“Ofrez­co 1.000 eu­ros y una ha­bi­ta­ción pa­ra ob­te­ner mis pa­pe­les”

Malaga Hoy - - Málaga - C. Cla­vi­jo MÁ­LA­GA

Un ecua­to­riano ase­gu­ra ha­ber re­ci­bi­do 50 lla­ma­das de chi­cas con ofer­tas inasu­mi­bles

Su de­li­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca le ha lle­va­do a re­cu­rrir a in­ter­net pa­ra com­prar –a tí­tu­lo par­ti­cu­lar– un ma­tri­mo­nio en Es­pa­ña a cam­bio de con­se­guir los pa­pe­les, que son, ase­gu­ra, la “car­ta de pre­sen­ta­ción”. “Es muy difícil es­tar ile­gal”, se la­men­ta. Víc­tor es ecua­to­riano pe­ro lle­va afin­ca­do en el sur des­de ha­ce más de una dé­ca­da. Ofre­ce 1.000 eu­ros y una ha­bi­ta­ción de al­qui­ler du­ran­te seis me­ses a cual­quier mu­jer que es­té dis­pues­ta a ca­sar­se con él. “Pu­se el anun­cio por­que es­ta­ba de­ses­pe­ra­do. Ten­go un hi­jo de 3 años”, ex­pli­ca en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca con es­te pe­rió­di­co. Tie­ne, ase­gu­ra, el con­sen­ti­mien­to de su pa­re­ja por­que se tra­ta­ría de una re­la­ción “fic­ti­cia”. Ya ha re­ci­bi­do unas 50 lla­ma­das des­de Mur­cia, Ca­ta­lu­ña, Ma­drid, Va­len­cia... Pe­ro, por el mo­men­to, nin­gu­na de las ofer­tas se ajus­ta a su pre­su­pues­to. “Me pi­den 5.000 ó 6.000 eu­ros, es una bar­ba­ri­dad. Ya he per­di­do la es­pe­ran­za”, ma­ni­fies­ta.

El hom­bre pu­so su ca­so en ma­nos de cin­co abo­ga­dos di­fe­ren­tes pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia le­gal en Es­pa­ña. Has­ta aho­ra, no so­lo no la ha con­se­gui­do sino que, se­gún su tes­ti­mo­nio, ha si­do víc­ti­ma de una “es­ta­fa de 5.500 eu­ros”. “Al fi­nal di con un le­tra­do muy sin­ce­ro. No se pue­de ha­cer na­da por­que se me ha pa­sa­do el tiem­po: mi tar­je­ta de re­si­den­cia es­tá to­tal­men­te de­ne­ga­da. So­mos mu­cho los que nos en­con­tra­mos en es­ta si­tua­ción”, re­cal­ca Víc­tor.

Su si­tua­ción se com­pli­có tras per­der su tra­ba­jo en una em­pre­sa de even­tos co­mo res­pon­sa­ble co­mer­cial. Ne­ce­si­ta un con­tra­to de al me­nos un año. Y ad­vier­te: “Hay mu­cha gen­te que no se me­re­ce la tar­je­ta. Re­vi­sen mi fi­che­ro po­li­cial. No ten­go na­da.

“So­mos mu­chos en es­ta si­tua­ción. Re­vi­sen mi fi­che­ro po­li­cial, no ten­go na­da”, re­cal­ca

No que­re­mos ro­bar”. Los por­ta­les de anun­cios se han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos mer­ca­dos ma­tri­mo­nia­les. Bas­ta con te­clear en un bus­ca­dor ma­tri­mo­nios de con­ve­nien­cia pa­ra en­con­trar a es­pa­ño­les que se ofre­cen, por una equis can­ti­dad de di­ne­ro, pa­ra bo­das de con­ve­nien­cia y a la in­ver­sa. “Soy hom­bre es­pa­ñol y me ofrez­co con mu­jer de has­ta 50 años pa­ra la ob­ten­ción de sus pa­pe­les a cam­bio de com­pen­sa­cio­nes o de una re­la­ción es­ta­ble y en el fu­tu­ro ella ten­dría mi pen­sión”, re­za uno de los men­sa­jes pu­bli­ca­dos re­cien­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.