La al­ta ten­sión lo­gís­ti­ca del ki­ló­me­tro ce­ro

Manutención y Almacenaje - - Editorial -

O más bien la ten­sión de la úl­ti­ma mi­lla, Last Mi­le, en las pa­la­bras an­glo­sa­jo­nas que cru­zan, a pe­sar de to­dos los fre­nos y re­sis­ten­cias, nues­tros es­pa­cios lin­güís­ti­cos y que, en oca­sio­nes, son ad­mi­ti­das en las rí­gi­das Aca­de­mias. Aun­que siem­pre ha­bía si­do un es­pa­cio con­tro­ver­ti­do el de la Dis­tri­bu­ción Ur­ba­na de Mer­can­cías, DUM, pre­ci­sa­men­te por ser ur­bano y afec­tar a ciu­da­des con múl­ti­ples pre­sio­nes y usos de su es­pa­cio; el e-co­mer­cio es se­gu­ra­men­te el ele­men­to más per­tur­ba­dor des­de que los au­to­mó­vi­les cam­bia­ran la fi­so­no­mía de las ciu­da­des.

De gol­pe se des­cu­bría que la lo­gís­ti­ca, y así ha si­do de­fi­ni­da por aso­cia­cio­nes del e-co­mer­cio e in­clu­so por la UE, era una de las prin­ci­pa­les ba­rre­ras y la so­lu­ción para ese fluir del co­mer­cio elec­tró­ni­co en el que pa­re­cía fá­cil abrir una tien­da di­gi­tal. La otra ba­rre­ra pue­de ser la fal­ta de di­gi­ta­li­za­ción, la ex­ten­sión de in­ter­net, las in­fra­es­truc­tu­ras tec­no­ló­gi­cas… pe­ro in­clu­so to­do es­to pa­re­cía más fá­cil que di­se­ñar una lo­gís­ti­ca para dar ese gran em­pu­jón a la eco­no­mía. Sin em­bar­go, la lo­gís­ti­ca po­nía el des­per­ta­dor en una reali­dad de en­tre­gas a tiem­po, de­vo­lu­cio­nes, pre­cios, stocks com­ple­jos de ma­ne­jar, start ups… ¿En una ho­ra gra­tis? ¿Quién pa­ga la fiesta? Aun­que tam­bién la lo­gís­ti­ca se ha vis­to arras­tra­da en esa opor­tu­ni­dad de ha­cer nue­vos ne­go­cios.

Sin em­bar­go, la Last Mi­le, tie­ne una ges­tión com­pli­ca­da por­que co­mo de­cía­mos afec­ta so­bre to­do a las ciu­da­des, don­de el trans­por­te ha si­do vis­to tra­di­cio­nal­men­te co­mo esa ac­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria pe­ro mo­les­ta, ge­ne­ra­do­ra de con­ta­mi­na­ción me­dioam­bien­tal y acús­ti­ca. Con fre­cuen­cia, las ciu­da­des se pien­san co­mo mer­can­cía pe­ro no co­mo receptoras de las mer­can­cías de sus ha­bi­tan­tes. Cos­tó lo in­de­ci­ble lle­gar a acuer­dos con los po­lí­ti­cos para es­ta­ble­cer zo­nas DUM, para en­trar a unas ho­ras en las zo­nas pea­to­na­les don­de el sec­tor Ho­re­ca sue­le te­ner gran pre­sen­cia. Sin du­da, para rea­li­zar una ges­tión efi­cien­te de la DUM es ne­ce­sa­rio el com­pro­mi­so de po­lí­ti­cos y em­pre­sas, que pue­den apo­yar­se en tec­no­lo­gías para la efi­cien­cia y la mo­vi­li­dad in­te­li­gen­te.

La Last Mi­le que lle­va a nue­vos lí­mi­tes la ten­sión de la lo­gís­ti­ca de las tien­das on­li­ne, los al­ma­ce­nes y los ope­ra­do­res lo­gís­ti­cos es­tá sien­do un au­tén­ti­co la­bo­ra­to­rio de prue­bas para es­tra­te­gias de lo­gís­ti­ca de pro­xi­mi­dad, al­ma­ce­nes sub­ur­ba­nos, ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos para pe­di­dos no es­truc­tu­ra­dos, AGV, Big Da­ta, im­pre­sión 3D que evi­ta­rá al­gu­nos trans­por­tes y al­go­rit­mos para an­ti­ci­par los pe­di­dos… ¿Y los dro­nes? Se­gui­rán sien­do una tec­no­lo­gía de ni­cho para zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so, se­gún pre­vén los ex­per­tos vi­sio­na­rios co­mo el IML, Fra­nuho­fer Ins­ti­tu­te of Ma­te­rial Flow and Lo­gis­tics, que es­tu­vo en el SIL, in­vi­ta­do por In­te­rroll. ¿Y esos exi­gen­tes clien­tes a los que se promete gra­tui­dad in­clu­so en las de­vo­lu­cio­nes? Se ten­drá que eva­luar to­dos los cos­tes y qui­zá cam­biar de mo­de­lo para que no sea in­sos­te­ni­ble, ya que la lo­gís­ti­ca más que par­te del pro­ble­ma es par­te de la so­lu­ción.

En sep­tiem­bre, se­gui­re­mos aten­tos al di­ná­mi­co y apa­sio­nan­te sec­tor de la lo­gís­ti­ca. Has­ta en­ton­ces, que dis­fru­ten del me­re­ci­do tiem­po li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.