E-co­mer­cio y lo­gís­ti­ca: el ne­ce­sa­rio en­ten­di­mien­to

Aba­ni­co de so­lu­cio­nes de en­tre­ga y cons­cien­cia de los cos­tes

Manutención y Almacenaje - - Escaner -

A Fi­na­les De 2016, Ha­bla­mos Con Ni­co­lás Mou­ze, Di­rec­tor De Mar­ke­ting Y Ven­tas De Dhl Ex­press Ibe­ria; Cla­ra Ro­jas, Di­rec­to­ra De Mar­ke­ting De Ups Es­pa­ña Y Por­tu­gal Y Car­los Ca­nce­la, Con­se­je­ro De­le­ga­do De Tran­sge­sa So­bre El E-co­mer­cio. Tam­bién Les Trans­mi­ti­mos Unas Pre­gun­tas De A-di­gi­tal,la Or­ga­ni­za­ción De E-co­mer­cio Es­pa­ño­la, Par­te De E-com­mer­ce Eu­ro­pe. Aun­que Has­ta Aho­ra No He­mos Po­di­do Ofre­cer­les Sus Re­fle­xio­nes, Es Una Bue­na Ma­ne­ra De Em­pe­zar El Pri­mer Nú­me­ro Del Año Con Un Te­ma Al Que No Deja­re­mos De Vol­ver.

El sec­tor de pa­que­te­ría es re­co­no­ci­do co­mo un ins­tru­men­to vi­tal pa­ra fa­ci­li­tar el co­mer­cio on-li­ne y tam­bién pa­ra abor­dar mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Nos cons­ta el gran es­fuer­zo de ima­gi­na­ción e in­no­va­ción que el sec­tor PEC es­tá des­ple­gan­do pa­ra ofre­cer so­lu­cio­nes al mer­ca­do on­li­ne, sin em­bar­go, la lo­gís­ti­ca y dis­tri­bu­ción si­gue sien­do se­ña­la­da co­mo una de las ba­rre­ras más im­por­tan­tes pa­ra el co­mer­cio trans­fron­te­ri­zo en Eu­ro­pa.

En la otra par­te, en unas jor­na­das so­bre dis­tri­bu­ción ur­ba­na que or­ga­ni­za­mos en 2012 con Fun­da­ción ICIL y pu­bli­ca­mos en el nº 482, el gran co­no­ce­dor del sec­tor, Pa­co Sosa, ya ad­ver­tía so­bre la do­ble ca­ra de sal­va­vi­das del e-co­mer­cio pa­ra mu­chas em­pre­sas de pa­que­te­ría, pe­ro que no sea de plo­mo.

En­tre­ga rá­pi­da, fá­cil ¿y eco­nó­mi­ca?

No pa­re­ce fá­cil con­ju­gar una en­tre­ga rá­pi­da, fá­cil y eco­nó­mi­ca, Ni­co­lás Mou­ze, Di­rec­tor de Mar­ke­ting y Ven­tas de DHL Ex­press Ibe­ria, se­ña­la que en el pro­ce­so de com­pras elec­tró­ni­cas, el pla­zo de en­tre­ga es cla­ve por­que es la ma­te­ria­li­za­ción de la com­pra. La ve­lo­ci­dad de en­tre­ga es per­ci­bi­da co­mo un ele­men­to cru­cial pa­ra la sa­tis­fac­ción del e-bu­yer por las pla­ta­for­mas de ven­ta e-com­mer­ce, frente a sus com­pe­ti­do­res y el ca­nal re­tail tra­di­cio­nal. Pa­ra con­se­guir­lo, to­do el mo­de­lo lo­gís­ti­co des­de el e-ful­fil­ment has­ta la en­tre­ga fi­nal de­be es­tar per­fec­ta­men­te ar­mo­ni­za­do: se tie­ne que ofre­cer el aba­ni­co más am­plio de so­lu­cio­nes de en­tre­ga pa­ra que el con­su­mi­dor eli­ja y pro­po­ner una ven­ta­na de en­tre­ga ca­da vez más fia­ble y ajus­ta­da. El cri­te­rio que pre­va­le­ce en el con­su­mi­dor es la fia­bi­li­dad en la en­tre­ga y la co­mo­di­dad, más que el cos­te; ha­bla­mos del va­lor per­ci­bi­do por el usua­rio.

Pa­ra Car­los Ca­nce­la, Con­se­je­ro De­le­ga­do de Tran­sge­sa, unir es­tas va­ria­bles pa­ra que to­dos los gru­pos de in­te­rés ga­nen es lo que per­se­gui­mos. La reali­dad es que esa com­pra ne­ce­si­ta to­da una lo­gís­ti­ca de al­ma­cén, de pre­pa­ra­ción, de trans­por­te y de en­tre­ga fi­nal. Y es­to, por mu­cho que que­ra­mos es­ti­rar, tie­ne un lí­mi­te y de­be­mos ser ca­pa­ces de ver el círcu­lo com­ple­to. To­dos te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­gar a un pun­to de equi­li­brio don­de to­me­mos con­cien­cia de que, pa­ra que el e-com­mer­ce sea real­men­te una reali­dad sos­te­ni­ble, se ne­ce­si­ta vi­sión com­par­ti­da y un en­fo­que mu­cho más glo­bal.

El e-com­mer­ce lle­va al sec­tor PEC a rein­ven­tar­se

Co­mo es­tá su­ce­dien­do con otros sec­to­res co­mo el de la in­tra­lo­gís­ti­ca, se pue­de de­cir tam­bién que el e-co­mer­cio ha lle­va­do al sec­tor PEC a rein­ven­tar­se.

Efec­ti­va­men­te, el e-com­mer­ce ha obli­ga­do al sec­tor PEC a in­no­var y adap­tar sus pro­ce­sos de en­tre­ga y ges­tión de aten­ción al clien­te pa­ra ofre­cer una ma­yor fle­xi­bi­li­dad y tra­za­bi­li­dad to­tal, afir­ma Ni­co­lás Mou­ze. El pro­ce­so de la ges­tión de en­tre­ga es una

he­rra­mien­ta de mar­ke­ting pa­ra la pá­gi­na web; es par­te del ci­clo de ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor. Es­to ex­pli­ca la pre­sión cons­tan­te que se es­tá ejer­cien­do so­bre el sec­tor PEC. En Es­pa­ña, el sec­tor es muy di­ná­mi­co y ca­da ope­ra­dor es­ta desa­rro­llan­do so­lu­cio­nes de en­tre­gas con­cer­ta­das. Por ejem­plo, el sis­te­ma de en­tre­ga Koi­ki per­mi­te la en­tre­ga a do­mi­ci­lio en ho­ra­rio acor­da­do y con una vo­ca­ción so­cial sos­te­ni­ble. Por otro la­do, es­ta­mos ofre­cien­do una red de cer­ca de 1.500 pun­tos de con­ve­nien­cia en to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal, en ca­da país se es­tán desa­rro­llan­do so­lu­cio­nes que com­ple­tan las en­tre­gas a do­mi­ci­lio, pa­ra agi­li­zar­las, co­mo las re­des de pun­tos de con­ve­nien­cia y de con­sig­nas au­to­má­ti­cas, co­mo las Packs­ta­tions en Ale­ma­nia del gru­po DPDHL. Otras al­ter­na­ti­vas de en­tre­ga en Eu­ro­pa van des­de el pro­pio ma­le­te­ro del co­che, a dro­nes so­fis­ti­ca­dos y au­to­di­ri­gi­dos en zo­nas se­gu­ras, un ve­cino “ho­mo­lo­ga­do” etc. DHL es­tá im­plan­ta­do On Demand De­li­very, que eli­ge el pro­pio des­ti­na­ta­rio y ofre­ce las op­cio­nes dis­po­ni­bles en ca­da país de des­tino. La ten­den­cia in­ter­na­cio­nal es ofre­cer el ma­yor nú­me­ro de al­ter­na­ti­vas de en­tre­ga pa­ra que el con­su­mi­dor re­ci­ba su en­vío el día acor­da­do de la for­ma más có­mo­da. La pá­gi­na web a la ho­ra de ofre­cer so­lu­cio­nes de en­tre­ga en el país de des­tino ten­drá que es­tu­diar las op­cio­nes dis­po­ni­bles; el cos­te de in­te­gra­ción y las op­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra las de­vo­lu­cio­nes. Ese es el ca­mino y que­da mu­cho por ha­cer, opi­na Car­los Ca­nce­la, creo que, aun­que el ecom­mer­ce es una reali­dad en au­ge, to­da­vía no ha­bla­ría de es­tan­da­ri­za­ción ni de pro­to­co­los en las en­tre­gas. En nues­tro ca­so, los

avan­ces tec­no­ló­gi­cos nos han lle­va­do a crear un nue­vo pro­duc­to: e-Lo­gis­tic, con el que que­re­mos ha­cer reali­dad la lo­gís­ti­ca de 360º. Cree­mos que el futuro pa­sa por ser ca­pa­ces de apor­tar va­lor al clien­te. En la ac­tua­li­dad, ca­da ac­tor cons­tru­ye su obra en fun­ción de su au­dien­cia; no­so­tros que­re­mos ir un pa­so más allá en nues­tro mo­de­lo, des­de una pers­pec­ti­va sis­té­mi­ca.

Sin du­da el co­mer­cio glo­bal ha he­cho sur­gir una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de sim­pli­fi­car y sin­cro­ni­zar los pro­ce­sos de ne­go­cio, se­ña­la Cla­ra Ro­jas, Di­rec­to­ra de Mar­ke­ting de UPS Es­pa­ña y Por­tu­gal. Es­ta es una de las ma­yo­res ven­ta­jas de UPS, nues­tra vi­sión de futuro es re­unir a las em­pre­sas de to­do el mun­do a tra­vés del co­mer­cio sin­cro­ni­za­do. Lo ha­ce­mos y con­ti­nua­re­mos ha­cién­do­lo me­dian­te la coor­di­na­ción de sus sis­te­mas de dis­tri­bu­ción, ca­de­nas de su­mi­nis­tro y ci­clos de ges­tión de pe­di­dos, ayu­dán­do­les a com­pe­tir me­jor en una eco­no­mía mun­dial en ex­pan­sión. Gra­cias a nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra in­ter­na­cio­nal, UPS per­mi­te ten­der un puen­te en­tre las di­fe­ren­tes zo­nas ho­ra­rias, cul­tu­ras, dis­tan­cias e idio­mas pa­ra man­te­ner to­da la ca­de­na de su­mi­nis­tro en fun­cio­na­mien­to sin di­fi­cul­tad.

In­ter­net pu­so al clien­te en el cen­tro, pe­ro la lo­gís­ti­ca tie­ne un cos­te

La co­la­bo­ra­ción, acuer­dos, fu­sio­nes… en los úl­ti­mos tiem­pos es­ta­mos vi­vien­do un im­por­tan­te mo­vi­mien­to hacia la su­ma de fuer­zas. En es­ta ten­den­cia, Car­los Ca­nce­la, Con­se­je­ro De­le­ga­do de Tran­sge­sa reivin­di­ca la im­por­tan­cia que las em­pre­sas de ta­ma­ño me­diano y pe­que­ño te­ne­mos en el sec­tor. El va­lor que apor­ta­mos al ser ca­pa­ces de adap­tar­nos más rá­pi­do y con más fle­xi­bi­li­dad a lo que exi­ge el clien­te. De lo que sí es­ta­mos con­ven­ci­dos es de la im­por­tan­cia de la lo­gís­ti­ca co­la­bo­ra­ti­va. Ne­ce­si­ta­mos coope­rar y po­ner de­no­mi­na­do­res co­mu­nes en­ci­ma de la me­sa, pa­ra en­con­trar una for­ma en la que to­dos ga­ne­mos. In­ter­net pu­so al clien­te en el cen­tro de la dia­na, y él es el pri­mer ga­na­dor. Pe­ro pa­ra que así si­ga sien­do, el res­to de par­ti­ci­pan­tes de­be­re­mos po­ner en cla­ro que un buen ser­vi­cio lo­gís­ti­co no es gra­tis. El sec­tor del PEC no pue­de ser el pa­ti­to feo del cuen­to. Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma de po­ner en ma­nos de los clien­tes su an­sia­da com­pra, y es­to de­be ha­cer­se va­ler, em­pe­zan­do por no­so­tros mis­mos.

Pa­ra Cla­ra Ro­jas, las com­pa­ñías exi­gen ca­da vez más a sus pro­vee­do­res lo­gís­ti­cos ser­vi­cios con al­to gra­do de es­pe­cia­li­za­ción con so­lu­cio­nes a me­di­da pa­ra ca­da clien­te. Las fu­sio­nes ofre­cen gran­des ven­ta­jas co­mo las opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to, que for­ta­le­cen nues­tro po­si­cio­na­mien­to en los dis­tin­tos mer­ca­dos y la trans­fe­ren­cia de las me­jo­res prác­ti­cas y sis­te­mas en to­dos los sec­to­res en los que ope­ren. Ade­más, per­mi­ten ofre­cer a los clien­tes una car­te­ra de ser­vi­cios pa­ra la ca­de­na de su­mi­nis­tro a me­di­da y aún más efi­cien­te.

Ex­por­tar me­dian­te el ca­nal on­li­ne re­quie­re adap­tar­se a ca­da país de des­tino en cuan­to a cul­tu­ra, idio­ma, com­pe­ten­cia lo­cal e in­ter­na­cio­nal, re­des so­cia­les e in­ver­sión SEM y SEO. Por eso, re­quie­re más in­ver­sión ini­cial y tiem­po de pre­pa­ra­ción. El cos­te del trans­por­te es só­lo un ele­men­to más que hay que te­ner en cuen­ta.

Ni­co­lás Mou­ze, Di­rec­tor de Mar­ke­ting y Ven­tas de DHL Ex­press Ibe­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.