¿HE­MOS PER­DI­DO NUES­TROS IDEA­LES?

TRAS AÑOS CON­DE­NAN­DO LAS PIE­LES, EL USO DEL 'CASH­ME­RE', EL 'MOHAIR' O LA SE­DA ES­TÁN HOY EN EN­TRE­DI­CHO. GRAN PAR­TE DE LA CUL­PA ES DE LA DE­MO­CRA­TI­ZA­CIÓN DEL LU­JO.

Marie Claire España - - 101 IDEAS HE AQUÍ LA CUESTIÓN -

No creo en Dios, creo en el cash­me­re", di­jo Fran Lei­bo­witz. "La se­da ha­ce al cuer­po lo que el dia­man­te al de­do", afir­mó Os­car de la Ren­ta. "Elec­tric boots and mohair suit", cantó El­ton John so­bre el look de la fa­bu­lo­sa Ben­nie. Más allá de las pie­les –hoy en día, ca­si in­nom­bra­bles–, tra­di­cio­nal­men­te con­si­de­rá­ba­mos que ha­bía otros ma­te­ria­les que ha­cían no­ble un ar­ma­rio, y sin em­bar­go, aho­ra es­tán igual de de­nos­ta­dos. De he­cho, han si­do prohi­bi­dos por mul­ti­tud de mar­cas. Asos, sin ir más le- jos, de­ja­rá de usar to­dos los que he­mos men­cio­na­do pa­ra enero de 2019.

"Las in­dus­trias del mohair, el cash­me­re, las plu­mas, el plu­món y la se­da ex­plo­tan in­nu­me­ra­bles ca­bras, gan­sos, pa­tos y gu­sa­nos de se­da, cau­san­do a es­tos se­res vi­vos un do­lor y un su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rios", ha de­cla­ra­do la aso­cia­ción PETA. "¿Y por qué tan­to re­vue­lo aho­ra, si se ha he­cho to­da la vi­da?", te pre­gun­ta­rás. La res­pues­ta es­tá en la de­mo­cra­ti­za­ción de la mo­da, y en con­cre­to, del lu­jo, que es al­go nue­vo y con un re­ver­so te­ne­bro­so que le ha su­ce­di­do a es­ta in­dus­tria. "Hay un au­men­to ge­ne­ral de la de­man­da de pro­duc­tos de lu­jo que im­pul­sa el su­mi­nis­tro [de es­tos ma­te­ria­les]", nos ex­pli­ca Es­ra Be­zek, fun­da­do­ra de la fir­ma bri­tá­ni­ca Cash­me­re In Lo­ve. Co­mo re­sul­ta­do, sus in­dus­trias es­tán co­lap­san­do.

"Las ma­na­das de ca­bras de Ca­che­mi­ra de al­ta ca­li­dad so­lo pue­den vi­vir en cier­tas áreas con un clima de­ter­mi­na­do, lo que da lu­gar a una fi­bra de con­di­ción su­pe­rior. Pe­ro si quie­res au­men­tar el su­mi­nis­tro in­cre­men­tan­do tus ci­fras, la pro­duc­ción se vuel­ve in­sos­te­ni­ble de for­ma au­to­má­ti­ca, da­do que unas ma­na-

¿Mi ar­ma­rio es ile­gal? Pie­les, cash­me­re,bol­sos de co­co­dri­lo... En unos años, qui­zá to­do es­té prohi­bi­do.

VIO­LE­TA VAL­DÉS EDI­TO­RA DE BE­LLE­ZA Y MO­DA Ni sos­te­ni­ble ni vin­ta­ge ni re­ci­cla­do. Ya no com­pra na­da. Y así no hay lío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.