Sis­te­mas de cu­bi­ca­je y pe­sa­je en Cen­tros de Dis­tri­bu­ción. Me­jo­ra del ren­di­mien­to.

Manutención y Almacenaje - - Sumario - Cristina Mur­cia Ma­yo. Lo­gis­tics Sa­les En­gi­neer. LYL In­ge­nie­ría Da­vid Ma­lo­ney En­gi­neer. Cu­biS­can

Los sis­te­mas de cu­bi­ca­ción y pe­sa­je son muy co­no­ci­dos por su uso en las ope­ra­cio­nes de trans­por­te, pe­ro pue­den me­jo­rar el ren­di­mien­to y me­jo­ra de los cos­tes en el con­jun­to de ope­ra­cio­nes en el al­ma­cén co­mo el pic­king, em­ba­la­je y has­ta el ser­vi­cio al clien­te.

Co­mo bien sa­brá cual­quie­ra que ha­ya te­ni­do que re­ca­bar da­tos de pe­so y di­men­sio­nes en una pi­la de pa­que­tes, los sis­te­mas de di­men­sio­na­mien­to o sis­te­mas de cu­bi­ca­je y pe­sa­je pue­den sim­pli­fi­car mu­cho el pro­ce­so. En lu­gar de lu­char con re­glas o cin­tas mé­tri­cas, to­do lo que el usua­rio tie­ne que ha­cer es co­lo­car el ob­je­to o ca­ja en un dis­po­si­ti­vo de cu­bi­ca­je (o en el ca­so de un pa­lé, den­tro del ran­go de un sis­te­ma de me­di­ción por lá­ser), y to­do lo de­más se ha­rá de for­ma au­to­má­ti­ca. En mu­chos ca­sos, el pro­ce­so du­ra me­nos de un mi­nu­to.

Es­tos sis­te­mas no só­lo son rá­pi­dos, sino tam­bién pre­ci­sos. Los da­tos que pro­por­cio­nan son exac­tos con un mar­gen de 2 cm en las di­men­sio­nes de un pa­lé; de 5 mm al me­dir una ca­ja en mo­vi­mien­to en una cin­ta trans­por­ta­do­ra; y de 1 mm al me­dir una ca­ja es­tá­ti­ca. Nun­ca pue­des ob­te­ner esa pre­ci­sión con una cin­ta mé­tri­ca, afir­ma Randy Neil­son, Di­rec­tor de ven­tas y mar­ke­ting de Quan­tro­nix, co­mer­cia­li­za­do­ra de los dis­po­si­ti­vos de di­men­sio­na­mien­to de Cu­biS­can. En un Cen­tro de Dis­tri­bu­ción, las po­si­bi­li­da­des de es­te equi­po pue­den ir más allá de su uso en ope­ra­cio­nes de cla­si­fi­ca­ción de pa­que­te­ría, ya que se in­te­gran en los SGA o SGT, los ac­tua­les sis­te­mas de cu­bi­ca­je y pe­sa­je a al­ta ve­lo­ci­dad pue­den me­jo­rar el ren­di­mien­to del CD en mu­chos as­pec­tos.

Un buen di­men­sio­na­do ayu­da a op­ti­mi­zar el al­ma­cén y las car­gas

En el pro­yec­to de una nue­va ins­ta­la­ción, el di­se­ña­dor re­ca­ba­rá da­tos so­bre la di­men­sión y pe­so de los pro­duc­tos a al­ma­ce­nar, así el so­por­te de al­ma­ce­na­mien­to (con­te­ne­do­res, palés, etc.), que con­di­cio­na­rán tan­to las áreas de re­co­gi­da y em­ba­la­je, has­ta el ti­po de al­ma­ce­na­mien­to. Aquí, la ob­ten­ción de da­tos pre­ci­sos del di­men­sio­na­do de las uni­da­des de al­ma­ce­na­mien­to ayu­da a apro­ve­char mejor el es­pa­cio, así co­mo a bus­car la mejor ubi­ca­ción para ca­da ar­tícu­lo y el ti­po de equi­pa­mien­to, tan­to si se tra­ta de al­ma­ce­nes con­ven­cio­na­les co­mo au­to­ma­ti­za­dos.

Una vez cap­tu­ra­das las di­men­sio­nes de las uni­da­des de al­ma­ce­na­mien­to en stock, se im­por­tan a un soft­wa­re de agru­pa­mien­to es­pe­cial (ge­ne­ral­men­te un SGA), que jun­to con da­tos co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas del pe­di­do, la fre­cuen­cia de re­co­gi­da, etc., per­mi­te de­ter­mi­nar la dis­po­si­ción de los ar­tícu­los den­tro de las zo­nas de re­co­gi­da para op­ti­mi­zar el pro­ce­sa­mien­to de pe­di­dos.

Asi­mis­mo, los da­tos di­men­sio­na­les re­sul­tan de gran uti­li­dad para cons­truir palés es­ta­bles, ya que una vez in­tro­du­ci­dos los da­tos en el SGA, el soft­wa­re pue­de de­ter­mi­nar có­mo de­be­rían api­lar­se los ar­tícu­los en el pa­lé para ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad. Si bien, no so­lo pue­den ayu­dar a cons­truir palés, sino tam­bién pue­den ayu­dar a cons­truir car­gas para trái­lers y otros vehícu­los de trans­por­te. Cuan­do en una ope­ra­ción se en­vían palés lle­nos, ca­jas, pro­duc­tos con for­mas irre­gu­la­res o una mez­cla de to­dos ellos, es po­si­ble in­tro­du­cir los da­tos en el soft­wa­re del en­vío, el al­ma­cén o la car­ga, que lue­go de­ter­mi­na­rá có­mo car­gar el ca­mión para apro­ve­char el es­pa­cio al má­xi­mo res­pe­tan­do los lí­mi­tes de pe­so.

El di­men­sio­na­do de la ca­ja co­rrec­ta evi­ta erro­res y cos­tes in­ne­ce­sa­rios

En oca­sio­nes, los ope­ra­rios de­ben ha­cer cálcu­los apro­xi­ma­dos acer­ca del ta­ma­ño de las ca­jas de los en­víos lo que pue­de re­sul­tar cos­to­so, tan­to si es de­ma­sia­do gran­de, por­que la em­pre­sa pa­ga­rá más de la cuen­ta;

co­mo si es de­ma­sia­do pe­que­ña, por­que se de­be­rán re­em­ba­lar los pro­duc­tos, ra­len­ti­zan­do la ope­ra­ción.

Sin em­bar­go, los da­tos di­men­sio­na­les no so­lo son una ga­ran­tía para usar la ca­ja con el ta­ma­ño co­rrec­to, sino que per­mi­ten de­ter­mi­nar dón­de de­ben ser en­ca­ja­dos los ar­tícu­los para evi­tar que aplas­ten a otros. Ade­más,

te­ner la in­for­ma­ción pre­ci­sa so­bre el pe­so de las uni­da­des de al­ma­ce­na­mien­to en stock fo­men­ta las bue­nas prác­ti­cas er­go­nó­mi­cas para evi­tar le­sio­nes múscu­lo-es­que­lé­ti­cas si las pe­san más de 18,14 kg.

Otra ven­ta­ja im­por­tan­te, es el aho­rro de tiem­po a los ope­ra­rios que no de­ben rea­li­zar ins­pec­cio­nes ma­nua­les para ver si efec­ti­va­men­te la ca­ja lle­va el pe­di­do co­rrec­to. Con el di­men­sio­na­do, una vez cap­ta­do el pe­so de una uni­dad de al­ma­ce­na­mien­to en stock y me­mo­ri­za­do en el SGA, se po­drá usar la in­for­ma­ción para com­pro­bar la re­co­gi­da. Cuan­do se re­ci­be un pe­di­do, el SGA cal­cu­la cuán­to de­be­ría pe­sar, ba­sán­do­se en el pe­so de la pro­pia ca­ja más ca­da uno de los ar­tícu­los que con­tie­ne. Una vez mon­ta­do el pe­di­do, se pe­sa la ca­ja, ge­ne­ral­men­te con una bás­cu­la en lí­nea so­bre una cin­ta trans­por­ta­do­ra, y si el pe­so real no coin­ci­de con el es­pe­ra­do, se pue­de apar­tar la ca­ja para exa­mi­nar­la mejor.

Ayu­da en la fac­tu­ra­ción y aten­ción al clien­te

Otro as­pec­to en el que un buen di­men­sio­na­mien­to es de gran ayu­da se pue­de ob­ser­var es a la ho­ra de evi­tar cos­to­sos erro­res cuan­do se rea­li­za la fac­tu­ra­ción se­gún el “pe­so di­men­sio­nal”, que ha cam­bia­do la eco­no­mía de la pa­que­te­ría.

Se­gún las nor­mas del pe­so di­men­sio­nal del transportista, un re­mi­ten­te que ten­ga un pa­que­te gran­de de ba­ja den­si­dad de­be­rá de­ter­mi­nar tan­to el pe­so real del pa­que­te co­mo su pe­so di­men­sio­nal (lon­gi­tud, an­chu­ra y al­tu­ra). Si el pe­so di­men­sio­nal su­pera el pe­so real, se con­vier­te en la ba­se para cal­cu­lar el pre­cio del en­vío. Al re­ca­bar da­tos di­men­sio­na­les pre­ci­sos so­bre los pa­que­tes, los re­mi­ten­tes po­drán ga­ran­ti­zar que es­tán apli­can­do un pre­cio co­rrec­to y evi­tar así re­car­gos por los trans­por­tis­tas.

Pe­ro no se tra­ta só­lo de evi­tar re­car­gos, unos bue­nos da­tos di­men­sio­na­les tam­bién per­mi­ten a los re­mi­ten­tes es­ti­mar el pre­cio que co­bra­rá un transportista para com­pa­rar pre­cios.

Fi­nal­men­te, re­mar­car la uti­li­dad de pro­por­cio­nar un buen ser­vi­cio con la pro­por­ción de bue­nos da­tos. Al co­mu­ni­car los da­tos di­men­sio­na­les de sus pro­duc­tos, da­rá a los clien­tes la po­si­bi­li­dad de usar esa in­for­ma­ción para me­jo­rar sus pro­pias ope­ra­cio­nes. Ade­más, si co­bra por en­vío, po­drá au­men­tar su cre­di­bi­li­dad en­tre los clien­tes al in­cluir en las fac­tu­ras los da­tos di­men­sio­na­les y de pe­so per­ti­nen­tes. Así, es­ta­rán se­gu­ros de que se les co­bra lo co­rrec­to por el en­vío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.