Ro­ma eter­na be­lle­za

Un pa­seo in­do­len­te por al­gu­nos de los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos de la be­lla y caó­ti­ca ciu­dad

Magellan - - Apps De Viajes - TEX­TO Y FOTOS YOLANDA PE­RIS FE­CHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2017

Con Ro­ma ten­go una re­la­ción muy es­pe­cial, es un amor/odio muy acen­tua­do que ha­ce que ten­ga que se­guir amán­do­la aun­que a ve­ces me ha­ya he­cho en­fa­dar mu­cho, o que ten­ga que se­guir odián­do­la mien­tras la amo pro­fun­da­men­te. Yo creo que la ma­gia de Ro­ma es pre­ci­sa­men­te eso su ca­pa­ci­dad de no de­jar in­di­fe­ren­te a na­die.

Mi úl­ti­mo via­je a Ro­ma fue en agos­to de es­te año, si bien tras ha­ber vi­vi­do du­ran­te 3 años en la bien lla­ma­da ciu­dad eter­na ca­da re­gre­so a Ro­ma es un po­co un re­gre­so a ca­sa, una ca­sa caó­ti­ca, lle­na de gen­te cons­tan­te­men­te, pe­ro una ca­sa en la que siem­pre en­cuen­tras aquel ca­fé jun­to al Pant­heon

en el que te re­con­ci­lias con la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes y a la que sa­bes que siem­pre vas a se­guir re­gre­san­do.

En mi re­la­to so­bre Ro­ma voy a re­co­rrer de nue­vo, es­ta vez con las pa­la­bras, al­gu­nos de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos de la ca­pi­tal, repitiendo los ri­tua­les que lle­vo a ca­bo con pre­ci­sión me­ri­dia­na to­das las ve­ces que re­gre­so a mi se­gun­da ca­sa.

Con­fir­mo que la lle­ga­da al ae­ro­puer­to de Fiu­mi­cino qui­sie­ra evi­tar­la su pu­die­ra, el al­tí­si­mo cos­te del tren lan­za­de­ra (14 eu­ri­tos) que lle­va has­ta el cen­tro de la ciu­dad me ha­ce en­fa­dar ca­da vez que com­pro el bi­lle­te, en una es­pe­cie de bu­cle re­cu­rren­te aun­que ya lo se­pa de an­te­mano. Afor­tu­na­da­men­te aho­ra ha me­jo­ra­do el ac­ce­so a la es­ta­ción y to­dos los via­je­ros sa­ben que ade­más de com­prar el bi­lle­te tie­nen que va­li­dar­lo en las má­qui­nas que hay en los an­de­nes. Du­ran­te mu­chos años no hu­bo nin­gún ti­po de con­trol an­tes de su­bir al tren y pre­sen­cié con de­ma­sia­da fre­cuen­cia es­ce­nas de po­bres via­je­ros re­cién lle­ga­dos a Ro­ma que ha­bían com­pra­do re­li­gio­sa­men­te su bi­lle­te pe­ro no lo ha­bían va­li­da­do. En ca­da tra­yec­to des­de o ha­cia Fiu­mi­cino no fa­lla­ba, sa­bía que el re­vi­sor re­co­lec­ta­ría una bue­na hu­cha pa­ra las ar­cas de la ciu­dad. De he­cho siem­pre que me era po­si­ble an­tes de su­bir al tren, co­mo

bue­na sa­ma­ri­ta­na, vi­gi­la­ba a los tu­ris­tas que no ha­bían va­li­da­do sus bi­lle­tes y les obli­ga­ba a vol­ver a la en­tra­da del an­dén pa­ra cum­plir con esa obli­ga­ción tan mal in­di­ca­da. Hoy en día to­do es­tá bas­tan­te me­jor ex­pli­ca­do pe­ro aún así es im­por­tan­te re­cor­dar la re­co­men­da­ción! Al igual que es im­por­tan­te aca­bar con esa le­yen­da ur­ba­na de “en Ro­ma na­die paga el au­to­bús así que nos co­la­mos siem­pre”. La ver­dad es que siem­pre he pen­sa­do que se tra­ta de una es­tu­pi­dez su­pi­na, en pri­mer lu­gar por­que el trans­por­te sea en Ro­ma en Berlín o en París hay que pa­gar­lo siem­pre, pa­ra mi es del to­do in­cues­tio­na­ble, y en se­gun­do lu­gar por­que mu­cha gen­te en Ro­ma via­ja con

tí­tu­los de trans­por­te y abo­nos que no ha­ce fal­ta mos­trar al con­duc­tor. Mi con­se­jo al via­je­ro es que se com­pre unos cuan­tos bi­lle­tes sen­ci­llos, que sir­ven tan­to pa­ra el me­tro co­mo pa­ra el au­to­bús por­que sí que es ver­dad que a se­gún que ho­ra del día en­con­trar un quios­co, es­tan­co o si­mi­lar pa­ra com­prar el bi­lle­te se con­vier­te en to­da una ca­za al te­so­ro.

En cual­quier ca­so, y se­gún mi ex­pe­rien­cia, en Ro­ma si se pue­de evi­tar es me­jor no ha­cer mu­cho uso del trans­por­te pú­bli­co. En ho­nor a la ver­dad hay que de­cir que no tie­ne la me­jor red de in­fra­es­truc­tu­ras de Eu­ro­pa pe­ro hay que re­co­no­cer tam­bién que la pre­sen­cia de to­dos los res­tos de mo­nu­men­tos de la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción ha­ce muy di­fí­cil agu­je­rear la ciu­dad por de­ba­jo, lo que oca­sio­na un ver­da­de­ro caos cir­cu­la­to­rio por arri­ba. Ade­más hay que aña­dir que por las di­men­sio­nes de Ro­ma el uso del co­che for­ma par­te del adn de los ro­ma­nos, así que di­ga­mos que se

ne­ce­si­ta­rán mu­chos si­glos pa­ra cam­biar esa cos­tum­bre tan arrai­ga­da y que tan­tos ata­ques de ner­vios oca­sio­na al que se lanza a cir­cu­lar en­tre el trá­fi­co de la ciu­dad. En tres años de vi­da ro­ma­na con­du­je por la ciu­dad en una so­la oca­sión... nun­ca vol­ví a re­pe­tir­lo.

Pe­ro vol­vien­do a la Ro­ma pa­sea­da la ver­dad es que con to­do el atrac­ti­vo que ofre­ce la ciu­dad es muy acon­se­ja­ble alo­jar­se en cual­quier zo­na del cen­tro y ca­mi­nar, ca­mi­nar y ca­mi­nar. Pa­ra mí la zo­na del cen­tro pue­de ser per­fec­ta­men­te el área de Co­la de Rien­zo don­de me cons­ta que hay un sin­fín de pe­que­ños ho­te­les y apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos y que con­fi­gu­ra un ba­rrio muy vi­vo y co­mer­cial que per­mi­te por su ubi­ca­ción pa­sear has­ta el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad. Pa­ra los que co­noz­can al­go de Ro­ma di­ría­mos que se si­túa en­tre el Va­ti­cano y la Piaz­za del Po­po­lo, asi que se tra­ta de una ubi­ca­ción in­me­jo­ra­ble. Mu­cho ojo a los ho­te­les y apar­ta­men­tos que se anun­cian co­mo a diez mi­nu­tos del Va­ti­cano por­que en la ma­yo­ría de ca­sos se tra­ta de ho­te­les bas­tan­te ale­ja­dos del cen­tro y que, con­si­de­ran­do el pro­ble­ma de trans­por­te, pue­de re­sul­tar frus­tran­te so­bre to­do por las no­ches pa­ra re­gre­sar.

Una vez ele­gi­do el alojamiento y en fun­ción de los días a dis­po­si­ción yo pro­pon­go al via­je­ro ir co­no­cien­do la ciu­dad ca­mi­nan­do sin pa­rar. Una de mis ru­tas fa­vo­ri­tas co­men­za­ría por ejem­plo des­de la Piaz­za Bar­be­ri­ni y des­de allí ini­cia­ría un re­co­rri­do pa­ra vi­si­tar los im­per­di­bles de to­da vi­si­ta a Ro­ma. He creí­do siem­pre que la be­lla fuen­te de Ber­ni­ni que em­be­lle­ce la pla­za me­re­ce­ría un lu­gar más ade­cua­do a su es­plen­dor, siem­pre me ha da­do al­go de pe­na esa fuen­te cen­tral ro­dea­da por un trá­fi­co in­ce­san­te y ra­pi­dí­si­mo que no per­mi­te dis­fru­tar del to­do de la Fon­ta­na del Tri­to­ne.

Des­de la piaz­za Bar­be­ri­ni el via­je­ro se pue­de mo­ver en va­rias di­rec­cio­nes, to­das ellas con des­ti­nos fas­ci­nan­tes. Se pue­de su­bir por la ce­le­bé­rri­ma Via Ve­ne­to, que si bien a mi en­ten­der ha per­di­do to­do el es­plen­dor de los tiem­pos de La Dol­ce Vi­ta, es ver­dad que man­tie­ne al­go de aque­lla be­lle­za y cla­se que tan bien con­si­guie­ron tras­la­dar a la pan­ta­lla Ani­ta Ek­berg y Mas­troian­ni. To­mar un cap­puc­cino en al­gu­na de sus te­rra­zas pue­de re­sul­tar da­ñino pa­ra el bol­si­llo pe­ro tre­men­da­men­te be­llo pa­ra la vis­ta.

Op­tan­do por otras de las vías que con­flu­yen en Piaz­za Bar­be­ri­ni se lle­ga a la co­que­ta

y be­lla Via Sis­ti­na en la que se en­cuen­tra el teatro del mis­mo nom­bre. Si se me per­mi­te un apunte nos­tál­gi­co, du­ran­te un par de años tra­ba­jé en unas ofi­ci­nas de esa pe­que­ña ca­lle y ca­da me­dio­día me en­ca­mi­na­ba o bien ha­cia la Tri­ni­tà dei Mon­ti pa­ra dis­fru­tar de mi al­muer­zo o me di­ri­gía ha­cia la Fon­ta­na di Tre­vi ubi­ca­da tam­bién a po­cos mi­nu­tos de Bar­be­ri­ni. En esos mo­men­tos cual­quier odio ha­cia Ro­ma se tras­mu­ta­ba en un amor de esos de los gran­des, de los que no se ol­vi­dan.

Des­de la Tri­ni­tà dei Mon­ti se con­tem­pla una pa­no­rá­mi­ca de la Piaz­za di Spag­na es­pec­ta­cu­lar, y des­de allí ba­jan­do la cé­le­bre es­ca­li­na­ta se lle­ga en po­cos mi­nu­tos a la ma­jes­tuo­sa Piaz­za del Po­po­lo con sus igle­sias ge­me­las y a la ma­ra­vi­llo­sa Vi­lla Borg­he­se. En la mis­ma ru­ta se pue­de in­cluir un pa­seí­to por Via Con­dot­ti y ad­mi­rar con fer­vor los más be­llos es­ca­pa­ra­tes que un ser hu­mano es capaz de ima­gi­nar, crear y dar for­ma. Ca­da tien­da es un es­pec­tácu­lo en sí mis­ma. Vol­vien­do un se­gun­do a las igle­sias ge­me­las de la Piaz­za del Po­po­lo quie­ro apor­tar una im­por­tan­te no­ve­dad que po­dría­mos de­no­mi­nar co­mo “no­ti­cia de úl­ti­ma ho­ra” y que ha­ce re­fe­ren­cia a que tras los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción a los que es­tán sien­do so­me­ti­das am­bas igle­sias los ro­ma­nos se han que­da­do es­tu­pe­fac­tos al com­pro­bar que aho­ra una de las igle­sias mues­tra una cú­pu­la co­lor cre­ma mien­tras que la se­gun­da cú­pu­la tien­de más a un co­lor azu­lón. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas los res­pon­sa­bles de la res­tau­ra­ción y el ayun­ta­mien­to se en­zar­zan en una se­rie de ges­tio­nes que ima­gino se­rán in­ter­mi­na­bles pa­ra es­cla­re­cer el mo­ti­vo de es­te es­cán­da­lo res­tau­ra­dor.

Tras ha­ber pa­sea­do por la zo­na de Piaz­za di Spag­na, Vi­lla Borg­he­se o Via Con­dot­ti, a mi me gus­ta pa­sear un po­co por Via del Cor­so. Si bien no es una de mis ca­lles pre­fe­ri­das al es­tar lle­na de esas tien­das glo­ba­les que hoy en día ha­cen que se pier­da la iden­ti­dad de mu­chas de las ar­te­rias de las gran­des ca­pi­ta­les, es ver­dad tam­bién que me lle­va a uno de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos de Ro­ma, la te­rra­za de Ciam­pi­ni en la Piaz­za di San Lo­ren­zo in Lu­ci­na, una te­rra­za per­fec­ta en un oa­sis de tran­qui­li­dad jun­to a uno de los lu­ga­res más caó­ti­cos de la ciu­dad, en la que de­gus­tar un ex­ce­len­te ape­ri­ti­vo ita­liano jun­to a unas ta­pi­tas de acom­pa­ña­mien­to que pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra ce­na.

Tras re­po­ner fuer­zas y de vuel­ta a Via del Cor­so, cuan­do se lle­ga a la ma­jes­tuo­sa Ga­lle­ría Al­ber­to Sor­di en Piaz­za Co­lon­na, yo sue­lo op­tar por ir ha­cia la iz­quier­da y co­rrer a echar la mo­ne­da en la Fon­ta­na de Tre­vi pa­ra ase­gu­rar­me el pró­xi­mo re­gre­so, y des­pués vol­ver de nue­vo a Via del Cor­so pa­ra di­ri­gir­me ha­cia el Pant­heon y la Piaz­za Na­vo­na. An­tes de lle­gar al be­llo y ma­jes­tuo­so Pant­heon hay pa­ra­da obli­ga­to­ria en el cé­le­bre ca­fé La Taz­za d’Oro, un lu­gar no ex­ce­si­va­men­te gran­de pre­si­di­do por una ba­rra muy lar­ga y en el que se pue­de de­gus­tar el me­jor gra­ni­za­do de ca­fé con na­ta que yo ha­ya pro­ba­do nun­ca. Mu­chas ve­ces me sien­to en uno de los po­cos ta­bu­re­tes que ofre­ce el lo­cal y me pa­ro a con­tem­plar la vi­da ro­ma­na que pa­sa de­lan­te de mis ojos en ese rui­do­so rin­cón que hue­le a ca­fé y cor­net­ti re­cién hor­nea­dos. Si bien es ver­dad que ca­da vez son más los tu­ris­tas que han he­cho de “La Taz­za d’Oro” un pun­to de vi­si­ta obli­ga­do, es cier­to que de­pen­dien­do de la ho­ra del día son los fo­rá­neos los que ocu­pan la ma­yor par­te de la ba­rra. En esos mo­men­to re­cuer­do siem­pre mi de­ses­pe­ra­ción co­ti­dia­na cuan­do vi­vía en Ro­ma y me ho­rro­ri­za­ba ver la “his­te­ria” ma­ña­ne­ra en­tre tra­ba­ja­do­res que se abrían pa­so ca­si a co­da­zos mien­tras iban gri­tan­do caf­fè, mac­chia­to, cap­puc­cio e cor­net­to... y así un día tras otro.

Tras el mo­men­to gra­ni­ta con la pan­na si­go ca­lle­jean­do in­do­len­te has­ta lle­gar a la be­llí­si­ma Piaz­za Na­vo­na. Con­fie­so sin em­bar­go que en más de una oca­sión no he po­di­do re­pri­mir la ten­ta­ción de de­jar­me caer, an­tes de se­guir

re­co­rri­do, por la fa­mo­sa he­la­de­ría Gio­lit­ti, muy cer­ca de la Taz­za d’Oro y don­de se de­gus­ta el me­jor he­la­do de Ro­ma. Las lar­gas co­las pue­den des­ani­mar un po­co pe­ro pro­me­to que la es­pe­ra va­le la pe­na.

Vol­vien­do a Piaz­za Na­vo­na hay que re­co­no­cer que es im­po­si­ble no caer fas­ci­na­do an­te la es­pec­ta­cu­lar be­lle­za de la que pa­ra mí es la pla­za más be­lla de Ro­ma. Me gus­ta en ve­rano aun­que las hor­das de tu­ris­tas la lle­nen de pun­ta a pun­ta, en in­vierno cuan­do por la no­che es­tá mu­cho más va­cía y se pue­de pa­sear tran­qui­la­men­te sin­tien­do el frío se­co de la ciu­dad, y en de­fi­ni­ti­va me gus­ta en cual­quier mo­men­to del año.

Des­de la Piaz­za Na­vo­na si­go mi ri­tual par­ti­cu­lar y me di­ri­jo ha­cia Cor­so Vit­to­rio pa­ra atra­ve­sar ha­cía Cam­po dei Fio­ri, la fa­mo­sa

pla­za del mer­ca­do y de los ba­res de to­do ti­po en la que se pue­de desa­yu­nar, co­mer, ce­nar, o sim­ple­men­te pa­sear dis­fru­tan­do de la ale­gría que en­vuel­ve siem­pre el lu­gar. Cam­po dei Fio­ri tie­ne una ener­gía es­pe­cial y es un lu­gar al que siem­pre me en­can­ta vol­ver. Cuan­do ya he re­co­rri­do la pla­za y me he pa­ra­do en al­guno de los mo­der­nos lo­ca­les de la zo­na voy ha­cía la ca­lle que se abre jun­to al ci­ne Far­ne­se, la Via dei Giub­bo­na­ri que me lle­va de­re­chi­ta has­ta Via Are­nu­la, una tran­si­ta­da via al otro la­do de la cual se en­cuen­tra el Ghet­to, el ma­ra­vi­llo­so ba­rrio ju­dio de Ro­ma.

Es­ta es otra de mis zo­nas más ama­das de Ro­ma, una zo­na que ha con­se­gui­do

con­ser­var las tra­di­cio­nes de la cul­tu­ra ju­día y que a pe­sar de su cer­ca­nía al cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad no ha si­do to­da­vía ex­ce­si­va­men­te in­va­di­da por el tu­ris­mo de ma­sas. En el ghet­to hay res­tau­ran­tes his­tó­ri­cos co­mo Gig­get­to (im­pe­ca­bles al­ca­cho­fas a la ju­dia) jun­to a res­tau­ran­tes co­mo La Re­gi­ne­lla, al­go más jó­ve­nes en el ba­rrio pe­ro con una co­ci­na ju­deo-ro­ma­na que im­pre­sio­nan a los aman­tes de la bue­na me­sa sin lu­gar a du­das. Si­guien­do con una ru­ta de las co­sas bue­nas del ba­rrio nin­gún go­lo­so de­be­ría de­jar el ghet­to sin ha­ber pa­ra­do en la di­mi­nu­ta Pas­tic­ce­ria Boc­cio­ne si­tua­da en el nu­me­ro uno de la Via del Por­ti­co d’Ot­ta­via. El dul­ce “top” por ex­ce­len­cia son las lla­ma­das piz­ze - na­da que ver con la idea que te­ne­mos de la piz­za - y se tra­ta de una pas­ta de ha­ri­na, fru­ta y fru­tos se­cos, cu­yo apor­te ca­ló­ri­co de­be ron­dar las 3000 ca­lo­rías, pe­ro que una vez pro­ba­do no se ol­vi­da ja­más.

Y des­pués de es­ta rá­pi­da ru­ta por al­gu­nos de mis im­per­di­bles ro­ma­nos, (hay mu­chos más pe­ro ten­dría que lle­nar la re­vis­ta en­te­ra), sue­lo sa­lir del ghet­to y re­to­man­do Via Are­nu­la gi­ro a mi de­re­cha pa­ra acer­car­me a la Li­bre­ría Fel­tri­ne­lli, de Lar­go Ar­gen­ti­na, mi tem­plo fa­vo­ri­to pa­ra pa­sear en­tre li­bros y más li­bros ro­dea­da una vez más del caos de la ca­pi­tal y pen­san­do que, a pe­sar de to­do, mi AMOR por RO­MA aca­ba ven­cien­do al li­ge­ro odio por go­lea­da...

Fo­ro ro­mano

An­den en Sta­zio­ne Ter­mi­ni tren a Fiu­mi­cino

Piaz­za San Pie­tro

Lun­go­te­ve­re con Cas­tel Sant’An­ge­lo al fon­do

Piaz­za Bar­be­ri­ni

Fon­ta­na di Tre­vi

Piaz­za di Spag­na vis­ta des­de la Tri­ni­tà de Mon­ti

Piaz­za del Po­po­lo

Piaz­za Mon­te­ci­to­rio

Co­lo­ris­ta escaparate de Dol­ce e Gab­ba­na

Piaz­za de­lla Ro­ton­da y a la iz­quier­da la en­tra­da del Pant­heon La gra­ni­ta con la pan­na

Piaz­za Na­vo­na

En­tra­da de la he­la­de­ría Gio­lit­ti

El Por­ti­co d’Ot­ta­via en el Ghet­to

El res­tau­ran­te “La Re­gi­ne­lla”

El si­tio ar­queo­ló­gi­co de Lar­go Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.