Mi sue­ño. Óbidos. Por­tu­gal

La pre­cio­sa ciu­dad amu­ra­lla­da a po­cos ki­ló­me­tros de Lisboa es­con­de un ver­da­de­ro pa­raí­so pa­ra los aman­tes de los li­bros

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS M.PI­LAR CABRERIZO

La pre­cio­sa ciu­dad amu­ra­lla­da a po­cos ki­ló­me­tros de Lisboa es­con­de un ver­da­de­ro pa­raí­so pa­ra los aman­tes de los li­bros.

¿ No os ha ocu­rri­do nun­ca que es­téis den­tro de un sue­ño y no que­ráis des­per­tar? A mi sí. La úl­ti­ma vez ha­ce a pe­nas unos me­ses. Es­toy en una ha­bi­ta­ción que no re­co­noz­co pe­ro que me re­cuer­da a un con­ven­to, me le­van­to so­bre­sal­ta­da y abro la puer­ta pa­ra ver si el ex­te­rior me da una pis­ta de don­de me en­cuen­tro. To­do a mi al­re­de­dor son li­bros, los hay por do­quier, grue­sos, del­ga­dos, gran­des, pe­que­ños, lu­jo­sos, sen­ci­llos, de au­to­res di­fe­ren­tes y en di­fe­ren­tes len­guas. Y yo, que aún no os he di­cho que soy una enamo­ra­da de la li­te­ra­tu­ra sien­to un pla­cer pa­re­ci­do al que sin du­da de­bió ex­pe­ri­men­tar Stend­hal en Flo­ren­cia y, co­mo él, sien­to un li­ge­ro ma­reo. Ba­jo las es­ca­le­ras, des­cal­za, no­tan­do el frío sue­lo ba­jo mis pies y lle­go a una sa­la enor­me con una chi­me­nea en­cen­di-

da, cá­li­da y un va­so de cho­co­la­te jun­to a ella, es­pe­rán­do­me.

Me to­mo el cho­co­la­te mien­tras ca­lien­to mis pies en la chi­me­nea y mis ma­nos en el va­so y lue­go, co­mo so­nám­bu­la, abro la puer­ta de la ca­lle y sal­go al ex­te­rior.

No pue­do creer lo que es­toy vien­do. La ca­lle tam­bién es­tá lle­na de li­bros. Ató­ni­ta mue­vo mi ca­be­za ha­cia un la­do y ha­cia el otro pa­ra no per­der­me de­ta­lle. Lle­go a lo que pa­re­ce ser un mer­ca­do. Me fro­to los ojos. En­tre las le­chu­gas, las co­les, las pa­ta­tas y los to­ma­tes, unos ma­ra­vi­llo­sos ejem­pla­res de Cer­van­tes, de Sha­kes­pea­re, de Pes­soa... pa­re­cen in­vi­tar a ser de­vo­ra­dos.

Si­go an­dan­do y lle­go a una igle­sia. El frío me in­vi­ta a en­trar. No doy cré­di­to a lo que es­toy vien­do: el al­tar, el púl­pi­to, los ban­cos... to­do es­tá tam­bién re­ple­to de li­bros.

Sal­go de nue­vo al ex­te­rior y veo una es­pe­cie de bo­de­ga, ca­fe­te­ría. Me ape­te­ce al­go ca­lien­te. De nue­vo li­bros por do­quier, tam­bién ca­fés y unos pas­te­les que su­pli­can que los prue­bes. Me sien­to co­mo Ali­cia en mi pro­pio país de ma­ra­vi­llas: el pais de los li­bros. Es así co­mo yo lo hu­bie­se ima­gi­na­do si hu­bie­ra si­do Le­wis Ca­rroll.

Me pi­do un ca­fé con le­che y un pas­tel de Belém, co­jo un par de li­bros que me atraen y me sien­to en una me­sa.

De re­pen­te me doy cuen­ta de que no es­toy so­ñan­do. Es­toy allí real­men­te. Aho­ra lo re­cuer­do con cla­ri­dad. Ayer co­gi­mos un avión des­de Barcelona a Lisboa y allí un co­che de al­qui­ler que nos tra­jo has­ta aquí. Pri­me­ro vi­si-

ta­mos el San­tua­rio do Sen­hor Je­sus da Pe­dra, que es­tá en las afue­ras y des­pués nos aden­tra­mos en la ma­ra­vi­llo­sa vi­lla me­die­val que des­de el di­ciem­bre pa­sa­do os­ten­ta el re­co­no­ci­mien­to de ciu­dad li­te­ra­ria. No es de ex­tra­ñar. Vi­si­ta­mos sus mag­ní­fi­cas y bien con­ser­va­das mu­ra­llas, con su Cas­tel­ho. El nom­bre de Óbidos pro­vie­ne del la­tín Op­pi­dum, pa­la­bra uti­li­za­da pa­ra de­sig­nar las ciu­da­des amu­ra­lla­das; la Por­ta Da Vi­la, puer­ta prin­ci­pal de ac­ce­so a la

ciu­dad, de­co­ra­da con los tí­pi­cos azu­le­jos azu­les y blan­cos re­pre­sen­tan­do la pa­sión de Cris­to; la Igre­ja de san­ta Ma­ria Ma­triz, la Ca­pe­la de São Mar­tin­ho y pro­ba­mos su fa­mo­sa Gin­ja, un li­cor de ce­re­zas ser­vi­do en unos va­si­tos de cho­co­la­te , dul­ce y de­li­cio­sa com­bi­na­ción.

Pa­sea­mos por la Rua Di­rei­ta, lle­na de en­can­ta­do­ras tien­das de re­cuer­dos , sus ca­sas de­co­ra­das en ama­ri­llo y azul y sus bal­co­nes flo­ri­dos de pre­cio­sas bu­gan­vi­llas.

To­ma­mos el al­muer­zo en un es­pec­ta­cu­lar res­tau­ran­te: A no­va ca­sa de Ramiro, cu­yo an­fi­trión, el pro­pio Ramiro en per­so­na, nos sir­vió un ba­cal­hau con na­ta que es­ta­ba de­li­cio­so. Y he­mos dor­mi­do en uno de los ho­te­les más bo­ni­tos que ja­más he vis­to: The Li­te­rary Man Ho­tel, el ma­yor ho­tel li­te­ra­rio del mun­do, con unos 40.000 li­bros dis­tri­bui­dos por to­do el re­cin­to que an­tes era un mo­nas­te­rio. Cual­quier rin­cón te ins­pi­ra a pa­sar un buen ra­to de lec­tu­ra, y tie­nes don­de es­co­ger. La ce­na con­sis­tió en una bue­ní­si­ma açor­da, pla­to tí­pi­co de la re­gión.

Es­ta no­che tam­bién dor­mi­re­mos aquí y ma­ña­na po­dre­mos vi­si­tar Sin­tra, otro sue­ño he­cho reali­dad.

Pa­ra aque­llos que ima­gi­néis vues­tro país de ma­ra­vi­llas en­tre dul­ce y al­go amar­go, ma­rrón cla­ro, os­cu­ro o blan­co, en mar­zo tiene lu­gar en Óbidos el Fes­ti­val de Cho­co­la­te. Si lo ima­gi­náis más bien en­tre ar­te­sa­nos , ca­ba­llos, com­ba­tes y mú­si­ca cel­ta, en ju­lio y agos­to te­néis el mer­ca­do me­die­val y si vues­tro país so­ña­do es un país don­de siem­pre es Na­vi­dad, po­déis acer­ca­ros en­tre di­ciem­bre y enero que tiene lu­gar la Vi­la Na­tal.

Los sue­ños pue­den cum­plir­se y cuan­do es­to ocu­rre no hay que te­ner mie­do a des­per­tar, el sue­ño con­ti­núa por­que aho­ra ya no es un sue­ño, aho­ra es real.

Li­vra­ria da Ade­ga Rin­cón de lec­tu­ra

Mer­ca­do

Un cho­co­la­te en el ho­tel

An­ti­gua igle­sia de Sao Thia­go hoy con­ver­ti­da en li­bre­ría

Ho­tel The Li­te­rary Man

Por­ta da Vi­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.