FIN DE UNA IN­JUS­TI­CIA E INI­CIO DE UNA OPOR­TU­NI­DAD

Malaga Hoy - - Opinión -

EL mi­nis­tro de Fo­men­to, José Luis Ába­los, vol­vió a de­jar cla­ro es­ta se­ma­na que a par­tir del 31 de di­ciem­bre de 2019 se su­pri­mi­rá el pea­je de la AP-4, la au­to­pis­ta que une a Se­vi­lla con Cá­diz. El fi­nal de la ex­plo­ta­ción por ma­nos pri­va­das de es­te im­por­tan­tí­si­mo eje de co­mu­ni­ca­ción, que ver­te­bra el Ba­jo Gua­dal­qui­vir, es des­de ha­ce mu­cho tiem­po una de las prin­ci­pa­les reivin­di­ca­cio­nes de An­da­lu­cía en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ras via­rias, por lo que la reite­ra­ción en el Par­la­men­to del Go­bierno del fi­nal del pea­je es un mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción y ali­vio. No en vano, el man­te­ni­mien­to de es­te pa­go era una no­to­ria in­jus­ti­cia que obli­ga­ba a los ciu­da­da­nos y em­pre­sas a pa­gar por usar una au­to­pis­ta cu­ya al­ter­na­ti­va, la N-IV, es­tá cla­ra­men- te an­ti­cua­da (la ma­yor par­te del tra­za­do es de un so­lo ca­rril por di­rec­ción) y, se­gún se des­pren­de de las es­ta­dís­ti­cas de ac­ci­den­tes de Trá­fi­co, es no­to­ria­men­te pe­li­gro­sa. A es­to se une el que la AP-4 es po­si­ble­men­te la au­to­pis­ta más amor­ti­za­da de Eu­ro­pa, ya que ha so­por­ta­do un in­ten­so trá­fi­co des­de que fue­se inau­gu­ra­da par­cial­men­te en 1971. Por tan­to, la re­cu­pe­ra­ción de la ges­tión de di­cha vía por el Es­ta­do no tie­ne nin­gún ca­riz con­fis­ca­to­rio, ya que la em­pre­sa con­ce­sio- na­ria (ac­tual­men­te Au­mar) ha rea­li­za­do un pin­güe ne­go­cio con su ex­plo­ta­ción.

Den­tro de 13 me­ses se pon­drá fin, co­mo de­cía­mos, a una in­jus­ti­cia que ha su­pues­to que Cá­diz fue­se la úni­ca ca­pi­tal de pro­vin­cia es­pa­ño­la sin co­mu­ni­car por una au­to­vía gra­tui­ta con al­gu­na de sus tres pro­vin­cias ve­ci­nas. Te­ner que pa­gar un pea­je pa­ra tras­la­dar­se con ra­pi­dez y se­gu­ri­dad a la ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de An­da­lu­cía y ciu­dad más po­bla­da de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma es una au­tén­ti­ca des­ven­ta­ja que res­ta com­pe­ti­ti­vi­dad y no ayu­da, pre­ci­sa­men­te, a las em­pre­sas ubi­ca­das en la Bahía, una de las zo­nas con más pa­ro de Eu­ro­pa. El fin del pea­je no es só­lo el fin de una in­jus­ti­cia, sino tam­bién el co­mien­zo de una opor­tu­ni­dad.

El pea­je de la AP-4 es un obs­tácu­lo pa­ra los ciu­da­da­nos y las em­pre­sas. Su anun­cia­do fi­nal era más que ne­ce­sa­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.