Un sue­ño he­cho reali­dad

Re­co­rrien­do la gran man­za­na en Na­vi­dad y en­ten­dien­do por­que es im­po­si­ble re­sis­tir­se a sus en­can­tos

Magellan - - Sumario - TEXTO Y FOTOS ROSSANA PERIS FECHA DEL VIA­JE DI­CIEM­BRE 2016

Re­co­rrien­do Nue­va York en Na­vi­dad y en­ten­dien­do por­que es im­po­si­ble re­sis­tir­se a sus en­can­tos.

Di­cen que un via­je se vi­ve tres ve­ces, al so­ñar­lo, al vi­vir­lo y al re­cor­dar­lo, to­dos mis via­jes, sin ex­cep­ción, han pa­sa­do por esas tres fa­ses pe­ro qui­zá el via­je que me trae a las pá­gi­nas de Ma­ge­llan sea uno de los más so­ña­dos, vi­vi­do y re­cor­da­do…

Mi hi­jo cum­plió 25 años en di­ciem­bre de 2016 y fue en sep­tiem­bre de ese mis­mo año cuan­do em­pe­cé a so­ñar con un re­ga­lo he­cho via­je y con un des­tino ama­do por él y has­ta ese mo­men­to des­co­no­ci­do pa­ra mí, Nue­va York. Os pue­de pa­re­ce no gran co­sa pe­ro por in­fi­ni­dad de mo­ti­vos ese des­tino era el re­ga­lo per­fec­to y ade­más com­par­ti­do, de al­gu­na ma­ne­ra es­ta­ba ha­cien­do reali­dad un sue­ño.

Des­de el mo­men­to en que to­mé la de­ci­sión me in­for­mé a tra­vés de blogs, pu­bli­ca­cio­nes, fa­mi­lia, ami­gos… to­dos te­nían al­go que ex­pli­car, que ver, don­de dor­mir, los im­per­di­bles y así po­co a po­co iba to­man­do for­ma mi sue­ño, que se­guía sien­do só­lo mío por­que mi hi­jo no lo des­cu­bri­ría an­tes de su aniver­sa­rio,

el fac­tor sor­pre­sa tam­bién for­ma­ba par­te de mi sue­ño.

Tu­ve la gran suer­te de que el “cum­plea­ñe­ro” lle­gó un día a ca­sa di­cien­do “me que­dan días de va­ca­cio­nes así que las dos úl­ti­mas se­ma­na de di­ciem­bre me las to­mo de fies­ta”, ¡to­ma ya! Una se­ñal en to­da re­gla, aho­ra sí po­día po­ner­le fecha a mi sor­pre­sa via­je­ra, el sue­ño via­je­ro em­pe­za­ba a co­ger for­ma. Era el mes de oc­tu­bre y em­pe­cé con la bús­que­da de vue­los, co­mo cual­quier mor­tal, bus­ca­ba vue­los di­rec­tos de gran­des com­pa­ñías a pre­cios eco­nó­mi­cos y te­nien­do en cuen­ta que via­ja­ba en di­ciem­bre, del 18 al 24 no era al­go sen­ci­llo, pe­ro sí, lo con­se­guí y no só­lo el avión sino que a tra­vés de la pro­pia com­pa­ñía aé­rea BA, en­con­tré el alo­ja­mien­to, una sui­te en el ho­tel Grand Hyatt, en pleno cen­tro de Man­hat­tan al la­do de Cen­tral Sta­tion… eso si era un sue­ño que no me creí has­ta que lle­gué al ho­tel y des­cu­brí que era ver­dad… cuan­tas ve­ces pen­sé que era im­po­si­ble y que cuan­do lle­ga­rá al ho­tel iban a de­cir­me que ha­bía ha­bi­do un error en la re­ser­va, que el pre­cio era otro o que se yo… era de­ma­sia­do per­fec­to pa­ra ser ver­dad y lo fue.

Bi­lle­tes com­pra­dos, ho­tel re­ser­va­do, ES­TA (vi­sa­do de en­tra­da a EEUU) so­li­ci­ta­da, só­lo que­da­ba es­pe­rar el gran día pa­ra ha­cer en­tre­ga del re­ga­lo, di­cen que me “cu­rro” los re­ga­los y en es­ta oca­sión es­ta­ba to­da la fa­mi­lia ex­pec­tan­te. Se sue­le de­cir que me­nos es más así

que lo hi­ce fá­cil, im­pri­mí to­do, bi­lle­tes, ho­tel y ES­TA, los guar­dé en un por­ta do­cu­men­tos via­je­ro, pa­pel de re­ga­lo, un la­zo y ya es­ta­ba lis­to. Ce­na, pas­tel, ve­las, re­ga­los (mu­chos) y cuan­do ya es­tá­ba­mos ter­mi­nan­do y él agra­de­cía a to­dos el acom­pa­ñar­le en esa no­che, le di­je “yo tam­bién ten­go al­go pa­ra ti, va­mos a ver si he acer­ta­do” y así es co­mo se cum­plió la pri­me­ra par­te de mi/nues­tro via­je ¡so­ñán­do­lo!

Aho­ra to­ca­ba vi­vir­lo, el día 13 por la no­che le en­tre­ga­ba su re­ga­lo, el día 18 vo­lá­ba­mos a JFK y en ¡Na­vi­dad!, me­nos de una se­ma­na pa­ra que él pre­pa­ra­ra nues­tro sue­ño, ya ha­bía via­ja­do a NYC en dos oca­sio­nes y co­no­cía la ciu­dad, así que di­se­ño to­da una agen­da pa­ra que en una se­ma­na pu­dié­ra­mos ex­pri­mir al mis­mo una ciu­dad de la que to­do el mun­do me ha­bía con­ta­do siem­pre ma­ra­vi­llas.

El vue­lo con BA fan­tás­ti­co, ha­bía so­li­ci­ta­do me­nú es­pe­cial (soy ce­lia­ca) y fue per­fec­to,

va­ya pan ri­co, ri­co que más de un res­tau­ran­te qui­sie­ra ser­vir. Eso sí ca­si me cues­ta más di­ne­ro re­ser­var los asien­tos del vue­lo de re­gre­so que el pro­pio bi­lle­te de avión, pe­ro pre­fe­rí ase­gu­rar­me el re­gre­so jun­tos, vo­lá­ba­mos el 24/12 por la no­che y el vue­lo iba muy lleno, co­mo di­ce la pu­bli­ci­dad “…vuel­ve a ca­sa por Na­vi­dad”.

Y lle­gó el mo­men­to de pa­sar el con­trol fron­te­ri­zo, ¿quién no co­no­ce a al­guien que lo han re­te­ni­do, que le han re­gis­tra­do, que ha pa­sa­do ho­ras en el con­trol? To­dos te­ne­mos un ami­go, o un co­no­ci­do de un ami­go o un ve­cino de un pa­dre del co­le… bien pues yo soy de los del otro gru­po, pa­sa­mos el con­trol sin ha­cer co­la, pre­sen­ta­mos la do­cu­men­ta­ción y nos die­ron la bien­ve­ni­da, y ya, ya es­tá­ba­mos en NYC.

Mi pri­me­ra im­pre­sión no fue bue­na, ha­bía­mos re­ser­va­do tic­kets pa­ra co­ger un trans­fer que te lle­va a Man­hat­tan, la zo­na de es­pe­ra

del ae­ro­puer­to era fea, vie­ja, es­ta­ba va­cía, no se pa­re­cía a lo que una ha vis­to has­ta la sa­cie­dad en las pe­lí­cu­las y cuan­do lle­gó el trans­fer aca­bó de re­ma­tar­lo, es­ta­ba des­tar­ta­la­do ja­ja­ja­ja, me­jor to­mar­lo a ri­sa. La en­tra­da a la ciu­dad no me pa­re­ció mu­cho me­jor, em­pe­za­ba a pen­sar que a ver si iba a ser yo la que di­je­ra que NYC “pues que quie­res que te di­ga…” pe­ro de re­pen­te em­pie­zas a ver tá­xis ama­ri­llos, ras­ca­cie­los, un puen­te que de re­pen­te iden­ti­fi­cas y no sa­bes co­mo pe­ro la ciu­dad te atra­pa pa­ra siem­pre.

Nues­tra van des­tar­ta­la­da con­si­guió lle­gar a la puer­ta del ho­tel, y que ho­tel, ca­da vez te­nía más cla­ro que esa sui­te no iba a exis­tir, al pi­sar la ca­lle ya em­pe­zó la lo­cu­ra “mi­ra ma­má el edi­fi­cio Chrys­ler, esa es la en­tra­da a la es­ta­ción cen­tral y por ahí se va a Ti­mes Squa­re”, el sue­ño era real, aho­ra sí que sí. Y la sui­te, en la úl­ti­ma plan­ta del ho­tel, tam­bién fue real. Tras una bre­ve ins­pec­ción de la que se­ría nues­tra ca­sa du­ran­te la pró­xi­ma se­ma­na, de­ja­mos las ma­le­tas, nos re­fres­ca­mos y sa­li­mos a co­mer­nos el mun­do, aun­que un po­co más y me co­me el a mí.

Lo pri­me­ro que me di­jo mi hi­jo al sa­lir del ho­tel fue, “ma­má no mi­res to­do el ra­to ha­cia arri­ba que pa­re­ces una ¡¡¡tu­ris­ta!!!” pe­ro si es lo que era, me es­ta­ba vol­vien­do lo­ca, pa­re­cía un ni­ño pe­que­ño en Dis­ney­land, ¡¡¡lo se­ña­la­ba to­do!!! Era una pa­sa­da has­ta que gi­ra­mos por la Quin­ta Ave­ni­da, ¡Dios mío! To­do el mun­do se ha­bía con­cen­tra­do allí, lue­go vi­mos que era por­que ha­bía un show de lu­ces y mú­si­ca por gen­ti­le­za de los al­ma­ce­nes Sacks.

Re­co­noz­co que hu­bo un mo­men­to de ago­bio y mie­do, tu­ve que co­ger­me de la mano a mi hi­jo pa­ra no des­pis­tar­nos, y pen­sé si es­to va ser así ca­da día se­rá un desas­tre.

Co­mo po­déis ima­gi­nar no fue así, y fue­ron mu­chas las ve­ces que pa­seé por de­lan­te de esos al­ma­ce­nes y otras tan­tas las que en­tré, in­clu­so com­pré un re­ga­lo que lue­go de­vol­ví por­que me gus­ta­ba más otra co­sa que vi en Macy’s, de­ma­sia­da ofer­ta pa­ra unos com­pra­do­res com­pul­si­vos co­mo no­so­tros.

Fue­ron días in­ten­sos, no que­ría­mos de­jar na­da atrás, y con un guía pri­va­do co­mo el que yo lle­va­ba me mo­vía co­mo pez en el agua aun­que en al­gu­na oca­sión nos equi­vo­cá­ra­mos con la lí­nea de me­tro. Su­bí al Em­pi­re pe­ro me que­do con las vis­tas del Roc­ke­fe­ller Cen­ter, me emo­cio­né por no de­cir que llo­ré en la zo­na ce­ro, co­gí el ferry pa­ra ir a Sta­ten Is­land y vi a la Se­ño­ra… la Es­ta­tua de la Li­ber­tat. Pa­seé ba­jo la llu­via por Cen­tral Park, dis­fru­té del sky­li­ne neo­yor­kino des­de el puen­te de Brooklyn.

No fal­ta­ron las vi­si­tas al Gug­gen­heim, el MET, al mu­seo de cien­cias na­tu­ra­les y el MOMA, me que­do con el pri­me­ro y el úl­ti­mo, al MET ten­go que vol­ver pa­ra de­di­car­le el tiem­po que se me­re­ce (es­toy ya

em­pe­zan­do a so­ñar­lo). En­cen­dí ve­las a mis re­cuer­dos (ellos sa­ben quie­nes son) en la ca­te­dral de San Pa­trick, re­co­rrí to­das las tien­das más co­ol de la ciu­dad. Me en­fun­dé un al­bor­noz de co­lor ro­jo pa­ra pro­te­ger­me del frío en una de las azo­teas de la ciu­dad, y de­gus­té un fan­tás­ti­co gin to­nic mien­tras el Em­pi­re Sta­te Bui­ling ilu­mi­na­do en ro­jo y ver­de nos mi­ra­ba.

Hu­bo tiem­po pa­ra dis­fru­tar de la com­pa­ñía de unos bue­nos ami­gos de nues­tra fa­mi­lia y gra­cias a ellos tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ce­nar en el Club Har­vard de Nue­va York, to­da una ex­pe­rien­cia.

Y sí, muy a pe­sar de mi hi­jo, fui una tu­ris­ta más en NYC, mi­ré ha­cia arri­ba, dis­fru­té de la ima­gen de los ras­ca­cie­los, en­tré en Tif­fany’s (y com­pré), se­ña­le igual que Co­lón en Co­lom­bus Cir­cus, le to­que las “balls” al to­ro de Wall Street, me per­dí en­tre los mer­ca­di­llos na­vi­de­ños, y co­mo tor­ti­tas ¡sin glu­ten! Di­cho de otra ma­ne­ra, ¡vi­ví mi via­je!

Hoy, cuan­do se cum­ple un año, he que­ri­do re­cor­dar­lo pa­ra com­par­tir­lo con vo­so­tros. Po­dría ha­ber es­cri­to un re­la­to ha­blan­do so­bre Nue­va York pe­ro creo que se ha es­cri­to mu­cho y me­jor que yo, so­bre una ciu­dad que te atra­pa y ya no la pue­des ol­vi­dar.

Vis­tas des­de “Top of rock” en el Roc­ke­fe­ller Cen­ter

Vis­ta de Man­hat­tan des­de el Ferry a Sta­ten Is­land

One World Tra­de Cen­ter

La no­che cae so­bre Ti­mes Squa­re

El tra­fi­co neo­yor­kino

Los ras­ca­cie­los de NYC

Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral

In­te­rior es­ta­ción di­se­ña­da por Ca­la­tra­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.