Suspiros de La Habana

Ca­lle­jean­do por la be­lla ca­pi­tal cu­ba­na en una mon­ta­ña ru­sa de sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes en es­ta­do pu­ro

Magellan - - Sumario - TEXTO Y FOTOS JORDI SAN­TOS RODRÍGUEZ FECHA DEL VIA­JE AGOS­TO 2016

Ca­lle­jean­do por la be­lla ca­pi­tal cu­ba­na en una mon­ta­ña ru­sa de sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes en es­ta­do pu­ro.

Po­dría em­pe­zar con­tan­do que to­do es­ta­ba im­preg­na­do por un ca­lor hu­me­de­ci­do as­fi­xian­te, que el sol que­mó mi piel en ape­nas una se­ma­na, o que hu­bo no­ches que pa­sé bai­lan­do mien­tras be­bía ron... Pe­ro de es­ta for­ma, só­lo me que­da­ría con lo su­per­fi­cial de las co­sas, y no se­ría más que una vi­sión tu­rís­ti­ca que se re­pi­te en cual­quier con­ver­sa­ción con­ven­cio­nal una y otra vez.

Vi­si­té La Habana, por ter­ce­ra vez y acom­pa­ña­do de mi no­via Ana aquel ve­rano en el que te­nía di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­lo. Que­ría­mos ver una par­te del mun­do que se ha que­da­do atra­pa­da en el tiem­po y que muy pron­to vi­vi­rá un cam­bio, a de­cir ver­dad, de­ci­di­mos des­pe­dir­nos de lo que lle­va más de 50 años arrai­ga­do, co­mo tan­tos otros via­je­ros y tu­ris­tas que inun­da­ban las ca­lles de la ciu­dad sa­can­do fotos a con­tra­rre­loj por mie­do que aque­llo se aca­be.

En­trar por pri­me­ra vez en La Habana te po­ne en su si­tio, crea un cam­bio en tu men­te, el co­ra­zón se ace­le­ra, sien­tes un tem­blor in­te­rior, es co­mo una reac­ción del cuer­po al no es­tar pre­pa­ra­do de to­do lo que se le vie­ne en­ci­ma. Es tan dis­tin­to a to­do…

Mi­ras a tu al­re­de­dor, sus­pi­ras fuer­te y te pre­pa­ras pa­ra re­ci­bir to­do lo bueno y lo ma­lo que una ciu­dad te pue­de dar, pe­ro en es­ta oca­sión por par­ti­da do­ble. La di­fe­ren­cia de es­ta ciu­dad con el res­to, es muy sen­ci­lla, La Habana es­tá vi­va, po­co im­por­ta el es­ta­do de sus edi­fi­cios, si en sus ca­lles y en­tre mu­chas de las es­com­bre­ras res­pi­ra la gen­te que con­vi­ve en ella y es en­ton­ces cuan­do te das cuen­ta, que el tu­ris­mo de otros lu­ga­res no va­len con ella.

Pue­des pa­sear só­lo por aque­llas ca­lles vie­jas y mal­he­ri­das, y es­tar siem­pre ro­dea­do de gen­te que te ofre­ce to­da cla­se de ob­je­tos y pla­ce­res cu­li­na­rios por unos cuan­tos pe­sos o sim­ple­men­te por man­te­ner una con­ver­sa­ción agra­da­ble que te sa­ca­ra más de un

son­ri­sa, pa­ra com­pren­der en un mi­nu­to que el cu­bano es su­pe­rior al res­to. Siem­pre apa­re­ce­rá al­guien que pa­se a tu la­do su­su­rrán­do­te al­go, que te ha­ga un true­que per­fec­to, por al­go que pa­ra ti no ten­ga ape­nas el más mí­ni­mo va­lor, pe­ro que re­va­lo­ri­za­rás una vez que te lo pi­dan. Te lle­va­rán a los me­jo­res si­tios por ape­nas vein­te dó­la­res o se­rán tus acom­pa­ñan­tes por un po­co más. To­do el mun­do ha­ce ne­go­cio. To­do ba­jo un sol de jus­ti­cia y un ca­lor ca­si in­so­por­ta­ble.

El Ca­pi­to­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.