Vic­to­ria’s Se­cret vuel­ve con po­lé­mi­ca

Malaga Hoy - - Pasarela - Re­dac­ción

El des­fi­le re­gre­só a NY pe­ro arre­cia­ron las crí­ti­cas por el ideal de be­lle­za que im­po­ne

La fir­ma de len­ce­ría Vic­to­ria’s Se­cret ha ce­le­bra­do su ha­bi­tual des­fi­le, es­te año po­lé­mi­co y cri­ti­ca­do más que nun­ca por el ideal de be­lle­za que pro­po­ne, en la ciu­dad de Nue­va York y tam­bién en las re­des so­cia­les, don­de sus mo­de­los de­ja­ron en­tre­ver los de­ta­lles del even­to que se­rá re­trans­mi­ti­do en te­le­vi­sión den­tro de un mes.

La pre­pa­ra­ción de las 60 jó­ve­nes án­ge­les lle­vó va­rias ho­ras, y has­ta 15.000 se- gui­do­res de la fir­ma en Ins­ta­gram vie­ron en­tre bam­ba­li­nas có­mo pei­na­ban a Be­lla Ha­did o ma­qui­lla­ban a Mart­ha Hunt, ata­via­das con ba­tas os­cu­ras de sa­tén y de­cla­ra­da­men­te ner­vio­sas. Pre­ci­sa­men­te Ha­did, con una fo­to en esa pla­ta­for­ma que des­per­tó preo- cu­pa­ción por su del­ga­dez, alimentó es­tos días la po­lé­mi­ca en cuan­to a la fal­ta de di­ver­si­dad fí­si­ca que sue­le ro­dear a es­ta pa­sa­re­la, y que es­te año se­ña­ló pú­bli­ca­men­te la mo­de­lo aus­tra­lia­na Ro­bin Law­ley.

Law­ley en­ca­be­za una pe­ti­ción on li­ne, fir­ma­da por ca­si 9.000 per­so­nas, en las que pi­de a Vic­to­ria’s Se­cret que eli­ja ma­ni­quíes de di­fe­ren­tes for­mas y ta­ma­ños, ya que lle­va “ca­si 30 años di­cien­do a las mu­je­res que so­lo hay un ti­po de cuer­po bo­ni­to”. Por su par­te, la her­ma­na de Be­lla, Gi­gi Ha­did, que pa­de­ce una afec­ción ti­roi­dea y ha si­do cri­ti­ca­da en el pa­sa­do por sus cam­bios fí­si­cos, agra­de­ció de­trás de es­ce­na a sus fans que la hi­cie­ran “sen­tir­se bien acer­ca de es­te es­pec­tácu­lo”.

La co­ne­xión en di­rec­to de las re­des so­cia­les se in­te­rrum­pió justo cuan­do una com­pa­ñe­ra de des­fi­le le pre­gun­ta­ba a Gi­gi cuál era su “se­cre­to”, aun­que lle­gó a es­cu­char­se que nom­bra­ba la “ju­ven­tud”, una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún en­tre las án­ge­les. En ese sen­ti­do, des­ta­ca co­mo una de las más ve­te­ra­nas la bra­si­le­ña Adria­na Li­ma (37 años) tras ha­ber ‘col­ga­do las alas’ Ales­san­dra Am­bro­sio (37) y Gi­se­lle Bund­chen (38) y de­ja­do pa­so a una nue­va ge­ne­ra­ción li­de­ra­da por las her­ma­nas Ha­did y Ken­dall Jen­ner, afa­ma­das inf luen­cers.

Por la al­fom­bra fuc­sia de Nue­va York no pa­sa­ron mo­de­los es­pa­ño­las, pe­ro sí la sue­ca Elsa Hosk, ele­gi­da pa­ra lu­cir el su­je­ta­dor que más mi­ra­das atrae: el Fan­tasy, di­se­ña­do por Swa­rovs­ki, re­cu­bier­to con 2.100 dia­man­tes y con un va­lor de un mi­llón de dó­la­res.

El des­fi­le de Vic­to­ria’s Se­cret sue­le ge­ne­rar ex­pec­ta­ción tam­bién por sus ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les, pro­ta­go­ni­za­das en es­ta oca­sión por Shawn Men­des, Ri­ta Ora, Be­be Rex­ha, Hal­sey o Kel­sea Ba­lle­ri­ni, ade­más del dúo The Chains­mo­kers y la ban­da de rock The Struts.

Des­pués de tras­la­dar­lo el año pa­sa­do a Chi­na, don­de bus­ca­ba afian­zar el mer­ca­do y tu­vo pro­ble­mas con vi­sa­dos de mo­de­los y ar­tis­tas, la mar­ca de mo­da de­vol­vió el show a la mis­ma Gran Man­za­na de su de­but en 1995.

ES la mu­jer del mo­men­to. Sue­na en la ra­dio, vi­ve en la te­le y has­ta en la sa­la de es­pe­ra del den­tis­ta se es­cu­cha su mú­si­ca. Ro­sa­lía, to­da una re­ve­la­ción pa­ra los mi­llen­nials, es­tá en bo­ca de to­dos por su ma­ne­ra de ha­cer mú­si­ca. Con una cla­ra ba­se fla­men­ca que fu­sio­na con lo ur­bano y el trap, la ca­ta­la­na ha ge­ne­ra­do to­do ti­po de con­tro­ver­sias. Que si se apro­pia de ma­ne­ra in­de­bi­da de ele­men­tos cul­tu­ra­les que no le co­rres­pon­den (ni es gi­ta- can­cio­nes, que tam­bién, sino por la sa­cu­di­da que ha su­pues­to su ma­ne­ra de ha­cer mú­si­ca. Ro­sa­lía fu­sio­na con­cep­tos, es­ti­los, rit­mos... Ro­sa­lía be­be del f la­men­co más pro­fun­do, con to­do el co­no­ci­mien­to de cau­sa, y uti­li­za un len­gua­je (ver­bal y no ver­bal) só­lo al al­can­ce de aquel que de ver­dad es­cu­cha mú­si­ca, no la con­su­me sin más. Ro­sa­lía ex­pe­ri­men­ta y acier­ta, Ro­sa­lía es van­guar­dia y eso en tiem­pos de au­to­tu­ne y es­tri­bi­llos ma­cha­co­nes es de agra­de­cer.

Siem­pre he oí­do de­cir a mis ma­yo­res que la mú­si­ca de aho­ra –per­do­nen la ex­pre­sión– es una ver­da­de­ra mier­da, que la que ellos es­cu­cha­ban re­mo­vía con­cien­cias, te­nía tras­fon­do y es­ta­ba tra­ba­ja­da. La ca­ta­la­na lo con­si­gue y pa­re­ce

EFE

Va­rias mo­de­los po­san en el afa­ma­do des­fi­le de la fir­ma de len­ce­ría Vic­to­ria’s Se­cret .

EFE

Be­lla Ha­did, en un mo­men­to del ac­to ce­le­bra­do en Nue­va York.

PI­LAR LARRONDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.