Tra­za­bi­li­dad con sis­te­mas MES. Có­mo evi­tar el pró­xi­mo es­cán­da­lo de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Tra­za­bi­li­dad con sis­te­mas MES

Manutención y Almacenaje - - Sumario - Ja­mes Wood, es­pe­cia­lis­ta en soft­wa­re em­pre­sa­rial y Di­rec­tor del Fac­tory MES para plan­tas de pro­duc­ción de Ap­tean

En la lí­nea de ma­ni­pu­la­ción de aves de uno de los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de ali­men­tos del Reino Uni­do, un vi­deo clan­des­tino mos­tra­ba có­mo los tra­ba­ja­do­res cam­bia­ban las fe­chas de ca­du­ci­dad y có­mo mez­cla­ban pro­duc­tos re­cien­tes con otros más an­ti­guos. Tras el mo­nu­men­tal es­cán­da­lo, los da­ños fue­ron Ins­tAn­tá­nEos y pu­so DE mA­nI­fiEs­to lA Im­por­tAn­CIA DE Con­tro­lAr Con sIs­tE­mAs elec­tró­ni­cos las zo­nas de pro­duc­ción en pos de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

He­mos vis­to re­cien­te­men­te có­mo una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas fa­bri­can­tes de ali­men­tos de Reino Uni­do es­tá te­nien­do que lu­char por sal­var su repu­tación (por no men­cio­nar con­ser­var sus ma­yo­res clien­tes) tras un ví­deo clan­des­tino que mos­tra­ba la de­fi­cien­cia de sus pro­ce­sos de hi­gie­ne y el con­trol inade­cua­do de los pro­ce­di­mien­tos de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en una de sus ma­yo­res ins­ta­la­cio­nes.

El es­cán­da­lo es­tá re­la­cio­na­do con la ma­ni­pu­la­ción de las aves en la lí­nea de pro­duc­ción, don­de se veía có­mo los tra­ba­ja­do­res cam­bia­ban en los en­va­ses las fe­chas de sa­cri­fi­cio y las fe­chas lí­mi­tes de ven­ta, y có­mo mez­cla­ban pro­duc­tos re­cien­tes con otros me­nos re­cien­tes. Los da­ños han re­sul­ta­do ca­si ins­tan­tá­neos, ya que tres de las prin­ci­pa­les ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos de Reino Uni­do han in­te­rrum­pi­do la dis­tri­bu­ción de la fá­bri­ca y sus­pen­di­do sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la em­pre­sa. De he­cho, tres de las prin­ci­pa­les ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos del Reino Uni­do han in­te­rrum­pi­do la dis­tri­bu­ción des­de la fá­bri­ca y sus­pen­di­do sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la em­pre­sa.

A es­to le se­gui­rá una in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria y otra in­ves­ti­ga­ción por par­te de la agen­cia de nor­mas ali­men­ta­rias de Reino Uni­do (la FSA). Ade­más, el cos­te para la repu­tación de la em­pre­sa en cues­tión po­dría lle­gar a pro­por­cio­nes ca­tas­tró­fi­cas.

Lo mí­ni­mo que pue­de ocu­rrir es que la em­pre­sa ten­ga que re­ne­go­ciar agre­si­va­men­te las con­di­cio­nes de sus acuer­dos de su­mi­nis­tro con los prin­ci­pa­les su­per­mer­ca­dos y, en el peor de los ca­sos, la em­pre­sa po­dría per­der los con­tra­tos por com­ple­to. El es­cán­da­lo po­dría in­clu­so lle­var a que va­rios miem­bros del equi­po di­rec­ti­vo se vean obli­ga­dos a de­jar sus car­gos. Al fin y al ca­bo, ellos son los má­xi­mos res­pon­sa­bles de las medidas de ca­li­dad y los sis­te­mas de ges­tión es­ta­ble­ci­dos. Aun­que no es­tén in­vo­lu­cra­dos en las ac­ti­vi­da­des dia­rias, la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en ellos.

¿Es so­lo la pun­ta del ice­berg?

Si bien el es­cán­da­lo se ha cen­tra­do en una so­la or­ga­ni­za­ción, pre­sen­ta un re­to im­por­tan­te para cual­quier em­pre­sa ali­men­ta­ria a ni­vel mun­dial. Lo que aún no se ha men­cio­na­do en

las no­ti­cias es la pro­ba­bi­li­dad de que es­to so­lo sea la pun­ta del ice­berg. La em­pre­sa en cues­tión ha si­do, sim­ple­men­te, la des­afor­tu­na­da de dis­tin­guir­se por ha­ber si­do pues­ta al des­cu­bier­to. A par­tir de aho­ra, los fa­bri­can­tes de mu­chos paí­ses se­rán so­me­ti­dos aún más al es­cru­ti­nio y de­be­rán de­mos­trar su com­pro­mi­so con la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y el bie­nes­tar del con­su­mi­dor.

En vista de la im­por­tan­cia de lo que es­tá en jue­go, pue­de pa­re­cer ex­tra­ño que las em­pre­sas si­gan de­pen­dien­do de pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos (en gran par­te en pa­pel) en sus plan­tas de pro­duc­ción. A me­nu­do, la ra­zón por la que se man­tie­ne la so­lu­ción ac­tual es el in­ten­to de evi­tar al­te­rar el sta­tu­quo. «Así es có­mo he­mos tra­ba­ja­do siem­pre» es una fra­se que se oye con fre­cuen­cia. Sin em­bar­go, las prác­ti­cas cor­po­ra­ti­vas, al igual que el soft­wa­re más re­cien­te, tie­nen que evo­lu­cio­nar cons­tan­te­men­te para con­se­guir que si­gan sien­do apro­pia­das y para man­te­ner­se al co­rrien­te de las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de la fa­bri­ca­ción.

La di­gi­ta­li­za­ción lle­ga a la fá­bri­ca

El sur­gi­mien­to del mun­do di­gi­tal ha cam­bia­do la for­ma en que la gen­te con­su­me in­for­ma­ción a ni­vel mun­dial, y el mun­do de la fa­bri­ca­ción tie­ne que adap­tar­se al rit­mo de esos cam­bios para sa­tis­fa­cer las de­man­das de las gran­des em­pre­sas de su­per­mer­ca­dos.

Con el cre­ci­mien­to de la im­por­tan­cia de la in­for­ma­ción, no es de ex­tra­ñar que los su­per­mer­ca­dos es­pe­ren que los pro­vee­do­res prin­ci­pa­les les ofrez­can da­tos so­bre la ca­li­dad ac­ce­si­bles con tan so­lo pul­sar un bo­tón. ¿Qué ra­zo­nes tie­nen los fa­bri­can­tes para no de­mos­trar cla­ra­men­te que sus re­gis­tros de ca­li­dad son de con­fian­za y han si­do va­li­da­dos por per­so­nal au­to­ri­za­do, o para no mos­trar un ca­len­da­rio com­ple­to de las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ca­li­dad, así co­mo cual­quier ex­cep­ción o ano­ma­lía?

Al­go que con fre­cuen­cia tam­bién su­po­ne un obs­tácu­lo para la in­no­va­ción en la fa­bri­ca­ción es la per­cep­ción de que im­plan­tar un sis­te­ma elec­tró­ni­co de la ca­li­dad su­po­ne una gran in­ver­sión, tan­to en ma­te­ria de soft­wa­re co­mo de re­cur­sos de per­so­nal. Sin em­bar­go, esa idea es sen­ci­lla­men­te fal­sa y, co­mo ejem­plo, no ha­ce fal­ta más que ver los sis­te­mas de eje­cu­ción de fa­bri­ca­ción, los tam­bién lla­ma­dos sis­te­mas MES. Di­chos sis­te­mas se pue­den im­plan­tar y son ca­pa­ces de ge­ne­rar re­sul­ta­dos tan­gi­bles en me­nos de 90 días, lo cual ofre­ce a los fa­bri­can­tes la tran­qui­li­dad de que las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ca­li­dad es­tán sien­do ges­tio­na­das me­dian­te el uso de una so­lu­ción di­se­ña­da ex­pre­sa­men­te para tal uso.

Es­to su­po­ne una cla­ra ven­ta­ja fren­te a los an­te­rio­res sis­te­mas en pa­pel. Ade­más de mos­trar el pleno cum­pli­mien­to en ca­so de una au­di­to­ría, los fa­bri­can­tes pue­den de­mos­trar que cual­quier opor­tu­ni­dad de ma­ni­pu­la­ción y fal­si­fi­ca­ción de los da­tos re­gis­tra­dos ha si­do erra­di­ca­da. Lle­ga­dos a ese pun­to, es po­si­ble li­be­rar re­cur­sos de ges­tión de la ca­li­dad para cen­trar­se en las ta­reas

que real­men­te apor­tan va­lor a ca­da ser­vi­cio.

Del pa­pel y el lá­piz a los sis­te­mas MES

Las em­pre­sas que si­guen de­pen­dien­do de sis­te­mas des­fa­sa­dos en pa­pel y que re­quie­ren de mu­chos re­cur­sos para ges­tio­nar la ca­li­dad se arries­gan a en­fren­tar­se a su pro­pio es­cán­da­lo y a las cri­sis de repu­tación co­rres­pon­dien­tes. In­clu­so en ca­so de que evi­ten esa ame­na­za, se ve­rán se­pa­ra­das de las em­pre­sas con éxi­to que eli­jan más acer­ta­da­men­te los sis­te­mas para las zo­nas de pro­duc­ción.

Las em­pre­sas po­drán cen­trar­se en crear una per­cep­ción po­si­ti­va de sus mar­cas si apro­ve­chan una so­lu­ción

para la ca­li­dad di­se­ña­da es­pe­cí­fi­ca­men­te para el sec­tor ali­men­ta­rio. Ade­más, po­drán man­te­ner la con­fian­za de los gran­des su­per­mer­ca­dos de Reino Uni­do, se­gu­ros de sa­ber que sus ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ca­li­dad son só­li­das, fá­cil­men­te ve­ri­fi­ca­bles, y no es­tán ex­pues­tas a la ma­ni­pu­la­ción o la fal­si­fi­ca­ción de los da­tos re­gis­tra­dos.

Al­go que tam­bién ofre­ce un Fac­tory MES que no se­ría po­si­ble con pa­pel y lá­piz es un in­ter­faz de ope­ra­ción que avi­sa al per­so­nal de la zo­na de pro­duc­ción cuan­do es­tá pre­vis­to un con­trol. Es­te es un ele­men­to cla­ve a la ho­ra de pro­por­cio­nar vi­si­bi­li­dad so­bre las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ca­li­dad en to­da la ins­ta­la­ción. Ade­más, el sis­te­ma apo­ya las rutinas de aler­ta y de pro­pa­ga­ción de la in­for­ma­ción, ase­gu­ran­do que la per­so­na ade­cua­da sea cons­cien­te, en el mo­men­to ade­cua­do, de cual­quier pro­ble­ma re­la­cio­na­do con la ca­li­dad que pue­da sur­gir.

Un sis­te­ma que ges­tio­na y pre­vie­ne los ries­gos

Ob­via­men­te, el pro­ce­so en sí no es el cul­pa­ble del eti­que­ta­je in­co­rrec­to con ca­rác­ter sis­té­mi­co de los ali­men­tos, sino que, se­gún in­di­ca el fo­men­to de las ma­las prác­ti­cas por par­te de los su­per­vi­so­res, al­gu­nas em­pre­sas pa­re­cen te­ner un pro­ble­ma de cul­tu­ra em­pre­sa­rial. No obs­tan­te, la apli­ca­ción de las bue­nas prác­ti­cas de fa­bri­ca­ción re­sul­ta aún más di­fí­cil con un sis­te­ma en pa­pel que abra las puer­tas a la ma­ni­pu­la­ción y la ne­gli­gen­cia. Un sis­te­ma elec­tró­ni­co por sí so­lo no va a re­sol­ver el pro­ble­ma, pe­ro sí apor­ta trans­pa­ren­cia ope­ra­ti­va y ofre­ce al equi­po di­rec­ti­vo la vi­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria para apli­car las me­jo­res prác­ti­cas.

Me­dian­te la im­plan­ta­ción de un sis­te­ma que sea el apro­pia­do para sus ne­ce­si­da­des, las em­pre­sas pue­den ges­tio­nar y pre­ve­nir de for­ma ac­ti­va los ries­gos a la repu­tación que re­pre­sen­tan las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ca­li­dad que han si­do ges­tio­na­das de ma­ne­ra de­fi­cien­te. Es­ta es una ta­rea que no se de­be plan­tear a la li­ge­ra, pe­ro los obs­tácu­los son di­mi­nu­tos si se com­pa­ran con las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, po­ten­cial­men­te enor­mes, que pue­den su­frir las em­pre­sas que deseen sim­ple­men­te (y erró­nea­men­te) man­te­ner el sta­tu quo.

Ha­cer lo que se ha he­cho siem­pre va con­tra el pro­gre­so, ya sea la me­jo­ra de la ca­li­dad de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en las zo­nas de pro­duc­ción o el po­ten­ciar los bue­nos re­sul­ta­dos de la em­pre­sa. Pue­de que im­plan­tar un sis­te­ma de ca­li­dad se con­si­de­re una ta­rea sin un re­torno de la in­ver­sión cuan­ti­fi­ca­ble, pe­ro eso su­po­ne un pe­que­ño pre­cio para evi­tar ser la víc­ti­ma del pró­xi­mo es­cán­da­lo de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, una ca­tás­tro­fe ca­paz de aca­bar con cual­quier em­pre­sa, y de la que na­die quie­re ser res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.