MAÍ­LLO TIE­NE CA­RA DE VAL­DE­RAS

Malaga Hoy - - Opinión -

NO se arries­ga mu­cho si se pro­nos­ti­ca que den­tro de tres se­ma­nas el PSOE se­gui­rá sien­do el par­ti­do más vo­ta­do en las elec­cio­nes an­da­lu­zas –eso du­ra ya 36 años, con una so­la ex­cep­ción en 2012– y que con­ti­nua­rá ale­ja­do de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta que per­mi­ti­ría a Su­sa­na Díaz go­ber­nar sin so­cios, pac­tos, alian­zas ni ata­du­ras.

Una si­tua­ción bas­tan­te pa­re­ci­da obli­gó a Su­sa­na a so­me­ter­se a cua­tro vo­ta­cio­nes de in­ves­ti­du­ra pa­ra con­se­guir asen­tar­se en San Tel­mo –allí lle­gó vía di­gi­tal de Gri­ñán– gra- cias al pac­to con Ciu­da­da­nos. Re­pe­tir es­te acuer­do en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra se an­to­ja po­si­ble, pe­ro muy im­pro­ba­ble. El mo­ti­vo fun­da­men­tal es que la prio­ri­dad es­tra­té­gi­ca de Ri­ve­ra –en es­to Juan Marín ejer­ce un pa­pel se­cun­da­rio– es su­pe­rar a Ca­sa­do co­mo lí­der del cen­tro­de­re­cha en Es­pa­ña, po­si­bi­li­dad que se­ría arrui­na­da por cual­quier for­ma de co­la­bo­ra­ción de Ciu­da­da­nos con los so­cia­lis­tas en vís­pe­ras de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, mu­ni­ci­pa­les y ge­ne­ra­les. Lo que pu­do ser en 2015 no po­drá ser en 2018.

De mo­do que a Su­sa­na Díaz só­lo le que­da mi­rar ha­cia su iz­quier­da (por cier­to, el úl­ti­mo si­tio al que que­rría mi­rar), pa­ra bus­car ayu­da en Ade­lan­te An­da­lu­cía, la coa­li­ción de Po­de­mos, Iz­quier­da Uni­da y al­gu­nos acom­pa­ñan­tes es­cuá­li­dos. Y bus­car­la pron­to, sin es­pe­rar a la in­ves­ti­du­ra y la for- ma­ción de go­bierno, por­que si PP y Ciu­da­da­nos su­ma­ran más es­ca­ños que el PSOE, es­te par­ti­do lle­va­ría mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra per­der la pre­si­den­cia del Par­la­men­to.

¿Se­rá fá­cil un acuer­do en­tre el PSOE-A y la Do­ble A? To­do lo con­tra­rio. La hos­ti­li­dad en­tre Su­sa­na Díaz y el tán­dem Te­re­sa Rodríguez-Antonio Maí­llo es ma­ni­fies­ta; sus di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas, evi­den­tes; sus dis­cre­pan­cias po­lí­ti­cas, pro­fun­das. Su­sa­na rom­pió ar­bi­tra­ria­men­te su go­bierno de coa­li­ción con IU, que sa­lió es­car­men­ta­da de la ex­pe­rien­cia y Te­re­sa por na­da del mun­do com­par­ti­ría po­der eje­cu­ti­vo con Su­sa­na. La des­con­fian­za es tan in­ten­sa que tam­po­co acep­ta­rían fir­mar un pac­to de in­ves­ti­du­ra sin go­bierno com­par­ti­do, vi­gi­lan­do des­de fue­ra.

Lo úni­co que abo­na la po­si­bi­li­dad del acuer­do –y no es mo­co de pa­vo– es el fé­rreo com­pro­mi­so de Ade­lan­te An­da­lu­cía pa­ra ce­rrar el pa­so a PP y Cs en la Jun­ta. Al­gún ti­po de pac­to con el PSOE se­ría el mal me­nor pa­ra la iz­quier­da ra­di­cal. Des­de esa pers­pec­ti­va se ve más fac­ti­ble un in­ter­cam­bio de fa­vo­res en­tre las dos iz­quier­das: Go­bierno pa­ra el PSOE, Par­la­men­to pa­ra AA. Por eso di­go que a Maí­llo se le es­tá po­nien­do ca­ra de Diego Val­de­ras.

C´s no pue­de, por su pe­lea con el PP, vol­ver a pac­tar con el PSOE, lo que obli­ga­rá a Su­sa­na a mi­rar a Ade­lan­te An­da­lu­cía

JOSÉ AGUILAR

ja­gui­lar@gru­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.