44 WIKIMODA. Los lu­na­res.

EL ES­TAM­PA­DO DE LA TEM­PO­RA­DA CO­MEN­ZÓ CO­MO UNA TARA; SE ASO­CIA AL FLA­MEN­CO, LA POLCA Y EL ROCK; PE­RO TAM­BIÉN, A UNA FEMINIDAD EN VÍAS DE EXTINCIÓN.

Marie Claire España - - MAYO SUMARIO - por Vio­le­ta Val­dés

Lu­na­res de to­dos los co­lo­res y ta­ma­ños in­va­den las co­lec­cio­nes de pri­ma­ve­ra­ve­rano. Si es­ta tem­po­ra­da in­vier­tes en Dol­ce & Gab­ba­na, Ch­ris­tian Dior, Jun­ya Wa­ta­na­be, Ca­ro­li­na He­rre­ra, Ba­len­cia­ga, Ja­son Wu, Blu­ma­ri­ne, MM6 Mai­son Mar­gie­la y Self Por­trait, es po­si­ble que tu ves­ti­dor aca­be pa­re­cien­do una ins­ta­la­ción de Ya

yoi Ku­sa­ma. No obs­tan­te, el es­tam­pa­do que inun­da la mo­da no po­see in­ten­ción ar­tís­ti­ca, sino nos­tál­gi­ca, pues los di­se­ña­do­res lo im­pri­men con mar­ca­da ins­pi­ra­ción re­tro. Por su par­te, Ro­dar­te acom­pa­ña los pun­tos de vo­lan­tes, crean­do un es­ti­lo que en­tron­ca con nues­tro fol­cló­ri­co tra­je de gi­ta­na: tra­je re­gio­nal de An­da­lu­cía des­de la Fe­ria de Abril de 1929. Aun­que Walt Dis­ney ha­bía con­ce­bi­do a Min­nie Mou­se el año an­te­rior –fal­da mo­tea­da in­clui­da–, las se­vi­lla­nas no se ins­pi­ra­ron en la ra­ti­ta, sino en las cam­pe­si­nas que acu­dían tra­di­cio­nal­men­te a es­te even­to: en su ma­yo­ría, gi­ta­nas (por en­ton­ces, tam­bién de­no­mi­na­das fla­men­cas en An­da­lu­cía), ves­ti­das con ba­ta de lu­na­res. Se di­ce que, a fi­na­les del si­glo XVIII, los te­ji­dos que in­cor­po­ra­ban man­chi­tas por error de es­tam­pa­ción se li­qui­da­ban a me­nor pre­cio. Así, los pun­tos se con­vir­tie­ron ca­si en un signo dis­tin­ti­vo de la gen­te hu­mil­de, que se pin­ta­ba aún más man­chas en la ro­pa pa­ra di­si­mu­lar esas ta­ras. De aca­ba­do irre­gu­lar, el re­sul­ta­do se co­no­ce co­mo es­tam­pa­do de to­pos, por ase­me­jar­se a los agu­je­ros que es­tos ma­mí­fe­ros ex­ca­van.

En Fran­cia, se le lla­ma­ba quin­con­ce en el pa­sa­do, en re­fe­ren­cia a la disposición dia­go­nal de los pun­tos de los da­dos, y en Ale­ma­nia, tha­ler­tup­fen, en alu­sión al tá­le­ro, su an­ti­gua mo­ne­da. Pe­ro te so­na­rá más pol­ka dots, la de­no­mi­na­ción an­glo­sa­jo­na. Aun­que pol­ka sig­ni­fi­ca po­la­ca en po­la­co, la ex­pre­sión se re­fie­re a la dan­za bohe­mia, po­pu­la­ri­za­da en Eu­ro­pa du­ran­te los años trein­ta, y ex­por­ta­da a Amé­ri­ca en los cua­ren­ta. No creas que su tra­je tí­pi­co lle­va círcu­los: si aca­so, in­cor­po­ra ra­yas, cua­dri­tos o flo­res. Se­gún cuen­tan, los pun­ti­tos re­pre­sen­ta­rían esos es­ta­lli­dos de ener­gía bre­ves y rít­mi­cos des­pren­di­dos al bai­lar la polca.

En los cin­cuen­ta, el rock tam­bién se iden­ti­fi­có con los to­pos, pe­ro so­lo for­mal­men­te: pien­sa en roc­ka­billys (y en pin-ups, por sin­cro­nía), en El­vis y en Bob Dy­lan. Aun­que hoy en día, po­cos hom­bres se atre­ven con ellos más allá de la cor­ba­ta o el pa­ñue­lo. Pa­ra Ch­ris­tian Dior, la iden­ti­dad de los lu­na­res era fe­me­ni­na. De he­cho, cuan­do los in­te­gró en su New Look a fi­na­les de los cua­ren­ta, pre­ten­día re­cu­pe­rar "la feminidad ex­tra­va­gan­te, ro­mán­ti­ca, la de las ba­ti­das de pes­ta­ñas" de an­ta­ño; la mis­ma a la que alu­den hoy los crea­do­res con­tem­po­rá­neos.

A la iz­da., Ma­rilyn Mon­roe, con bi­qui­ni de to­pos, en 1951. Ba­jo es­tas lí­neas, Bob Dy­lan, con camisa de lu­na­res, en la por­ta­da de Just li­ke Tom Thumb's Blues (1965). Aba­jo a la iz­da., Min­nie Mou­se, que lu­ce fal­da de pun­tos des­de su crea­ción en 1928.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.