Viaje a Ja­pón en ocho sen­ti­mien­tos

Un viaje emo­cio­nal del cuer­po y de la men­te, un re­co­rri­do muy es­pe­cial por tie­rras ni­po­nas que cam­bia­rá al via­je­ro pa­ra siem­pre

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS MA­RIA CLA­RA CAMPS FE­CHA DEL VIAJE AGOS­TO 2016

Un viaje emo­cio­nal del cuer­po y de la men­te, un re­co­rri­do muy es­pe­cial que cam­bia­rá al via­je­ro pa­ra siem­pre.

E MO­CIÓN Tras mu­chas ho­ras de viaje, que aho­ra no pien­so con­tar, cru­zan­do el mun­do de oes­te a es­te, nos plan­ta­mos en el ae­ro­puer­to de To­kio. An­sia­do mo­men­to de un viaje lar­ga­men­te pre­pa­ra­do. Du­ran­te el vue­lo, ade­más de ver al­gu­na pe­lí­cu­la, co­mer y dor­mir, yo es­tu­dio ja­po­nés y con­sul­to por enési­ma vez, que no se­rá la úl­ti­ma, la guía.

Pe­ro an­tes de pi­sar la tie­rra ni­po­na, hay que pa­sar por va­rios trá­mi­tes que nos re­tie­ne por un buen ra­to. Por fin nos subimos al tren pa­ra re­co­rrer el tra­yec­to has­ta el cen­tro de la gran ciu­dad. Es de no­che y nos cuesta orien­tar­nos. Con ayu­da de un ama­ble jo­ven del lu­gar y su ines­ti­ma­ble Goo­gle Maps, lle­ga­mos al ho­tel pa­ra des­can­sar.

Al día si­guien­te sa­li­mos dis­pues­tos al ca­lor de agos­to pa­ra re­co­rrer al me­nos uno o dos ba­rrios. Y así pa­sa­re­mos los días res­tan­tes

des­cu­brien­do Asa­ku­sa, Akiha­ba­ra, Ike­bu­ru, Ueno, des­de Shi­bu­ya don­de es­ta­mos alo­ja­dos.

CU­RIO­SI­DAD

Ka­na­za­wa es­tá al nor­te, a es­ta re­gión la lla­man los Al­pes ja­po­ne­ses. La ciu­dad es me­dia­na, ase­qui­ble, con su par­te mo­der­na y su par­te an­ti­gua. Va­rias ca­sas de sa­mu­ráis y se­ño­res feu­da­les se pue­den vi­si­tar. En­trar en ellas es re­tro­ce­der mi­les de años, se res­pi­ra an­ti­güe­dad. A no­so­tros oc­ci­den­ta­les nos pa­re­ce ex­tra­ña la au­sen­cia de mo­bi­lia­rio en ellas y tam­bién en al­gún castillo que aca­ba­re­mos vi­si­tan­do, co­mo el de Hi­me­ji. Es­tan­cias va­cías en las que no po­de­mos ad­mi­rar na­da evi­den­te a la vis­ta, sino que de­be­mos ce­rrar los ojos, res­pi­rar hon­do, y trans­por­tar­nos si­glos atrás. En el mu­seo del tea­tro Noh nos de­ja­mos ves­tir co­mo los ac­to­res con los ro­pa­jes y más­ca­ra in­clui­da. Toda una ce­re­mo­nia.

Ver las ciu­da­des des­de el pun­to más al­to es al­go a lo que no acos­tum­bro a re­nun­ciar, pue­de ser un castillo, co­mo el de Hi­ros­hi­ma, Hi­me­ji, Ka­na­za­wa, o un edi­fi­cio mo­derno co­mo el Suns­hi­ne city en To­kio con una vis­ta pa­no­rá­mi­ca des­de el pi­so 59.

TER­NU­RA

Ba­ja­mos del tren pa­ra ir di­rec­tos a en­con­trar­nos con los cier­vos que pa­sean li­bre­men­te por el par­que de Na­ra. Sa­lu­dan, ha­cen re­ve­ren­cias, nos gol­pean sua­ve­men­te con el ho­ci­co lla­man-

do nues­tra aten­ción. Compramos unas ga­lle­tas y em­pe­za­mos a re­par­tir­las en­tre los que se nos acer­can agol­pán­do­se a nues­tro al­re­de­dor com­pi­tien­do por la co­mi­da. Los atrae­mos en­se­ñán­do­les ese man­jar que nun­ca se can­san de co­mer y cuan­do les mos­tra­mos nues­tras ma­nos va­cías, de­sis­ten de pe­dir. Ma­yo­res y ni­ños dis­fru­ta­mos dán­do­les de co­mer, aca­ri­cián­do­los y ha­cién­do­les cien­tos de fo­tos so­los y con no­so­tros. E in­clu­so al­gu­nos vi­deos.

Tam­bién en Mi­ya­ji­ma en­con­tra­mos cier­vos, aun­que no tan­tos, que nos con­du­cen des­de la es­ta­ción has­ta la To­ri me­dio hun­di­da en el agua que por la tar­de cuan­do nos va­ya­mos se ve­rá en­te­ra por­que ha­brá ba­ja­do la ma­rea y la gen­te po­drá acer­car­se ca­mi­nan­do, cuan­do aho­ra só­lo se pue­de lle­gar a ella en una em­bar­ca­ción.

ES­PI­RI­TUA­LI­DAD

Hay tan­tos tem­plos que no los aca­bas de ver to­dos. Al­gu­nos lle­nos de gen­te que de­ja sus pa­pe­li­tos au­gu­ran­do ma­la suer­te, que pre­via­men­te ha com­pra­do en el tem­plo, ata­dos a una re­ja o de­seos y pro­pó­si­tos es­cri­tos en ta­bli­llas de ma­de­ra.

He­mos te­ni­do suer­te de pre­sen­ciar al­gu­na ce­re­mo­nia ca­si ex­clu­si­va, co­mo en Mi­ya­ji­ma, en lo al­to de unas es­ca­le­ras es­tá el tem­plo Dais­ho-in. Un mon­je con su ora­ción acom­pa­ña­da por el so­ni­do del tam­bor nos ha he­cho vi­brar el cuer­po y el al­ma. O nos he­mos acer­ca­do a un pe­que­ño tem­plo en Osa­ka, es­con­di­do en­tre las ca­lles, don­de dos ca­ñas de bam­bú echan agua y el so­ni­do re­la­ja has­ta lle­var­te a la me­di­ta­ción. Ahí sí he­mos pal­pa­do la es­pi­ri­tua­li­dad.

Tam­bién el Pa­seo de la fi­lo­so­fía in­vi­ta a la re­fle­xión de ca­mino a uno de los mu­chos tem­plos de Kio­to, así co­mo en Ka­na­za­wa el mu­seo de Dai­set­su Su­zu­ki di­fu­sor del bu­dis­mo en oc­ci­den­te en el que se res­pi­ra una paz in­ten­sa.

PER­PLE­JI­DAD

No es ra­ro en­con­trar ce­men­te­rios en me­dio de al­gu­nas ciu­da­des, al­gu­nos al­go apar­ta­dos, in­clu­so des­de el tren se pue­den ver los per­te­ne­cien­tes a pue­blos. Pe­ro cuan­do lle­ga­mos a Hi­ros­hi­ma, to­do nos re­cuer­da a la de­vas­ta­ción de la bom­ba ató­mi­ca en 1945, con­cre­ta­men­te a las 8:15 se­gún re­za el re­loj pa­ra­do del Par­que de la Paz. El úni­co edi­fi­cio que que­dó en pie, el mo­jón del Km. 0, el mu­seo que re­co­ge fo­tos, ma­que­tas, frag­men­tos de pa­re­des, ro­pas y en­se­res de per­so­nas que pe­re­cie­ron en la de­fla­gra­ción, vi­deos tes­ti­mo­nia­les en los que hom­bres y mu­je­res que en­ton­ces eran ni­ños ex­pli­can su trá­gi­ca ex­pe­rien­cia. Por ex­tra­ño que nos pa­rez­ca, hu­bo su­per­vi­vien­tes que al­can­za­ron una avan­za­da edad pe­se a los efec­tos de la ra­dia­ción en su cuer­po. Los nue­vos edi­fi­cios, una ciu­dad sin ca­sas ni ba­rrios mi­le­na­rios, tam­bién nos ha­blan de des­truc­ción.

AR­TÍS­TI­CO

Aquí pue­do in­cluir va­rias fa­ce­tas del viaje, por ejem­plo va­mos a em­pe­zar por el de­li­ca­do gus­to de los ja­po­ne­ses por los en­vol­to­rios que a su vez con­tie­nen dul­ces tan bien di­se­ña­dos que más que co­mer­los, no te can­sas de con­tem­plar­los, tien­das en­te­ras lle­nas de for­mas y de co­lo­res: mo­chi, ga­lle­tas, ca­ra­me­los, pas­te­les, ca­ji­tas de te. Lue­go es­tán los di­se­ños de las te­las pa­ra ki­mo­nos en in­vierno y yu­ka­tas en ve­rano; los úti­les de es­cri­tu­ra tra­di­cio­na­les que ge­ne­ran una ca­li­gra­fía ma­ra­vi­llo­sa más

allá de su sig­ni­fi­ca­do, y la gran va­rie­dad de ar­tícu­los ac­tua­les de pa­pe­le­ría: pos­ta­les, pe­ga­ti­nas, bo­lí­gra­fos y ro­tu­la­do­res que dis­fru­tan de plan­tas en­te­ras en gran­des al­ma­ce­nes y vuel­ven lo­co a cual­quier afi­cio­na­do a ellos.

Y qué de­cir de la can­ti­dad de per­so­nas que se pa­sean por Kio­to ves­ti­dos con su yu­ka­ta en ve­rano, mu­je­res, hom­bres, ni­ños, aña­dien­do un fan­tás­ti­co co­lo­ri­do al ba­rrio de Gion en­tre otros lu­ga­res con­cu­rri­dos, o las ado­les­cen­tes que tie­nen esa tan par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ves­tir­se y que ma­yo­ri­ta­ria­men­te en­con­tra­mos en el ba­rrio de Akiha­ba­ra en To­kio.

LI­TE­RA­RIO

No po­día evi­tar, mien­tras pa­sea­ba por To­kio, ima­gi­nar a más de un per­so­na­je de Mu­ra­ka­mi re­co­rrien­do las ca­lles, co­gien­do el tren, o el me­tro, o el au­to­bús, lle­gan­do a su ve­cin­da­rio, a su ca­sa, pa­ra en­con­trar la ma­yo­ría

de las ve­ces la so­le­dad, en me­dio de toda la vo­rá­gi­ne. Tam­bién po­día ver a Not­hom, o a sus personajes, di­ri­gién­do­se a las ofi­ci­nas de una gran em­pre­sa don­de se sen­tía ex­plo­ta­da, ais­la­da e in­com­pren­di­da por su con­di­ción de ex­tran­je­ra aun­que ha­bla­ra ja­po­nés per­fec­ta­men­te. De­lan­te de la es­ta­tua de Ha­chi­ko que es­tá en­fren­te de la es­ta­ción de Shi­bu­ya, nos es fá­cil ima­gi­nar a es­te pe­rro co­rrien­do ha­cia su due­ño pa­ra lue­go que­dar­se un día así, in­mó­vil, de pie­dra, has­ta mo­rir.

Sí, he en­tra­do en to­das las li­bre­rías que he po­di­do, y he sa­li­do de ellas con una anun­cia­da frus­tra­ción, nun­ca se­ré ca­paz de leer li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa en ver­sión ori­gi­nal. Pe­ro su­mer­gir­me en los tem­plos del pa­pel siem­pre me sa­tis­fa­ce. Mi­ro, hue­lo, ho­jeo y ya es­tá.

AR­MO­NÍA

Aras­hi­ya­ma po­see un bos­que de bam­bú que per­mi­te re­co­rrer un es­pa­cio de ambiente mis­te­rio­so y a la vez apa­ci­ble, que in­vi­ta a ju­gar con la vis­ta en­tre las ca­ñas.

En Shi­ra­ka­wa, las ca­sas an­ti­guas, ro­dea­das por ca­na­les es­tre­chos en los que na­dan abun­dan­tes car­pas, al­gu­nas de ellas de gran ta­ma­ño, los huer­tos y la mon­ta­ña que es­con­de al­gún di­mi­nu­to ce­men­te­rio, una cam­pa­na, una to­ri y un tem­plo, in­vi­tan a ima­gi­nar­nos una so­cie­dad an­ces­tral en ple­na na­tu­ra­le­za. Llue­ve, llue­ve, pe­ro no nos im­por­ta mo­jar­nos. Por la tar­de lu­ce el sol y per­ci­bi­mos dis­tin­tos co­lo­res.

Vol­ve­mos a ca­sa al ca­bo de tres se­ma­nas más ri­cos que nos fui­mos, lle­nos de la luz del país del sol na­cien­te, de ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do al me­nos es­tos ocho sen­ti­mien­tos, nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los ja­po­ne­ses que tie­nen un la­do su­pers­ti­cio­so im­por­tan­te, y se­gu­ro que al­guno más, co­mo la tris­te­za de par­tir sa­bien­do que he­mos de­ja­do mu­cho por ver y la ale­gría de po­der vol­ver al­gún día.

Shi­ra­ka­wa-go Hi­me­ji. Vis­ta des­de el castillo

To­kio des­de el Suns­hi­ne City

Más­ca­ras del tea­tro Noh

Par­que de Na­ra

Mi­ya­ji­ma

Hi­ros­hi­ma

Geis­has en Kio­to

La es­ta­tua de Ha­chi­ko

El bos­que de bam­bú de Aras­hi­ya­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.