Mi que­ri­do Dios

Malaga Hoy - - Cultura Y Ocio -

De as­cen­den­cia ca­tó­li­ca ir­lan­de­sa, la es­cri­to­ra ha­bía na­ci­do en Geor­gia, ro­dea­da de lo que en­ton­ces se co­no­cía co­mo el cin

de ma­yo­ría pro­tes­tan­te. En aquel pai­sa­na­je gro­tes­co, a ra­tos hi­per­bó­li­co co­mo una alu­ci­na­ción, fue­ron fre­cuen­tes los ven­de­do­res de bi­blias y pre­di­ca­do­res am­bu­lan­tes. Re­cuér­de­se que un au­tor ape­nas ci­ta­do, Ers­ki­ne Cald­well, oriun­do tam­bién de Geor­gia, fue hi­jo de un pastor pres­bi­te­riano y ref le­jó en sus po­lé­mi­cas no­ve­las (

Se sue­le en­cua­drar a Flan­nery O’Connor den­tro de to­da es­ta li­te­ra­tu­ra del pro­fun­do sur ame­ri­cano. Co­mo es sa­bi­do Faulk­ner se con­vir­tió en fa­re­ro de es­ta ge­ne­ra­ción li­te­ra­ria, si bien ca­da cual –y O’Connor la pri­me­ra– si­guió su pro­pia an­da­du­ra. De en­tre las da­mas del sur, jun­to a su na­da ad­mi­ra­da Car­son McCu­llers, O’Connor lo­gró una voz pro­pia, inigua­la­ble, que si­gue atra­yen­do hoy por el mis­te­rio de su ca­to­li­cis­mo y la car­ga de pro­fun­di­dad, a me­nu­do in­des­ci­fra­ble, de su iro­nía. Ser del sur y ser ca­tó­li­ca. Am­bas fa­ce­tas son irre­nun­cia­bles en su obra. Quie­nes sien­tan re­pa­ros por su se­llo ca­tó­li­co, na­da me­jor que es­cu­char­la a ella. Di­jo una vez que ja­más su fe iba a ma­lo­grar una bue­na his­to­ria. “Mi pú­bli­co son las per­so­nas que creen que Dios ha muer­to”, di­jo en otra oca­sión en una de sus ci­tas con do­ble vuelta.

Es­te Dia­rio de ora­ción hay que leer­lo co­mo una pri­me­ra in­mer­sión en su li­te­ra­tu­ra. Lo es­cri­bió en los años ya re­fe­ri­dos al ini­cio. Por en­ton­ces ha­bía via­ja­do de su Geor­gia na­tal pa­ra cur­sar es­tu­dios en Io­wa, en un am­bien­te so­cial ab­so­lu- Cris­to, a quien ci­ta po­co), Flan­ner y O’Connor le pi­de que le con­ce­da la gra­cia. Quie­re que Dios in­ter­ce­da en su me­dio­cri­dad, que la ha­ga bue­na es­cri­to­ra, pe­ro que no le per­mi­ta me­ter­lo a la fuer­za en su obra. En Io­wa le­yó a Kaf­ka, Ber­na­nos, Co­le­rid­ge, Freud y, pa­ra ella, al más inf lu­yen­te de to­dos: el hoy pre­te­ri­do Leon Bloy.

Con Proust dia­lo­ga acer­ca del amor y el de­seo, le re­fu­ta que no ten­ga una di­men­sión na­tu­ral su an­he­lo, pe­ro es­tá de acuer­do con él en que só­lo per­du­ra el amor que no sa­tis­fa­ce. De­tes­ta el “as­que­ro­so ro­man­ti­cis­mo”, el enamo­ra­mien­to vul­gar (“Dios mío, arran­ca es­tos fo­rúncu­los, am­po­llas y verrugas del ro­man­ti­cis­mo en­fer­mo”). Siem­pre tie­ne mie­do a “las ma­nos in­si­dio­sas que ma­no­sean la os­cu­ri­dad de mi al­ma”. Y, pues­to que se con­si­de­ra de man­te­qui­lla, pi­de a Dios que la ha­ga mís­ti­ca, tan pron­to pue­da, lo que re­cuer­da a las an­sie­da­des de Te­re­sa de Ávi­la.

Su dia­rio aca­ba con fe­cha de 26 de sep­tiem­bre de 1947. Se re­prue­ba a sí mis­ma y con­si­de­ra lo es­cri­to una im­pro­pia apro­xi­ma­ción a Dios. “Hoy he des­cu­bier­to que soy una glo­to­na de ga­lle­tas es­co­ce­sas y de pen­sa­mien­tos eró­ti­cos. No hay na­da más que de­cir de mí”. Tres años más tar­de, co­no­ce­rá que ha con­traí­do la en­fer­me­dad mor­tal: el lu­pus. Vi­vi­rá sus úl­ti­mos años re­ti­ra­da en una gran­ja de Geor­gia, acom­pa­ña­da de pa­vos reales y de ga­lli­nas a las que en­se­ña­rá a an­dar ha­cia atrás. No de­ja de es­cri­bir has­ta que mue­re sin lle­gar a los 40 años. Su­po­ne­mos que lo ha­ce en paz con Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.