AL­TA PRE­CI­SIÓN

EL PE­CHO ES LA PAR­TE DE LA ANA­TO­MÍA FE­ME­NI­NA QUE MÁS PREO­CU­PA A LAS MU­JE­RES. PRUE­BA DE ELLO ES QUE LAS CI­RU­GÍAS ESTÉTICAS DESTINADAS A MEJORARLO SON, AÑO TRAS AÑO, LAS MÁS SO­LI­CI­TA­DAS.

Marie Claire España - - BELLEZA TRATAMIENTO -

Si bien es cier­to que el au­men­to de pe­cho si­gue sien­do la ci­ru­gía es­té­ti­ca rei­na en­tre las mu­je­res (19,9% de las ci­ru­gías estéticas rea­li­za­das en IM CLINIC, en 2017), to­dos los pro­ce­di­mien­tos que per­mi­ten em­be­lle­cer el bus­to son, con cre­ces, los más de­man­da­dos. De he­cho, no to­dos los au­men­tos de ma­mas se ha­cen pa­ra con­se­guir un ma­yor vo­lu­men, mu­chas mu­je­res acu­den a es­te pro­ce­di­mien­to pa­ra de­vol­ver a su pe­cho la tur­gen­cia y pro­yec­ción per­di­dos co­mo con­se­cuen­cia de los em­ba­ra­zos, pér­di­das de pe­so u otras cir­cuns­tan­cias. La mas­to­pe­xia, con o sin pró­te­sis (tam­bién lla­ma­do lif­ting de ma­mas, pues es la ci­ru­gía que per­mi­te re­cu­pe­rar el pe­cho caído) su­po­ne un 13,8% y, las re­duc­cio­nes, (que tam­bién pue­den ser con o sin pró­te­sis) un 6,5% (siem­pre se­gún da­tos de

IM CLINIC, en 2017).

Den­tro del au­men­to de ma­mas, la vía axi

lar es sin du­da la más desea­da, pues es­ta téc­ni­ca per­mi­te in­tro­du­cir la pró­te­sis a tra­vés de una pe­que­ña in­ci­sión en la axi­la; que­da así la ci­ca­triz es­con­di­da des­de el pri­mer día y no es ne­ce­sa­rio que el bis­tu­rí lle­gue a to­car el pe­cho. La vía axi­lar es un abor­da­je com­ple­ta­men­te se­gu­ro y que no com­pro­me­te en ab­so­lu­to los gan­glios. Des­de es­ta vía se ac­ce­de al plano re­tro­pec­to­ral di­rec­ta­men­te sin ne­ce­si­dad de afec­tar la glán­du­la ma­ma­ria. En el res­to de abor­da­jes (areo­lar y sub­ma­ma­rio), el ci­ru­jano es­tá obli­ga­do a cor­tar la areo­la o la piel, la glán­du­la (en ma­yor o me­nor me­di­da) y tam­bién el múscu­lo mien­tras que, por vía axi­lar, to­do es­to que­da in­tac­to. En­tre los be­ne­fi­cios prin­ci­pa­les, ca­be tam­bién des­ta­car que es­ta vía de abor­da­je per­mi­te no to­car nin­gu­na de las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas de la ma­ma, la areo­la o el pe­zón, lo que mi­ni­mi­za una po­si­ble pér­di­da de sen­si­bi­li­dad en la zo­na. Ade­más, el te­ji­do glan­du­lar no se ve afec­ta­do en ab­so­lu­to, por lo que no in­ter­fe­ri­rá en la fu­tu­ra lac­tan­cia ma­ter­na ni en los con­tro­les mé­di­cos de la ma­ma.

EL AU­MEN­TO DE MA­MAS VÍA AXI­LAR ES LA ÚNI­CA TÉC­NI­CA QUE NO TO­CA EL PE­CHO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.