“Co­mo di­jo un aca­dé­mi­co, yo, ade­más de ro­jo, era li­ber­tino”

Malaga Hoy - - Cultura Y Ocio - Fran­cis­co Correal (se­lec­ción)

En es­ta fi­li­gra­na de en­tre­vis­tas que edi­tó Puz (Pu­bli­ca­cio­nes Uni­ver­si­ta­rias de Za­ra­go­za), José Ma­nuel Ca­ba­lle­ro Bo­nald (Je­rez, 1926), que hoy cum­ple 92 años, apa­re­ce en di­fe­ren­tes mo­men­tos: a pun­to de via­jar a Ma­llor­ca, de re­gre­so de Co­lom­bia, al sa­lir de Ca­ra­ban­chel, cuan­do ga­nó el Ado­nais. Des­de la pri­me­ra en­tre­vis­ta en Je­rez (José Luis Ac­qua­ro­ni, 1954) a la úl­ti­ma en Co­lum­bus (2009).

–¿Qué se pro­po­ne ha­cer es­te ve­rano en Ma­llor­ca?

–Vi­vir: ba­ñar­me, to­mar el sol, tal vez es­cri­bir un li­bro, y tro­pe­zar­me, es­to sin pro­po­nér­me­lo, con mon­to­nes de án­fo­ras ro­ma­nas que por aque­llas ca­las abun­dan tan­to co­mo las ba­ñis­tas ex­tran­je­ras y na­ti­vas gua­pas.

–¿Qué pues­to les ad­ju­di­ca a sus es­tu­dios de fi­lo­so­fía, as­tro­no­mía y fol­clo­re co­mo poe­ta?

–Las fuentes del ofi­cio de es­cri­tor de­ben ser muy pa­re­ci­das, pon­go por ca­so, a las del afi­cio­na­do a la pes­ca sub­ma­ri­na, o a las del co­lec­cio­nis­ta de se­llos.

–¿Qué pien­sa us­ted del ‘boom’? –No me gus­ta, por lo pron­to, esa pa­la­bre­ja pa­ra de­fi­nir al­go que tie­ne tan fá­cil equi­va­len­cia en­tre no­so­tros: au­ge, f lo­re­ci­mien­to. –¿La mú­si­ca le ha si­do útil?

–No sé, a mí me ha ser­vi­do bas­tan­te la geo­me­tría.

–Cuan­do vi­vió en Co­lom­bia, ¿sin­tió que se apro­xi­ma­ba a la li­te­ra­tu­ra his­pa­noa­me­ri­ca­na? –Mis años co­lom­bia­nos fue­ron es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes. Allí tra­ba­jé más que nun­ca, sin pro­ble­mas cen­so­rios ni eco­nó­mi­cos, en­se­ñé li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, tu­ve un hi­jo, via­jé por la sel­va y la sa­ba­na, en­ten­dí muy bien los pro­ce­sos de agi­ta­ción so­cial...

–¿ te­ra­tu­ra so­cial, ¿se de­be a un cam­bio de men­ta­li­dad o a un cam­bio en la reali­dad del país? –Den­tro de unos años es pro­ba­ble que exis­ta una óp­ti­ca li­te­ra­ria o crí­ti­ca ca­paz de reha­bi­li­tar el ejem­plo ar­queo­ló­gi­co y mal apro­ve­cha­do de los li­bros de ca- ba­lle­ría. Mien­tras tan­to, ro­gue­mos pia­do­sa­men­te a los de­mo­nios del ar­te de es­cri­bir que el afán ico­no­clas­ta no con­sien­ta en sus­ti­tuir unos ído­los por otros. –¿Ha aban­do­na­do en ‘Ága­ta ojo de ga­to’ la pers­pec­ti­va so­cial de ‘Dos días de sep­tiem­bre’? –Lo que yo he pre­ten­di­do con Ága­ta ojo de ga­to des­de el pun­to de vis­ta lin­güís­ti­co es tras­va­sar a un len­gua­je ba­rro­co una si­tua­ción ba­rro­ca. Lo que no es ba­rro­quis­mo es pe­rio­dis­mo.

–¿Có­mo sien­te el pai­sa­je y la na­tu­ra­le­za? –La na­tu­ra­le­za ejer­ce so­bre mí una atrac­ción fas­ci­nan­te, y, es­pe­cial­men­te, és­ta del co­to: me sien­to obli­ga­do a vol­ver a los are­na­les, a la ma­ris­ma.

–Lor­ca tie­ne ese gus­to por el ha­bla an­da­lu­za.

–Lor­ca lo su­bli­mó, lo re­creó muy bien. Lo ma­lo es to­da esa mo­rra­lla ca­ri­ca­tu­res­ca que vino des­pués, el gra­ce­jo y el chis­te­ci­to in­ge­nio­so, to­da esa te­rro­rí­fi­ca fal­si­fi­ca­ción de los há­bi­tos ex­pre­si­vos an­da­lu­ces.

–¿Dón­de se se reunían?? –Cuan­do vol­ví en el 62, ha­bía una reunión, dis­fra­za­da de ter­tu­lia li­te­ra­ria, en el ca­fé Pe­la­yo. El pri­mer día que caí por allí vi que Al­fon­so Gros­so sa­lu­da­ba a un se­ñor; le pre­gun­té de qué se tra­ta­ba y Gros­so me con­tes­tó muy se­rio que era el po­li­cía. Te­nía­mos has­ta nues­tro po­li­cía par­ti­cu­lar. –¿Ha ha­bi­do vi­gi­lan­cia po­lí­ti­ca con­tra us­ted?

Em­pe­cé es­tu­dian­do Náu­ti­ca in­fluen­cia­do por las no­ve­las de pi­ra­tas y co­mo ex­cu­sa pa­ra es­ca­par de Je­rez”

–Úl­ti­ma­men­te me han sus­pen­di­do co­mo cin­co con­fe­ren­cias. Lo úl­ti­mo que me prohi­bie­ron fue la pre­sen­ta­ción de La ar­bo­le­da per­di­da, de Al­ber­ti.

–¿Le lle­ga in­tui­ti­va­men­te esa sol­tu­ra ba­rro­ca y lu­jo ver­bal? –El ba­rro­co an­da­luz es­tá en el am­bien­te, es una pre­dis­po­si­ción tem­pe­ra­men­tal y una es­pe­cie de edu­ca­ción sensual. Igual les ocu­rre a los ga­lle­gos que es­cri­ben en cas­te­llano: Va­lle-In­clán, Cun­quei­ro, Ce­la, To­rren­te. To­dos ellos tie­nen co­mo un tono ad­qui­ri­do por con­ta­gio del pai­sa­je, de la mi­to­lo­gía po­pu­lar, de esas cul­tu­ras dia­go­na­les que con­fi­gu­ran un mo­do de vi­vir y de es­cri­bir. –¿Có­mo fue­ron sus co­mien­zos? –Yo em­pe­cé a es­cri­bir du­ran­te una cri­sis de sa­lud, a fi­nes de los

FO­TOS: FUN­DA­CIÓN CA­BA­LLE­RO BO­NALD

Ca­ba­lle­ro Bo­nald pa­sean­do a caballo con Antonio Va­len­cia. De pie, Fernando Qui­ño­nes. Tiem­pos del gru­po Pla­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.