Ma­rrue­cos el país de los sen­ti­dos

Un des­tino en­ri­que­ce­dor y di­fe­ren­te que cau­ti­va al via­je­ro con su má­gi­ca luz y el dul­ce aro­ma de es­pe­cias

Magellan - - Apps De Viajes - TEX­TO Y FOTOS NU­RIA RIVAYA BUS­TA­MAN­TE FE­CHA DEL VIA­JE PRI­MA­VE­RA 2017

Es­ta es la his­to­ria de uno de los via­jes más bo­ni­tos que he he­cho en mi vi­da. Un des­tino cer­cano, pe­ro tan di­fe­ren­te co­mo en­ri­que­ce­dor en to­dos los sen­ti­dos. Unos días no bas­tan pa­ra co­no­cer­lo en­te­ro, pe­ro si pa­ra enamo­rar­se y ger­mi­nar las ga­nas de vol­ver den­tro de po­co. Du­ran­te es­ta aven­tu­ra, mi dia­rio de via­je no de­jó de re­ga­lar­me pá­gi­nas en blan­co que re­lle­nar con his­to­rias, se­cre­tos y rin­co­nes de los que aho­ra os ha­bla­ré.

To­do em­pe­zó en Ma­rra­kech, una ciu­dad má­gi­ca en don­de la luz te su­su­rra ha­cia don­de tie­nes que ir. Deam­bu­lar y de­jar­se lle­var sin pri­sas, es, el tru­co pa­ra ha­cer­se par­te de es­ta at­mós­fe­ra tan úni­ca. Así es co­mo las ca­lle­jue­las en­can­di­lan a uno y te guían has­ta, por ejem­plo, la Pla­za Je­maa el Fna, el co­ra­zón de Ma­rra­kech. Su cons­tan­te ebu­lli­ción ha­ce que es­te lu­gar la­ta con fuer­za por el día y du­ran­te la no­che, cuan­do las guir­nal­das de lu­ces ser­pen­tean su cie­lo anun­cian­do mú­si­ca, bu­lli­cio y ce­le­brar la vi­da.

Muy cer­ca de aquí, se en­cuen­tran los Jar­di­nes de Ma­jo­re­lle, crea­dos por el pin­tor fran­cés de mis­mo nom­bre en 1924 y ad­qui­ri­dos por Yves Saint Lau­rent en la dé­ca­da de los ochen­ta. Ac­to se­gui­do, el di­se­ña­dor fun­dó la As­so­cia­tion pour la Sau­ve­gar­de et le Ra­yon­ne­ment du Jar­din Ma­jo­re­lle y gra­cias a la gran pa­sión que des­per­ta­ba en él es­te lu­gar se aco­me­tie­ron des­de en­ton­ces di­ver­sas ta­reas de res­tau­ra­ción y cui­da­do de las es­pe­cies, ha­cien­do de es­te jar­dín uno de los en­cla­ves más im­pre­sio­nan­tes de Ma­rrue­cos.

Me­na­ra nos es­pe­ra­ba a po­cos ki­ló­me­tros con sus Tum­bas Saa­dia­nas, to­do un es­pec­tácu­lo de in­cal­cu­la­ble be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca de es­ti­lo mu­sul­mán. La tarde es pa­ra la medina y dis­fru­tar­la cuan­do el sol se ocul­ta tie­ne al­go de mis­te­rio­so que a día de hoy si­go sin des­ci­frar. El al­ma via­je­ra se sien­te li­bre, po­de­ro­sa, aten­ta a los pe­que­ños de­ta­lles pa­ra ser par­te de lo más gran­de de una ciu­dad: sus gen­tes, el am­bien­te que en­vuel­ve una tarde cual­quie­ra de la que hoy tú pue­des dis­fru­tar. So­lo por sen­tir es­to, ya me­re­ce la pe­na via­jar.

Un riad en un tí­pi­co alojamiento ma­rro­quí con pa­tio in­te­rior. La cal­ma, la paz y el so­sie­go se sus­pen­den en ca­da go­ta de agua de la fuen­te cen­tral que co­ro­na es­te es­pa­cio. Un preám­bu­lo per­fec­to de lo que más ade­lan­te nos aguar­da: ha­bi­ta­cio­nes blan­cas de las que cuel­gan lám­pa­ras tí­pi­cas de acei­te, gran­des tri­cli­nios al­moha­di­lla­dos en to­nos gra­na­tes y azu­le­jos de for­mas tan in­fi­ni­tas co­mo caminos pue­de es­con­der el de­sier­to. Co­mo no po­día ser de otra for­ma, el día ter­mi­na­ba per­fu­ma­do con el aro­ma a co­mino, car­da­mo­mo y nuez mos­ca­da de un de­li­cio­so ta­jín. Día re­don­do.

El día que tan­to ha­bía es­pe­ra­do mi cua­derno de via­je lle­gó. No siem­pre uno pue­de co­no­cer a un gi­gan­te, y mu­cho me­nos si se lla­ma Atlas. Atra­ve­san­do el puer­to de Col Tich­ka pu­di­mos ha­cer un al­to en el ca­mino y co­no­cer una coope­ra­ti­va de mu­je­res lo­ca­les que procesan el acei­te de ar­gán, el oro lí­qui­do de Ma­rrue­cos. Aquí el tiem­po se cuen­ta al rit­mo de los gi­ros de las pie­dras que mue­len es­tos fru­tos pa­ra ex­traer su esen­cia, muy apre­cia­da en cos­mé­ti­ca y gas­tro­no­mía.

Se­gui­mos el ca­mino has­ta Ouar­za­za­te­pa­ra vi­si­tar la fa­mo­sa Kas­bah de Ait Ben Had­dou, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y tu­vi­mos la gran suer­te de pa­sear por sus ca­lles y su­bir a la ci­ma pa­ra con­tem­plar las vis­tas del va­lle. Sin ca­si des­can­so con­ti­nua­mos nues­tro ca­mino has­ta Skou­ra. Aquí di­mos un pa­seos por el la­be­rín­ti­co oa­sis cu­ya ve­ge­ta­ción arro­pa­ba kas­bahs (cas­ti­llos) se­cre­tas.

De aquí par­ti­mos has­ta el Va­lle de las Ro­sas, co­no­ci­do por el cul­ti­vo de las mis­mas has­ta las im­pre­sio­nan­tes gar­gan­tas de Da­des. Aquí pa­sa­mos la se­gun­da no­che en otra Riad, no sa­bía lo mu­cho que las echa­ría de me­nos

cuan­do vol­vie­ra a ca­sa. Al día si­guien­te con­ti­nua­mos en el pue­blo de Boul­ma­ne don­de se abre una ca­rre­te­ra re­ple­ta de for­ta­le­zas y ciu­da­des de co­lor ocre, ro­jo y mal­va. Tras un re­co­rri­do flan­quea­dos por oa­sis, pal­me­ras...y al­gún es­pe­jis­mo, lle­ga­mos has­ta Ti­neg­hir, lo­ca­li­dad que al­ber­ga las gar­gan­tas de To­dra. Un pai­sa­je, tal y co­mo se di­ría en es­tos tiem­pos, muy ins­ta­gramea­ble.

Co­no­ci­mos el ar­te de crear ma­ra­vi­llo­sas for­mas con los fó­si­les de Er­foud y más ade­lan­te vi­si­ta­mos Ris­sa­ni y Mer­zou­ga. Sin sa­ber­lo nos en­con­trá­ba­mos an­te un fas­ci­nan­te re­to… mon­tar en dro­me­da­rio mien­tras el cre­púscu­lo co­ro­na­ba nues­tro día y lle­gá­ba­mos has­ta nues­tro cam­pa­men­to de jai­mas. Las no­ches aquí son frías, pe­ro na­da im­pi­de que bien abri­ga­dos y a la luz de una ho­gue­ra, se pue­da dis­fru­tar de una de las bó­ve­das ce­les­tes más bo­ni­tas que uno ha­ya vis­to. La nos­tal­gia se sen­tía, y es que, la lla­ma de es­ta aven­tu­ra co­men­za­ba a apa­gar­se, pe­ro le­jos de ser tris­te, el úl­ti­mo día de es­te via­je fue to­da una fies­ta. En Kham­lia nos es­pe­ra­ban las son­ri­sas de sus gen­tes lo­ca­les. Un pue­blo, se­gún pu­di­mos saber, des­cen­dien­te de es­cla­vos pro­ve­nien­tes de Su­dán, pe­ro que, a pe­sar de su du­ro pasado, nun­ca han per­di­do la ale­gría ni la hos­pi­ta­li­dad. Aquí nos de­ja­mos lle­var por esa úni­ca li­ber­tad del de­sier­to, de sen­tir­se le­jos de ca­sa. Mis pies bai­la­ban, mis ma­nos aplau­dían, y los ba­la­fo­nes, tam­bo­res y cuer­nos da­ban no­tas al si­len­cio de ca­da grano de are­na de las du­nas que nos ro­dea­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.