra at­mós­fe­ra me­die­val fas­ci­na al vi­si­tan­te des­de el mi­nu­to ce­ro.

En el co­ra­zón del ba­rrio an­ti­guo se en­cuen­tra la ma­jes­tuo­sa Piaz­za Sil­ves­tri que son su for­ma ar­mo­nio­sa­men­te irre­gu­lar es­tá con­si­de­ra­da una de las más be­llas pla­zas me­die­va­les de to­da la re­gión. Otros de los lu­ga­res que el via­je­ro de­be­ría vi­si­tar son la igle­sia de San Mi­che­le y el Con­ven­to di San Fran­ces­co, que da­tan am­bos del s. XII así co­mo el Pa­laz­zo dei Con­so­li.

Be­vag­na es fa­mo­sa a ni­vel in­ter­na­cio­nal por el te­ji­do que lle­va el nom­bre de la lo­ca­li­dad: la te­la Be­vag­na que se ob­tie­ne a par­tir del cá­ña­mo y que es muy va­lo­ra­da por su re­sis­ten­cia y tex­tu­ra. De he­cho la ela­bo­ra­ción del cá­ña­mo es uno de esos ofi­cios ar­te­sa­na­les que se han ido trans­mi­tien­do de pa­dres a hi­jos, y que in­clu­ye la ela­bo­ra­ción de la car­ta bam­ba­gi­na uti­li­za­da pa­ra los per­ga­mi­nos.

Otro de los lu­ga­res más ama­dos de Umbría y uno de los más be­llos sin lu­gar a du­das es Mon­te­fal­co, una be­lla ciu­dad que ya cau­ti­va al via­je­ro con las vis­tas que re­ga­la a lo le­jos su sin­gu­lar si­lue­ta en lo al­to de las be­llas co­li­nas um­bras y cu­ya ca­rre­te­ra de ac­ce­so es­tá ro­dea­da de vi­ñe­dos. De he­cho es en es­ta zo­na de la re­gión don­de se pro­du­ce el Sa­gran­tino - un vino DOGC de fa­ma mun­dial. El ac­ce­so a la ciu­dad se pue­de rea­li­zar des­de la Por­ta San Fran­ces­co que nos lle­va di­rec­ta­men­te a la igle­sia-mu­seo de San Fran­ces­co que con­tie­ne en su in­te­rior una se­rie de fres­cos del ar­tis­ta Be­noz­zo Goz­zo­li que na­rra la his­to­ria de San Fran­ces­co a tra­vés de es­ta se­rie de pin­tu­ras. Otro de los pun­tos im­per­di­bles de la ciu­dad es un be­lla Piaz­za del Co­mu­ne y la Igle­sia de Sant’Agos­tino y el San­tua­rio de San­ta Chia­ra.

Tras nues­tro re­co­rri­do ca­lle­jean­do por la be­lla Mon­te­fal­co nos di­ri­gi­mos a otra de las más ce­le­bres lo­ca­li­da­des de Umbría, se tra­ta de la be­lli­si­ma lo­ca­li­dad de To­di, una ciu­dad me­die­val que des­ta­ca por su ca­rác­ter re­gio y ele­gan­te y que em­pie­za a fas­ci­nar al via­je­ro des­de la mis­ma fal­da de las co­li­nas que la ele­van y que re­ga­lan unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de la po­bla­ción. Vi­mos du­ran­te el tra­yec­to que éra­mos va­rios los via­je­ros que bus­cá­ba­mos el me­jor án­gu­lo pa­ra re­tra­tar la be­lla es­tam­pa de To­di an­tes de po­ner los pies en ella.

En­tre to­dos los lu­ga­res que hay que vi­si­tar en To­di uno de los pun­tos más es­pec­ta­cu­la­res es el bal­cón que des­de la Piaz­za Ga­ri­bal­di re­ga­la un pa­no­ra­ma ma­ra­vi­llo­so de la cam­pi­ña um­bra des­de lo al­to de la ciu­dad. A po­cos pa­sos de es­ta pla­za en la ad­ya­cen­te Piaz­za del Po­po­lo con­flu­yen al­gu­nos de los más im­por­tan­tes edi­fi­cios del cen­tro his­tó­ri­co, y es un lu­gar ideal en el que de­gus­tar un ape­ri­ti­vo ita­liano ro­dea­do de la ma­jes­tuo­si­dad del Pa­laz­zo Co­mu­na­le, que al­ber­ga en su in­te­rior el Mu­seo La­pi­da­rio y el Mu­seo Etrus­co, el Duo­mo dell’An­nun­zia­ta o el Pa­laz­zo dei Prio­ri, en­tre otros. To­di es una ciu­dad de subidas y ba­ja­das, de ca­lles em­pi­na­dí­si­mas que po­nen a prue­ba la for­ma fí­si­ca del via­je­ro, pe­ro más allá de su va­lor his­tó­ri­co y cul­tu­ral es una de esas ciu­da­des que te gus­ta pa­sear, con­tem­plar y res­pi­rar. Ca­lles so­li­ta­rias en pleno mes de agos­to, ca­sas de pie­dra con olor a gui­so de­li­cio­so que ca­si te em­pu­jan a pi­car a su puer­ta pa­ra com­par­tir

sus man­ja­res, y es­ca­le­ras in­fi­ni­tas que hay que su­bir, su­bir y su­bir.

En una de esas ca­lle­ci­tas, ale­ja­dos del cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad des­cu­bri­mos la es­pe­cial trat­to­ria da Pie­ro e Sil­va­na (Via Gia­co­mo Mat­teot­ti, 91), uno de esos lu­ga­res que el via­je­ro quie­re en­con­trar sin ne­ce­si­dad de acu­dir a nin­gu­na web de opi­nio­nes, pe­ro uno de esos si­tios que por su aro­ma hip­no­ti­zan­te sa­bes que te va a gus­tar. Dis­fru­ta­mos de uno de los me­jo­res al­muer­zos del via­je y lo re­co­men­da­mos sin lu­gar a du­das a quien pa­se por To­di y quie­ra de­jar­se lle­var por la co­ci­na ca­se­ra y un olor a tar­tu­fo que lo im­preg­na to­do.

El fi­nal de la ru­ta um­bra, que nos de­jó con ga­nas de mu­cho más, con­clu­yó en Ame­lia, una pe­que­ña y be­lla ciu­dad si­tua­da en lo al­to de unas co­li­nas ro­co­sas, y ro­dea­da de los be­llos cam­pos de la re­gión de un ver­de in­ten­so a pe­sar de lo ca­lu­ro­so del cli­ma y de lo in­ten­so del sol que pa­re­cía que­mar du­ran­te to­do el ve­rano. La his­to­ria de es­ta su­ges­ti­va ciu­dad se pier­de en­tre cuen­tos de le­yen­da, las mu­ra­llas que la ro­dean da­tan del s. VI a.c y ade­más de es­tos mu­ros las nu­me­ro­sas ca­sas ro­ma­nas que se en­cuen­tran en la ciu­dad son el tes­ti­mo­nio más di­rec­to de la im­por­tan­cia que tu­vo Ame­lia du­ran­te los tiem­pos del Im­pe­rio Ro­mano. Pa­ra vi­si­tar du­ran­te un re­co­rri­do por Ame­lia acon­se­ja­mos las im­po­nen­tes cis­ter­nas ro­ma­nas, la ma­jes­tuo­sa Por­ta Ro­ma­na y su To­rre Ci­vi­ca, ade­más de la Ca­te­dral y las igle­sias de San Pan­cra­zio y San Fran­ces­co. De be­lla fac­tu­ra son tam­bién los pa­la­cios re­na­cen­tis­tas que el via­je­ro en­cuen­tra pa­sean­do por el cen­tro his­tó­ri­co de la úl­ti­ma de nues­tras jo­yas um­bras en

es­ta oca­sión. En cual­quier ca­so hay que se­ña­lar tam­bién que la cer­ca­nía de Ame­lia a la ve­ci­na re­gión de La­cio ha­ce de es­ta po­bla­ción la que con­cen­tra ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes si la com­pa­ra­mos con los otros pue­blos que es­tu­vi­mos vi­si­tan­do en Umbría, y de los que nos lle­va­mos el re­cuer­do de su se­re­ni­dad, de la paz de sus ca­lle­jue­las y la im­pre­sión de que to­da­vía que­dan te­rri­to­rios inex­plo­ra­dos por des­cu­brir.

Y con Ame­lia ce­rra­mos es­ta bre­ve ru­ta um­bra si bien ya es­tá en agen­da un pró­xi­mo via­je pa­ra se­guir re­co­rrien­do el co­ra­zón ver­de de Ita­lia y po­der dis­fru­tar de Pe­ru­gia, de Or­vie­to, de Gub­bio, de Fo­ligno, y de to­das las be­llas jo­yas que en­cie­rra es­ta ma­ra­vi­llo­sa re­gión a la que an­tes o des­pués al­guien de­di­ca­rá un libro lla­ma­do “Ba­jo el sol de Um­bria” .... o ¿me­jor no?

Pai­sa­je um­bro

Spo­le­to, Piaz­za del Duo­mo

Nar­ni, Ca­te­dral de San Gio­ve­na­le

Cas­ca­ta de­lle Mar­mo­re

Spe­llo

Spe­llo, Piaz­za de­lla Log­gia

La Eno­te­ca Pro­per­zio

Be­vag­na, Piaz­za Sil­ves­tri

Be­vag­na, igle­sia de San Mi­che­le

Ame­lia

Ame­lia, la Ca­te­dral

Ame­lia, Via de­lla Re­pub­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.