In­dus­tria far­ma­céu­ti­ca: au­to­ma­ti­za­ción pa­ra los nue­vos re­tos

Manutención y Almacenaje - - Tendencias - C.L.

El au­men­to de la de­man­da de me­di­ca­men­tos y la apa­ri­ción de nue­vos fár­ma­cos con­du­ce a las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas a una ma­yor de­pen­den­cia de la au­to­ma­ti­za­ción y la ro­bó­ti­ca pa­ra res­pon­der al mer­ca­do con ra­pi­dez. Asi­mis­mo, el seg­men­to de dis­po­si­ti­vos mé­di­cos que ne­ce­si­tan gran pre­ci­sión es un cam­po abo­na­do pa­ra la ro­bo­ti­za­ción. Y tam­bién en la in­tra­lo­gís­ti­ca far­ma­céu­ti­ca, la au­to­ma­ti­za­ción es una bue­na so­lu­ción pa­ra la rá­pi­da pues­ta en el mer­ca­do.

La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se ha mos­tra­do tra­di­cio­nal­men­te más rea­cia que otras co­mo la au­to­mo­ción en la adop­ción de ro­bots, no só­lo por el al­to cos­te adi­cio­nal sino por la per­cep­ción de que son de­ma­sia­do com­pli­ca­dos de usar y pro­gra­mar. Sin em­bar­go, se pre­vé su pro­gre­si­va adop­ción en di­fe­ren­tes seg­men­tos de su ca­de­na de va­lor, si se tie­ne en cuen­ta que pa­ra 2018 se es­pe­ra en Nor­tea­mé­ri­ca la uti­li­za­ción de un 34% de ro­bots en las plan­tas de en­va­sa­do pri­ma­rio, frente al 21% de 2013, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 13% en me­nos de cin­co años.

A es­ta ten­den­cia con­tri­bu­yen los pro­pios ro­bots que ade­más de mos­trar una ma­yor fle­xi­bi­li­dad y se­gu­ri­dad pa­ra tra­ba­jar co­do con co­do con las per­so­nas; son fá­ci­les de pro­gra­mar en el cam­bio de ta­reas e in­cor­po­ran me­nos pie­zas que se cam­bian más rá­pi­da­men­te, por lo que exi­gen me­nos man­te­ni­mien­to y su uso es me­nos cos­to­so. Otras ven­ta­jas es que se pue­de uti­li­zar un so­lo ro­bot pa­ra di­fe­ren­tes fun­cio­nes, re­du­cien­do la ne­ce­si­dad de es­pa­cio, así co­mo ser re­equi­pa­dos pa­ra tra­ba­jar en apli­ca­cio­nes to­tal­men­te di­fe­ren­tes.

Pa­re­ce inevi­ta­ble que los ro­bots reali­cen al­gu­nas ta­reas prin­ci­pal­men­te las re­pe­ti­ti­vas y de pre­ci­sión en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, re­em­pla­zan­do a los se­res hu­ma­nos, pa­ra, se­gún di­cen los ex­per­tos en tec­no­lo­gía, que­dar así li­bres pa­ra de­di­car­se a ta­reas que re­quie­ran otras ca­pa­ci­da­des. Una de las ta­reas don­de ya se uti­li­zan ro­bots es en el en­va­sa­do, aun­que sus apli­ca­cio­nes se ex­tien­den has­ta los la­bo­ra­to­rios e I+D, a la lo­gís­ti­ca in­ter­na o has­ta los dis­pen­sa­do­res co­mo las far­ma­cias. La au­to­ma­ti­za­ción y la ro­bó­ti­ca pue­den uti­li­zar­se pa­ra ta­reas de mez­cla, cálcu­lo, re­par­to e ins­pec­ción con el fin de pro­por­cio­nar re­sul­ta­dos uni­for­mes en los pro­duc­tos vi­ta­les pa­ra la em­pre­sa. Tam­bién es po­si­ble uti­li­zar­las pa­ra la ma­ni­pu­la­ción es­té­ril y el mon­ta­je de las pie­zas pe­que­ñas y de­li­ca­das que se uti­li­zan en pró­te­sis, im­plan­tes y dis­po­si­ti­vos mé­di­cos, se­ña­lan des­de Uni­ver­sal Ro­bots.

Ro­bots en di­fe­ren­tes pro­ce­sos de la fá­bri­ca, al la­bo­ra­to­rio y la far­ma­cia

En las plan­tas de fa­bri­ca­ción de fár­ma­cos o dis­po­si­ti­vos mé­di­cos, los ro­bots pue­den rea­li­zar rá­pi­da­men­te y con gran pre­ci­sión nu­me­ro­sas ta­reas du­ran­te 24 h, lo que per­mi­te la pro­duc­ción de can­ti­da­des de un pro­duc­to en un cor­to es­pa­cio de tiem­po y aten­der así a cual­quier even­tua­li­dad. Un ejem­plo es el de Merck, que des­de fi­na­les de 2014 cuen­ta con un ro­bot del­ta Fa­nuc en la lí­nea de em­bo­te­lla­do pa­ra co­lo­car las ta­pas de los dis­pen­sa­do­res de me­di­ca­men­tos pa­ra la aler­gia. Siem­pre que los hu­ma­nos pro­gra­men bien el sis­te­ma ro­bó­ti­co, los ro­bots pue­den rea­li­zar 120 ci­clos por se­gun­do con diez va­rian­tes de bo­te­lla. Asi­mis­mo, los fa­bri­can­tes tie­nen a pun­to ro­bots pa­ra la pro­duc­ción de me­di­ci­nas per­so­na­li­za­das co­mo el rea­li­za­do por In­ve­tech con la com­pa­ñía bio­far­ma­céu­ti­ca

Ar­gos The­ra­peu­tics en el desa­rro­llo de sis­te­mas de fa­bri­ca­ción au­to­ma­ti­za­dos, ba­sa­dos en la pla­ta­for­ma Ar­gos Ar­ce­lis pa­ra in­mu­no­te­ra­pias per­so­na­li­za­das.

Otro cam­po pa­ra los ro­bots es el la­bo­ra­to­rio, don­de son nu­me­ro­sas las ta­reas re­pe­ti­ti­vas con los lí­qui­dos y tu­bos de en­sa­yo en I+D+i pa­ra el desa­rro­llo de nue­vos fár­ma­cos. Aquí pa­re­ce cla­ro que los ro­bots son una bue­na op­ción pa­ra per­mi­tir a los in­ves­ti­ga­do­res de­jar ta­reas se­cun­da­rias y cen­trar­se en el des­cu­bri­mien­to de nue­vos pro­duc­tos. Por ejem­plo, SciGe­ne ha fa­bri­ca­do un ro­bot fá­cil de pro­gra­mar pa­ra las mues­tras de ADN con una pre­ci­sión que le per­mi­te po­ner 40.000 pun­tos de ADN en una so­la dia­po­si­ti­va mi­cros­có­pi­ca.

Asi­mis­mo, los ro­bots con los es­cá­ne­res de iden­ti­fi­ca­ción au­to­má­ti­ca del pro­duc­to pue­den ser de gran uti­li­dad pa­ra evi­tar la fal­si­fi­ca­ción de me­di­ca­men­tos, prin­ci­pal­men­te con el pre­vi­si­ble au­men­to de las far­ma­cias

on­li­ne, con ca­sos de me­di­ca­men­tos sin el in­gre­dien­te ac­ti­vo o que no co­rres­pon­den con lo que di­ce el en­va­se. Asi­mis­mo, se es­tán ex­ten­dien­do las far­ma­cias ro­bo­ti­za­das pa­ra dis­pen­sar me­di­ca­men­tos en hos­pi­ta­les y clí­ni­cas, e in­clu­so en las de ca­ra al pú­bli­co.

Se­gu­ra­men­te, un cam­bio tan dra­má­ti­co co­mo po­dría ser el de sus­ti­tuir a los far­ma­céu­ti­cos del ba­rrio por un ro­bot es po­si­ble que tar­de o no lle­gue, pe­ro la tec­no­lo­gía es­tá pre­pa­ra­da. La in­tro­duc­ción de ro­bots va a cam­biar el tra­ba­jo en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, co­mo lo es­tá ha­cien­do en otras, y se­gu­ra­men­te ten­drá que ha­ber un re­plan­tea­mien­to so­cial de su sig­ni­fi­ca­do con la par­ti­ci­pa­ción de los di­fe­ren­tes agen­tes so­cia­les.

Un bra­zo ro­bó­ti­co pa­ra ta­reas re­pe­ti­ti­vas

Un ca­so en el que se evi­ta me­dian­te ro­bots a los em­plea­dos de un cen­tro de pro­duc­ción griego las in­gra­tas

ta­reas re­pe­ti­ti­vas, es el de una de las más im­por­tan­tes em­pre­sas mun­dia­les del sec­tor sa­ni­ta­rio, John­son &

John­son. Sin em­bar­go, el ro­bot de­bía ha­cer ta­reas com­ple­jas co­mo co­ger di­fe­ren­tes ti­pos de bo­te­llas de la lí­nea de mon­ta­je, lle­var­las a la má­qui­na de em­pa­que­ta­do y or­de­nar­las se­gún el ti­po de pro­duc­to.

Pa­ra lo­grar­lo, se ne­ce­si­ta­ba una tec­no­lo­gía ex­tre­ma­da­men­te fle­xi­ble y el bra­zo ro­bó­ti­co de Uni­ver­sal

Ro­bots fue ele­gi­do co­mo la me­jor op­ción. Una vez im­ple­men­ta­do en la lí­nea de pro­duc­ción, ace­le­ró los pro­ce­sos de for­ma rá­pi­da y efi­caz, con una fa­ci­li­dad de uso que per­mi­te su pro­gra­ma­ción sin su­per­vi­sión in­clu­so por ope­ra­do­res inex­per­tos.

Otro as­pec­to im­por­tan­te cuan­do se in­tro­du­ce un ro­bot en una lí­nea de pro­duc­ción es su adop­ción por los hu­ma­nos. En el ca­so de los tra­ba­ja­do­res grie­gos de John­son & John­son, apo­da­ron Cleo al bra­zo ro­bó­ti­co y se mos­tra­ron dis­pues­tos a tra­ba­jar a su la­do, ya que los sis­te­mas in­te­gra­dos de se­gu­ri­dad per­mi­ten ha­cer­lo sin nin­gu­na me­di­da de se­gu­ri­dad adi­cio­nal. Ypa­ti­di Ion­nis, di­rec­tor de ven­tas de In­noP­ro Tech­no­lo­gies y res­pon­sa­ble di­rec­to de la in­te­gra­ción del ro­bot, se­ña­la: la va­lo­ra­ción de John­son & John­son fue 100% po­si­ti­va. El he­cho de que los em­plea­dos le pu­sie­ran un nom­bre lo di­ce to­do.

Un ro­bot co­la­bo­ra­ti­vo en las de­li­ca­das co­ro­nas den­ta­les

En un pro­ce­so com­pli­ca­do co­mo es el de fa­bri­car la co­ro­na per­fec­ta pa­ra una den­ta­du­ra, un ro­bot per­mi­te es­ta per­fec­ción acor­tan­do los tiem­pos has­ta el clien­te. Nor­mal­men­te, se tar­dan cin­co días des­de que el den­tis­ta en­vía la im­pre­sión de los dien­tes del pa­cien­te al la­bo­ra­to­rio has­ta que re­ci­be la co­ro­na ter­mi­na­da. Gli­de­well La­bo­ra­to­ries en New­port Beach,

Ca­li­for­nia, que­ría op­ti­mi­zar es­te pro­ce­so.

El re­to prin­ci­pal era en un ci­clo de fre­sa­do de 10 mi­nu­tos, que ha­cía in­via­ble la su­per­vi­sión de la má­qui­na por un ope­ra­dor. En su lu­gar, el la­bo­ra­to­rio in­ser­ta­ba ma­nual­men­te las co­ro­nas en lo­tes de 15 ca­da uno, y so­lo era ne­ce­sa­rio ha­cer­lo ca­da dos ho­ras. Da­vid Lee­son, Di­rec­tor de In­ge­nie­ría de

Gli­de­well, pen­só que una so­lu­ción in­te­li­gen­te de au­to­ma­ti­za­ción po­dría ga­ran­ti­zar un pro­ce­so más flui­do, es­tu­ve si­guien­do el desa­rro­llo

del ro­bot co­la­bo­ra­ti­vo, y al sa­ber que BMW uti­li­za­ba los ro­bots de Uni­ver­sal Ro­bots fue un vo­to de con­fian­za en

es­te nue­vo ti­po de ro­bot, ex­pli­ca. Me­dian­te una cá­ma­ra de vi­sión, el ro­bot se pro­gra­mó pa­ra pa­sar a un tono de co­lor di­fe­ren­te si el dis­pen­sa­dor se ago­ta­ba, ga­ran­ti­zan­do una pro­duc­ción flui­da. En ge­ne­ral, es­te flu­jo di­ná­mi­co de pie­zas úni­cas ha re­du­ci­do el tiem­po del ci­clo de pro­duc­ción de 27 a 18 h, evi­tan­do la ne­ce­si­dad de con­tar con dos ope­ra­do­res por turno. Lo pro­gra­ma­mos pa­ra tra­ba­jar 24/7 y el ro­bot ha

sus­ti­tui­do a nues­tros em­plea­dos en las ta­reas com­ple­jas, lo que me­jo­ra nues­tra ca­li­dad glo­bal de pro­duc­ción. Es pro­ba­ble que ad­qui­ra­mos tres o cua­tro ro­bots de UR más en un futuro

pró­xi­mo, se­ña­la Lee­son. Es­tos son só­lo algunos ejem­plos de la uti­li­dad de los ro­bots en di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y de dis­po­si­ti­vos mé­di­cos, en la que se es­pe­ra una pro­gre­si­va au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción por los pro­pios desafíos de la in­dus­tria en los pró­xi­mos años.

Uni­ver­sal Ro­bots

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.