HE AQUÍ LA CUES­TIÓN.

El mo­vi­mien­to minimalista en la mo­da.

Marie Claire España - - MAYO SUMARIO -

Los se­res hu­ma­nos evo­lu­cio­na­ron en pe­que­ños gru­pos so­cia­les don­de la ima­gen y el es­ta­tus eran de su­ma im­por­tan­cia: no so­lo pa­ra so­bre­vi­vir, sino tam­bién pa­ra atraer pa­re­jas, im­pre­sio­nar a los ami­gos y criar a los ni­ños", ex­pli­ca Geof­frey Mi­ller en su li­bro Spent (Pen­guin Books). Se­gún es­te psicólogo evolutivo, "más que pa­ra dis­fru­tar con la po­se­sión de mu­chas co­sas, hoy con­su­mi­mos bie­nes y ser­vi­cios pa­ra im­pre­sio­nar a los de­más. Así, 'ma­te­ria­lis­mo' es un tér­mino pro­fun­da­men­te erró­neo. En pri­mer tér­mino, mu­chos pro­duc­tos son ma­ni­fes­ta­cio­nes, y a la pos­tre, ob­je­tos. Nues­tros vas­tos ce­re­bros de pri­ma­tes so­cia­les evo­lu­cio­na­ron con un ob­je­ti­vo so­cial cen­tral: dar bue­na ima­gen". Bus­car la apro­ba­ción aje­na es sín­to­ma de ba­ja au­to­es­ti­ma, y per­se­guir es­ta­tus, in­di­cio de con­di­ción hu­mil­de. ¿Con­clu­sión? Las gran­des com­pa­ñías gas­tan for­tu­nas en pu­bli­ci­dad pa­ra que pa­se­mos del con­su­mo al con­su­mis­mo en un pis­pás. Y aquí se abre una tram­pa mor­tal: es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra per­se­guir el es­ta­tus, pe­ro no pa­ra po- seer ca­da vez más. De ahí de­ri­va la co­rre­la­ción erró­nea en­tre di­ne­ro y fe­li­ci­dad, que acom­ple­ja al po­bre fren­te al ri­co por con­si­de­rar­lo me­jor que a sí mis­mo.

EL EFEC­TO DIDEROT

"El po­bre pue­de en­con­trar la co­mo­di­dad sin preo­cu­par­se por su apariencia, mien­tras el ri­co siem­pre es­tá ba­jo pre­sión", apun­ta­ba Diderot en La­men­to por mi ba­ta vie­ja. Avi­so a quie­nes tie­nen más gus­to que for­tu­na. a. En es­te en­sa­yo del si­glo XVIII, el fi­ló­so­fo ilus­tra­do cuen­ta que nun­ca le preo­cu­pa­ron las po­se­sio­nes ma­te­ria­les has­ta que le re­ga­la­ron una sun­tuo­sa ba­ta bur­deos. Diderot ad­vir­tió que la pren­da, tan ex­qui­si­ta, es­ta­ba a fue­ra de lu­gar en­tre sus po­se­sio- nes, que no ha­cían jue­go con ella. Así que re­em­pla­zó su si­lla de pa­ja por una de cue­ro, co­lo­có un gran es­pe­jo so­bre la chi­me­nea y un es­cri­to­rio en un rin­cón va­cío de su ho­gar. Pron­to, se en­con­tró en­deu­da­do: "Era el due- ño ab­so­lu­to de mi ba­ta vie­ja, y me he con­ver­ti­do en el es­cla­vo de la nue­va".

En su re­la­to, se apre­cia có­mo la ad­qui­si­ción de nue­vas po­se­sio­nes ja­más cons­ti­tu­ye un even­to ais­la­do, sino que des­pier­ta otras ca­ren­cias y nos in­tro­du­ce en una es­pi­ral de con­su­mo. De he­cho, los pro­duc­tos com­ple­men­ta­rios se pre­sen­tan jun­tos en las tien­das, y a los packs se apli­can des­cuen­tos que mul­ti­pli­can sus po­si­bi­li­da­des de ven­ta. Aca­bas po por no plan­tear­te si real­men­te lo

nec ne­ce­si­tas.

ME­NOS ES MU­CHO MÁS

En el do­cu­men­tal de Net­flix Mi­ni­ma­lis­mo, dos hom­bres p plan­tan ca­ra a es­te pro­ble­ma pri pri­mer­mun­dis­ta lla­ma­do con­su­mi mis­mo. Se tra­ta de unos jó­ve­nes de Ohio que, tras co­ro­nar­se co­mo eje­cu­ti­vos con suel­dos de seis ci­fras, lo de­jan to­do pa­ra vi­vir, con me­nos, una vi­da más ple­na. Ryan y Jos­hua son Los Mi­ni­ma­lis­tas. A tra­vés de su pá­gi­na web ( the­mi­ni­ma­lists.com), li­bros, pod-

LA VER­DAD La sa­tis­fac­ción es una con­quis­ta in­te­rior, no ma­te­rial. En la ima­gen, cam­pa­ña an­ti­gua de Stella Mc­Cart­ney.

REDACTORA DE MO­DA Por suer­te o por des­gra­cia, tie­ne mu­cho más de lo que ne­ce­si­ta. VIO­LE­TA VAL­DéS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.