Lourdes, tu­ris­mo re­li­gio­so

Bre­ve re­co­rri­do por la lo­ca­li­dad fran­ce­sa con­ver­ti­da en cen­tro de pe­re­gri­na­ción mun­dial

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS SABRINA BARBERO

Bre­ve re­co­rri­do por la lo­ca­li­dad fran­ce­sa con­ver­ti­da en cen­tro de pe­re­gri­na­ción mun­dial.

Aquie­nes me co­no­cen les pa­re­ce­rá un po­co ra­ra la elec­ción de es­te des­tino, no soy una per­so­na es­pe­cial­men­te re­li­gio­sa, sin em­bar­go de­bo de­cir que me he sor­pren­di­do gra­ta­men­te, en es­te ar­tícu­lo les cuen­to por­que. En ho­nor a la ver­dad ten­go que de­cir que ir a Lourdes re­sul­tó ser ca­si una vi­si­ta obli­ga­da, por­que en ese mo­men­to nos en­con­trá­ba­mos en Tar­bes, a unos es­ca­sos 20 km de dis­tan­cia, con lo cual sin gran­des ex­pec­ta­ti­vas de mi par­te de­ci­di­mos to­mar el bus y em­pren­der el ca­mino.

El via­je de una ho­ra en bus, si, una ho­ra pa­ra un tra­yec­to de 20 km fue mo­vi­do, rui­do­so, un ca­mino de co­lor ama­ri­llo por las plan­ta­cio­nes de maíz nos acom­pa­ño co­mo pai­sa­je du­ran­te el re­co­rri­do.

Al lle­gar lo pri­me­ro que uno no pue­de de­jar de ver es la can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de ho­te­les que hay en una ciu­dad tan pe­que­ña, y es ahí cuan­do te das cuen­ta que es­tas en un si­tio que a par­tir del Si­glo XIX se con­vir­tió en un im­por­tan­te cen­tro re­li­gio­so ca­tó­li­co de pe­re­gri­na­ción don­de tu­vie­ron lu­gar las apa­ri­cio­nes de la vir­gen an­te la ni­ña Ber­na­det­te Sou­bi­rous.

An­tes de di­ri­gir­nos al san­tua­rio por su­pues­to hi­ci­mos la pa­ra­da de ri­gor en el mer­ca­do de la ciu­dad don­de de­gus­ta­mos un ca­fé con al­go de pas­te­le­ría.

Lue­go con la pan­ci­ta y el co­ra­zón con­ten­tos nos dis­pu­si­mos a reanu­dar el ca­mino.

Lle­gar al san­tua­rio re­quie­re pa­cien­cia y una vez allí mu­cha más, un gran nú­me­ro de pe­re­gri­nos, vi­si­tan­tes y tu­ris­tas bus­can ob­te­ner la me­jor fo­to po­si­ble y lle­nar sus re­ci­pien­tes con agua de las fuen­tes ubi­ca­das es­tra­té­gi­ca­men­te al la­do de la ima­gen de la Vir­gen. Se or­ga­ni­zan lar­gas fi­las al­re­de­dor de es­tas fuen­tes

don­de las per­so­nas con re­ci­pien­tes de to­dos los ta­ma­ños po­si­bles y mu­cha fe lle­nan con agua que di­cen tie­ne pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas.

El re­co­rri­do por el san­tua­rio es su­ma­men­te in­tere­san­te, ade­más que se res­pi­ra un am­bien­te y mís­ti­ca es­pe­cial. Hay un sec­tor re­ser­va­do a sú­pli­cas, pe­di­dos, re­zos y agra­de­ci­mien­tos, pa­ra lo cual se han crea­do ma­nua­li­da­des con for­ma de ár­bol don­de en sus ra­mas la gen­te de­ja sus no­tas.

Una vez que de­ja­mos el san­tua­rio nos dis­pu­si­mos a re­co­rrer sus al­re­de­do­res, ya que con­tá­ba­mos con un par de ho­ras pa­ra em­pren­der el re­gre­so.

El re­co­rri­do nos lle­vó por el ca­mino de vi­da de Ber­na­det­te: • Puen­te Saint Mi­chel: Es la en­tra­da prin­ci­pal del san­tua­rio des­de la crea­ción del eje di­rec­to con­du­cien­do a la es­ta­ción.

• Mo­lino Gras: Des­pués del ca­la­bo­zo, el Mo­li­na Gras es el lu­gar de ha­bi­ta­ción de la fa­mi­lia Sou­bi­rous lue­go de las apa­ri­cio­nes.

• Mo­lino de Boly: Ber­na­det­te na­ció aquí el 7 de enero de 1844, y vi­vió su in­fan­cia has­ta la edad de 10 años.

• An­ti­guo Hos­pi­cio: Hos­pi­cio en el que Ber­na­det­te fue es­co­la­ri­za­da en­tre 1858 y 1866, an­tes de sa­lir pa­ra Ne­vers.

• Es­ta­ción de Lourdes: Su inau­gu­ra­ción el 9 de mar­zo de 1866 per­mi­tió el desa­rro­llo de las pe­re­gri­na­cio­nes a Lourdes.

• Fuen­te de los tres pi­cos: la fuen­te más an­ti­gua de Lourdes que de­be su nom­bre a los tres pi­cos ver­te­de­ros que po­see. • Fuen­tes Bau­tis­ma­les: de edad ro­má­ni­ca si­tua­das al ori­gen en la igle­sia, so­bre las cua­les Ber­na­det­te fue bau­ti­za­da en 1844.

• Ca­la­bo­zo: en él vi­vie­ron Ber­na­det­te y su fa­mi­lia du­ran­te las apa­ri­cio­nes.

• Ce­men­te­rio de la Igual­dad: Ins­ta­la­do en 1800 nu­me­ro­sas per­so­na­li­da­des de Lourdes es­tán en­te­rra­das allí.

• Puen­te Vie­jo: Tra­yec­to his­tó­ri­co uti­li­za­do por Ber­na­det­te pa­ra ir a la gru­ta. Las ca­lles de Lourdes guar­dan una ma­gia y mis­te­rio que la ha­ce muy es­pe­cial, su his­to­ria, co­lo­ri­do y be­lle­za ha­cen que quie­ra vol­ver a vi­si­tar­la en cuan­to ten­ga opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.