L'AMOUR

LA 'MAI­SON' CH­RIS­TIAN DIOR VUEL­VE A DE­CLA­RAR SU PA­SIÓN POR EL PER­FU­ME CON UNA IN­VI­TA­CIÓN OLFATIVA PA­RA TO­DOS LOS MOMENTOS DE LA VI­DA.

Marie Claire España - - BELLEZA PERFUMES - por Ro­cío Agui­le­ra FRA­NÇOIS DE­MACHY

"HE SI­DO AB­SO­LU­TA­MEN­TE LI­BRE PA­RA HA­CER ES­TA CO­LEC­CIÓN, SIN DI­REC­TRI­CES, NI OB­JE­TI­VOS QUE FRENASEN LA CREA­TI­VI­DAD"

Sa­bías que la se­da (jun­to con la la­na) es el tex­til que me­jor man­tie­ne la pu­re­za de las fra­gan­cias? Fra­nçois De­machy, el per­fu­mis­ta-crea­dor de Dior, nos des­ve­ló es­te se­cre­to mien­tras des­cu­bri­mos, en ex­clu­si­va, su nue­va crea­ción: la Mai­son Ch­ris­tian Dior, una co­lec­ción de fra­gan­cias, ve­las y ja­bo­nes que nos abre to­do un mun­do de po­si­bi­li­da­des ol­fa­ti­vas.

LE­GA­DO FLO­RAL

El amor por los aro­mas de la Mai­son vie­ne de le­jos: uno de los amu­le­tos de la suer­te del mo­dis­to eran los ra­mi­lle­tes de mu­guet y los co­sía en el ba­jo de las fal­das de sus des­fi­les pa­ra atraer la suer­te a la co­lec­ción. Con es­te nue­vo ca­pí­tu­lo, la ca­sa fran­ce­sa am­plía has­ta 22 las fra­gan­cias que ya exis­tían de La Co­llec­tion Pri­vée. Ade­más, se han crea­do ocho ve­las, en­vuel­tas en por­ce­la­na de Li­mo­ges, y ja­bo­nes per­fu­ma­dos pa­ra el ho­gar. "Al trans­po­ner no­tas so­bre 'so­por­tes' di­fe­ren­tes, a ve­ces hay que com­pen­sar­las, exa­ge­rar­las o in­clu­so rein­ven­tar­las com­ple­ta­men­te", ex­pli­ca De­machy.

Ca­da una de las fra­gan­cias es­con­de una his­to­ria in­creí­ble de­trás. Dio­ra­mour in­ter­pre­ta "el olor que que­da en la al­moha­da cuan­do ella se ha ido", cuen­ta su crea­dor; Lucky sim­bo­li­za la gran su­pers­ti­ción del mo­dis­to; y Ro­se Gipsy es una oda a Gras­se y a sus tra­di­cio­nes pa­ra cul­ti­var las ro­sas es­pe­cia­das. Pe­ro ade­más de Eu­ro­pa, tam­bién se pa­sean por Orien­te y Asia, in­clu­so al­gu­nas fra­gan­cias son tam­bién fru­to de via­jes ima­gi­na­rios ins­pi­ra­dos por una ma­te­ria pri­ma de ex­cep­ción, co­mo Pur­ple Oud, que evo­ca un Orien­te so­ña­do.

EMO­CIO­NES COMPARTIDAS

Es­tas son las dos pa­la­bras ele­gi­das por el per­fu­mis­ta pa­ra des­cri­bir la co­lec­ción. "Ya no es 'pri­va­da' y se abre a otras crea­cio­nes per­fu­ma­das pa­ra el ho­gar", ex­pli­can des­de la fir­ma. Pa­ra uno mis­mo o pa­ra re­ga­lar, Mai­son Ch­ris­tian Dior es un nue­vo es­pa­cio don­de 'po­der dis­fru­tar' y 'ha­cer dis­fru­tar' se en­tre­mez­clan. ¿Se pue­de pe­dir más? Sí, las nue­vas crea­cio­nes que es­tán por lle­gar. n

La co­lec­ción Mai­son Ch­ristian Dior in­clu­ye Mit­zah, unos pa­ñue­los pa­ra per­fu­mar ins­pi­ra­dos en la di­se­ña­do­ra Mit­zah Bri­card. La mu­sa de Ch­ris­tian Dior era la en­car­na­ción de la ele­gan­cia pa­ri­si­na.

Des­de el la­zo del en­vol­to­rio has­ta la for­ma de la ca­ja o el se­llo la­cra­do en ce­ra, to­do es­tá pen­sa­do pa­ra anun­ciar el pla­cer que pro­du­ce ha­cer un re­ga­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.