Sis­te­mas RTP, so­cios para una lo­gís­ti­ca efi­cien­te

En­va­ses y palés re­uti­li­za­bles

Manutención y Almacenaje - - Informe - C.L.

La uti­li­za­ción de los RTP en los in­ter­cam­bios de mer­can­cía pue­de ser una de las más efec­ti­vas es­tra­te­gias para or­ga­ni­zar ca­de­nas de su­mi­nis­tro se­gu­ras, con­tro­la­das, efi­cien­tes y con me­nor im­pac­to me­dioam­bien­tal. Los sis­te­mas poo­ling son una bue­na op­ción para las ac­tua­les ne­ce­si­da­des de las em­pre­sas.

Uno de los mé­to­dos pro­ba­dos para ba­jar cos­tes en la ca­de­na de su­mi­nis­tro y el me­dioam­bien­te es la pues­ta en mar­cha de sis­te­mas de ges­tión com­par­ti­da de em­ba­la­je de trans­por­te re­tor­na­ble, ERT, o co­mo tam­bién se le co­no­ce Re­tur­na­ble Trans­port Pac­ka­ging, RTP. En lí­neas ge­ne­ra­les, se tra­ta de com­par­tir de for­ma re­pe­ti­da en­tre di­fe­ren­tes ac­to­res de la ca­de­na de aprovisionamiento en­va­ses co­mo sa­cos, con­te­ne­do­res, palés, tam­bo­res, bas­ti­do­res y ma­te­rial de re­lleno, fa­bri­ca­dos en ma­te­ria­les du­ra­de­ros co­mo el me­tal, ma­de­ra, plás­ti­co o car­tón para po­si­bi­li­tar su re­uti­li­za­ción en di­fe­ren­tes cir­cui­tos.

De he­cho, con un co­rrec­to uso y man­te­ni­mien­to, se­gún Are­co, (Aso­cia­ción de Ope­ra­do­res Lo­gís­ti­cos de Ele­men­tos Re­uti­li­za­bles Eco­sos­te­ni­bles), cu­yas em­pre­sas uti­li­zan so­por­tes fa­bri­ca­dos en plás­ti­co o ma­de­ra, los en­va­ses tie­nen una du­ra­bi­li­dad apro­xi­ma­da de 100 mo­vi­mien­tos, o lo que es lo mis­mo un ci­clo de vi­da útil de unos 20 años. Y una vez ago­ta­da su vi­da útil, se re­ci­clan.

En su uti­li­za­ción, co­mo en otras es­tra­te­gias, el sec­tor de la au­to­mo­ción fue pio­ne­ro en im­ple­men­tar los sis­te­mas de RTP, si bien pron­to fue­ron adop­ta­dos por otros sec­to­res ma­nu­fac­tu­re­ros co­mo el elec­tró­ni­co, far­ma­céu­ti­co, hor­to­fru­tí­co­la, pes­que­ro, lo­gís­ti­ca, en las lí­neas aé­reas, res­tau­ran­tes, hos­pi­ta­les, ali­men­ta­ción y be­bi­das, etc. De he­cho, los cos­tes del em­ba­la­je pue­den cons­ti­tuir una

par­te im­por­tan­te en el ne­go­cio de nu­me­ro­sas em­pre­sas y se pue­de dar el ca­so de que el em­ba­la­je sea más cos­to­so que los pro­pios pro­duc­tos co­mo por ejem­plo del ti­po vi­drio, ce­rá­mi­ca, quí­mi­cos, etc., pe­ro que sin em­bar­go ne­ce­si­tan un em­ba­la­je de se­gu­ri­dad.

Con la vi­sua­li­za­ción de los cos­tes lo­gís­ti­cos y la pues­ta en mar­cha de es­tra­te­gias para lo­grar su re­duc­ción y res­tar in­efi­cien­cias en la ca­de­na de aprovisionamiento, se pu­so tam­bién en el pun­to de mi­ra a los en­va­ses y em­ba­la­jes. Asi­mis­mo, la nor­ma­li­za­ción y los cos­tes me­dioam­bien­ta­les die­ron un gi­ro al des­con­trol que exis­tía en torno a los en­va­ses y el sec­tor de la au­to­mo­ción, co­mo en otros, tra­zó las lí­neas a se­guir en sus pro­pias plan­tas y a sus pro­vee­do­res con la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas RTP. Sus ven­ta­jas lle­vó pron­to a ser pues­tos en mar­cha por otros sec­to­res ma­nu­fac­tu­re­ros co­mo el elec­tró­ni­co, far­ma­céu­ti­co, hor­to­fru­tí­co­la, pes­que­ro, en las lí­neas aé­reas, res­tau­ran­tes, hos­pi­ta­les, ali­men­ta­ción y be­bi­das, etc.

Ba­zas fuer­tes y al­gu­nos pun­tos crí­ti­cos

Las em­pre­sas fa­bri­can­tes de en­va­ses y em­ba­la­jes para su re­uti­li­za­ción di­se­ñan es­tos pro­duc­tos con el ob­je­ti­vo de re­uti­li­zar, iden­ti­fi­car y cum­plir es­pe­ci­fi­ca­cio­nes ta­les co­mo du­ra­bi­li­dad, er­go­no­mía, com­pa­ti­bi­li­da­des de de­vo­lu­ción y re­pa­ra­ción o re­em­pla­zo de pie­zas.

Por par­te de las em­pre­sas que uti­li­zan en­va­ses re­uti­li­za­bles, las ven­ta­jas son co­no­ci­das, em­pe­zan­do por una gran vi­si­bi­li­dad de mar­ca en­tre los con­su­mi­do­res de sus pro­duc­tos al uti­li­zar un ti­po de en­va­ses que re­du­cen el im­pac­to al me­dio am­bien­te; son más ren­ta­bles, fuer­tes, fá­ci­les de lim­piar y es­té­ti­ca­men­te atrac­ti­vos; ocu­pan me­nos es­pa­cio en al­ma­ce­nes y ca­mio­nes por­que son api­la­bles y ple­ga­bles. To­do ello re­dun­da ade­más en una ba­ja­da de cos­tes por tra­yec­to, dan­do una ma­yor efi­cien­cia y ren­ta­bi­li­dad a la dis­tri­bu­ción de mer­can­cías.

Sin em­bar­go, en­tre sus fla­que­zas es­tá su al­ta in­ver­sión ini­cial. Por ello, su in­ver­sión de­be po­der der com­pen­sa­da por los usua­rios fi­na­les, con los be­ne­fi­cios in­tan­gi­bles de la bue­na ima­gen y vi­si­bi­li­dad de mar­ca y los tan­gi­bles de re­du­cir cos­tes lo­gís­ti­cos y me­dioam­bien­ta­les. Así, uno de los pun­tos más sen­si­bles a la ho­ra de ad­qui­rir unos en­va­ses que re­quie­ren una con­si­de­ra­ble in­ver­sión es ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad de los ac­ti­vos y, ade­más, con­se­guir su vuel­ta re­cu­pe­rán­do­los. Y en una bue­na ges­tión de es­tos ac­ti­vos es­tá el quid de la cues­tión.

Ges­tión de re­cur­sos com­par­ti­dos

Aun­que la pro­pie­dad y ges­tión de los RTP pue­de ha­cer­se de di­fe­ren­tes maneras, la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que son re­cur­sos com­par­ti­dos y to­dos los so­cios de­ben te­ner­lo muy cla­ro. Ge­ne­ral­men­te, son tres los ti­pos de sis­te­mas RTP, en cuan­to a la pro­pie­dad y el con­trol, pue­de ser de em­pre­sas usua­rias fi­na­les que se ha­cen car­go de su cos­te y los ges­tio­nan. En otra for­ma de ges­tión, las em­pre­sas usua­rias fi­na­les com­pran los RTP pe­ro su ges­tión la ex­ter­na­li­zan a ter­ce­ros, que no se preo­cu­pa­rán por la in­ver­sión ini­cial, pe­ro sí de op­ti­mi­zar los cos­tes del trans­por­te y de la

se­gu­ri­dad de los pro­duc­tos. Una ter­ce­ra op­ción es al­qui­lar con­te­ne­do­res a una em­pre­sa poo­ling que ade­más los ges­tio­na en sus re­des de dis­tri­bu­ción, y que se­gún el vo­lu­men pue­de si­tuar sus cen­tros de re­pa­ra­ción al la­do de los clien­tes.

En cual­quier ca­so, es im­por­tan­te ges­tio­nar es­tos ac­ti­vos va­lio­sos y las em­pre­sas de­ben con­tar con pro­ce­di­mien­tos para el se­gui­mien­to, re­torno, lim­pie­za, re­pa­ra­ción y re­ci­cla­je de los en­va­ses. En el ca­so de em­pre­sas usua­rias fi­na­les pro­pie­ta­rias, los RTP sue­len ope­ran en cir­cui­tos ce­rra­dos don­de los mis­mos ac­to­res in­ter­cam­bian uni­da­des y es más fá­cil su con­trol. En el ca­so de cir­cui­tos abier­tos, el in­ter­cam­bio se rea­li­za con so­cios cu­yas ins­ta­la­cio­nes se en­cuen­tren a po­ca dis­tan­cia por lo que se pue­de ha­cer un trans­por­te con­jun­to para re­cu­pe­rar uni­da­des ti­po milk run.

Sin em­bar­go, in­clu­so en el ca­so de te­ner una ca­de­na de su­mi­nis­tro bien con­tro­la­da, po­ner en mar­cha un buen pro­gra­ma para con­tro­lar los en­va­ses re­uti­li­za­bles no es sen­ci­llo. La di­fi­cul­tad es ca­si siem­pre eco­nó­mi­ca y es­tri­ba en cues­tio­nes co­mo el cálcu­lo de los ac­ti­vos que se ne­ce­si­ta­rán, ya que no so­lo se de­be co­no­cer cuántos car­ga­do­res se en­cuen­tran en el sis­te­ma, sino el ci­clo

y el tiem­po de los ac­ti­vos. Asi­mis­mo, es im­por­tan­te cal­cu­lar si es ren­ta­ble re­cu­pe­rar unos cuan­tos palés o con­te­ne­do­res o si es mejor es­pe­rar a te­ner un ca­mión com­ple­to. Otras cues­tio­nes se cen­tran en la con­sis­ten­cia de los vo­lú­me­nes, si te­ne­mos pi­cos en los que ne­ce­si­ta­mos más ac­ti­vos, ocu­pa­ción de es­pa­cio, etc. Por otra par­te, es tam­bién im­por­tan­te ha­cer un aná­li­sis del ci­clo de vi­da, des­de la ma­te­ria pri­ma, al trans­por­te y al fi­nal de su vi­da, para me­dir su hue­lla en el me­dio am­bien­te. Y para fi­na­li­zar, un as­pec­to imprescindible para que se cum­pla con esas ven­ta­jas de eco­no­mía y sos­te­ni­bi­li­dad de los re­tor­na­bles es ne­ce­sa­rio que to­dos los ac­to­res del cir­cui­to, pro­vee­do­res y clien­tes en­tien­dan el con­cep­to re­uti­li­za­ble y có­mo les va a ayu­dar a re­du­cir cos­tes.

Los sis­te­mas poo­ling, bue­na ges­tión de la lo­gís­ti­ca in­ver­sa

El al­qui­ler de palés y con­te­ne­do­res a em­pre­sas poo­ling que co­rren con la in­ver­sión ini­cial y la ges­tión en los di­fe­ren­tes cir­cui­tos lo­gís­ti­cos es una op­ción ca­da vez

más ex­ten­di­da so­bre to­do cuan­do se de­ben con­tro­lar gran­des vo­lú­me­nes de ac­ti­vos. Asi­mis­mo, son con­tem­pla­dos co­mo una bue­na op­ción cuan­do las em­pre­sas quie­ren ac­ce­der a mer­ca­dos de ex­por­ta­ción.

Para las em­pre­sas usua­rias de sis­te­mas poo­ling, a la ven­ta­ja de no te­ner que rea­li­zar una al­ta in­ver­sión, se le aña­den otras co­mo las de no de­di­car re­cur­sos a su re­pa­ra­ción, man­te­ni­mien­to, te­ner es­pa­cio de al­ma­cén de­di­ca­do, con­tro­lar­los, etc. En su ca­de­na de su­mi­nis­tro, les per­mi­ten re­du­cir el in­ven­ta­rio con la en­tre­ga jus­to a tiem­po y las can­ti­da­des re­que­ri­das, por lo que ade­más de re­du­cir erro­res de in­ven­ta­rio, per­mi­te en­víos fre­cuen­tes de can­ti­da­des me­no­res ayu­dan­do a re­du­cir los días de pues­ta en el clien­te. Una ven­ta­ja im­por­tan­te cuan­do ca­da vez se re­du­cen más los vo­lú­me­nes de los pe­di­dos, mien­tras au­men­ta su fre­cuen­cia.

La reali­dad es que las em­pre­sas ex­ter­na­li­zan una lo­gís­ti­ca com­ple­ja en el fluir de los RTP a tra­vés de di­fe­ren­tes pun­tos y su re­gre­so en va­cío al pun­to de par­ti­da para vol­ver a en­trar en el cir­cui­to. En es­ta lo­gís­ti­ca in­ver­sa de los RTP, se re­quie­ren pro­ce­sos, re­cur­sos e in­fra­es­truc­tu­ra para ras­trear, re­cu­pe­rar para su ins­pec­ción y re­pa­ra­ción y po­ner­los a pun­to para su re­uti­li­za­ción.

Ade­más, em­pre­sas poo­ling co­mo CHEP, ayu­dan a me­dir y ba­jar la hue­lla de car­bono de sus clien­tes, jun­to a ven­ta­jas co­mo la me­jo­ra de la er­go­no­mía con pro­duc­tos con ta­ma­ños y pe­sos es­tán­dar de acuer­do a las nor­ma­ti­vas de hi­gie­ne la­bo­ral, así co­mo la se­gu­ri­dad del tra­ba­ja­dor, al eli­mi­nar los cor­tes por gra­pas, palés ro­tos, etc., o las le­sio­nes por la eli­mi­na­ción de re­si­duos en plan­ta. La bús­que­da de si­ner­gias de trans­por­te y la com­bi­na­ción de ru­tas per­mi­ten que se re­duz­can las emi­sio­nes de CO2 a la at­mós­fe­ra y se creen ca­de­nas de su­mi­nis­tro más sos­te­ni­bles. se­ña­la Vi­cen­te Mo­lla, Di­rec­tor Co­mer­cial de CHEP en Es­pa­ña.

En de­fi­ni­ti­va, co­mo ex­pli­can des­de Are­co, unas im­por­tan­tes ven­ta­jas para la in­dus­tria ali­men­ta­ria, aun­que pue­den ex­tra­po­lar­se a otras, y que co­mo muy bien pun­tua­li­za Are­co: evi­ta al pro­duc­tor la in­ver­sión para ad­qui­rir en­va­ses y con­te­ne­do­res, así co­mo su ges­tión; re­du­ce el es­pa­cio ne­ce­sa­rio para el al­ma­ce­na­mien­to y dis­mi­nu­ye los cos­tes lo­gís­ti­cos. Ade­más, per­mi­te la es­tan­da­ri­za­ción, lo que fa­ci­li­ta los pe­di­dos, la lo­gís­ti­ca y la au­to­ma­ti­za­ción, in­cre­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad.

Una ges­tión com­par­ti­da cie­rra las bre­chas de la ca­de­na

En cual­quier sis­te­ma de ges­tión de RTPs, la in­te­gra­ción, el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y

el re­par­to de be­ne­fi­cios desem­pe­ñan una fun­ción vi­tal. La co­la­bo­ra­ción es un com­po­nen­te crí­ti­co en el desa­rro­llo, la im­ple­men­ta­ción y la op­ti­mi­za­ción del sis­te­ma de em­ba­la­je re­uti­li­za­ble, ya que los pro­vee­do­res, los usua­rios prin­ci­pa­les y los pro­vee­do­res de lo­gís­ti­ca ex­ter­nos se aso­cian para cum­plir los ob­je­ti­vos de re­uti­li­za­ción com­par­ti­da tan­to si se tra­ta de cir­cui­tos ce­rra­dos, co­mo si son abier­tos.

En sis­te­mas de RTP de cir­cui­to ce­rra­do, los de­par­ta­men­tos in­ter­nos de­ben coor­di­nar­se y co­mu­ni­car­se re­gu­lar­men­te para pla­ni­fi­car, in­te­grar y ges­tio­nar los flu­jos de ma­te­ria­les. Y en el ca­so de ter­cia­ri­za­ción del sis­te­ma, igual­men­te una ges­tión efi­caz de la co­la­bo­ra­ción en­tre los di­fe­ren­tes so­cios cie­rra las po­si­bles bre­chas de la ca­de­na de su­mi­nis­tro y ga­ran­ti­za que los ac­ti­vos de em­ba­la­je se re­cu­pe­ren por com­ple­to para su re­uti­li­za­ción. En es­te as­pec­to, una ac­ti­vi­dad fun­da­men­tal para com­ple­tar el ci­clo de re­uti­li­za­ción es una bue­na ges­tión de la lo­gís­ti­ca in­ver­sa con el fin de lo­grar la co­rrec­ta re­cu­pe­ra­ción y re­po­si­cio­na­mien­to de los em­ba­la­jes.

En el di­se­ño de un sis­te­ma de em­ba­la­je re­uti­li­za­ble, don­de pri­man la co­la­bo­ra­ción y la lo­gís­ti­ca in­ver­sa, la tec­no­lo­gía de ge­ne­ra­ción de da­tos, su ac­ce­so y co­nec­ti­vi­dad que po­ten­cian la par­ti­ci­pa­ción y ren­di­mien­to, ayu­da­rá a las em­pre­sas a bus­car so­lu­cio­nes más po­ten­tes de eco­no­mía cir­cu­lar con en­va­ses y cir­cui­tos in­te­li­gen­tes. Tam­bién en es­ta par­te im­por­tan­te de la lo­gís­ti­ca, se pre­vé una ma­yor uti­li­za­ción de sen­so­res, tags RFID, etc., así co­mo la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gías ha­bi­li­ta­do­ras de la In­dus­tria 4.0 co­mo el Big Da­ta y ana­lí­ti­ca. En es­te sen­ti­do, es de des­ta­car el re­cien­te anun­cio de la em­pre­sa

Poo­ling Part­ners acer­ca de in­ver­sio­nes en Big Da­ta en 2018.

Fuen­te: Geor­ge Utz.

Fuen­te: Schoe­ller Alli­bert.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.