No­rue­ga, los con­fi­nes de Eu­ro­pa

Más allá de los jer­seys de reno y la cre­ma Neu­tro­ge­na des­cu­bri­mos una tie­rra que fas­ci­na al via­je­ro que ama la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS SA­RA G. CORTIJO FE­CHA DEL VIA­JE 26/08/2016 A 31/08/2016

Más allá de los jer­seys de re­nos y la cre­ma Neu­tro­ge­na des­cu­bri­mos una tie­rra fas­ci­nan­te que se­du­ce al via­je­ro.

No­rue­ga es ese país en el que pue­des con­tem­plar el ho­rror in si­tu gra­cias a “El gri­to” de Munch, don­de hay más ni­ños y em­ba­ra­za­das por me­tro cua­dra­do que pa­pe­les en el sue­lo, don­de es más fá­cil ver chi­cas gua­pas por la ca­lle, con ca­be­llos ru­bios y li­sos, que un ra­yo de sol. Un país don­de pre­do­mi­na el ver­de, se pue­de co­mer ba­lle­na en un pues­to en la ca­lle y es men­ti­ra que to­dos sus ha­bi­tan­tes lle­ven jer­seys de reno.

Más de 300.000 km cua­dra­dos don­de es po­si­ble con­tem­plar la in­men­si­dad de la na­tu­ra­le­za, la ra­bia con la que los ríos re­co­rren los cau­ces de las al­tas mon­ta­ñas, la tran­qui­li­dad y ar­mo­nía con la que el agua ha to­ma­do los va­lles y es­tos la han hos­pe­da­do. Una vez que con­tem­plas su enor­mi­dad y sien­tes su im­po­nen­te pre­sen­cia – no es de ex­tra­ñar que Munch do­ta­ra de ani­ma­ción a los ár­bo­les, las

mon­ta­ñas, las flo­res… - en­tien­des por qué los no­rue­gos, en lu­gar de ir a la igle­sia, es­ca­pan a la na­tu­ra­le­za pa­ra con­tem­plar la di­vi­ni­dad de Dios. No­rue­ga es un país pa­ra aden­trar­se en el bos­que, co­mo re­za en el tí­tu­lo de la cui­da­da ex­po­si­ción so­bre Munch, co­mi­sa­ria­da por el afa­ma­do Karl Ove Knaus­gård - `To­wards the Fo­rest´ (Ha­cia el bos­que), que se pue­de ver el Munch­mu­seet has­ta oc­tu­bre.

Su ca­pi­tal, Os­lo, a pe­sar de la sim­pli­ci­dad a la que la re­du­cen la ma­yo­ría de sus tu­ris­tas, es una ciu­dad in­creí­ble, con mu­cha vi­da noc­tur­na, de­ca­den­te y con en­can­to. Na­ves in­dus­tria­les re­con­ver­ti­das en ba­res don­de re­sue­na mú­si­ca elec­tró­ni­ca (co­mo el co­no­ci­do Blå Bar), an­ti­guas igle­sias en las que se ce­le­bran even­tos nocturnos (co­mo en la Kul­tur­kir­ken Ja­kob), y nin­gún ti­po de pro­ble­ma a la ho­ra de en­con­trar un lu­gar pa­ra ce­nar más allá de las 22.00 h. Res­tau­ran­tes, ca­fés, ba­res, re­ple­tos de gen­te be­bien­do y comiendo a lo lar­go

de to­da la aje­trea­da ca­lle Tor­gat­ta. Eso sí, las dis­co­te­cas no du­ran abier­tas más allá de las 02.30 – 03.00 h., y otro da­to im­por­tan­te es que tam­po­co de­jan pa­sar a me­no­res de 23 y se ase­gu­ran de ello (aun­que ten­gas 30, lle­va tu DNI con­ti­go, si­guen pi­dién­do­lo es­tric­ta­men­te pa­ra ase­gu­rar­se).

Al mar­gen del eu­ro, las po­lí­ti­cas eu­ro­peís­tas, los mo­vi­mien­tos en con­tra de la ca­za de ba­lle­nas, las mo­das del sur (aquí se pue­den lle­var cal­ce­ti­nes con san­da­lias por la ca­lle sin pro­ble­ma y que­dan bien) y una eco­no­mía ba­sa­da en la pes­ca y el pe­tró­leo, pa­re­ce que los ha­bi­tan­tes de No­rue­ga son fe­li­ces y vi­ven tran­qui­los. Bue­nas ayu­das por ma­ter­ni­dad (guar­de­rías gra­tui­tas y una pres­ta­ción pa­ra aque­llos pa­dres que de­ci­den cui­dar a sus hi­jos en ca­sa), pre­cio­sos par­ques enor­mes en to­da la ciu­dad (no te pue­des per­der el des­co­mu­nal par­que de Vi­ge­land y sus rea­lis­tas es­ta­tuas), re­ci­cla­je re­mu­ne­ra­do (si lle­vas tus bo­te­llas de plás­ti­co al sú­per te de­vuel­ven di­ne­ro a cam­bio) y una de las eco­no­mías más po­ten­tes del con­ti­nen­te, no ne­ce­si­tan de­pen­der del cen­tro de Eu­ro­pa ni mi­rar ha­cia el Sur, ex­cep­to cuan­do bus­can des­tino pa­ra dis­fru­tar de sus va­ca­cio­nes a muy buen pre­cio y vien­do por fin el sol.

Con uno de los ni­ve­les de edu­ca­ción más al­tos del mun­do, bas­tan­te afi­ción

por la pin­tu­ra y el gra­fi­ti (al­go que se pue­de ver en los mu­ra­les que de­co­ran nu­me­ro­sos edi­fi­cios de la ciu­dad) y una ex­ten­sa cul­tu­ra mu­seís­ti­ca. El mu­seo Munch, la Na­tio­nal Ga­llery, don­de se pue­de con­tem­plar la obra del fa­mo­so ar­tis­ta no­rue­go que pu­so ca­ra al ho­rror. La ar­qui­tec­tu­ra es otro de los atrac­ti­vos más lla­ma­ti­vos de Os­lo, ciu­dad que se en­cuen­tra en ple­na ex­pan­sión, mi­na­da de grúas y ras­ca­cie­los, la ciu­dad no pa­ra de cre­cer, im­pre­sio­nan­tes edi­fi­cios es­tán ger­mi­nan­do jun­to a la mo­nu­men­tal Ca­sa de la Ópe­ra, zo­na en la que se ubi­ca­rá el nue­vo mu­seo Munch, pre­vis­to pa­ra 2020, y la nue­va bi­blio­te­ca na­cio­nal, tam­bién con la mis­ma fe­cha de fi­na­li­za­ción. Ras­ca­cie­los en cu­yas fa­cha­das apa­re­cen ró­tu­los de gran­des mul­ti­na­cio­na­les se mez­clan con grúas gi­gan­tes en un sky­li­ne lleno de con­tras­tes. El mar, que en­tra en la ciu­dad sin per­mi­so, y el sol, que a ve­ces ba­ña los edi­fi­cios an­ti­guos, di­bu­jan un per­fil de una ciu­dad ele­gan­te, en ex­pan­sión, jo­ven y di­ná­mi­ca.

Apar­te de la cre­ma Neu­tro­ge­na, Röyk­sopp y aquel trá­gi­co epi­so­dio que so­nó en to­do el mun­do de­bi­do a un des­qui­cia­do que de­jó atrás cien­tos de muer­tes en un cam­pa­men­to de una is­la cer­ca­na, po­co más co­no­cía so­bre No­rue­ga, que ha si­do un gran des­cu­bri­mien­to. Una gran sor­pre­sa des­cu­brir sus vue­los ba­ra­tos gra­cias a las com­pa­ñías low cost, sus pai­sa­jes pre­cio­sos, re­ple­tos de fior­dos y mon­ta­ñas, su avan­za­da tec­no­lo­gía (gra­cias a la cual ya exis­ten ho­te­les en los que ha­ces el check in y el check out sin en­con­trar a un hu­mano, co­mo por ejem­plo en el bo­ni­to y prác­ti­co City­box de Ber­gen), su con­cien­cia por el me­dio am­bien­te (la ma­yo­ría de sus

co­ches son eléc­tri­cos y exis­ten car­ga­do­res pa­ra re­car­gar­los por las ca­lles), sus mil ri­quí­si­mas ma­ne­ras de co­ci­nar el pes­ca­do (pue­des pro­bar­lo en for­ma de una ex­qui­si­ta so­pa, de bro­che­ta o de sand­wich en el po­pu­lar Fish Mar­ket de Ber­gen tam­bién), sus pre­cio­sas ciu­da­des co­mo la re­cón­di­ta y ca­ris­má­ti­ca Flåm (des­de don­de se pue­de via­jar a Myr­dal en uno de los re­co­rri­dos en tren más bo­ni­tos del mun­do) o la tu­rís­ti­ca Ber­gen, don­de se en­cuen­tran las fa­mo­sas ca­sas, que lue­go de­cep­cio­nan un po­co al pa­re­cer­se más a un par­que te­má­ti­co que a lo que se es­pe­ra de un mo­nu­men­to de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco.

Pe­ro tam­bién una gran sor­pre­sa car­ga­da de tris­te­za, una gran pa­ra­do­ja: Ber­gen tam­bién es ese lu­gar en el que es­pa­ñol es al mis­mo tiem­po el tem­po­re­ro que tra­ba­ja de 07.30 h. a 23.00 h. ven­dien­do pes­ca­do en el fa­mo­so Fish Mar­ket de la ciu­dad y el tu­ris­ta que lo com­pra y lo co­me en uno de los po­pu­la­res y fríos pues­tos del cen­tro. Ca­si 60 años des­pués, no es di­fí­cil en­con­trar emi­gran­tes es­pa­ño­les re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Sí con otro per­fil, es­tos no lle­van la ma­le­ta de “Ven­te a Ale­ma­nia, Pe­pe”, ni tam­po­co tie­nen fa­mi­lia a su car­go en Es­pa­ña o via­jan con ella. Los de aho­ra via­jan con su tro­lley y no es­tán ca­sa­dos, pro­ba­ble­men­te, ni si­quie­ra ten­gan pa­re­ja o hi­jos, pe­ro no por­que no quie­ran. Evi­den­te­men­te por­que exis­te otro con­cep­to del com­pro­mi­so, la vi­da en pa­re­ja y la crea­ción de una fa­mi­lia, pe­ro tam­bién por­que los tiem­pos han cam­bia­do y aho­ra los tra­ba­jos es­ta­bles no exis­ten, ni aque­llos de por vi­da, que per­mi­tían ju­bi­lar­se en el mis­mo em­pleo en el que se em­pe­za­ba. Pe­ro tam­po­co son ni­nis, ha­blan mí­ni­mo tres idio­mas y cuen­tan con es­tu­dios, pro­ba­ble­men­te sean in­ge­nie­ros,

in­for­má­ti­cos, fí­si­cos, psi­có­lo­gos… que si­guen re­cu­rrien­do a los paí­ses del nor­te pa­ra po­der vi­vir en Es­pa­ña.

Aho­ra no son lar­gas tem­po­ra­das de tra­ba­jo, se ha­cen más cor­tas, lo que du­ra un ve­rano un par de me­ses - tres, pe­ro si­guen bus­can­do lo mis­mo: al­go me­jor. Es gen­te que renuncia a te­ner un ve­rano con chan­clas y sol, a tra­ba­jar pa­ra un em­pre­sa­rio es­pa­ñol al que agra­de­cer­le que le per­mi­ta la opor­tu­ni­dad de te­ner un em­pleo mal pa­ga­do, que renuncia a que las ho­ras ex­tras no sean pa­ga­das, que renuncia a re­sig­nar­se a aguan­tar lo que hay en Es­pa­ña, aun­que es­tén to­dos con­tan­do los días que fal­tan pa­ra vol­ver.

Es­pa­ñol e ita­liano. Ese es el per­fil de los tem­po­re­ros de Ber­gen, los que se en­tien­den con el tu­ris­ta que acu­de a la ciu­dad y los que me­jor sa­ben ma­ne­jar­lo, pe­ro tam­bién los que más ne­ce­si­tan em­pleo. Los que desem­pe­ñan los tra­ba­jos más ba­jos, los que los no­rue­gos no ha­cen. El que ven­de pes­ca­do du­ran­te más de diez ho­ras ba­jo la llu­via y el frío, los que lim­pian el sue­lo de un bar de hie­lo a me­nos cin­co gra­dos, los que di­cen que el frío es du­ro, pe­ro que en ca­sa exis­ten pro­ble­mas peo­res que no se qui­tan con po­ner­se un abri­go. Los va­lien­tes que se sa­cri­fi­can pa­ra con­se­guir al­go me­jor. Los que nos re­cuer­dan cuan­do via­ja­mos y los en­con­tra­mos que en Es­pa­ña no ha cam­bia­do mu­cho la co­sa des­pués de 60 años y que po­dría ser un lu­gar ma­ra­vi­llo­so, al que to­dos quie­ren vol­ver (emi­gran­tes que se van, tu­ris­tas que vie­nen) pe­ro que no es.

Mi­ra­dor de Ste­gas­tein Fior­do de los sue­ños Via­je en bar­co Ber­gen – Flåm (Fior­do de los sue­ños)

Ot­te­nes

Flåm, tren Flåms­ba­na a Myr­dal

`To­wards the Fo­rest´ Munch­mu­seet (Os­lo)

Ca­sa de la Ópe­ra (Os­lo)

Fish Mar­ket (Ber­gen)

Via­je en bar­co Ber­gen – Flåm (Fior­do de los sue­ños)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.