TEC­NO­LO­GÍA SE­XIS­TA.

EN LAS 'APPS' Y EN LOS ANUN­CIOS PER­SO­NA­LI­ZA­DOS QUE APA­RE­CEN EN LAS RE­DES SO­CIA­LES, LOS CLI­CHÉS Y LAS DE­SIGUAL­DA­DES EN­TRE HOM­BRES Y MU­JE­RES SON SOR­PREN­DEN­TES. LA RA­ZóN ES QUE AL­GO­RIT­MOS Y PRO­GRA­MAS IN­FOR­MÁ­TI­COS SON DI­SE­ÑA­DOS POR... HOM­BRES.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Co­ri­ne Gold­ber­ger

Al­go­rit­mos y pro­gra­mas in­for­má­ti­cos di­se­ña­dos por hom­bres.

En la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial tra­ba­jan de­ma­sia­dos "hom­bres blan­cos en la cua­ren­te­na", de­cla­ró Em­ma­nuel Ma­cron en el Co­llè­ge de Fran­ce el pa­sa­do 29 de mar­zo. ¿Al­gu­nos ejem­plos de las con­se­cuen­cias de la fal­ta de mu­je­res en el sec­tor di­gi­tal? Caroline, de 43 años, em­pie­za a can­sar­se de re­ci­bir anun­cios in­tem­pes­ti­vos e in­de­sea­dos con re­cla­mos del ti­po "¡Pier­da 4 ki­los de gra­sa en tres días!" ca­da vez que se co­nec­ta a Fa­ce­book. "Le pre­gun­té a mi ma­ri­do si él re­ci­bía la mis­ma cla­se de in­for­ma­ción. Y la ver­dad es que no. So­lo las mu­je­res pa­re­cen con­vo­ca­das a per­der pe­so. Y a ha­cer­lo, ade­más, rá­pi­da­men­te. Por­que, co­mo es bien sa­bi­do, los hom­bres no en­gor­dan".

Otra ex­pe­rien­cia que sor­pren­de: cuan­do se so­li­ci­ta una si­mu­la­ción de cré­di­to en in­ter­net, el cálcu­lo es­ti­ma que los in­gre­sos a diez años vis­ta se­rán mu­cho ma­yo­res pa­ra hom­bres que pa­ra mu­je­res, in­clu­so si la mu­jer que bus­ca un prés­ta­mo dis­fru­ta de un sa­la­rio equi­va­len­te al del so­li­ci­tan­te mas­cu­lino. La in­for­ma­ción –gé­ne­ro, edad, di­rec­ción– que va­mos de­jan­do mien­tras com­pra­mos on­li­ne cons­ti­tu­ye una mi­na de oro pa­ra las mar­cas. Y si al­gu­nos anun­cios son per­ci­bi­dos co­mo se­xis­tas es por­que en in­ter­net, nos di­ce Sop­hie Ga­llay, de la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en mar­ke­ting di­gi­tal Ar­te­fact, "es di­fí­cil lle­gar a las per­so­nas ade­cua­das. Las mar­cas que se di­ri­gen a mu­je­res com­pran au­dien­cias de­ma­sia­do am­plias, mi­llo­nes de usua­rios de in­ter­net to­dos mez­cla­dos en­tre sí, des­de las ju­bi­la­das a las des­em­plea­das y las eje­cu­ti­vas bien pa­ga­das".

SUS­PEN­SO EN BIO­LO­GÍA

Pe­ro la sen­sa­ción del se­xis­mo di­fu­so en in­ter­net tie­ne otras cau­sas. En Goo­gle, el se­xo in­di­ca­do "mo­di­fi­ca la for­ma en que la pu­bli­ci­dad y los anun­cios se dis­tri­bu­yen", ex­pli­ca Ni­co­las De­mas­sieux, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción de Oran­ge. Ade­más, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial –la ca­pa­ci­dad del al­go­rit­mo pa­ra reac­cio­nar al apren­der de nues­tros com­por­ta­mien­tos– se nu­tre de reac­cio­nes y cli­chés ob­ser­va­dos en los usua­rios de in­ter­net. Las apli­ca­cio­nes que te­ne­mos en nues­tros te­lé­fo­nos tam­po­co es­ca­pan del ses­go se­xis­ta: "Si la mues­tra a tra­vés de la cual la apli­ca­ción fue con­ce­bi­da es­tá for­ma­da so­lo por per­so­nas que se pa­re­cen a sus di­se­ña­do­res, por ejem­plo, in­ge­nie­ros de unos 30 años, el al­go­rit­mo re­for­za­rá los es­te­reo­ti­pos ya pre­sen­tes en los da­tos", ra­zo­na Aurélie Jean, ma­te­má­ti­ca y co­fun­da­do­ra de la red so­cial Mi­xR. De es­ta ma­ne­ra, Ap­ple lle­gó a diseñar una apli­ca­ción pa­ra mo­ni­to­ri­zar la sa­lud, Health Kit, que en su pri­me­ra ver­sión no ha­bía pre­vis­to que las mu­je­res pu­die­ran in­di­car la fe­cha de su úl­ti­mas re­glas.

LAS VISERAS DEL AL­GO­RIT­MO

Pa­ra el psi­coa­na­lis­ta Mi­chaël Sto­ra, ob­ser­va­dor del mun­do di­gi­tal, exis­te una re­la­ción en­tre la per­so­na­li­dad de la ma­yo­ría de los in­ge­nie­ros y el ma­chis­mo oca­sio­nal que anida en su tra­ba­jo: "Mu­chos jó­ve­nes adictos a los jue­gos a me­nu­do se in­cli­nan ha­cia tra­ba­jos de pro­gra­ma­ción. Es­tos chi­cos bri­llan­tes tie­nen una re­la­ción con el mun­do muy prag­má­ti­ca y a ve­ces les fal­ta em­pa­tía. Desa­rro­llan una vi­sión del mun­do de­ma­sia­do ra­cio­nal, a ima­gen de los al­go­rit­mos. Pa­ra ellos es una for­ma de es­ca­par de la com­ple­ji­dad del ser hu­mano. A ve­ces se sien­te una es­pe­cie de nihi­lis­mo en­tre ellos que da es­ca­lo­fríos. Re­cien­te­men­te, es­cu­ché a una per­so­na jo­ven que tra­ba­ja en el mun­do di­gi­tal de­cir 'ten­go una idea pa­ra una app: po­ner en con­tac­to vien­tres de al­qui­ler con las per­so­nas que los bus­can'. La ma­yo­ría de los jó­ve­nes con los que he tra­ba­ja­do tie­nen mie­do de las mu­je­res y son muy ma­chis­tas". Pa­ra evi­tar que el mun­do sea un día de la for­ma en que los geeks lo di­se­ñen, ol­vi­dán­do­se de las mu­je­res, de­be­mos de­jar de huir de las es­fe­ras tec­no­ló­gi­cas. Por­que la ro­bo­ti­za­ción hará que in­nu­me­ra­bles tra­ba­jos des­apa­rez­can y otros, co­mo el de ana­lis­ta de da­tos, naz­can. Si las mu­je­res nos man­te­ne­mos co­mo una ul­tra­mi­no­ría en la tec­no­lo­gía, no­so­tras mis­mas nos ex­tir­pa­re­mos del mer­ca­do la­bo­ral. Y se­gui­re­mos sien­do pri­sio­ne­ras de los es­te­reo­ti­pos. ■

Ali­cia Vi­kan­der co­mo ro­bot hu­ma­noi­de con más ca­ra que es­pal­da en Ex Machina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.