LA CUR­SI­LE­RÍA ES LA PLA­GA DEL SI­GLO XXI

QUE AZO­TA LA PO­LÍ­TI­CA, EL PE­RIO­DIS­MO Y, POR SU­PUES­TO, LAS BO­DAS.

Marie Claire España - - ESPECIAL NOVIAS REPORTAJE -

lla­je y baú­les de dis­fra­ces... Es ago­ta­dor. No po­de­mos más.

Las ser­vi­lle­tas.

Por fa­vor, bas­ta ya de le­van­tar­las y ai­rear­las vo­cean­do san­de­ces vi­kin­gas cuan­do en­tren los no­vios. Bas­ta ya. Por fa­vor.

No­vios ( ma­yo­res de edad y, apa­ren­te­men­te, en ple­ni­tud de sus fa­cul­ta­des) que en­tran al con­vi­te bai­lan­do si­guien­do una co­reo­gra­fía.

Per­do­nen, voy a vo­mi­tar.

Ra­mos que se di­vi­den en, co­mo mí­ni­mo, seis par­tes.

¿De ver­dad tie­nes tan­tas ami­gas y ami­gos? ¿No te has pre­gun­ta­do que qui­zás no quie­ran ca­sar­se ni re­mo­ta­men­te? ¿Es ne­ce­sa­rio que en­tre­gues tan­tos ra­mos? No ha­ce fal­ta que con­tes­tes, yo te ayu­do: no.

Man­tear a la no­via.

o qué nos pa­sa?

Los ni­ños.

Se gas­ta el per­so­nal una for­tu­na en bai­la­ri­nas made in Chi­na por si al­gu­na in­vi­ta­da ne­ce­si­ta "ba­jar­se de los ta­co­nes" por­que "no pue­do más con ellos", y no en un can­gu­ro que se en­car­gue de con­tro­lar a los ni­ños, víc­ti­mas la ma­yo­ría de las ve­ces de un subidón de azú­car que obli­ga a sus ma­dres –sus pa­dres es­tán li­te­ral­men­te fu­mán­do­se un pu­ro– a co­rre­tear to­do el día de­trás de ellos sin en­te­rar­se de na­da ni es­tar a lo que hay que es­tar, eso es, vi­vir su pro­pia y au­tén­ti­ca vi­da.

Reg­gae­ton.

¿Es­ta­mos lo­cos

Siem­pre es mo­ti­vo de re­fle­xión. Si en tu bo­da na­die bai­la na­da ex­cep­to cuan­do em­pie­zan a so­nar te­mas de reg­gae­ton, de­be­rías pen­sar qué ti­po de fa­mi­lia y ami­gos tie­nes real­men­te y acep­tar la reali­dad tal y co­mo vie­ne. Al ver­los a to­dos pe­rrear co­mo po­se­sos qui­zás lle­gues a la con­clu­sión de que has es­ta­do vi­vien­do, des­de ha­ce años, una au­tén­ti­ca fan­ta­sía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.