46 MU­JE­RES DE SI­LI­CON VA­LLEY.

DOCE MU­JE­RES, CON DIS­TIN­TAS FUN­CIO­NES Y DI­FE­REN­TES EM­PRE­SAS, RE­FLE­XIO­NAN SO­BRE SUS RE­LA­CIO­NES, PRI­VA­CI­DAD, TRA­BA­JO, CON­CI­LIA­CIÓN Y SE­XIS­MO EN EL VA­LLE MÁS AVAN­ZA­DO Y FA­MO­SO DEL MUN­DO.

Marie Claire España - - MAYO SUMARIO - tex­to y fotos Ch­ris­toph Ot­to

Nos ha­blan de sus vi­das más allá de sus tra­ba­jos.

Si­li­co­nVa­lley trans­for­ma nues­tras vi­das co­mo nin­gún otro lu­gar del mun­do: co­ches au­tó­no­mos, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, op­ti­mi­za­ción del cuer­po hu­mano. He­mos ha­bla­do con doce mu­je­res que tra­ba­jan allí en dis­tin­tas pro­fe­sio­nes ( no siem­pre tec­no­ló­gi­cas). Nos han con­ta­do có­mo se vi­ve en el Va­lle co­mo mu­jer, lo que hay de­trás de los ti­tu­la­res so­bre abu­sos se­xua­les y lo que las mu­je­res exi­to­sas de allí tie­nen en co­mún. Una fun­da­do­ra de em­pre­sas, una pas­to­ra, una pe­dia­tra, una ca­te­drá­ti­ca, una ac­triz, una di­rec­ti­va, la crea­do­ra de un soft­wa­re de ar­qui­tec­tu­ra, la pro­pie­ta­ria de un res­tau­ran­te, una di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, una se­cre­ta­ria, una ges­to­ra de pro­gra­mas y una es­tu­dian­te.

PRE­PA­RAN­DO UN MUN­DO ME­JOR

"Mis pa­dres hu­ye­ron de Viet­nam du­ran­te la gue­rra, y yo lle­gué co­mo re­fu­gia­da. Qué di­fe­ren­te hu­bie­ra si­do mi vi­da si hu­bie­se cre­ci­do en Viet­nam. Por eso sé que te­ne­mos muy po­co tiem­po pa­ra crear un mun­do me­jor. El mun­do que se me­re­ce la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Es eso lo que me im­pul­sa".

"En mi pri­mer tra­ba­jo fui res­pon­sa­ble de con­trol de ca­li­dad"nos cuen­ta Tracy Young. "Al fi­nal de ca­da jor­na­da te­nía apun­ta­das cen­te­na­res de co­sas que pa­re­cían mal cons­trui­das. En­ton­ces me pre­gun­té: ¿por qué tan­tos erro­res? No po­día­mos ser tan in­com­pe­ten­tes. La reali­dad es que se ha­bía tra­ba­ja­do con ver­sio­nes dis­tin­tas de los pla­nos de cons­truc­ción. Me di cuen­ta de que ha­bía una po­si­bi­li­dad de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma: desa­rro­llar un soft­wa­re y al­ma­ce­nar to­dos los pla­nes de cons­truc­ción en la nu­be pa­ra que to­dos tu­vié­ra­mos ac­ce­so des­de nues­tros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. De­jé mi pues­to pa­ra crear Pla­nG­rid con otros in­ge­nie­ros. Aun­que el sec­tor de la cons­truc­ción es­tá do­mi­na­do por hom­bres, igual que el de la tec­no­lo­gía, no he te­ni­do ma­las ex­pe­rien­cias se­xis­tas, por­que al fi­nal, lo úni­co que les in­tere­sa­ba era que yo tra­ba­ja­ra igual de du­ro. Nues­tro éxi­to co­mo mu­je­res se ba­sa en va­lor, in­te­li­gen­cia y la vo­lun­tad de no ti­rar la toa­lla. La his­to­ria ha de­mos­tra­do que las per­so­nas que tie­nen po­der siem­pre en­cuen­tran un ca­mino pa­ra opri­mir a otros. Me asus­ta que hoy ten­ga­mos me­nos es­fe­ra privada que ha­ce diez años y me preo­cu­pa lo que las em­pre­sas de Si­li­con Va­lley ha­cen con la in­for­ma­ción que re­co­pi­lan. A me­nu­do me pre­gun­to: ¿qué pa­sa­ría si los po­lí­ti­cos equi­vo­ca­dos tu­vie­ran ac­ce­so a es­tos da­tos?" Del sec­tor de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción sa­be mu­cho la his­to­ria­do­ra Les­lie Ber­lin: "Hoy en día, la es­fe­ra privada y la se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción son una ta­rea enor­me que los res­pon­sa­bles tie­nen que asu­mir. La pre­gun­ta es có­mo se pue­de pro­te­ger la pri­va­ci­dad y los de­re­chos hu­ma­nos. Co­mo con­su­mi­do­res, siem­pre te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que no­so­tros de­ci­di­mos qué in­for­ma­ción re­ve­la­mos, aun­que tan so­lo sea pa­ra con­se­guir un ca­fé gra­tis ". Des­de su pun­to de vis­ta, "la tec­no­lo­gía es una de las fuen­tes más im­por­tan­tes del po­der en EE. UU. Y creo que el éxi­to del país se de­be a su ca­pa­ci­dad de dar­le uso. Las per­so­nas que con­tro­lan la tec­no­lo­gía tie­nen mu­chí­si­ma in­fluen­cia. He de­di­ca­do to­da mi vi­da a es­tu­diar có­mo se lle­gó a es­to. Pe­ro no in­ves­ti­go lo que im­pul­só a los que hoy ha­cen los ti­tu­la­res en Si­li­con Va­lley, sino la ge­ne­ra­ción an­te­rior a ellos, co­mo por ejem­plo, la fuer­za im­pul­so­ra que fue Niels Rei­mers, in­ge­nie­ro me­cá­ni­co que re­gre­só a Stan­ford a fi­na­les de los 60, y que co­men­zó a pa­ten­tar las ideas de las fa­cul­ta­des, de em­plea­dos y alum­nos, lle­gan­do a ga­nar cer­ca de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res". No en vano, "Stan­ford tam­bién par­ti­ci­pó en la fun­da­ción de Goo­gle, cu­yo al­go­rit­mo fue desa­rro­lla­do por es­tu­dian­tes".

"Creo que el Va­lle ha lle­ga­do a te­ner más in­fluen­cia de lo que ja­más se pen­só. Al prin­ci­pio, era un lu­gar don­de tra­ba­ja­ban per­so­nas que que­rían so­lu­cio­nar pro­ble­mas con la ayu­da de or­de­na­do­res. El gran sal­to lle­gó con los avan­ces de la tec­no­lo­gía de tran­sis­to­res en una

épo­ca en que la ma­yo­ría de la po­bla­ción lo­cal se de­di­ca­ba a la agri­cul­tu­ra. La cer­ca­nía a San Fran­cis­co y la con­tra­cul­tu­ra de los 60 han con­ver­ti­do Si­li­con Va­lley en lo que hoy es. Se cues­tio­na­ban los mo­dos de pen­sar tra­di­cio­na­les y pro­pa­ga­ba la li­ber­tad de in­for­ma­ción. Y aho­ra que lle­va­mos el or­de­na­dor en el bol­si­llo, Si­li­con Va­lley ocu­pa una po­si­ción de lí­der en el mun­do".

LA PRI­VA­CI­DAD, ESE GRAN RE­TO

Lei­la Ja­nah, crea­do­ra de Sa­ma­sour­ce y LXMI, cree que "en Si­li­con Va­lley te­ne­mos pro­ba­ble­men­te las me­jo­res con­di­cio­nes de ba­se, un en­torno ideal pa­ra en­con­trar so­cios e in­ver­so­res y fun­dar una em­pre­sa sin de­mo­ra". Lei­la pro­vie­ne de una fa­mi­lia no muy adi­ne­ra­da. Con su pri­me­ra be­ca, apro­ve­chó el di­ne­ro pa­ra ayu­dar a los ni­ños sin re­cur­sos en Gha­na. So­bre el te­rreno, com­pro­bó que eran muy avis­pa­dos e in­te­li­gen­tes y ade­más ha­bla­ban in­glés. "Las per­so­nas tie­nen en to­das partes las mis­mas ca­pa­ci­da­des y de­seos. No obs­tan­te, creo que paí­ses en vías de desa­rro­llo co­mo Ke­nia son los fu­tu­ros lu­ga­res de na­ci­mien­to de nue­vas ideas de ne­go­cio y em­pre­sas emer­gen­tes". Cons­cien­te, y preo­cu­pa­da, por la de­sigual­dad, "en Si­li­con Va­lley es­ta­mos lu­chan­do ac­tual­men­te con­tra la dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer y el se­xis­mo. Es­toy fe­liz con que his­to­rias co­mo las de Holly­wood sal­gan a la luz y que no nos re­sig­ne­mos a acep­tar las co­sas. So­lo el 8% de las so­cie­da­des de ca­pi­tal ries­go es­tán di­ri­gi­das por mu­je­res. Es­te es el pro­ble­ma. Si el 92% re­pre­sen­ta el mis­mo gé­ne­ro, eso tie­ne que im­pul­sar los abu­sos. Y es­tos son una con­se­cuen­cia na­tu­ral del des­equi­li­brio. "Res­pec­to a la pri­va­ci­dad –co­men­ta Ja­nah– aca­bo de leer al­go so­bre un or­de­na­dor, una es­pe­cie de Ama­zon Echo pa­ra ni­ños. Les can­ta can­cio­nes o les en­se­ña el al­fa­be­to. Pe­ro el apa­ra­to tam­bién re­co­pi­la da­tos que se uti­li­zan pa­ra ven­der­les pro­duc­tos. De­be­ría­mos de­ci­dir có­mo se uti­li­zan nues­tros da­tos. Esos da­tos que no­so­tros mis­mos com­par­ti­mos tan ale­gre­men­te pue­den uti­li­zar­se en nues­tra con­tra. En­ton­ces la si­tua­ción em­pie­za a ser ame­na­za­do­ra".

IGUAL­DAD, DIVINO TE­SO­RO

"La cul­tu­ra do­mi­nan­te en Si­li­con Va­lley no so­lo fo­men­ta la am­bi­ción de es­tar en­tre los me­jo­res sino que ade­más bus­ca la per­fec­ción", se­ña­la Brit­tany Wel­don, pe­dia­tra, aun­que afir­ma que "pa­ra las mu­je­res eso sig­ni­fi­ca que tie­nen que ser per­fec­tas en el tra­ba­jo y en el ho­gar. Co­mo mu­jer te re­pro­chan que ha­gas al­go y tam­bién que no lo ha­gas. En el fon­do no hay nin­gu­na so­lu­ción co­rrec­ta. Op­tar por tra­ba­jar a tiem­po par­cial nos ha sen­ta­do muy bien a mis hi­jos y a mí, y me per­mi­te com­bi­nar me­jor la vi­da pro­fe­sio­nal y el rol de

«CON­GE­LAR ÓVU­LOS ES UNA TENDENCIA AL

AL­ZA EN EL VA­LLE»

BRITANNY WEL­DON

ma­dre. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que, des­de que he de­ja­do de in­ten­tar te­ner más éxi­to, me va­ya me­jor a ni­vel pro­fe­sio­nal. Aquí hay gen­te de to­do el mun­do cu­yo ni­vel eco­nó­mi­co es muy al­to y sin re­pa­ros en in­ver­tir su di­ne­ro co­mo ca­pi­tal ries­go. Stan­ford apo­ya a sus exa­lum­nos a la ho­ra de fun­dar em­pre­sas, co­sa que re­sul­ta más di­fí­cil en lu­ga­res don­de no hay tan­ta ri­que­za. Por eso Si­li­con Va­lley atrae a gen­te con mu­cha am­bi­ción pro­fe­sio­nal. Y en­tre ellos, ca­da vez hay más mu­je­res di­rec­ti­vas. De he­cho, nues­tra nue­va di­rec­to­ra de sec­ción es una mu­jer. Pe­ro to­da­vía hay que su­pe­rar al­gu­nos obstáculos. Cuan­do lle­vo el co­che al ta­ller me tra­tan de for­ma di­fe­ren­te a co­mo tra­tan a mi ma­ri­do, a pe­sar de que él no sa­be na­da de co­ches. ¿Por qué en uno de los lu­ga­res más avan­za­dos del pla­ne­ta es­pe­ra­mos que el ma­ri­do re­pa­re el co­che y que la mu­jer pre­pa­re la ce­na? Pre­ci­sa­men­te, la con­ge­la­ción de óvu­los es una tendencia al al­za. Des­de una pers­pec­ti­va so­cial, me ale­gra que las mu­je­res pue­dan ser ma­dres más tar­de, aun­que im­pli­que re­tos mé­di­cos pa­ra ma­dre y be­bé". Pro­fe­sio­nal­men­te, el sal­to de Was­hing­ton D.C. a Si­li­con Va­lley de Courtney O'Donell, de Airbnb, ha si­do es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. "La re­gión re­zu­ma crea­ti­vi­dad, una men­ta­li­dad abier­ta a ideas nue­vas y mo­dos de pen­sar di­fe­ren­tes. Es­to in­clu­ye sin du­da el prin­ci­pio de ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud que tu­vie­ron los fun­da­do­res de Airbnb, cuan­do ape­nas po­dían pa­gar su al­qui­ler pe­ro co­lo­ca­ron col­cho­nes in­fla­bles en su apar­ta­men­to pa­ra al­qui­lar­los a vi­si­tan­tes. Re­sul­ta in­tere­san­te con­tem­plar cier­tos pro­ble­mas des­de otra pers­pec­ti­va. Las mu­je­res nos en­fren­ta­mos a desafíos par­ti­cu­la­res en el Va­lle. Ha si­do un lar­go ca­mino a la igual­dad de tra­to en cual­quier pa­so de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. En Airbnb, la igual­dad de gé­ne­ro es­tá muy avan­za­da. Ca­da año hay cam­bios, y aho­ra, ca­si la mi­tad de los miem­bros del con­se­jo de vi­gi­lan­cia son mu­je­res. El he­cho de que ten­ga­mos la opor­tu­ni­dad de con­ge­lar los óvu­los pa­ra re­tra­sar la ma­ter­ni­dad me pa­re­ce una op­ción mag­ní­fi­ca pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal. Pe­ro la reali­dad es que en Es­ta­dos Uni­dos

mu­chas mu­je­res re­ci­ben una re­mu­ne­ra­ción in­fe­rior a la de los hom­bres. Aun­que tam­bién tie­ne que ver con có­mo te mi­ran co­mo mu­jer. En mi ca­rre­ra he pre­sen­cia­do mu­chas reunio­nes en las que una mu­jer pro­pu­so una idea mag­ní­fi­ca y el gru­po no le hi­zo ca­so. Cuan­do un hom­bre pre­sen­tó la mis­ma idea, hu­bo aplau­sos".

DE CA­RA A LA GA­LE­RÍA

"En Si­li­con Va­lley mu­cha gen­te tie­ne la sen­sa­ción de es­tar en la cús­pi­de de la in­no­va­ción que es­tá trans­for­man­do el mun­do". Es­ta es la per­cep­ción que Courtney Walsh, ac­triz, nos da des­de el Va­lle. "Aquí hay gen­te muy am­bi­cio­sa y eso pue­de con­ver­tir­se en al­go bas­tan­te es­tre­san­te. La in­no­va­ción tam­bién ha­ce agre­si­va a la gen­te. Y el di­ne­ro que ha­ce po­si­ble to­do eso tie­ne co­sas bue­nas y ma­las. Aquí pa­re­ce to­do per­fec­to: ca­sas de re­vis­ta, as­pec­to im­pe­ca­ble… La gen­te cuel­ga to­do lo que ha­ce en las re­des so­cia­les, pe­ro cuan­do con­tem­plas a al­guien so­bre un es­ce­na­rio, ahí hay un cuer­po que su­da, ha­bla y es­cu­pe jus­to de­lan­te de tus ojos. Pa­ra mí eso su­po­ne una co­ne­xión pri­mi­ti­va, un ti­po de re­la­ción con la na­tu­ra­le­za y con los de­más se­res hu­ma­nos que es­ta­mos per­dien­do. Acu­dir al tea­tro brin­da una de las po­cas opor­tu­ni­da­des que nos que­dan de for­mar un gru­po con per­so­nas des­co­no­ci­das pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia en co­mún a tra­vés de la presencia di­rec­ta. Cuan­do es­tán en el tea­tro des­co­nec­tan de las tecnologías du­ran­te un ra­to. Y eso es po­si­ti­vo". Y así, tan du­ro co­mo sue­na, Courtney con­fie­sa que no co­no­ce "a nin­gu­na mu­jer que no ha­ya si­do im­por­tu­na­da se­xual­men­te. Es­ta­mos acos­tum­bra­das. Yo tam­bién. Yo mis­ma fui víc­ti­ma a los 16 años. Pe­ro aho­ra soy ma­yor y lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra no to­le­rar na­da. Y co­mo ac­triz tam­po­co".

Por su­pues­to, exis­te el po­der del éxi­to y del di­ne­ro. "Y tam­bién mo­ne­das de cambio pa­ra acceder a las per­so­nas que de­ci­den en Holly­wood. A me­di­da que ha­ya más mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos, es de es­pe­rar que vea­mos me­nos es­te ti­po de ma­ni­pu­la­ción. Ne­ce­si­ta­mos mu­je­res que pro­mo­cio­nen mu­je­res. Tam­bién me ho­rro­ri­za la pér­di­da de la es­fe­ra privada. Mis hi­jos han cre­ci­do en un mun­do en el que ya no pue­den es­pe­rar te­ner pri­va­ci­dad. No sa­ben lo que sig­ni­fi­ca que cual­quie­ra pue­da ver dón­de has es­ta­do du­ran­te to­do el día o lo que com­pras. Les pa­re­ce al­go na­tu­ral. Pe­ro yo

«HE HE­CHO UN TRA­TO: LA CO­MO­DI­DAD A CAMBIO DE LA PRI­VA­CI­DAD» COURTNEY WALSH

tam­bién con­tri­bu­yo a que se dé es­ta si­tua­ción. So­bre to­do por­que ado­ro mi iPho­ne y sé que ca­da vez que lo uso es­tán re­co­gien­do in­for­ma­ción so­bre mí".

EL VA­LLE DE LAS OPOR­TU­NI­DA­DES

"En Si­li­con Va­lley coin­ci­den in­no­va­ción y ri­que­za", afir­ma Jenny Youll, em­pre­sa­ria de res­tau­ra­ción. "Eso ha­ce que el Va­lle sea un em­pla­za­mien­to óp­ti­mo pa­ra mí por­que hay bas­tan­tes per­so­nas que pue­den per­mi­tir­se dis­fru­tar de bue­na co­mi­da y bue­nos vi­nos. Y eso es lo que no­so­tros ven­de­mos. Me en­can­ta ver có­mo llegan per­so­nas es­tre­sa­das, dis­fru­tan de su co­mi­da y se van de buen humor". Youll es una mu­jer afor­tu­na­da, su ex­pe­rien­cia le ha per­mi­ti­do ser siem­pre su pro­pia je­fa des­de que sa­lió de la uni­ver­si­dad. "Por eso nun­ca me he vis­to obli­ga­da a com­pe­tir con hom­bres, co­mo han te­ni­do que ha­cer mu­chas de mis ami­gas. No hay na­die que vi­gi­le mi ho­ra­rio. Pe­ro mis com­pa­ñe­ras tam­bién han lle­ga­do le­jos. Aquí las mu­je­res son fran­ca­men­te de­ci­di­das e in­te­li­gen­tes. Las de mi ge­ne­ra­ción no per­mi­ten que na­da las de­ten­ga, sino que ha­cen reali­dad lo que se pro­po­nen. Aun­que el Va­lle es un buen si­tio pa­ra vi­vir, pro­ba­ble­men­te ha­ya mu­chas más em­pre­sas di­ri­gi­das por hom­bres que por mu­je- res. Creo que el se­xis­mo aquí si­gue sien­do un pro­ble­ma, so­bre to­do en las gran­des em­pre­sas y cuan­to más al­to se lle­ga en la je­rar­quía. Pro­ba­ble­men­te se ha im­pul­sa­do a la gen­te a sen­tir­se in­ven­ci­ble, pue­den te­ner to­do lo que deseen. Así que lo co­gen".

Una vi­sión di­fe­ren­te es la que Li­llian Borns­tein, es­tu­dian­te en Stan­ford, tie­ne de la vi­da en la re­gión. "En Si­li­con Va­lley hay bas­tan­te de­sigual­dad. So­lo so­bre­vi­ven las per­so­nas eco­nó­mi­ca­men­te más exi­to­sas. La ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y el éxi­to eco­nó­mi­co tie­nen prio­ri­dad ab­so­lu­ta. No es­toy dis­pues­ta a sa­cri­fi­car mi bie­nes­tar men­tal pa­ra que me con­si­de­ren una per­so­na de éxi­to. En Stan­ford se pro­pi­cia una com­pe­ti­ción con­ti­go mis­ma y con otras per­so­nas. El sue­ño ame­ri­cano, el de que pue­des al­can­zar­lo to­do si tra­ba­jas du­ra­men­te, es una ilu­sión. Nues­tros sis­te­mas fo­men­tan a per­so­nas que ya es­tán en el po­der. A mí, al con­tra­rio, me gus­ta­ría ir a un lu­gar don­de se apre­cie el ar­te, don­de se fo­men­te la re­fle­xión so­bre dis­tin­tas for­mas de apren­di­za­je que no se li­mi­ten a las ins­ti­tu­cio­nes".

FOMENTANDO LA IN­FOR­MÁ­TI­CA

"Uno de los ma­yo­res desafíos con­sis­te en acer­car a las chi­cas –par­ti­cu­lar­men­te, las afro­ame­ri­ca­nas– a la tec-

«LA PRO­DUC­TI­VI­DAD CUEN­TA MÁS AQUÍ QUE LA SA­LUD PSÍQUICA»

LI­LLIAN BORNS­TEIN

no­lo­gía y, so­bre to­do, a la in­for­má­ti­ca, des­de pri­ma­ria." Esa es la opi­nión de Pamala Simpson, y por eso tra­ba­ja "co­mo men­to­ra y pro­fe­so­ra vo­lun­ta­ria con ni­ños, pa­ra ex­pli­car­les las po­si­bi­li­da­des que brin­da la in­for­má­ti­ca. Tam­bién yo lle­gué a mi pro­fe­sión gra­cias al com­pro­mi­so vo­lun­ta­rio de otras per­so­nas: en una jor­na­da de orien­ta­ción pro­fe­sio­nal pa­tro­ci­na­da por mi Igle­sia tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­blar con un re­pre­sen­tan­te de la in­dus­tria de TI". Pe­ro es su orien­ta­ción en ob­je­ti­vos bien de­fi­ni­dos lo que ca­rac­te­ri­za a las mu­je­res exi­to­sas de Si­li­con Va­lley, "aun­que tam­bién la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar­se con otras mu­je­res y de tra­ba­jar en equi­po. Aquí, la dis­tri­bu­ción an­ti­gua de los pa­pe­les en la que la mu­jer se que­da en ca­sa ha­ce tiem­po que per­te­ne­ce al pa­sa­do. Pue­do com­pa­gi­nar muy bien mi tra­ba­jo con mi fa­mi­lia, pues Ok­ta es una em­pre­sa com­pren­si­va. Su le­ma es que la fa­mi­lia tie­ne prio­ri­dad. Lo bo­ni­to de Si­li­con Va­lley es que las em­pre­sas lo­ca­les tie­nen mu­cho que ofre­cer a sus em­plea­dos y que ca­da uno pue­de uti­li­zar sus ta­len­tos pa­ra crear una fuer­te cul­tu­ra de equi­pos en la em­pre­sa". Pe­ro la de­sigual­dad to­ca to­dos los pa­los."En cual­quier par­te del mun­do, las mu­je­res te­ne­mos que ser más fuer­tes y lu­char por nues­tra po­si­ción". Ha­bla Da­nie­lle Pa­rish, pas­to­ra. "Te­ne­mos que tra­gar­nos nues­tro or­gu­llo cuan­do las em­pre­sas con­tra­tan a hom­bres me­nos ta­len­to­sos o no nos pa­gan el mis­mo sa­la­rio por el mis­mo tra­ba­jo. El pro­ble­ma exis­te en to­das partes, pe­ro se no­ta es­pe­cial­men­te allí don­de hay mu­cho po­der. En el Va­lle, el po­der coin­ci­de con el di­ne­ro. Es­to crea aún más de­pen­den­cias pa­ra las mu­je­res, des­de la bús­que­da de tra­ba­jo has­ta la pla­ni­fi­ca­ción de la ca­rre­ra. Weins­tein no es el úni­co que uti­li­zó su po­der pa­ra so­me­ter a las mu­je­res. En la Igle­sia ha sur­gi­do un nue­vo mo­vi­mien­to que acon­se­ja a las mu­je­res que ha­blen de los abu­sos: ‘la es­pi­ri­tua­li­dad no es si­len­cio­sa y el si­len­cio no es espiritual.’ Pe­se a to­do, ado­ro Si­li­con Va­lley. Cuan­do voy al par­que con mi hi­ja, es­cu­cha­mos cua­tro o cin­co idio­mas dis­tin­tos. Me en­tris­te­ce­ría mu­cho si per­dié­ra­mos es­ta di­ver­si­dad".

«TE­NE­MOS QUE TE­NER CUI­DA­DO DE LA TECNOLOGIZACIÓN COM­PLE­TA»

PAMALA SIMPSON

LA OTRA CA­RA DE LA MO­NE­DA

"De­ter­mi­na­ción, pa­sión y fuer­za". Esas son las cua­li­da­des que, se­gún Ani­ta Ser­pa, asis­ten­te en una mul­ti­na­cio­nal, ca­rac­te­ri­zan a las mu­je­res de Si­li­con Va­lley."Son ver­da­de­ras ‘di­na­mos’. So­mos im­pa­ra­bles y es­toy fe­liz de ser una de ellas. Su per­se­ve­ran­cia les abre las puer­tas, y reivin­di­can un pa­pel de li­de­raz­go. SAP [la com­pa­ñía en la que tra­ba­ja] in­clu­so ha si­do pre­mia­da co­mo pri­me­ra em­pre­sa de tec­no­lo­gía en Es­ta­dos Uni­dos que ofre­ce la mis­ma re­mu­ne­ra­ción a hom­bres y mu­je­res. He aquí por fin igual­dad en­tre se­xos. En mi ca­sa, los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro per­te­ne­cen al pa­sa­do: am­bos nos en­car­ga­mos del ho­gar. Y cla­ro que tam­bién exis­ten his­to­rias so­bre se­xis­mo. Pe­ro en mi en­torno no co­noz­co a nin­gu­na afec­ta­da". Ple­na­men­te cons­cien­te de las hue­llas que de­ja­mos en In­ter­net, se pre­gun­ta "¿hay otro ca­mino? De­pen­de­mos de es­tos apa­ra­tos. Lo que es tan po­de­ro­so de­be ser con­tro­la­do ade­cua­da­men­te. Las em­pre­sas han re­co­pi­la­do da­tos so­bre mí y pue­den uti­li­zar­los pa­ra crear una fi­cha con mis gus­tos. Pe­ro por mu­cho que ad­mi­re la tec­no­lo­gía, no per­mi­ti­ría que se me co­nec­ta­ra con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o que es­ta se in­te­gra­ra en mi cuer­po".

Pa­ra Lin­da Sullivan, in­terio­ris­ta, "lo tris­te es que la pri­va­ci­dad es co­sa del pa­sa­do. Ha­bría que des­co­nec­tar­se por com­ple­to pa­ra con­se­guir­la. Los pe­li­gros son mu­chos, pe­ro ya for­ma par­te del mun­do que vi­vi­mos". El tra­ba­jo y es­tar siem­pre lo­ca­li­za­bles nos con­su­me la vi­da, co­mo tam­bién par­ti­ci­par en las re­des so­cia­les. A me­nu­do me obli­go a sa­lir de la agen­cia a las seis de la tar­de, pe­ro si­go aten­dien­do lla­ma­das des­de ca­sa". Por otro la­do, a Lin­da le apa­sio­na la cons­tan­te in­no­va­ción que hay en Si­li­con Va­lley, y es­tá en­can­ta­da de co­la­bo­rar con per­so­nas que desa­rro­llan su ca­rre­ra aquí." Su ex­pe­rien­cia le ha de­mos­tra­do que "las mu­je­res te­ne­mos que ser más in­te­li­gen­tes que los hom­bres con los que com­pe­ti­mos. Hay que de­mos­trar que va­le­mos en mu­chos sen­ti­dos. Si ade­más de tra­ba­jar so­mos ma­dres, te­ne­mos que afron­tar re­tos que la ma­yo­ría de los hom­bres des­co­no­cen".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.