PO­LÍ­TI­CA FIC­CIÓN

Malaga Hoy - - Opinión -

LLe­va­mos un tiem­po en el que los de­ba­tes po­lí­ti­cos han de­ja­do de ba­sar­se en he­chos cier­tos y com­pro­ba­dos. Lo im­por­tan­te ha de­ja­do de ser la reali­dad y se ha pa­sa­do a dar pro­ta­go­nis­mo a la con­je­tu­ra so­bre lo que pue­de ocu­rrir o sim­ple­men­te so­bre lo que nos gus­ta­ría que ocu­rrie­ra. En vez de so­bre ac­tua­cio­nes los dis­cur­sos se es­tán ba­san­do en in­di­cios y sos­pe­chas. Es­ta­mos en la dia­léc­ti­ca de los jui­cios de in­ten­cio­nes, don­de lo im­por­tan­te son las apa­rien­cias, las es­pe­cu­la­cio­nes y las su­po­si­cio­nes, sin que los ele­men­tos con­tras­ta­dos ten­gan ma­yor re­le­van­cia.

El de­ba­te po­lí­ti­co que ac­tual­men­te plan­tea la opo­si­ción per­te­ne­ce a ese cam­po de la con­je­tu­ra más que al de la reali­dad. To­do el ra­zo­na­mien­to de los dos par­ti­dos de la de­re­cha pa­ra ci­men­tar su opo­si­ción es­tá ba­sa­do en la su­pues­ta exis­ten­cia de un pac­to se­cre­to e in­con­fe­sa­ble en­tre el par­ti­do so­cia­lis­ta y los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes con el ob­je­to de apro­bar los pre­su­pues­tos, a cam­bio de que el eje­cu­ti­vo pre­sio­ne al mi­nis­te­rio fis­cal an­te el pró­xi­mo jui­cio a los di­ri­gen­tes se­pa­ra­tis­tas. Con es­ta pre­mi­sa, con­si­de­ra­da co­mo he­cho irre­ba­ti­ble, he­mos oí­do crí­ti­cas ro­tun­das y so­lem­nes, acu­sa­cio­nes de en­ga­ño y de­nun­cias de fal­se­da­des

Lle­va­mos un tiem­po en el que los de­ba­tes po­lí­ti­cos han de­ja­do de ba­sar­se en he­chos cier­tos y com­pro­ba­dos

y trai­cio­nes. Des­de las ne­go­cia­cio­nes en la cár­cel, el cam­bio de ca­li­fi­ca­ción de los de­li­tos por los que tie­ne que acu­sar del mi­nis­te­rio fis­cal o la pro­me­sa de un in­dul­to fu­tu­ro, han si­do in­nu­me­ra­bles las des­crip­cio­nes de acuer­dos y pac­tos ya sus­cri­tos en­tre los unos y los otros.

Na­da de es­to, has­ta aho­ra, ha ocu­rri­do y, es más, vis­ta la si­tua­ción y las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te To­rra y de los par­la­men­ta­rios se­ce­sio­nis­tas, to­do pa­re­ce in­di­car que tie­ne se­rias di­fi­cul­ta­des de que ocu­rra. Ya se sa­be que el mi­nis­te­rio fis­cal no ha al­te­ra­do la ca­li­fi­ca­ción de los de­li­tos con los que acu­sa a los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas y to­do apun­ta a que los pre­su­pues­tos no su­pe­rarán el de­ba­te de las en­mien­das a la to­ta­li­dad y que, por tan­to, el su­pues­to y ver­gon­zo­so acuer­do no ha­ya exis­ti­do. No im­por­ta, mien­tras ha­ya una opor­tu­ni­dad pa­ra la sos­pe­cha o una po­si­bi­li­dad pa­ra la es­pe­cu­la­ción, la reali­dad no va a arrui­nar una es­tra­te­gia tan bien ar­ma­da y de la que se es­pe­ran tan­tos fru­tos. Siem­pre ha­brá un ele­men­to pa­ra la du­da, la su­po­si­ción o la in­ven­ti­va y así, pa­cien­te­men­te, es­ta­re­mos aden­trán­do­nos en el mun­do de la po­lí­ti­ca fic­ción, don­de la reali­dad de­ja de te­ner im­por­tan­cia y lo tras­cen­den­te es fun­da­men­tar teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, una tras otra, aun­que los he­chos se en­car­guen con­ti­nua­men­te de des­men­tir­las.

ENRIQUE LIN­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.