Más allá del Mon­te Nimba

Cuan­do a pe­sar de la in­gen­te bu­ro­cra­cia que hay que afron­tar pa­ra lle­gar a es­ta zo­na de Gui­nea Co­nakry la aven­tu­ra ha va­li­do la pe­na

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS JOR­DI CA­NAL-SO­LER FE­CHA DEL VIAJE 29/12/2009 A 02/01/2010

Cuan­do a pe­sar de la bu­ro­cra­cia ne­ce­sa­ria pa­ra lle­gar a es­ta zo­na de Gui­nea Co­nakry la aven­tu­ra ha va­li­do la pe­na.

El jo­ven sol­da­do, me­dio ador­me­ci­do por el ca­lor de la tar­de, ves­ti­do con un uni­for­me de ca­mu­fla­je des­co­lo­ri­do y de­ma­sia­do gran­de, se mi­ró nues­tros do­cu­men­tos con des­con­cier­to. Te­nía en las ma­nos tres pa­sa­por­tes eu­ro­peos, una iden­ti­fi­ca­ción de guía de Da­la­ba, un pue­blo al otro la­do del país, y las cre­den­cia­les de un con­duc­tor de ta­xi de una ciu­dad a tres­cien­tos ki­ló­me­tros de allá. De­bía­mos de ser los pri­me­ros tu­ris­tas en mu­cho tiem­po que cru­za­ban ese pues­to de con­trol en una ca­rre­te­ra se­cun­da­ria de la Gui­née Fo­res­tiè­re, la pro­vin­cia más sal­va­je de Gui­nea Co­nakry.

El sol­da­do es­tu­vo un tiem­po du­bi­ta­ti­vo, sin de­ci­dir­se en­tre de­jar­nos pa­sar o in­for­mar a su su­pe­rior, que dor­mía ba­jo la som­bra de una hi­gue­ra cer­ca del jeep mi­li­tar. Al po­co tiem­po, se ar­mó de va­lor, se ajus­tó la cin­cha que le su­je­ta­ba el ka­lash­ni­kov oxi­da­do a la es­pal­da,

y fue a des­per­tar­lo. El sar­gen­to abrió los ojos con­tra­ria­do y es­cu­chó las pa­la­bras del sol­da­do, mi­ran­do ha­cia nues­tro co­che mien­tras le de­ja­ba ha­blar. Re­co­gió los pa­sa­por­tes que le ten­dió el sol­da­do, se le­van­tó y se di­ri­gió ha­cia no­so­tros. En la me­ji­lla de­re­cha te­nía una enor­me ci­ca­triz que le da­ba un as­pec­to sal­va­je.

–Bue­nas tar­des –nos di­jo en fran­cés, es­bo­zan­do una fal­sa son­ri­sa que le de­for­mó aún más la ca­ra–. ¿Pue­do pre­gun­tar­les cuál es su mi­sión?

Nues­tro guía lo­cal, Daï­mou, fue el pri­me­ro en ha­blar, con un tono de voz sua­ve y edu­ca­do pen­sa­do pa­ra cal­mar la in­quie­tud del sar­gen­to:

–Que­re­mos su­bir al Mon­te Nimba –di­jo por enési­ma vez…

El sar­gen­to frun­ció el en­tre­ce­jo. El Mon­te Nimba, con sus 1.752 me­tros de al­ti­tud, es el pun­to cul­mi­nan­te de un ma­ci­zo que des­de 1981 ha si­do de­cla­ra­do co­mo Re­ser­va Na­tu­ral Es­tric­ta. A cau­sa de la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de la re­gión (en la fron­te­ra de Cos­ta de Mar­fil, Gui­nea y Li­be­ria) el tu­ris­mo no solo es des­alen­ta­do por el go­bierno, sino que a cau­sa de la pro­tec­ción na­tu­ral, en teo­ría es­tá prohi­bi­do. Eso lo sa­bían to­dos los mi­li­ta­res, has­ta el sar­gen­to, y aun­que ya nos ha­bían ad­ver­ti­do de la ne­ce­si­dad de un per­mi­so ade­cua­do pa­ra su­pe­rar esa prohi­bi­ción, tam­bién sa­bía­mos que era más fá­cil su­bir fí­si­ca­men­te a la mon­ta­ña que sor­tear el caó­ti­co pa­pe­leo de la bu­ro­cra­cia afri­ca­na pa­ra ob­te­ner ese do­cu­men­to.

Nos ha­bían di­cho que lo te­nía que fir­mar el go­ber­na­dor de la Gui­née Fo­res­tiè­re, así que

cuan­do ha­bía­mos pa­sa­do por N’Zé­re­ko­ré, la ca­pi­tal de es­te de­par­ta­men­to de Gui­nea, nos ha­bía­mos di­ri­gi­do a la se­de de su go­bierno lo­cal mi­li­tar, la Go­ver­no­ra. En­tre mu­cho for­mu­lis­mo y ex­pec­ta­ción, el go­ber­na­dor de la re­gión nos ha­bía re­ci­bi­do en su des­pa­cho fo­rra­do de ma­de­ra, con cor­ti­na­jes de ter­cio­pe­lo y un enor­me apa­ra­to de ai­re acon­di­cio­na­do. Nos ha­bía sa­lu­da­do cor­tés­men­te y nos ha­bía he­cho sen­tar de­lan­te de su in­men­so es­cri­to­rio pa­ra es­cu­char nues­tra pe­ti­ción só­lo pa­ra de­cir des­pués que el per­mi­so lo ex­pe­día en reali­dad el pre­fec­to de Lola, y era ne­ce­sa­rio ir ahí pa­ra ob­te­ner­lo.

Así que, aún sin los pa­pe­les, ha­bía­mos te­ni­do que di­ri­gir­nos ha­cia Lola, una po­bla­ción a unos trein­ta ki­ló­me­tros de N’Zé­re­ko­ré, pa­ra in­ten­tar lo­ca­li­zar al pre­fec­to. Lle­ga­mos allá al ca­bo de una ho­ra, des­pués de sor­tear los múl­ti­ples ba­ches de una ca­rre­te­ra mal cui­da­da, des­tro­za­da por el tráfico con­ti­nuo de los ca­mio­nes ma­de­re­ros que ex­plo­tan la sel­va tro­pi­cal de las mon­ta­ñas. Nos di­ri­gi­mos a la Pré­fec­tu­re, don­de nos di­je­ron que jus­ta­men­te el pre­fec­to ha­bía mar­cha­do de viaje a N’Zé­re­ko­ré. Se­gu­ra­men­te nos cru­za­mos en el ca­mino. Na­die sa­bía cuan­do vol­ve­ría ni qué pa­pel nos te­nía que fir­mar. Es­pe­ra­mos un par de ho­ras has­ta que un hom­bre de unos cin­cuen­ta años mal lle­va­dos, de as­pec­to can­sa­do, nos aten­dió. Era el je­fe de la sec­ción de tu­ris­mo lo­cal, que nos hi­zo un per­mi­so es­cri­to de su pu­ño y le­tra y nos di­jo que de­bía­mos con­tra­tar a un guía ofi­cial de la re­gión. Nos re­co­men­dó que en el pe­que­ño pue­blo de Si­ba­da­ta pre­gun­tá­ra­mos por Gono, que era el me­jor. Pa­ra dor­mir, só­lo po­dría­mos ha­cer­lo

en las ins­ta­la­cio­nes del IFAN (Ins­ti­tut Fon­da­men­tal d’Afri­que Noi­re). Tu­vi­mos que pa­gar 35.000 fran­cos gui­nea­nos por per­so­na por el per­mi­so. Eran só­lo unos cua­tro eu­ros, una for­tu­na allá, pe­ro hu­bié­ra­mos pa­ga­do aún más pa­ra no te­ner pro­ble­mas en los con­tro­les po­li­cia­les…

Es­tá­ba­mos en el úl­ti­mo con­trol mi­li­tar an­tes de lle­gar a Si­ba­da­ta y el sar­gen­to de la ci­ca­triz vol­vió a ha­cer­nos la pre­gun­ta, co­mo

si no hu­bie­ra en­ten­di­do la ex­pli­ca­ción de Daï­mou.

–¿Cuál es su mi­sión? –re­pi­tió en un tono un po­co más au­to­ri­ta­rio en la voz.

To­do ese día ha­bía si­do un su­pli­cio de con­tro­les. Has­ta diez en po­co me­nos de cua­tro­cien­tos ki­ló­me­tros. Qui­zá eran tan fre­cuen­tes ahí por­que es­tá­ba­mos cer­ca de las fron­te­ras li­be­ria­na y mar­fi­le­ña, o sim­ple­men­te por­que el aten­ta­do con­tra el Pre­si­den­te Da­dis Camara era muy re­cien­te y aún es­ta­ban bus­can­do al pre­sun­to ase­sino, Abou­ba­car Si­di­ki Dia­ki­té, su ai­de-de-camp, que se ha­bía fu­ga­do y pa­re­cía ha­ber­se vuel­to invisible gra­cias a al­gún gris­gris de pro­pie­da­des má­gi­cas. Sea cual fue­ra la ra­zón, el ca­mino ha­bía es­ta­do pla­ga­do de es­tos con­tro­les mi­li­ta­res. És­te, con el do­cu­men­to que aho­ra te­nía­mos, de­be­ría ser más fá­cil de cru­zar.

–Ve­ni­mos a su­bir el Mon­te Nimba. Aquí es­tá el per­mi­so –re­pi­tió Daï­mou, alar­gán­do­le el pa­pel que nos ha­bían fir­ma­do.

El mi­li­tar lo le­yó del de­re­cho y del re­vés. Es­tu­vo pen­san­do un buen ra­to en si po­día re­cla­mar­nos al­go más, co­mo ha­bían he­cho to­dos los de­más, pe­ro de­bió pen­sar que no me­re­cía la pe­na in­ten­tar­lo y nos de­vol­vió los pa­pe­les pa­ra de­jar­nos pa­sar. Mien­tras po­nía­mos en mar­cha el co­che, vi­mos que se vol­vía a tum­bar en la ha­ma­ca.

Me­dia ho­ra des­pués res­pi­ra­mos ali­via­dos pe­ro muy can­sa­dos cuan­do des­cu­bri­mos que el pe­que­ño pue­blo de ca­sas de pa­re­des de ado­be y te­chos de pal­ma al que ha­bía­mos lle­ga­do era Si­ba­da­ta, nues­tro des­tino fi­nal.

Aquí era don­de te­nía­mos que en­con­trar a Gono, el guía que nos po­dría con­du­cir a la

ma­ña­na si­guien­te al Mon­te Nimba. Ba­ja­mos del co­che pa­ra pre­gun­tar por él. Me­dia do­ce­na de cer­dos se cru­za­ron de­lan­te de no­so­tros per­se­gui­dos por unos chi­qui­llos y des­apa­re­cie­ron tras unos ma­to­rra­les. De­lan­te de una ca­sa, unas mu­je­res es­ta­ban pi­lan­do grano al la­do de una gran bu­gan­vi­lia que da­ba un to­que de co­lor al pue­blo ma­rrón.

–¿Gono? Por ahí an­da… Es ése, el de la chi­la­ba…

Se nos acer­có un hom­bre de unos cin­cuen­ta años, en­ve­je­ci­do por el tra­ba­jo, de­ma­cra­do por la pre­ca­rie­dad, con una tú­ni­ca ver­de roí­da por el tiem­po y en­su­cia­da por el pol­vo. Re­sul­tó ser tam­bién el je­fe del po­bla­do, pe­ro nos di­jo que no nos po­día acom­pa­ñar en su con­di­ción.

–Qui­zá pue­da ayu­dar­les Oli­vier… Pe­ro hoy es fin de año, así que no sé si va a po­der…

Era el 31 de di­ciem­bre, pe­ro no en­ten­di­mos por qué no po­dría si iba a ser a la ma­ña­na si­guien­te, no esa no­che…

–¿Y dón­de po­de­mos en­con­trar a es­te Oli­vier? –Ahí arri­ba, en el IFAN. El Ins­ti­tut Fon­da­men­tal d’Afri­que Noi­re tiene, en el Mon­te Nimba, una pe­que­ña ins­ta­la­ción pa­ra aco­ger a sus in­ves­ti­ga­do­res de cam­po, só­lo unos ki­ló­me­tros arri­ba de Si­ba­da­ta, en la ca­rre­te­ra que lle­va a Cos­ta de Mar­fil. Ahí es tam­bién don­de nos re­co­men­da­ron dor­mir, así que nos subimos al co­che y en diez mi­nu­tos es­tá­ba­mos de­lan­te de la ver­ja del Ins­ti­tu­to.

En un re­cin­to en­ce­rra­do por un mu­ro se le­van­ta­ban me­dia do­ce­na de gran­des cabañas cir­cu­la­res con te­cho de cha­pa me­tá­li­ca oxi­da­da. No en­con­tra­mos a na­die, así que en­tra­mos en una de ellas. Cuan­do abri­mos la puer­ta, unas cuan­tas cu­ca­ra­chas re­co­rrie­ron el sue­lo y se es­con­die­ron den­tro de una grie­ta. En el te­cho, col­ga­ban unas cuan­tas te­la­ra­ñas y sus gran­des pro­pie­ta­rias. Unos col­cho­nes car­co­mi­dos por el tiem­po ha­cían las fun­cio­nes de ca­mas­tro. Es­ta­ba to­do muy aban­do­na­do. No era el si­tio ade­cua­do pa­ra pa­sar la no­che.

Oí­mos vo­ces pro­ve­nien­tes de un sen­de­ro que se in­ter­na­ba en la sel­va, a un ex­tre­mo del cla­ro don­de es­ta­ban las cabañas. Eran dos

ayu­dan­tes del Ins­ti­tu­to, que re­gre­sa­ban de po­ner tram­pas pa­ra ra­to­nes pa­ra un pro­yec­to cien­tí­fi­co ale­mán. Al pa­re­cer, era po­si­ble que el ra­tón que es­ta­ban in­ves­ti­gan­do re­sul­ta­ra ser una nue­va es­pe­cie en­dé­mi­ca de la re­gión. Y no se­ría la úni­ca. La Re­ser­va Na­tu­ral del Mon­te Nimba, con la mez­cla de sa­ba­na y sel­va tro­pi­cal que con­tie­ne, po­see una ele­va­da con­cen­tra­ción de ri­que­za bio­ló­gi­ca, y se han des­cri­to ya más de dos­cien­tas es­pe­cies en­dé­mi­cas, al­gu­nas de ellas tan ra­ras co­mo un sa­po vi­ví­pa­ro (Nim­baphry­noi­des oc­ci­den­ta­lis) o un mur­cié­la­go na­so­fo­lia­do (Hip­po­si­de­ros la­mot­tei).

Gran par­te de lo que se co­no­ce ac­tual­men­te del Mon­te Nimba de­ri­va de las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes ini­cia­das por Jac­ques Ri­chard-Mo­lard, un pro­fe­sor de geo­gra­fía co­lo­nial, es­tu­dio­so de la re­gión y gran co­no­ce­dor de Gui­nea, que mu­rió en 1951 de una caí­da mien­tras ba­ja­ba pre­ci­sa­men­te del Mon­te Nimba. Su tum­ba, al otro la­do de la ca­rre­te­ra pol­vo­rien­ta, la ven ca­da día los ca­mio­nes que vie­nen de Cos­ta de Mar­fil car­ga­dos con in­mi­gran­tes y es una prue­ba feha­cien­te de que la mon­ta­ña era trai­cio­ne­ra y que real­men­te ne­ce­si­tá­ba­mos ese guía.

Pre­gun­ta­mos a los dos tra­ba­ja­do­res si al­guno de ellos era Oli­vier.

–¿Oli­vier? ¡Si ya de­be de es­tar dor­mi­do! –res­pon­die­ron.

Se acer­ca­ron a otra de las cabañas, abrie­ron la puer­ta y echa­ron una ojea­da. Nos acer­ca­mos y mi­ra­mos tam­bién. Un jo­ven dor­mía en un col­chón de es­pu­ma des­tro­za­do por el ca­lor. A su la­do, una bo­te­lla de gi­ne­bra va­cía. En Gui­née Fo­res­tiè­re hay ma­yo­ría cris­tia­na

y el al­cohol se pue­de en­con­trar fá­cil­men­te, por lo que al­gu­nos gui­nea­nos han aca­ba­do su­cum­bien­do al al­coho­lis­mo. Oli­vier ya se ha­bía avan­za­do a las ce­le­bra­cio­nes de fin de año, y nos ha­bía­mos que­da­do sin guía pa­ra la ma­ña­na si­guien­te. Sin guía y sin lu­gar pa­ra dor­mir.

Uno de los tra­ba­ja­do­res nos dio una so­lu­ción.

–Po­déis ha­blar con Ber­nard Do­ré. Vi­ve en Gba­ko­ré. Ade­más, pa­ra su­bir al Mon­te Nimba se sa­le des­de ese pue­blo.

Ba­ja­mos ya de no­che has­ta Gba­ko­ré. Por el ca­mino oca­sio­nal­men­te la luz de una mo­to­ci­cle­ta se cru­za­ba en la os­cu­ri­dad. A ve­ces, veía­mos el bri­llar de unos dien­tes blan­cos o el ful­gir de los ojos de al­gún via­je­ro que ve­nía en di­rec­ción con­tra­ria a pie. En un re­co­do de la ca­rre­te­ra, nues­tro con­duc­tor, Ah­med, dio un gi­ro brus­co del vo­lan­te y evi­tó atro­pe­llar un far­do aban­do­na­do en el sue­lo.

−Era un hom­bre −nos di­jo−. Pe­ro ni lo­co pa­ro pa­ra ver co­mo es­tá.

Lo más pro­ba­ble era que es­tu­vie­ra co­mo Oli­vier, em­bria­ga­do por la fies­ta de fin de año. Pe­ro Ah­med ha­bía te­ni­do una muy ma­la ex­pe­rien­cia con una si­tua­ción pa­re­ci­da: una vez que pa­ró pa­ra ve­ri­fi­car el es­ta­do de un hom­bre tum­ba­do igual­men­te en la ca­rre­te­ra, re­sul­tó que és­te te­nía un ar­ma es­con­di­da ba­jo su cuer­po. Sa­lie­ron dos ban­di­dos más del mar­gen de la ca­rre­te­ra y les atra­ca­ron a él y a su clien­te.

−Por la no­che es cuan­do sa­len las bes­tias −di­jo pen­sa­ti­vo y ca­lló du­ran­te el res­to del viaje.

Gba­ko­ré ya es­ta­ba ani­ma­do cuan­do lle­ga­mos en ple­na no­che. La mú­si­ca de las dos dis­co­te­cas del pue­blo ya so­na­ba fuer­te. De­lan­te de don­de apar­ca­mos el co­che, dos mu­je­res aca­ba­ban de re­to­car­se el pei­na­do en una pe­lu­que­ría im­pro­vi­sa­da so­bre una es­te­ri­lla y un par de ban­cos. La pe­lu­que­ra ha­bía ve­ni­do a pro­pó­si­to des­de Lola pa­ra que­dar­se tres días y po­der arre­glar el pe­lo de las mu­je­res pa­ra la fies­ta de fin de año. Con la ayu­da de lin­ter­nas, en­fi­la­ba com­pli­ca­dí­si­mos tren­za­dos con tro­zos de pe­lu­ca de plás­ti­co ne­gro.

Un par de hom­bres con­tem­pla­ba ese es­pec­tácu­lo des­de el por­che de una de las ca­sas. Uno de ellos re­sul­tó ser el je­fe del po­bla­do, que co­no­cía a Ber­nard. −No tar­da­rá en lle­gar −nos ase­gu­ró. Ade­más, el je­fe te­nía ha­bi­ta­cio­nes li­bres pa­ra al­qui­lar, así que po­día­mos dor­mir ahí. Nos que­da­mos en esa ca­sa pa­ra pa­sar la no­che, y mien­tras des­car­gá­ba­mos nues­tras mo­chi­las en las ha­bi­ta­cio­nes, lle­gó Ber­nard. Era guía tam­bién pa­ra el IFAN, y ve­nía jus­ta­men­te de una ex­cur­sión por la sel­va. Se­rio, rec­to, dis­cre­to y des­pier­to, nos pa­re­ció la an­tí­te­sis de Oli­vier y nos gus­tó en­se­gui­da. Con él sí tu­vi­mos la im­pre­sión de que al fi­nal po­dría­mos lle­gar al Mon­te Nimba.

−Me gus­ta­ría po­der lle­va­ros −nos di­jo−. Pe­ro de­be­ría­mos ha­blar­lo lue­go. Aho­ra mis­mo ven­go su­cio del tra­ba­jo y ten­go que ir rá­pi­do a ca­sa pa­ra arre­glar­me. Hoy te­ne­mos bai­le. Inau­gu­ra­mos una dis­co­te­ca en un pue­blo cer­cano. ¿Por qué no ve­nís a ver­lo?

Así, sin más, nos in­vi­ta­ron a la inau­gu­ra­ción de la dis­co­te­ca del pue­blo de Go­no­ma­no­ta. Fui­mos en el co­che, y al lle­gar nos en­con­tra­mos a to­do el pue­blo en el ex­te­rior de la dis­co­te­ca, un an­tro de unos cien me­tros cua­dra­dos de la­dri­llo y te­cho me­tá­li­co, con unos al­ta­vo­ces de mú­si­ca en­la­ta­da en los que so­na­ba Ma­gic Sys­tem.

El Boî­te de Nuit, co­mo lla­man a las dis­co­te­cas, es­ta­ba aún va­cío. To­do el mun­do es­pe­ra­ba fue­ra, de­lan­te de la cin­ta que im­pe­día la en­tra­da por la puer­ta. Las au­to­ri­da­des lo­ca­les, en­tre ellas nues­tro fu­tu­ro guía Ber­nard, arre­gla­das con sus me­jo­res ga­las, es­ta­ban es­pe­ran­do a que les die­ran la se­ñal pa­ra en­trar. No­so­tros es­pe­rá­ba­mos con el res­to de la po­bla­ción. De pron­to, al­guien de la or­ga­ni­za­ción se fi­jó en que yo te­nía cá­ma­ra y me pi­dió que sa­ca­ra fo­tos. Sin dar­me tiem­po a de­cir que sí o que no, me me­tie­ron por de­ba­jo de la cin­ta al in­te­rior y, cuan­do la cor­ta­ron, sa­qué fo­tos del tro­pel de gen­te que en­tró bai­lan­do al rit­mo de la mú­si­ca.

Esa no­che fue muy lar­ga y ca­lu­ro­sa, lle­na de dis­cur­sos de inau­gu­ra­ción, agradecimientos por nues­tra pre­sen­cia, bai­les rús­ti­cos de hom­bres ru­dos sa­cu­dien­do el cuer­po y mu­je­res dan­zan­do con hi­jos a la es­pal­da, ba­jo el te­lón de fon­do de la sel­va. Re­gre­sa­mos a dor­mir a Gba­ko­ré y de­ja­mos a Ber­nard bai­lan­do, con la es­pe­ran­za que no ter­mi­na­ra co­mo Oli­vier o co­mo el far­do an­dra­jo­so que nos ha­bía­mos cru­za­do en la ca­rre­te­ra.

El día uno ama­ne­ció con una fi­na ne­bli­na que ta­pa­ba la mon­ta­ña, pe­ro con un Ber­nard per­fec­ta­men­te so­brio que nos lla­mó a la puer­ta a la ho­ra con­ve­ni­da cam­bia­do en su ro­pa de tra­ba­jo y car­gan­do una mo­chi­la ro­sa es­co­lar de Sai­lor Moon. Subimos al co­che y sa­li­mos del pue­blo, pa­san­do jun­to al re­cin­to de las mi­nas de hie­rro que ex­plo­tan las fal­das de la mon­ta­ña. Unos ki­ló­me­tros más allá lo apar­ca­mos jun­to al ca­mino. Nues­tro cho­fer se que­dó vi­gi­lan­do el co­che mien­tras los otros subía­mos.

El ama­ne­cer ro­ji­zo de las sie­te de la ma­ña­na em­pe­za­ba a dis­per­sar las nu­bes ba­jas que cu­brían el Mon­te Nimba cuan­do Ber­nard y Daï­mou em­pe­za­ron a di­ri­gir la mar­cha. Cru­za­mos cam­pos des­bro­za­dos por el fue­go pro­vo­ca­do, es­pe­ran­do la si­guien­te co­se­cha, y lle­ga­mos a la zo­na de sel­va que de­li­mi­ta ya la Re­ser­va Na­tu­ral. Hay al­gu­nos guar­dias, nos di­jo Ber­nard, pe­ro no son su­fi­cien­tes pa­ra evi­tar la ca­za fur­ti­va.

A di­fe­ren­cia del de­sier­to cha­mus­ca­do de los cam­pos, en la sel­va la vi­da era exu­be­ran­te. Un pe­que­ño río re­fres­ca­ba el ambiente. El ai­re, sa­tu­ra­do de hu­me­dad, olía a tie­rra mo­ja­da y es­ta­ba lleno del rui­do de los gri­llos y los pá­ja­ros, di­fí­ci­les de ver pe­ro de can­to ubi­cuo. Una brisa mo­vía las ho­jas en lo al­to de las co­pas de los ár­bo­les. Vi­mos tron­cos del gé­ne­ro Fa­ga­ra con cor­te­za lle­na de púas, ar­bus­tos de sa­von noir (Ca­ra­pa pro­ce­ra) y de­ce­nas de lia­nas, epí­fi­tas y he­le­chos de dis­tin­tas es­pe­cies.

El sue­lo de la sel­va em­pe­zó a in­cli­nar­se, allá don­de po­co a po­co el te­rreno iba acer­cán­do­se a la fal­da de la mon­ta­ña. Las co­pas de los ár­bo­les de ra­mas se­pa­ra­das, de­ja­ban pa­sar una bue­na can­ti­dad de luz que ali­men­ta­ba una ve­ge­ta­ción de sub­sue­lo es­pe­sa y en­tra­ma­da, es­pe­cial­men­te ahí don­de al­gún ár­bol vie­jo ha­bía caí­do de­jan­do un cla­ro en el bos­que.

La sel­va ter­mi­nó de gol­pe, jun­to a la in­cli­na­ción más fuer­te que en­con­tra­mos has­ta en­ton­ces, una ram­pa de cua­ren­ta gra­dos re­cu­bier­ta de hier­ba, hú­me­da aún del rocío noc­turno. A par­tir de aquí, Ber­nard em­pe­zó a zig­za­guear por el te­rreno, ga­nan­do al­tu­ra, de­te­nién­do­nos de tan­to en tan­to pa­ra po­der des­can­sar y con­tem­plar la vis­ta. És­ta se ex­ten­día más allá de la sel­va tro­pi­cal que bu­llía a nues­tros pies, has­ta los cam­pos cha­mus­ca­dos y las ca­sas de Gba­ko­ré don­de sus ha­bi­tan­tes aún dor­mían.

Lle­ga­mos has­ta la cres­ta, an­cha y her­bo­sa co­mo un cam­po. En­tre la roca ro­ji­za de la mon­ta­ña y el ver­de de la ve­ge­ta­ción, des­ta­ca­ban al­gu­nos bro­tes que­ma­dos. Has­ta aquí lle­gó al­guno de los fue­gos, pe­ro ya se ha­bía re­cu­pe­ra­do par­te de la ve­ge­ta­ción.

Una vez en la cres­ta, só­lo fue cues­tión de se­guir­la has­ta la ci­ma. El cor­dón ro­co­so gi­ró li­ge­ra­men­te pa­ra en­ca­rar­se al su­r­es­te y se in­cli­nó un po­co más pa­ra lle­var­nos ha­cia la úl­ti­ma fuer­te subida has­ta la ci­ma. Mien­tras re­co­rría­mos los úl­ti­mos cen­te­na­res de me­tros, las nu­bes que se ha­bían man­te­ni­do pe­ga­das a la mon­ta­ña con cier­ta la­xi­tud, se hi­cie­ron más es­pe­sas. Mal­di­ji­mos el tiem­po, que no nos per­mi­ti­ría po­der con­tem­plar ya na­da más de la vis­ta.

Sin em­bar­go, mien­tras lle­gá­ba­mos fi­nal­men­te a la ci­ma, al ca­bo de cua­tro ho­ras de ha­ber sa­li­do del co­che, el vien­to es­par­ció las

nu­bes por unos mo­men­tos, y pu­di­mos ver al­go del mag­ní­fi­co pai­sa­je. Nos subimos a la cons­truc­ción de pie­dra que mar­ca la ci­ma. Des­de ahí el ma­ci­zo de ver­des y re­don­dea­das mon­ta­ñas se ex­ten­día has­ta el ho­ri­zon­te en el sur, allá don­de em­pe­za­ban a ba­jar ha­cia la pla­ni­cie de Li­be­ria. Una man­cha de un ver­de más in­ten­so, en un va­lle en­tre las mon­ta­ñas, nos in­di­có el lu­gar don­de el agua era más abun­dan­te, el mer d’hi­ver­na­ge, ahí don­de vi­vían los sa­pos vi­ví­pa­ros. No los pu­di­mos ver, pe­ro sí vi­mos mu­chos in­sec­tos que se po­sa­ban so­bre no­so­tros en su bús­que­da de ali­men­to: ma­ri­po­sas, es­ca­ra­ba­jos, abe­jas,… Vi una man­tis re­li­gio­sa pa­ra­li­za­da en el sue­lo, qui­zá es­pe­ran­do a una pre­sa, o en­tu­me­ci­da por el fres­co de la ma­ña­na. Mi­ra­ba ha­cia el su­r­oes­te, ha­cia Li­be­ria, ahí don­de se en­tre­veía la gran mi­na de hie­rro al ai­re li­bre que ha­bían abier­to co­mo una he­ri­da pro­fun­da en la be­lle­za de la mon­ta­ña. Me ima­gi­né que qui­zá solo es­ta­ba re­zan­do pa­ra que no la am­plia­ran. Pe­ro en to­do ca­so sus re­zos no eran es­cu­cha­dos. En el la­do de Gui­nea, cer­ca de Gba­ko­ré, ya se es­ta­ba em­pe­zan­do a cons­truir un pue­blo mi­ne­ro pa­ra ex­plo­tar la mon­ta­ña.

Éra­mos cons­cien­tes de que los días es­ta­ban con­ta­dos pa­ra las es­pe­cies en­dé­mi­cas del Mon­te Nimba y no ha­bía­mos te­ni­do la suer­te de ver nin­gu­na de ellas. Des­pués de tan­to su­frir por lle­gar ahí, ha­bía­mos con­se­gui­do al­can­zar nues­tra me­ta, pe­ro sin ver nin­gu­na de las es­pe­cies por las cua­les era fa­mo­sa la sie­rra.

Des­de lo al­to de la cons­truc­ción, po­día­mos ver el pre­ci­pi­cio de la ca­ra no­res­te de la mon­ta­ña, ahí don­de el acan­ti­la­do re­cor­ta­do da al Mon­te Nimba su si­lue­ta más co­no­ci­da. En su ba­se veía­mos la sel­va tro­pi­cal, es­pon­jo­sa y con to­das las to­na­li­da­des del ver­de. Des­de ella nos lle­ga­ban los so­ni­dos ale­gres de al­gu­nos pá­ja­ros exó­ti­cos, y de tan­to en tan­to, un chi­lli­do gra­ve que no su­pi­mos di­fe­ren­ciar.

−Chim­pan­cés −nos di­jo Ber­nard−. Hay unos cuan­tos ahí aba­jo.

−¿De ver­dad? ¿Y se pue­den ver? −le pre­gun­ta­mos rá­pi­da­men­te. Ya que no ha­bía­mos po­di­do ver ni sa­pos ni mur­cié­la­gos, qui­zá sí po­dría­mos ver chim­pan­cés. No eran una es­pe­cie en­dé­mi­ca del ma­ci­zo, pe­ro in­du­da­ble­men­te da­rían un va­lor cua­li­ta­ti­vo muy su­pe­rior a la as­cen­sión. Ber­nard pen­só la res­pues­ta du­ran­te un ra­to. −Aquí no se pue­den ver. Es­tán de­ma­sia­do es­con­di­dos en la ma­le­za de la sel­va. Pe­ro cer­ca de aquí, en el pue­blo de Bos­sou, hay un pe­que­ño bos­que don­de pue­den ver­se fá­cil­men­te.

Al oír­lo, nos mi­ra­mos y de­ci­di­mos ir a ver los chim­pan­cés. Ba­ja­mos la mon­ta­ña en só­lo tres ho­ras, des­ha­cien­do el ca­mino de subida que ya co­no­cía­mos bien. Lle­ga­mos jun­to al co­che y en­con­tra­mos a Ah­med ba­rrien­do el pol­vo que se ha­bía acu­mu­la­do en el ca­pó y los cris­ta­les a cau­sa del viaje.

La mis­ma pis­ta fo­res­tal por la que ha­bía­mos lle­ga­do has­ta allá con­du­cía a Bos­sou, cer­ca de la otra fron­te­ra, la de Li­be­ria. Pa­sa­mos por al­gu­nas ex­ten­sio­nes de hier­bas al­tas, ama­ri­llen­tas por el ca­lor, pe­ro to­ca­das por el co­lor li­la de al­gu­nas mi­mo­sas sen­si­ti­vas. Un par de bue­yes sal­va­jes se cru­za­ron por el ca­mino, y unas cuan­tas cabañas cir­cu­la­res al la­do de la ca­rre­te­ra, con un man­go y un pa­pa­ye­ro en el pa­tio, mar­ca­ron la pro­xi­mi­dad de Bos­sou. An­tes de lle­gar al pue­blo, en­con­tra­mos el edi­fi­cio del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Am­bien­tal, de­pen­dien­te de la Uni­ver­si­dad de Kyo­to. Aquí es don­de se alo­jan los trein­ta o cua­ren­ta cien­tí­fi­cos que van ca­da año a es­tu­diar los di­fe­ren­tes as­pec­tos de la sel­va o el pue­blo.

Lle­ga­mos a me­dia tar­de y en­con­tra­mos al gru­po de guías que ras­trea ca­da día la sel­va pa­ra se­guir a los chim­pan­cés, y que re­gre­sa­ba de su ex­cur­sión por la sel­va. Ha­bla­mos con ellos pa­ra ver si no era de­ma­sia­do tar­de. Los chim­pan­cés ya ha­bían em­pe­za­do a aden­trar­se en la sel­va pa­ra en­con­trar si­tio pa­ra dor­mir, pe­ro a lo me­jor aún se po­día ver al­go, nos di­je­ron. Va­lía la pe­na in­ten­tar­lo. Mien­tras ha­blá­ba­mos, se avan­za­ron dos ras­trea­do­res pa­ra lo­ca­li­zar a los chim­pan­cés. Una vez acor­da­do el pre­cio, con otro par de guías fui­mos con el co­che, ya lleno a re­ven­tar, has­ta el ini­cio del sen­de­ro que se in­ter­na­ba ha­cia el bos­que. Pas­cal, el je­fe de los guías, ves­ti­do de ca­qui y cal­za­do con bo­tas de agua, nos echó un vis­ta­zo. Le de­bi­mos pa­re­cer una pan­da de mu­gro­sos va­ga­bun­dos tan su­cios co­mo íba­mos de to­do el pol­vo del Nimba, y no sé si fue por eso o por­que era una po­lí­ti­ca ha­bi­tual, nos dio a ca­da uno de no­so­tros una mas­ca­ri­lla de pa­pel.

−Es pa­ra pro­te­ger a los chim­pan­cés −nos di­jo−. Pa­ra que no les po­da­mos trans­mi­tir en­fer­me­da­des.

Nos pu­si­mos las más­ca­ras y em­pe­za­mos a an­dar. El bos­que de Bos­sou es aún una sel­va pri­ma­ria, y la afec­ta­ción del hom­bre ha si­do mí­ni­ma, por lo que los ár­bo­les lle­gan a ser gran­des y al­tos y los chim­pan­cés en­cuen­tran en ellos re­fu­gio y ali­men­to. Pe­ro la pro­xi­mi­dad de las mi­nas del Mon­te Nimba tar­de o tem­prano les afec­ta­rá. Se ha­bla de cons­truir un co­rre­dor ver­de que co­nec­te el bos­que con otras áreas de sel­va pri­ma­ria don­de la vein­te­na de chim­pan­cés de Bos­sou pue­da ex­pan­dir­se, pe­ro es di­fí­cil sa­ber si lle­ga­rá a crear­se en el fu­tu­ro: hay otros in­tere­ses en la zo­na que son más po­de­ro­sos.

Du­ran­te un cuar­to de ho­ra an­du­vi­mos por el fon­do de un va­lle, si­guien­do el ria­chue­lo que ba­ja de la co­li­na de Gban. La ve­ge­ta­ción del sub­sue­lo, es­pe­sa y tu­pi­da, di­fi­cul­ta­ba el pa­so. Pas­cal, de­lan­te nues­tro, cor­ta­ba al­gu­nas ra­mas con la ayu­da de unas ti­je­ras de po­dar pa­ra fa­ci­li­tar­nos el pa­so. A me­nu­do, oía­mos en su wal­kie-tal­kie las in­di­ca­cio­nes de los dos pri­me­ros ras­trea­do­res que ya ha­bían lo­ca­li­za­do las tra­zas de unos chim­pan­cés e in­for­ma­ban al guía so­bre don­de se en­con­tra­ban.

−Por aquí −nos di­jo Pas­cal se­ña­lan­do la mon­ta­ña.

Sin ca­mino tra­za­do, nos in­ter­na­mos en la sel­va ahí don­de la pen­dien­te era más fuer­te. Al pa­re­cer, una ma­dre y una cría es­ta­ban ju­gan­do en al­gu­nos ár­bo­les de esa ver­tien­te

de la mon­ta­ña. Subimos aga­rrán­do­nos de los tron­cos pa­ra no res­ba­lar en el fan­go del te­rreno, y cui­dan­do nues­tras ma­nos pa­ra no apo­yar­nos en cor­te­zas lle­nas de pun­tas o re­cu­bier­tas de hor­mi­gas.

A me­dia as­cen­sión, Pas­cal nos pi­dió si­len­cio. Es­tá­ba­mos ya muy cer­ca de la ma­dre y la cría. Nos tum­ba­mos al sue­lo. Cer­ca de mí, se mo­vió al­go rá­pi­da­men­te. Vi una co­la. Me alar­mé. ¿Una ser­pien­te? Lue­go vi una ca­be­za. Sus­pi­ré ali­via­do. Era una sim­ple lagartija que se es­cu­dri­ñó en­tre la ho­ja­ras­ca muer­ta y se fue pen­dien­te aba­jo, ha­cia uno de nues­tros com­pa­ñe­ros que se ha­bía que­da­do re­za­ga­do. És­te si­guió al rep­til con la vis­ta has­ta que se per­dió en la sel­va. En­ton­ces lo vio. Un enor­me chim­pan­cé ma­cho que le es­ta­ba ob­ser­van­do des­de unos cin­co me­tros, con cu­rio­si­dad. Al ver­se sor­pren­di­do, el ma­cho re­tro­ce­dió y se in­ter­nó en el bos­que, de­ján­do­nos a to­dos, guías in­clui­dos, en­tu­sias­ma­dos por ha­ber si­do se­gui­dos por el chim­pan­cé.

Es­cu­cha­mos un rui­do por en­ci­ma de no­so­tros y es­cu­dri­ña­mos las ra­mas de los ár­bo­les. Ju­gan­do cer­ca de la co­pa, mo­vién­do­se co­mo un co­lum­pio pe­lu­do, vi­mos a la cría, una si­lue­ta ne­gra re­cor­ta­da con­tra el ver­de de la ve­ge­ta­ción. Ba­jo la aten­ta mi­ra­da de su ma­dre, subía y ba­ja­ba por el tron­co, co­mo si se tra­ta­ra del pa­lo de una es­ta­ción de bom­be­ros. El pe­que­ño tan­teó una ra­ma, pro­ban­do su re­sis­ten­cia, y se en­ca­ra­mó a ella fle­xio­nán­do­la ba­jo su pe­so pa­ra lue­go sal­tar en ella co­mo si fue­ra un tram­po­lín. Po­día­mos ver la

ca­ra de fe­liz des­preo­cu­pa­ción del pe­que­ño si­mio, una son­ri­sa de chim­pan­cé que se nos hi­zo tris­te al re­co­no­cer el ais­la­mien­to de esa pe­que­ña po­bla­ción. Si el co­rre­dor ver­de no pros­pe­ra­ba, el re­du­ci­do gru­po de chim­pan­cés aca­ba­ría su­cum­bien­do. Los de­ja­mos ju­gan­do en las ra­mas y, por otro ca­mino, nos en­ca­ra­ma­mos a lo al­to de la co­li­na. Tro­pe­cé con una ra­ma en el sue­lo. Te­nía un tro­zo de alam­bre uni­do. No era una ra­ma. Era una tram­pa pa­ra ca­zar ani­ma­les. Se la en­se­ñé a Pas­cal.

−Hay al­gu­nos guar­dias en el Par­que −me di­jo mien­tras de­rri­ba­ba la tram­pa de un pun­ta­pié−, pe­ro no lle­gan has­ta aquí. Nos es di­fí­cil lu­char con­tra la ca­za ile­gal. La gen­te tiene ham­bre…

Ca­za ile­gal, de­fo­res­ta­ción, mi­ne­ría,… El fu­tu­ro de la sel­va pri­ma­ria de Gui­nea se veía os­cu­ro. Lle­ga­mos a la ci­ma, don­de en­con­tra­mos un cla­ro en­tre los ár­bo­les don­de ha­bía cre­ci­do un tu­pi­do man­to de gra­mí­neas. Des­de aquí, en el ho­ri­zon­te, vi­mos la si­lue­ta im­po­nen­te del ma­ci­zo del Mon­te Nimba, re­cor­ta­do con­tra un cie­lo en­ro­je­ci­do por el sol po­nien­te. Al­go se mo­vió jun­to a no­so­tros. Ne­gro. Pe­lu­do. Otro chim­pan­cé. Los guías lo re­co­no­cie­ron. Era un adul­to del gru­po, de do­ce años. No nos hi­zo mu­cho ca­so. Si­guió an­dan­do por el bor­de de la sel­va has­ta que se in­ter­nó en­tre los ár­bo­les.

Se ha­cía tar­de y em­pe­za­mos a re­gre­sar ha­cia el co­che. Mien­tras ha­blá­ba­mos de lo afor­tu­na­dos que ha­bía­mos si­do por ha­ber vis­to aqué­llos ani­ma­les en su há­bi­tat, oí­mos un lar­go y pe­ne­tran­te gri­to.

Era del chim­pan­cé, pe­ro a mí me so­nó co­mo si fue­ra el la­men­to­so que­ji­do de la sel­va cla­man­do por su fu­tu­ro en pe­li­gro.

La ci­ma del Mon­te Nimba se le­van­ta so­bre la sel­va de la Gui­née Fo­res­tiè­re

En el ho­ri­zon­te se le­van­ta la for­ma in­con­fun­di­ble del Mon­te Nimba

Po­bla­do tra­di­cio­nal en la Gui­née Fo­res­tiè­re

En­tra­da al Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Bos­sou

Pre­pa­ran­do ma­fé en una co­ci­na de Gba­ko­ré

Apro­xi­ma­ción al Mon­te Nimba

Ca­ba­ña del Ins­ti­tut Fon­da­men­tal d’Afri­que Noi­re en el Mon­te Nimba

Ni­ña de la Gui­née Fo­res­tiè­re ayu­dan­do en la lim­pie­za del arroz

Ni­ña en el po­bla­do de Gba­ko­ré

Rá­pi­dos en el río cer­cano a Gba­ko­ré

Nues­tros guías lle­ván­do­nos ha­cia la cús­pi­de del Mon­te Nimba

La ci­ma pe­la­da del Mon­te Nimba

Chim­pan­cé en el bos­que de Bos­sou

La la­de­ra pe­la­da del Mon­te Nimba

Plan­tas tre­pa­do­ras en la sel­va del Mon­te Nimba

La si­lue­ta del Mon­te Nimba se re­cor­ta en el cie­lo más allá de los cul­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.