Tbilisi, el pa­raí­so es­tá aquí

Diez co­sas que no pue­des de­jar de ha­cer en la ca­pi­tal de Geor­gia

Magellan - - Apps De Viajes - TEX­TO Y FOTOS GRA­CIA MAR­TI­NEZ

Tbilisi no es una ciu­dad asiá­ti­ca pe­ro tam­po­co es com­ple­ta­men­te eu­ro­pea, es una in­to­xi­can­te y di­vi­na mez­cla de in­fluen­cias orien­ta­les y oc­ci­den­ta­les, ali­ña­da con una do­sis ge­ne­ro­sa de ex­tra­ñe­za al es­ti­lo so­vié­ti­co, atra­pa­da en los li­mi­tes del Cau­ca­so. Mi re­la­ción con Tbilisi es un amor a pri­me­ra vis­ta, me cau­ti­vó la pri­me­ra vez que lle­gue a es­te fan­tás­ti­co país. Una no­che de ma­yo, unas po­cas ho­ras an­tes del al­ba, des­cu­brí es­ta in­si­nuan­te ciu­dad me­ti­da en un ta­xi a gran ve­lo­ci­dad y jus­to cuan­do cru­cé el puen­te de Ba­ra­tash­vi­li caí ren­di­da a sus pies gra­cias a su si­len­cio, su ma­jes­tuo­si­dad y su mis­te­rio.

La ciu­dad ofre­ce in­nu­me­ra­bles atrac­cio­nes pa­ra to­do ti­po de via­je­ros pe­ro a mi per­so­nal­men­te me han sub­yu­ga­do es­tas:

1. SU­BIR EN EL TE­LE­FÉ­RI­CO PA­RA IR A LA FOR­TA­LE­ZA DE NARIKALA

La enig­má­ti­ca y mis­te­rio­sa ca­pi­tal de Geor­gia es­tá en pleno pro­ce­so de re­na­ci­mien­to. El Puen­te de la Paz con for­ma de ar­co y el par­que Ri­ke, con su di­se­ño con­tem­po­rá­neo han trans­for­ma­do el pai­sa­je urbano, in­yec­tan­do nue­va vi­da al des­ven­ci­ja­do cas­co an­ti­guo, do­mi­na­do des­de arri­ba por la for­ta­le­za de Narikala y la em­ble­má­ti­ca es­ta­tua de la Ma­dre Geor­gia, con una co­pa de vino en la mano, pa­ra re­ci­bir a sus ami­gos pe­ro con una es­pa­da en la otra, pa­ra ahu­yen­tar a los que no la me­re­cen. El no­ví­si­mo te­le­fé­ri­co pla­nea so­bre la vie­ja Tbilisi y co­nec­ta el nue­vo dis­tri­to con lo al­to de la co­li­na don­de re­po­sa la for­ta­le­za des­de don­de se pue­de ad­mi­rar una mag­ni­fi­ca vis­ta so­bre Tbilisi y ac­ce­der al apa­ci­ble y fan­tás­ti­co jar­dín bo­tá­ni­co ubi­ca­do al otro la­do de la mon­ta­ña.

2. BUS­CAR RE­LI­QUIAS SO­VIÉ­TI­CAS EN EL “PUEN­TE SE­CO”

La sen­sa­ción de ex­ci­ta­ción pro­du­ci­da cuan­do se tra­ta de en­con­trar al­go ori­gi­nal y no muy caro, en el “Puen­te Se­co” es­ta ase­gu­ra­da. Dan­do un pa­seo de unos 20 mi­nu­tos des­de la Pla­za de la Li­ber­tad, se pue­de lle­gar a una es­pe­cie de mu­seo al ai­re li­bre, un mer­ca­di­llo don­de fá­cil­men­te, du­ran­te va­rias ho­ras,

se pue­de pa­sear en­tre mas­ca­ras de gas de la se­gun­da gue­rra mun­dial, gen­te que bus­ca ven­der y com­prar pi­sos, bus­tos de Sta­lin, car­te­les so­vié­ti­cos pro­pa­gan­dís­ti­cos, me­da­llas so­vié­ti­cas, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, pin­tu­ras, y an­ti­güe­da­des de to­do ti­po. Los ven­de­do­res que vi­vie­ron la ma­yor par­te de sus vi­das ba­jo el go­bierno so­vié­ti­co usan los au­to­mó­vi­les a mo­do de mos­tra­dor o ex­tien­den man­tas en el sue­lo y co­lo­can los pro­duc­tos que han sal­va­do del ol­vi­do. La ama­bi­li­dad de los ven­de­do­res ha­ce po­si­ble que se pue­da ne­go­ciar el pre­cio y que con ca­da com­pra se re­ci­ba una lec­ción de his­to­ria.

3. DAR­TE UN BA­ÑO CON AGUAS SULFUROSAS

No pue­des sa­lir del país sin vi­si­tar la zo­na más an­ti­gua y pri­mi­ge­nia de la ciu­dad, el an­ti­guo ba­rrio de Aba­no­tu­ba­ni en el cas­co an­ti­guo de Tbilisi. No so­lo el pro­pio ba­rrio con su hermosa mezquita azul, los te­chos abo­ve­da­dos, su pa­seo has­ta una cas­ca­da o las tra­di­cio­na­les ca­sas geor­gia­nas ha­cen que val­ga la pe­na vi­si­tar es­ta zo­na, tam­bién se pue­de to­mar un ba­ño ca­lien­te con aguas sulfurosas. En el in­te­rior de los nu­me­ro­sos ba­ños que se

ha­ci­nan a lo lar­go del mar­gen del río uno se en­cuen­tra ab­sor­bi­do por aro­mas sul­fu­ro­sos cá­li­dos y pe­ne­tran­tes, en un am­bien­te gra­to y con unos ca­lo­res so­fo­can­tes que cam­bian de in­ten­si­dad. Tras unos ma­sa­jes y unos ba­ños re­la­jan­tes ro­dea­dos de ex­qui­si­tos mo­sai­cos que de­co­ran las ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das uno se sien­te en la gloria.

4. PIROSMANI

Uno de los más des­ta­ca­dos pin­to­res pri­mi­ti­vis­tas del mun­do fue, sin du­da, el gran Ni­ko Pirosmani. Apre­cia­do por Picasso fue un ar­tis­ta au­to­di­dac­ta que in­ven­tó una nue­va téc­ni­ca de pin­tu­ra y co­mo sue­le pa­sar­te a mu­chos de los gran­des vi­vió y mu­rió en la po­bre­za y nun­ca fue re­co­no­ci­do por sus com­pa­trio­tas mien­tras es­ta­ba vi­vo. Si te in­tere­sa el ar­te de­bes vi­si­tar el mu­seo de ar­te de Tbilisi en la cén­tri­ca ave­ni­da Rus­ta­ve­li don­de se pue­den ver sus fas­ci­nan­tes obras. Es­ca­lo­fríos asegurados.

5. SAMEBA, SIONI, ANCHIKHATI Y EL MO­NAS­TE­RIO AZUL

Tbilisi es­ta lleno de igle­sias. En un an­ti­guo ce­men­te­rio ar­me­nio fue cons­trui­da la im­pre­sio­nan­te y enor­me Ca­te­dral de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad o Sameba co­mo la lla­man los lo­ca­les, se di­vi­sa des­de ca­si to­da la ciu­dad. Por la no­che se pue­de ver ilu­mi­na­da, con su res­plan­de­cien­te có­ni­co te­ja­do do­ra­do, mos­tran­do el es­ti­lo tra­di­cio­nal con ma­ti­ces bi­zan­ti­nos de las igle­sias geor­gia­nas. Sameba es un sím­bo­lo del re­na­ci­mien­to na­cio­nal y es­pi­ri­tual del pue­blo geor­giano pe­ro no es la úni­ca,

la siem­pre lle­na de fe­li­gre­ses igle­sia de Sioni bien me­re­ce una vi­si­ta, al igual que la igle­sia más an­ti­gua de la ciu­dad, la im­pre­sio­nan­te ba­sí­li­ca de Anchikhati. Una pe­que­ña igle­sia cons­trui­da en el si­glo XII, El Mo­nas­te­rio de Lur­ji o Azul, me cau­ti­vó con sus olo­res de in­cien­so, sus fres­cos, sus azu­le­jos es­mal­ta­dos azu­les del te­cho y su pe­que­ña his­to­ria ya que du­ran­te la épo­ca So­vié­ti­ca es­ta igle­sia fue uti­li­za­da co­mo fa­bri­ca, al­ma­cén y co­mo mu­seo de la me­di­ci­na geor­gia­na.

6. DE­LEI­TAR­SE CON CHURCHKHELAS

La Churchk­he­la es un ape­ti­to­so dul­ce ca­se­ro que se pue­de en­con­trar en to­da Geor­gia. Los gue­rre­ros geor­gia­nos lle­va­ban Churchkhelas con ellos por­que con­tie­nen mu­chas ca­lo­rías. El me­jor Churchk­he­la se ela­bo­ra en la re­gión de Kak­he­ti, fa­mo­sa por ser la cu­na del vino pe­ro en cual­quier es­qui­na de es­ta ciu­dad po­drás en­con­trar a ado­ra­bles ba­bush­kas ven­dien­do lo que pa­re­cen ve­las o sal­chi­chas. Los geor­gia­nos ge­ne­ral­men­te ha­cen Churchk­he­la en oto­ño cuan­do se co­se­chan los ingredientes prin­ci­pa­les, uvas y nue­ces. En una cuer­da se co­lo­can las nue­ces y se su­mer­gen en ju­go de uva es­pe­sa­do con ha­ri­na, y se se­can al sol. To­do un de­lei­te pa­ra tus pa­pi­las.

7. IR A UN ES­PEC­TÁCU­LO DE DAN­ZA

Tbilisi ha si­do sa­quea­da e in­cen­dia­da in­nu­me­ra­bles ve­ces. La his­to­ria de Geor­gia es una con­ti­nua in­va­sión, y a pe­sar de es­to el país ha so­bre­vi­vi­do con su pro­pio idio­ma, al­fa­be­to y

cul­tu­ra. Den­tro de es­ta ul­ti­ma destacan los im­pre­sio­nan­tes y be­llos bai­les geor­gia­nos don­de ca­da re­gión apor­ta su tra­je y su baile tí­pi­co. Los bai­la­ri­nes rea­li­zan es­pec­ta­cu­la­res gi­ros y vuel­tas, sal­tos in­creí­bles y las bai­la­ri­nas se des­li­zan co­mo cis­nes. Ver al ba­llet na­cio­nal Suk­hish­vi­li es un es­pec­tácu­lo que no de­ja in­di­fe­ren­te al con­tem­plar el al­tí­si­mo ni­vel y ha­bi­li­dad de es­tos ma­ra­vi­llo­sos bai­la­ri­nes mo­vién­do­se al son de una hip­no­ti­zan­te mú­si­ca.

8. VI­SI­TAR OL­VI­DA­DOS EDI­FI­CIOS SO­VIÉ­TI­COS

Des­de 1991, Geor­gia es un es­ta­do so­be­rano que ha tra­ta­do de bo­rrar ca­si por com­ple­to su pasado co­mu­nis­ta, por suer­te pa­ra mu­chos su ar­qui­tec­tu­ra so­vié­ti­ca aún so­bre­vi­ve es­con­di­da y ale­ja­da de to­das las guías tu­rís­ti­cas. El an­ti­guo edi­fi­cio del Mi­nis­te­rio de Cons­truc­ción de Ca­rre­te­ras, de Geor­ge Chak­ha­va, Zu­rab Ja­lag­ha­nia y Te­mur Tk­hi­la­va (1975) es una per­la de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, uno de los me­jo­res ejem­plos de es­ti­lo post­cons­truc­ti­vis­ta, se en­cuen­tra en el mar­gen iz­quier­do del rio Ku­ra en un en­torno ar­bo­la­do a las afue­ras de Tbilisi, du­ran­te años que­dó al aban­dono, pe­ro en 2007 el Ban­co de Geor­gia lo res­ca­tó y des­de en­ton­ces vuel­ve a lu­cir en to­do su es­plen­dor. Tam­bién si­tua­do a las ori­llas del rio Ku­ra pe­ro en opues­ta di­rec­ción El Pa­la­cio de las Ce­re­mo­nias, de Victor Djor­be­nad­ze (1984-1985) es otro es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio que sor­pren­den­te­men­te en 2001 fue com­pra­do pa­ra ser usa­do co­mo re­si­den­cia pri­va­da.

9. APREN­DER A SORBER “KHINKALI”

Con cier­to ai­re de Dim-Sum o de ra­vio­li, el Khinkali geor­giano es una de las re­ce­tas más tra­di­cio­na­les del pais, son unas pe­que­ñas

bol­sas re­don­das de pas­ta grue­sa en for­ma de cham­pi­ñón in­ver­ti­do, re­lle­nas con sopa, y una al­bón­di­ga de car­ne pi­ca­da, ce­bo­lla fi­na­men­te tro­cea­da y es­pe­cias. Se co­me con las ma­nos. Se co­gen por el la­do más grue­so don­de se ha se­lla­do la pas­ta, se le da la vuel­ta al ra­vio­li y se muer­de un po­co la pas­ta pa­ra po­der sorber la sopa ca­lien­te de den­tro an­tes de ata­car­lo a mor­dis­cos. El se­lla­do no siem­pre se cue­ce y se usa pa­ra que al fi­nal se pue­dan con­tar la can­ti­dad de Khin­ka­lis con­su­mi­dos. Es­te pla­to es­tá om­ni­pre­sen­te en los me­nús de los res­tau­ran­tes de Tbilisi. Siem­pre acom­pa­ña­dos de cer­ve­za lo­cal o el es­tu­pen­do vino de la tie­rra.

10. SA­LIR DE TBILISI

La im­pro­nun­cia­ble ca­pi­tal an­ti­gua, Mtsk­he­ta, a tan so­lo 19 km de Tbilisi ofre­ce una fan­tás­ti­ca igle­sia for­ti­fi­ca­da y otra vis­ta es­pec­ta­cu­lar. Des­de el mo­nas­te­rio Jva­ri del si­glo VI, se pue­den ver dos ríos en sus pro­fun­das gar­gan­tas que con­ver­gen en lo que fá­cil­men­te se pue­de ima­gi­nar fue el cen­tro de un an­ti­guo mun­do.

El Puen­te de la Paz con for­ma de ar­co

Com­prar re­li­quias en el Puen­te Se­co

Ba­ños en la zo­na más an­ti­gua de Tbilisi

Ca­te­dral de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad

An­ti­guo edi­fi­cio del Mi­nis­te­rio de Cons­truc­ción de Ca­rre­te­ras

Vis­ta des­de el mo­nas­te­rio Jva­ri

Mtsk­he­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.