La vuel­ta del cor­sé.

UN SI­GLO DES­PUÉS DE SU CAÍ­DA, LA MO­DA VER VER­SIO­NA RSION ES­TE AC­CE­SO­RIO LI­GA­DO AL FE­TI­CHE Y AAL AL CON CON­TROL MAS­CU­LINO.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Vio­le­ta Val­dés

Ca­tal ata­li­na de Mé­di­ci ( Ita­lia, 1519 1519) era una ase­si­na ele­gan­te. M Ma­tó a su sue­gra al ob­se-quiar­quiar­laa quiar­la con unos u guan­tes en­ve­ne­na­dos. Y ani­qu ani­qui­ló a su pro­pio hi­jo con un lib­bro li­bro de idén­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas. Es­too Es­to úl­tim úl­ti­mo fue un ac­ci­den­te: el eje­jem­pla ejem­plar iba di­ri­gi­do a su yerno. TTam­bi Tam­bién, sin pre­ten­der­lo, sa­crif­fi­có fi­có a un sin­fín de mu­je­res. CCuand Cuan­do lle­gó a Fran­cia, traía de II­ta­lia Ita­lia lo los bol­sos y cin­tu­ro­nes de cue­ro, los te­ne­do­res y el cor­sé, otro re re­ga­lo en­ve­ne­na­do. Las cortesanas co fran­ce­sas es­ta­ban e en­tu­sias­ma­das con es­te ce­ñi­dí­si­mo ce­ñid cor­pi­ño, que se usab usa­ba ba­jo la ro­pa jun­to al ver­du­ga­do. d ¿ El re­sul­ta­do? U Una si­lue­ta de re­loj de are­na, con co el bus­to aplas­ta­do y ele­va­do. El di­se­ño d se ex­ten­dió a to­da Eu­ro­pa y fue evo­lu­cio­nan­do. Ca­da vez se le aña­die­ron más pie­zas pa­ra mant man­te­ner su es­truc­tu­ra rí­gi­da, has­ta que e en el si­glo XVIII ad­qui­rió una for­ma có­ni­ca que des­ta­ca­ba el pe­cho. Esta zo­na z aca­pa­ró tan­to pro­ta­go­nis­mo qu que, más tar­de, el cor­sé se acor­tó pa­ra li­be­rar­la. lib Po­co a po­co, se vol­vió in­mo­vi­li­za­dor. in­mo­vi En la era vic­to­ria­na se ela­bo­ra­ba en la­tón, pu­dien­do do pe­sar has­ta 10 ki­los. No exiss­tía va­cu­na ni re­me­dio con­tra ra el té­ta­nos, de for­ma que claa­vár­se­lo su­po­nía la muer­te. . Co­mo al­ter­na­ti­va, se pro­mo­vió su pro­duc­ción con hue­sos de ba­lle­na. Ha­bía ad­qui­ri­do la fun­ción de mo­de­lar la fi­gu­ra, pro­vo­can­do abor­tos, des­pla­za­mien­to de ór­ga- nos, ata­ques de his­te­ria… Y sin em­bar­go, era con­si­de­ra­do o un sím­bo­lo de sa­lud mo­ral y pú­bli­ca. A fi­na­les del XIX, , las mu­je­res es­ta­ban har­tas.

Paul Poi­ret pre­sen­tó co­lec- cio­nes sin cor­sé en 1901 y 1905, pe­ro no lo­gró tum­bar­lo. o. Pre­ci­só al­go tan te­rri­ble co­mo mo que en 1908 el due­ño de una na em­pre­sa tex­til de Chica­go pren­die­ra fue­go a su fá­bri­ca con 200 tra­ba­ja­do­ras den­tro, so­lo por­que re­cla­ma­ban me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les. Es­can­da­li­za­da, la bur­gue­sía eu­ro­pea ce­le­bró la co­lec­ción li­be­ra­do­ra que Poi­ret lan­zó en sep­tiem­bre de ese año. Así, el cor­sé se ex­tin­guió has­ta esta tem­po­ra­da, cuan­do se cum­ple el aniver­sa­rio de aque­lla ma­sa­cre.

A la iz­da., Prissy ata el cor­sé a Es­car­la­ta O'Ha­ra en un fotograma de Lo que el vien­tose lle­vó. De­ba­jo, ilus­tra­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta fe­me­ni­na Le con­sei­ller des da­mes(1855).

Ni cor­ta la res­pi­ra­ción ni des­pla­za los ór­ga­nos. El cor­sé de la tem­po­ra­da se ase­me­ja a un cin­tu­rón an­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.