Sín­dro­me de Stend­hal en Bu­da­pest

La ca­pi­tal hún­ga­ra es la com­bi­na­ción per­fec­ta de tra­di­ción, cos­mo­po­li­tis­mo y van­guar­dia.

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS ALE­JAN­DRA CATÓN FE­CHA DEL VIAJE AGOS­TO 2017

La ca­pi­tal hún­ga­ra es la com­bi­na­ción per­fec­ta de tra­di­ción, cos­mo­po­li­tis­mo y van­guar­dia.

De­cía Freud que de be­lle­za tam­bién se po­día en­fer­mar y que lo be­llo lle­va in­trín­se­co un ele­men­to per­tur­ba­dor que pue­de al­te­rar nues­tras fa­cul­ta­des in­te­lec­tua­les y tur­bar­nos el áni­mo. Es­tar en la ori­lla del río Da­nu­bio a la al­tu­ra del Puen­te de las Ca­de­nas (Szé­chen­yi lán­chíd) cuan­do ya ha ano­che­ci­do lle­va a un es­ta­do pa­re­ci­do al des­cri­to por Freud sin lu­gar a du­das. Bu­da­pest es de las ciu­da­des que so­bre­co­gen, con una his­to­ria convulsa que se de­ja ver en sus ca­lles y edi­fi­cios: pla­za im­por­tan­te del an­ti­guo Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, una de las ciu­da­des más oc­ci­den­ta­li­za­das du­ran­te su eta­pa so­vié­ti­ca y con un pre­sen­te or­gu­llo­so que lle­va a sus ve­ci­nos a col­gar su ban­de­ra na­cio­nal ca­si en ca­da blo­que de pi­sos.

La ima­gen que a ca­si to­dos nos vie­ne a la men­te an­tes de co­no­cer Bu­da­pest es la de su im­po­nen­te Par­la­men­to, el ter­ce­ro más gran­de

del mun­do. Na­da que pue­das ver en las fo­tos ha­rá jus­ti­cia a lo que lue­go en­con­tra­rás. Un im­po­nen­te edi­fi­cio de es­ti­lo neo­gó­ti­co que to­da­vía em­be­lle­ce más cuan­do cae el sol y es ilu­mi­na­do por cien­tos de bom­bi­llas.

Pe­ro Bu­da­pest es mu­cho más. La ca­pi­tal de Hun­gría es un cóc­tel de tra­di­ción, na­cio­na­lis­mo, cos­mo­po­li­tis­mo, van­guar­dia y ar­te di­fí­cil de en­con­trar en otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Es ideal pa­ra una es­ca­pa­da de 3 o 4 días. El he­cho de que el río la di­vi­da en dos par­tes cla­ras, una más his­tó­ri­ca y la otra más vi­vi­da y co­mer­cial ha­ce que sea fá­cil orien­tar­se.

En la par­te de Bu­da, la más an­ti­gua, no te pue­des per­der el dis­tri­to del Castillo. Pre­pá-

ra­te pa­ra su­bir cues­tas em­pi­na­das o co­ge el au­to­bús 16 que te de­ja en la igle­sia de Mát­yás y sus te­jas mul­ti­co­lo­res dis­pues­tas en zig zag. Allí es­tá tam­bién el Bas­tión de los Pes­ca­do­res, un mirador ma­ra­vi­llo­so con unas es­ta­tuas de gue­rre­ros en ta­ma­ño na­tu­ral. Si eres de los que ne­ce­si­ta el ca­fé en ve­na, tie­nes un Star­buck’s a 50 me­tros. Lo di­cho, Bu­da­pest mez­cla tra­di­ción y cos­mo­po­li­tis­mo en ca­da es­qui­na.

Apar­te de la im­pres­cin­di­ble vi­si­ta a su Par­la­men­to, que es­tá en la zo­na fi­nan­cie­ra de la ciu­dad de Pest (Li­pót­vá­ros), no has de de­jar de ver la Ba­sí­li­ca de San Es­te­ban y la Ópe­ra Es­ta­tal. Has­ta allí te lle­va uno de sus tro­le­bu­ses que, aun­que an­ti­guos, tie­nen su en­can­to y que pue­des co­ger en la ori­lla del río.

Cuan­do uno mi­ra el ma­pa de Bu­da­pest le pue­de pa­re­cer un lío, con ca­lles cir­cu­la­res, cien­tos de ca­lle­jue­las es­tre­chas he­ren­cia de los ju­díos que las ha­bi­ta­ron, pe­ro una vez allí lo cier­to es que sor­pren­de lo fá­cil que lue­go re­sul­ta mo­ver­se por ella. En la zo­na de Pest se pue­de ha­cer ca­si to­do an­dan­do (ex­cep­to si que­re­mos ir­nos a la zo­na del ex­tra­rra­dio) y una vez que das con las ca­lles Vácy y Ki­rály (allí ca­lle es Ut­ca), to­do co­bra sen­ti­do al­re­de­dor. Ade­más, to­das las ca­lles lle­van su nom­bre en ca­da es­qui­na en unos car­te­les es­ti­lo so­vié­ti­co con una ti­po­gra­fía ma­ra­vi­llo­sa y ra­bio­sa­men­te ac­tual.

Vácy Ut­ca es la ca­lle más co­mer­cial de la ciu­dad. No es la más an­cha, ni la más lar­ga, pe­ro an­dan­do por ella o por sus ca­lle­jue­las ad­ya­cen­tes tí­pi­cas de ciu­dad ju­día es don­de uno ve la Bu­da­pest de hoy. Mu­cha gen­te jo­ven, ca­fés y res­tau­ran­tes ma­ra­vi­llo­sa­men­te

aten­di­dos, tien­das de de­co­ra­ción ex­qui­si­ta, ga­le­rías de ar­te van­guar­dis­ta, ne­go­cios al­ter­na­ti­vos y eco­ló­gi­cos de jó­ve­nes de di­fe­ren­tes paí­ses y et­nias...

Por­que Bu­da­pest tiene vi­si­tas obli­ga­das: la si­na­go­ga más im­por­tan­te de Eu­ro­pa, el Mu­seo de Be­llas Ar­tes, ha­cer un re­co­rri­do en bar­co por el Da­nu­bio… pe­ro don­de de ver­dad se dis­fru­ta es pa­sean­do por sus ca­lles, dis­fru­tan­do de su gas­tro­no­mía (sa­bro­sa y to­da­vía muy ba­ra­ta), mez­clán­do­se con los aquin­cen­ses (ha­bi­tan­tes de Bu­da­pest) en los su­per­mer­ca­dos, yen­do a uno de sus fa­mo­sí­si­mos bal­nea­rios en la ciu­dad o aca­ban­do la no­che en uno de sus pubs en rui­na.

Ha­béis leí­do bien: Ruin­bars o Rom­kocs­ma es la de­no­mi­na­ción que re­ci­ben mu­chos ba­res que se han abier­to en los al­re­de­do­res de la si­na­go­ga. Apro­ve­chan­do el es­ta­do de al­gu­nos edi­fi­cios tras la II Gue­rra Mun­dial, se em­pe­za­ron a abrir ba­res con mo­bi­lia­rio re­ci­cla­do o de­co­ra­ción crea­ti­va en don­de me­nos uno se lo es­pe­ra. El más fa­mo­so de ellos es el Szim­pla Kert, que fue ele­gi­do co­mo uno de los me­jo­res ba­res del mun­do se­gún la Lo­nely Planet. Es­tá muy bien so­bre to­do si tie­nes me­nos de 35 años. Pa­ra los que ya los he­mos cum­pli­do, os pro­pon­go pa­sar por Ma­zel Tov, en Akác­fa Ut­ca, mu­cho más en­can­ta­dor y de es­ti­lo in­dus­trial.

Aho­ra que he vuel­to, vie­nen a mi me­mo­ria las vis­tas ma­ra­vi­llo­sas de Bu­da a un la­do y Pest al otro, com­ple­ta­men­te ilu­mi­na­das con una luz cá­li­da, ca­si ocre, sus re­fle­jos en el agua y esa ale­gría de fon­do de los jó­ve­nes que lle­gan has­ta ese pun­to a reír, char­lar y to­mar co­pas en unos bo­te­llo­nes im­pro­vi­sa­dos. No es sín­dro­me de Stend­hal, pe­ro ca­si.

Vis­ta de Bu­da so­bre el Da­nu­bio

Puen­te de las Ca­de­nas

Her­ceg­prí­más des­de San Es­te­ban

Par­la­men­to

Vis­ta de Pest

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.