Pekín exprés: la ca­pi­tal chi­na en 3 días

Un via­je emo­cio­nan­te ha­cia el des­cu­bri­mien­to de la tie­rra de las di­nas­tías im­pe­ria­les

Magellan - - News - TEXTO Y FOTOS RICCARDO LAMBERTO FECHA DEL VIA­JE 22/10/2017 A 25/10/2017

El año pa­sa­do con pla­cer os con­té mi via­je a Ja­pón, un país ex­tra­or­di­na­rio y úni­co que me ha re­ga­la­do mo­men­tos inol­vi­da­bles y una ri­que­za in­te­rior que siem­pre lle­va­ré den­tro. Se tra­ta­ba de la pri­me­ra vez que pi­sa­ba las tie­rras orien­ta­les y, des­de el pri­mer mo­men­to, su­pe que iba a ser la pri­me­ra de mu­chas más. Aun­que hu­bie­ra que­ri­do vol­ver a Ja­pón, de­ci­dí que re­gre­sa­ría al país ni­pón en otro mo­men­to, qui­zá con más tiem­po pa­ra po­der des­cu­brir el país de for­ma más com­ple­ta y pro­fun­di­za­da: quie­re de­cir más tiem­po y un pre­su­pues­to más ele­va­do.

Con tan so­lo una se­ma­na de tiem­po y pre­su­pues­to jus­ti­to, la op­ción ca­yó en otro país que siem­pre me ha fas­ci­na­do mu­cho: Chi­na. Por al­gu­na ra­zón, muy a me­nu­do se sue­len aso­ciar los dos paí­ses aun­que se tra­te de dos mun­dos to­tal­men­te di­fe­ren­tes y, en mi opi­nión, ca­si an­ti­té­ti­cos.

Las pri­me­ras di­fi­cul­ta­des – aun­que, tra­tán­do­se de un via­je, pre­fie­ro el tér­mino desafíos

– las tu­vi­mos que en­fren­tar des­de el pri­mer mo­men­to. Pa­ra ir a Chi­na es ne­ce­sa­rio un vi­sa­do. Pa­ra evi­tar tan­to los trá­mi­tes de los vi­sa­dos co­mo sus cos­tes, muy a me­nu­do pre­fie­ro op­tar por otro des­tino – el mun­do es muy gran­de, y me fal­ta mu­chí­si­mo por vi­si­tar, mi lis­ta­do de must see y must do siem­pre es in­clu­so de­ma­sia­do lar­go. Sin em­bar­go des­de ha­ce unos años Chi­na in­tro­du­jo el “72/144 hours vi­sa free”, una in­tere­san­tí­si­ma po­si­bi­li­dad que mu­chos des­co­no­cen. Se tra­ta de un vi­sa­do pen­sa­do pa­ra fo­men­tar la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca de de­ter­mi­na­das ciu­da­des y dis­tri­tos de la Chi­na con­ti­nen­tal. De­sa­for­tu­na­da­men­te es com­pli­ca­do tan­to en­con­trar la in­for­ma­ción

“Con­se­gui­do el vi­sa­do, por fin pu­di­mos sa­lir del ae­ro­puer­to y la ma­ra­vi­lla del via­je po­día em­pe­zar”

ofi­cial co­mo te­ner con­fir­ma­cio­nes por par­te de per­so­nas fí­si­cas res­pon­sa­bles, ya que, co­mo os voy a con­tar, in­clu­so en los ae­ro­puer­tos sue­len des­co­no­cer di­cha po­si­bi­li­dad de trán­si­to sin vi­sa­do. Un re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra po­der te­ner ac­ce­so al vi­sa­do es te­ner un bi­lle­te con asien­tos re­ser­va­dos pa­ra una ruta al es­ti­lo “A-B-C”, don­de A es el país de ori­gen, B es una de las ciu­da­des chi­nas que per­mi­ten el vi­sa free y C es un ter­cer país fue­ra de Chi­na y que di­fie­ra de A. Con es­tas pre­mi­sas, la ruta ya es­ta­ba cla­ra y de­ci­di­da: Bar­ce­lo­na – Pekín – Hong Kong.

Con una piz­ca de in­cer­ti­dum­bre y preo­cu­pa­ción so­bre el vi­sa­do, pre­ci­sa­men­te por el

he­cho de que no ha­bía ma­ne­ra de te­ner una con­fir­ma­ción ofi­cial y es­cri­ta de que to­do iba a fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te, las re­ser­vas es­ta­ban he­chas y el día de sa­li­da lle­gó muy rá­pi­da­men­te. En el ae­ro­puer­to al fac­tu­rar: sus­pen­se. Al con­tro­lar los pa­sa­por­tes la aza­fa­ta, per­ple­ja, nos pre­gun­tó dón­de te­nía­mos los vi­sa­dos. Le ex­pli­ca­mos lo que íba­mos a ha­cer y, des­co­no­cien­do es­ta po­si­bi­li­dad, nos pi­dió pa­cien­cia has­ta que lle­ga­ra un su­per­vi­sor pa­ra que lo pu­die­ra acla­rar él. No tar­dó mu­cho en lle­gar, pe­ro el tiem­po trans­cu­rría muy len­ta­men­te por la preo­cu­pa­ción de no po­der sa­lir. Al fi­nal nos con­fir­ma­ron que era to­do co­rrec­to y que po­día­mos sa­lir. Tan

“y en­se­gui­da nos di­mos cuen­ta de una de las pe­cu­lia­ri­da­des de Pekín: to­do es im­po­nen­te, enor­me, co­lo­sal”

so­lo unas tre­ce ho­ras más tar­de es­tá­ba­mos en Pekín. Pe­ro la pe­sa­di­lla del vi­sa­do aca­ba­ba de em­pe­zar. Efec­ti­va­men­te al lle­gar al ae­ro­puer­to de Pekín no ha­bía in­di­ca­cio­nes cla­ras so­bre don­de ha­cer el vi­sa­do. Pre­gun­ta­mos a va­rios tra­ba­ja­do­res pe­ro na­die ha­bla­ba in­glés – pues bien, ni en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Pekín en­con­tra­mos a ca­si a na­die ha­blan­do in­glés. Fi­nal­men­te nos in­di­ca­ron que te­nía­mos que ha­cer la co­la nor­mal pa­ra ex­tran­je­ros, pe­ro al lle­gar nos de­ne­ga­ron la sa­li­da por no te­ner el vi­sa­do in­di­cán­do­nos que te­nía­mos que ha­cer los trá­mi­tes en un pe­que­ño stand en una es­qui­ni­ta de la ter­mi­nal. Con­se­gui­do el vi­sa­do des­pués de un par de ho­ras, por fin pu­di­mos sa­lir del ae­ro­puer­to y la ma­ra­vi­lla de via­je po­día em­pe­zar. Nos que­da­ban unas se­sen­ta ho­ras pa­ra po­der dis­fru­tar de la enor­me ciu­dad. No ha­ce fal­ta de­cir que tu­vi­mos que de­fi­nir muy bien lo que po­día­mos ver en tan po­co tiem­po y, so­bre­to­do, cuan­do y co­mo mo­ver­nos.

Des­pués de ha­ber de­ja­do las ma­le­tas en el ma­ra­vi­llo­so ho­tel que re­ser­va­mos en el cen­tro

de Pekín (un cin­co es­tre­llas que nos cos­tó apro­xi­ma­da­men­te 30 eu­ros por ca­be­za por no­che, sim­ple­men­te in­creí­ble), nos di­ri­gi­mos a vi­si­tar el Tem­plo del Cie­lo y en­se­gui­da nos di­mos cuen­ta de una de las pe­cu­lia­ri­da­des de Pekín: en la ca­pi­tal chi­na, to­do es im­po­nen­te, enor­me, co­lo­sal, des­me­su­ra­do. El Tem­plo del Cie­lo es un con­jun­to de jar­di­nes y di­fe­ren­tes edi­fi­cios taoís­tas, en­tre ellos el be­llí­si­mo y ce­le­bé­rri­mo pa­be­llón de la Ora­ción por la Bue­na Co­se­cha, uno de los prin­ci­pa­les y más co­no­ci­dos sím­bo­los de la ciu­dad. En las di­fe­ren­tes par­tes de los jar­di­nes hay mu­cha gen­te que vi­ve en la ciu­dad, disfrutando de la na­tu­ra­le­za ha­cien­do tai chi y mu­chos pe­que­ños gru­pos de an­cia­nos ju­gan­do a Mah­jong: muy su­ges­ti­vo. En­tre lo vis­to en la ciu­dad, creo que es­te tem­plo fue una de las obras que más me en­can­tó e im­pre­sio­nó. Otro tem­plo must see que pu­di­mos vi­si­tar ese día fue el La­ma Tem­ple,o Pa­la­cio de la Paz y la Ar­mo­nía, que se en­cuen­tra a po­cas pa­ra­das de me­tro del Tem­plo del Cie­lo. Se tra­ta de un tem­plo la­maís­ta – me­jor di­cho un com­ple­jo de tem­plos – cu­ya at­mós­fe­ra in­te­rior es al­go que di­fí­cil­men­te se pue­de des­cri­bir con pa­la­bras. El per­fu­me muy fuer­te a in­cien­so jun­to con la ma­ra­vi­lla ar­qui­tec­tó­ni­ca de los tem­plos con­fie­ren va­li­dez al nom­bre que el tem­plo lle­va, por­que real­men­te re­ga­lan un sen­ti­do de paz in­te­rior y ar­mo­nía. En el in­te­rior de uno de los tem­plos se en­cuen­tra una es­ta­tua de Bu­da Mai­tre­ya de 26 me­tros de al­tu­ra, ta­lla­da en ma­de­ra de un úni­co sán­da­lo, la más gran­de del mun­do de es­te ti­po: un de­ta­lle im­pre­sio­nan­te que ha­ce de es­te tem­plo una de las eta­pas must en Pekín.

Una de las puer­tas de ac­ce­so al Tem­plo del cie­lo

En­tra­da al La­ma Tem­ple

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.